22 ene. 2006

Uribe no es tan malo, al menos no es neoliberal

Lástima que en Colombia se lea tan poco, porque de otro modo habría quien publicara antologías de comentarios firmados por las mismas personas en foros como los de El Tiempo o en los blogs. Saldría en claro hasta qué punto casi todos los que despotrican del gobierno de Uribe carecen de argumentos y sólo explotan cualquier motivo de descontento o cualquier recoveco de la ley para impedir que salga reelegido. Paradigmático es el caso del fallo de la Corte Constitucional sobre la reelección. Mientras contaban con que el fallo sería de inexequibilidad (uf), casi todos eran entusiastas institucionalistas y confiaban en que la corte emitiría un fallo «en derecho». En cuanto no resultó, los mismos personajes se aferraron a la defensa de los magistrados Araújo y Beltrán: los modelos de cualquier justicia ecuánime.
______Por eso, en medio del odio al neoliberalismo y del bochinche que arman sus enemigos se pasa por alto que el presidente más bien hace todo lo que le piden que haga, sobre todo en materia económica. Si algo se le puede reprochar a este gobierno es precisamente que no haya aplicado políticas «neoliberales» y por eso haya reducido las posibilidades de crecimiento del país. Lo explican dos excelentes artículos aparecidos en la prensa del fin de semana. Uno del ex ministro Carlos Caballero Argáez sobre libertad económica, y otro del profesor Alejandro Gaviria, sobre la pobreza rural.
______Para mí sólo hay una cosa clara: mientras no haya una masa crítica de personas que comprendan la necesidad de la libertad económica y de la supresión de los subsidios, los gobernantes serán populistas, porque los tecnócratas perderían todas las elecciones. Ante esas muy fundamentadas críticas al gobierno de Uribe uno sólo puede preguntarse, ¿qué habría pasado con Serpa o con alguno de los candidatos de la izquierda? Ojalá la larga conversación que se lleva a cabo en internet sirva para que los futuros gobiernos, incluido el (probable) próximo de Uribe, sean más eficaces quitando subsidios y trámites.

6 comentarios:

j. dijo...

Eso, Jaime, siga ahí aplaudiendo el clientelismo y el populismo de Uribe, eso está muy bien.

DieGoth dijo...

Me pregunto qué tendrá que decir J. con respecto a la falta de libertades económicas en el país para agilizar la modernización y reducir la pobreza.

Anónimo dijo...

Lo claro es que las reformas se tienen que hacer rápido y sin anestesia o no hacerlas, esperemos que esta vez el TLC se firme y después de ese vengan muchos mas y de forma rápida y que esos Tratados sirvan para quitar tramites y impuestos.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 6:24 PM.

A mí no me gustó nada la forma en que el gobierno se negó a firmar el TLC. No sólo están las presiones de los gremios, que son inevitables y con las que tiene que lidiar cualquier gobernante, sino el cálculo electoral. Puede que el TLC sirva a los enemigos del gobierno para hacer propaganda, pues a fin de cuentas en Colombia tal vez haya una mayoría de personas que creen que la pobreza la causó la apertura (ésa es una definición precisa del primitivismo, la incapacidad de reconocer los hechos y la disposición a creer cualquier mito respaldado por la autoridad). Pero no creo que les alcanzara ni siquiera para impedir el triunfo de Uribe en primera vuelta. Y al tiempo que tienen esa salida mezquina, cometen errores absurdos como el del pacto de Pardo con las FARC, que no tenían por qué hacer público si no podían mostrar las pruebas.

Yo creo que el crecimiento de la inversión y el empleo que habría generado una firma del TLC en diciembre habría salvado el efecto adverso de la propaganda. A fin de cuentas en algún momento la gente tiene que decidirse entre el camino de Chávez, Serpa y las FARC o el de la modernidad. Una situación clara de crecimiento económico habría dado grandes resultados.

Pero es lo mismo que denuncia Caballero Argáez, la incapacidad de tomar medidas eficaces contra la tramitomanía. Es que ahí está una de las claves de la política tradicional: el que consigue votos se gana la canonjía de poner un peaje en cierto sitio y el que quiera hacer un negocio tiene que enriquecer a ese señor. Quitar trámites es echarse enemigos entre el numeroso pueblo de los lagartos. También la sociedad tiene que decidir si apoya esa forma de política, por ejemplo muy presente en el bando de Vargas Lleras.

Yo creo que el TLC se firmará, pero hasta última hora harán presión en defensa de los intereses de gente parasitaria, como los piratas farmacéuticos, y tal vez a costa de negocios que sí generarían más empleo y crecimiento.

DieGoth dijo...

Sí, Jaime. Mi calificación de Uribe bajó de 7,5 a 7 sobre 10.

Creo que este año y el próximo servirán para terminar de demostrar a mucha gente que las nuevas tendencias en otros países no son más que la vieja tradición disfrazada y el apoyo a eso deberá empezar a disminuir de una buena vez.

Anónimo dijo...

Guzman.

Las personas que culpan a la apertura economica de los problemas Sociales deben de revisar las cifras de Caballero Argaez, entonces se preguntarian ¿cual apertura? Si somos unos de los mas atrasados en libertad economica.

Yo pienso que Uribe es un anciano mental no por anticuado sino por lo cuidadoso para hacer las cosas, pareciera que estubiera siempre caminando en un campo minado, en lo que tuvo que ver con TLC existio una extrategia para esperar que el enemigo sacara todo su arsenal y de esa forma rematar, disen que caracol radio y Televicion fueron muy criticos contra el TLC y era pan de cada dia sus "Argumentos" del por que no se debia firmar, eso talvez hizo que Uribe fuera mas cuidadoso que de constumbre, de todos modos la repeticion termina por canzar a la gente y cuando se tienen argumentos firmes entonces se devilita la ofensiba de los opositores al Tratado.

Entre otras cosas Uribe dijo que cerraria el Tratado y en la agricultura definio los ramos que se defenderian, es decir, en lo que el Pais es competitivo, esperemos que en los demas ramos de la economia se haga lo mismo.