12 jul. 2005

Los defensores de Chávez

¿Por qué cada vez que se habla de Chávez en eltiempo.com sale la cohorte de energúmenos a defenderlo? Eso ocurre hoy con el artículo que publica Miguel Silva en El Tiempo, dedicado a hablar de la obsesión del sátrapa por la "oligarquía" colombiana.

No son mayoría en Colombia porque entonces Uribe tendría malos resultados en las encuestas y las últimas elecciones las habría ganado Serpa en la primera vuelta.

Pero sí son mayoría entre los que van a la universidad. Son casi todos los que van a la universidad (valga la epífora), y es ahí donde empieza a entenderse el sentido del chavismo.

Porque en un mundo productivo el que va a la universidad está preparado para organizar mejor una empresa o para aplicar el conocimiento a los procesos productivos y por eso en principio es el más "neoliberal". Pero en nuestras universidades sólo se aprende a recitar la propaganda comunista, en medio de una ignorancia que mueve al llanto al más aplomado.

Hasta ahí todo es claro y simple, pero ¿por qué son así esas universidades?

Porque existen como medio de certificar la pertenencia a una casta privilegiada, no para transmitir un conocimiento que no servirá para nada y que en todo caso supondría ponerse a trabajar.

Es que el chavismo es la identidad profunda de las castas altas de Latinoamérica, la suposición de que algún recurso natural copioso y caro (el oro, la plata, la quina, el guano, el salitre, el caucho, el petróleo o la coca) va a generar rentas suficientes para que los de buena familia ocupen su puesto estatal y no tengan que preocuparse.

Por eso a todos estos justicieros les da igual que se demuestre que a pesar de los precios altos del petróleo la miseria crece día tras día en Venezuela, lo que cuenta para ellos es que allá su espíritu de horda y sus relaciones familiares les permitirían acceder a rentas generosas. Y es entonces cuando uno empieza a preguntarse ¿qué es oligarquía? ¿Qué entiende cada cual por oligarquía?

El articulista parece referirse al grupo de potentados de origen patricio que domina los negocios y la política, pero en Colombia esos personajes han ido retrocediendo en la historia porque los recursos y negocios notables no estaban en la capital y lo que tenía que ver con el Estado tenía y tiene mucha competencia.

Esos patricios de telenovela tienen ciertamente poco poder y aun recursos moderados en comparación con los dueños de los grandes grupos económicos, que son de origen periférico y están ligados a negocios productivos.

Para mí sí hay una oligarquía claramente reconocible, que es la de las personas ligadas a esas familias influyentes y de gran peso en la historia republicana: sin la menor vacilación se puede afirmar que la inmensa mayoría de esas personas, más cuanto menos éxito financiero hayan tenido en la vida y cuanto menos hayan destacado en cualquier terreno, son castristas.

¿Qué decir del editor y el editorialista de El Tiempo, del ínclito Antonio Caballero, de Laura Restrepo, de Molano, de Santos Molano, de los García-Peña y los Pizarro y tutti quanti, por hablar sólo de gente conocida por los lectores?

Yo no conozco Venezuela, pero tengo suficientes motivos para pensar que buena parte de la clientela del chavismo está formada por esa misma clase de personas.

Con lo que la oligarquía colombiana es precisamente la clase de gente que en Colombia es afín al simiesco golpista dicharachero, al Mussolini del triste trópico que no pasará inadvertido por la historia, que aparte de la miseria y la degradación general que ha traído a su país, dejará su memorable rastro de sangre.

Y ahí encontramos otro fenómeno de mentalidad rentista y oligárquico: ¿cómo es que un personaje de ese estilo gana unas elecciones? Porque el petróleo permitió a su país cebar a una vasta clientela de parásitos ávidos de rentas, de oligarcas, para entendernos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad Usted señor parece que no tiene mas nada que hacer que sentarse a criticar a los columnistas de El Tiempo, Semana y El Espectador.
Un analista de verdad investiga mas allá de las noticias, saca conclusiones de hechos aparentemente remotos, utiliza fuentes y datos históricos fácilmente comprobables. Todo lo opuesto a lo que País Bizarro hace.
Que tristeza de columnas.

Jaime Ruiz dijo...

Pero, hombre o mujer de Dios, ¿cómo se le ocurre que investigue mas allá de las noticias, que saque conclusiones de hechos aparentemente remotos y que utilice fuentes y datos históricos fácilmente comprobables, como si no tuviera "más nada" que hacer?

Por todas partes hay analistas de verdad y analistas a medias, unos con más argumentos y calidad que otros, sin duda, como hay sabios que encuentran la cura a las enfermedades y líderes que organizan empresas. Pero este blog de lo que trata es de discutir lo que publica la prensa desde el punto de vista ideológico. De presentar un punto de vista diferente.

No se trata de manejar otros datos sino de comentar lo que se dice. Tan modesta es la misión de este blog. Pero ya que usted echa de menos los análisis en profundidad y con argumentos, lo (o la) invito a dar su opinión sobre escritos como éste o cómo éste.

No me cabe la menor duda de que usted sabrá aportar enseñanzas invaluables que tal vez sirvan para mejorar esta página.

Gracias por leer y participar.

otro anónimo dijo...

Chavez ganó las primeras elecciones gracias a la abstención masiva. (algo similar ocurrió aquí con la constituyente del 91, cuando Maturana alcanzó a salir elegido y por poco, Higuita). Los señores "Oligarcas" de Venezuela nunca se pusieron de acuerdo y los electores confiados creyeron que ganarían los mismos de siempre. Mire ¡qué irresponsabilidad!. Una vez con el poder absoluto y las encuestas a su favor, la tentación de perpetuarse es irresistible.

DieGoth dijo...

Es risible la manera en que los chavistas se desesperan y "argumentan" a la hora de defender a su ídolo. Le recuerdo al señor primer anónimo, que el blog no cumple la función del periódico. El periódico es una empresa que contrata periodistas, ojalá profesionales, y les paga un sueldo por salir a la calle a atrapar noticias. Por otro lado le paga a unas agencias de noticias internacionales para cubrir los hechos que están fuera de su alcance físico. Los blogs, señor, son para opinar y analizar desde el teclado del dueño. No dan para más. Si no le gusta que la gente analice las noticias de la prensa, entonces clave aviones contra todos los backbones de internet y así regresamos a 1.984, época en que la única opción era ver el noticiero en TV y leer la prensa impresa y si queríamos hacernos escuchar o mandábamos una carta a la sección "Nuestros lectores dicen..." y cruzar los dedos a ver si nos publicaban.

war dijo...

SOY DEFENSOR DE CHAVEZ!