30 ago. 2005

Don Enrique mueve ficha

Por Wilfredo Moreno

(Ver EDITORIAL del domingo 28 de agosto.)

La ultima jugada de Enrique Santos Calderón tendrá muchas lecturas, sobre todo por que son pocos los que podrán olvidar la actitud hostil de periódico hacia Uribe cuando era candidato y posteriormente en la presidencia

Durante la larga campaña electoral, Álvaro Uribe tenía que enfrentarse a los temores que despertaban los creadores de opinión que en esos tiempos eran todos unos expertos en predecir holocaustos apocalípticos si él llegaba a la presidencia, todo acompañado de calumnias sobre un supuesto pasado oscuro que lo acompañaba. El diario se convirtió en una máquina de crear suspenso sobre el día en que se revelarían los vínculos de Álvaro Uribe con el narcotráfico y el paramilitarismo.

Esa campaña de opinión era tan vehemente que el día en que Horacio Serpa fue citado por la Fiscalía para llevar pruebas que comprometieran a Uribe, el escudero de Samper decidió recortar todo lo había dicho El Tiemposobre el caso. Pensaba que eso sería más que suficiente para hundir a su potente rival en la carrera hacia la presidencia.

¿Por qué ese cambio tan extremo y repentino del periódico?

El Tiempo se había involucrado en una carrera frenética que tendría como misión desprestigiar a toda costa al gobierno, la formula diseñada por Enrique Santos y puesta en práctica por todos los apéndices (Semana, Cambio, El Espectador, etcétera) no hizo efecto, y a menos de un año de las elecciones se percataron de que debían replantear la estrategia, llegar a unas elecciones como jefes de la oposición les restaría credibilidad, sobre todo cuando el papel que siempre tuvieron fue el de árbitros.

Otro motivo es la aparición de medios alternativos que ponen cada vez más en evidencia el sectarismo ideológico de los medios escritos. El que un miembro del gobierno se retire para crear medios de comunicación que apoyen las políticas del mandatario es algo que envía un fuerte mensaje a la comunidad tanto nacional como internacional y la pregunta que quedara a flote será: ¿sólo existe un pensamiento único en ese país, que obliga a un presidente tan popular a crear medios de comunicación de apoyo?

Pero ésas no son las únicas causas que obligaron a El Tiempo a tomar esa actitud, existe un motivo más fuerte y muy ambicioso, tomar un atajo para poner a uno de su bando en la presidencia. Tumbar la reelección en vez de aumentar las posibilidades de tomar la casa de Nariño se las restaría, pues la prohibición de que un presidente tan popular participe como candidato haría que el descontento creciera y terminara por manifestarse en aquel a quien Uribe le hiciera un guiño, un hombre que abriría el segundo mandato de Uribe, y quién sabe si éste a su vez a él, lo que daría lugar a un ciclo de dieciséis años, un ciclo que Enrique Santos y su corte no están dispuestos a aguantarse. Ellos pretenden repetir la experiencia de su triunfo en la alcaldía de Bogota, esperaran pacientemente la posibilidad de que el país quede agotado con dos mandatos seguidos de Uribe y a su vez ligarán a todo futuro fuerte contendor como cercano al presidente.

Es el único camino que les queda, teniendo en cuenta que en Bogotá han logrado crear una percepción generalizada de que los gobiernos no se evalúan por sus resultados sino por la personalidad de quien los dirige. Así han logrado borrar de la mente de los bogotanos todos los fracasos de Garzón, que no son pocos, y en cambio por medio de manipulación les han hecho creer que el compañero de farra, ese hombre tan alegre y divertido, es capaz de regir el destino de la comunidad. Si fracasa, no importa, de todos modos lo que cuenta es la diversión y la camaradería. Todo eso aderezado de neopopulismo disfrazado de lo que llaman "lo social".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Isac.

La estrategia de la ideología de Izquierda es clara, últimamente han utilizado muchas variantes para escalar y ese seguirá siendo el camino, me pregunto si la caída de Lula junto al Partido de los Trabajadores también tendrá que ver en el replanteamiento de la Izquierda Colombiana.

Jaime Ruiz dijo...

Para Isac:

Lo que para mí es evidente es que en la izquierda va quedando el poso de Colombia, de la Colombia de antes: la costumbre de conseguir puestos de mando matando gente, el clientelismo para ocupar puestos parasitarios, los delfinatos y prestigios heredados, el orgullo de no trabajar, la poligamia de babuinos, la retórica pomposa y vacía, la maledicencia sin huella y la lealtad personal por encima de toda moralidad, etc.

Yo creo que un par de años de TLC debilitan a esa opción, que El Tiempo irá enderezando el mundo, pues Enrique Santos a fin de cuentas es un hombre de una generación que se encontró tanto la Revolución cubana como el brillo de García Márquez, mientras que sus primos menores ven todo eso con menos apego.

Algún tipo de competencia eficaz a nivel nacional aceleraría eso, pero es bien improbable. A lo mejor toda la competencia es la blogosfera y a través de ésta va creciendo una intelectualidad no mamerta. Ya de hecho entre la gente más joven la retórica comunista inspira cierta desconfianza, y los inmigrantes y evangélicos van haciendo minoritarios los discursos de la secta de parásitos.

No es buena noticia que caiga Lula, era un contrapeso a Chávez y Kirchner, era un gran señor al lado de este par de neopopulistas de pesadilla. Un Brasil sin liderazgo pero con predominio de la misma ideología y fascinación por los halagos europeos es un verdadero peligro.

DieGoth dijo...

El Tiempo siempre fue vergonzosamente acomodaticio. Se suben al tren de la victoria, tal como hicieron con Lucho cuando supieron que las mafias sindicales bogotanas tenían sentenciada la victoria del Guazón.

Anónimo dijo...

Calixto.

Garzón hace poco inauguro un Colegio con el nombre de un Ex integrante de la UP, el discurso fue altamente emotivo hasta el punto de casi poner a llorar a las personas asistentes entre ellos muchos niños ¿lo de granzón no es hacer política con dineros públicos? Yo creo que si, si hubiera sido otro ya lo estuvieran ejecutando pero como fue el niño mimado de los oligarcas con mentalidad de dinosaurios entonces todo queda callado.

Anónimo dijo...

Camejo.



Señor Diegoth yo no creo que lo del tiempo sea cuestión de acomodo, es cierto que Garzón gano por las mafias que lo acompañaron en las elecciones pero antes de eso (Cuando Garzón era Candidato a la Presidencia) el Tiempo como los otros medios escritos fueron abiertamente apoyo de Garzón, inclusive nunca se habla de la Pensión tempranera de Garzón, solo existió una nota pequeña en los confidenciales de revista Semana y todo era para justificar una supuesta pensión menos grande a la que se le acusaba, que según el semanario fue de mensajero en ECOPETROL.

Estoy seguro que si el otro Candidato hubiera hecho eso publico Garzón hubiera perdido, por que la gente que no se motivo votar por el aburrido Lozano si lo hubiera hecho para evitar que un sinvergüenza vividor llegara a la Alcaldía, hay es donde uno ve la capacidad de amenaza y presión que acompaña a Enrique Santos Calderón, que nadie con peso se hubiera atrevido a cuestionar moralmente a Garzón es la señal que el apadrinamiento con que cuenta el Señor no es cualquier cosa, es que nada mas hay que ver la cantidad de calumnias que le llovieron a Uribe y le siguen lloviendo ¿De que lado esta el poder?