11 jun. 2005

Aprendiendo a combinar todas las formas de lucha

Por Wilfredo Moreno

En un documento, el PDI acusa a las AUC de "combinar todas las formas de lucha". Es muy difícil determinar cuáles son o serán los fines políticos de las AUC; es más, se duda de que tales fines existan.

Por eso el nuevo documento puede ayudar a resolver los interrogantes que rodean a esa organización criminal, no porque el PDI sea un partido lleno de virtudes para advertir los peligros que pueden atentar contra la democracia, sino porque sus dirigentes son unos expertos en el uso de todas las formas de lucha.

Las han utilizado para apoderarse de todos los sindicatos estatales, también de las universidades públicas y de las alltas cortes, incluso de una facción fuerte del Partido Liberal en tiempos de Samper.

Mientras unos se especializaban en masacres y atentados con bombas y pipetas de gas, los otros se convertían en expertos negociadores para poner a punto los términos de rendición.

El fracaso del último paro hecho por la USO se debió para muchos expertos a dos cosas, la primera fue la pérdida de la influencia de las guerrillas en las zonas cercanas a Barranca y la segunda que todo el pueblo colombiano rodeó al presidente.

Entre "todas las formas de lucha" se incluye la presión para legalizar el secuestro político: los del monte retienen y los de traje y corbata presionan por diferentes medios para que se apruebe lo que elegantemente ellos han bautizado como “canje humanitario”. Utilizan esa misma vía para llegar a la paz negociada, es decir, el nombre que le dan a la entrega de las leyes por medio de la presión de los fusiles.

Todo eso hace que haya una motivación muy fuerte para oír a los del Polo, ya que fueron ellos quienes aplicaron en Colombia la combinación de todas las formas de lucha. Lo que no debe pasar inadvertido es que detrás de esa “advertencia” hay un motivo, el miedo a que les salga competencia, porque un ex miembro de las AUC en el Congreso o en la Plaza Pública se convertirá en el espejo donde se reflejarán todos sus crímenes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso es el arremeter diario contra el proceso de paz con las AUC: Temor a que les salga competencia, lo que debe aclarar el Gobierno es que aquí no se están negociando las leyes ni mucho menos el poder, decirles que se tranquilicen que Realito no él es Caguan, que nadie se les esta adelantando para sacar una nueva Constitución.

Anónimo dijo...

Por supuesto que las AUC tienen objetivos políticos. De hecho se constituyó un aparato nacional con ese fin, pues no lo habían necesitado para ser simplemente paramilitares o militares. La plataforma de dicho movimiento incluye puntos concretos frente al manejo de la política regional y - por su dominante componente rural - tiene reparos a la apertura económica de César Gaviria, similares a los de las izquierdas.
La necesidad más apremiante de hacer política (con o sin proceso de habladera en el Ralito) tiene que ver con su legitimidad ante la sociedad. Esta gente tiene dinero y poder, pero no tiene derecho a tener vida pública. En eso han estado desde hace tiempo.