23 ago. 2005

El ingenioso impuesto al empleo

Hay muchas cosas que definen a Colombia, que para un observador remoto serían rasgos inolvidables como el kilt de los escoceses o los pasabocas de algas de los japoneses: uno de ellos es el impuesto al empleo, mecanismo por el que se aumentan los costes laborales de las empresas sin que eso se refleje en los salarios.

VER POST COMPLETO ===->>

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una parte del editorial realmente espeluznante, para ellos las cargas parafiscales no tienen nada que ver con que la economía no crezca mas y genere mas empleo por que ya se les aprobó una reforma laboral a los empresarios y estos no han respondido con empleo, esas personas que manejan el periódico tienen mucho pensamiento Estatista mas ligado con el Comunismo, en un País moderno Capitalista Usted no le puede pedir a un Empresario que genere empleo por que si, es el mercado el que lo genera y reaccionando a ciertas condiciones, esto no es juego de intercambios donde yo le dijo que le apruebo unas cuantas reformas y Usted crea empleos, el Editorial debe estar mas dirigido a Cuba o Venezuela donde para crear empleos solo se necesita poner a doscientas mil personas con camisas con propaganda a la revolución barriendo calles o pintado aceras.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo (¿por qué no poner cualquier nombre, incluso cambiarlo cada vez?): excelente argumento. Lo espeluznante no es que el editorialista piense así sino que casi todos los comentaristas estén con lo mismo. Ya escribí un post sobre ese decreto de felicidad general que todos esperan y que en realidad sólo es la solución a su problema personal.

Nietzsche dijo: "El que valora la compasión anhela la compasión". En este caso es más escandaloso, más repugnante, más "latino": el decreto que acaba con la pobreza es exactamente el decreto que crea la pobreza, el que asegura rentas al parásito por andar maldiciendo al mundo sin producir nada en absoluto.

Pero uno se desgañita gritando contra eso y es como quien destruye el castillo de San Felipe a mordiscos. La única esperanza es la emigración, la asimilación del mundo de fuera por los emigrantes y la renovación del país.

Dentro de un par de generaciones.

Anónimo dijo...

Adalberto.

No conté con la oportunidad de participar en el foro del tiempo que toco el argumento sobre crear empleo y además obligo a Jaime a escribir sobre eso, lo que puedo decir es que el empleo no se crea por decreto ni por mandato, eso es para Comunistas que con solo decir que pongan a miles de cientos de personas en un área determinada para trabajar y todo queda listo, el problema es que después no existe productividad ni riqueza que se desprenda del trabajo realizado.

En Bogota existe algo parecido realizado por el Alcalde Garzón, le a puesto camisetas a la gente con letreros que dicen "Bogota sin indiferencia" realizando todo tipo de trabajo en las calles, desde tapando huecos hasta cortando el césped, pienso que mas o menos es por donde se quiso guiar el Editorial, crear empleo no importa la forma, es decir entre menos productivo mas bienvenido será.