27 may. 2006

Uribe, claro, no más apartheid

Tengo la esperanza de que la campaña electoral que ahora termina les haya demostrado algo a todos los que han levantado una ceja desconcertada cuando digo que el conflicto colombiano es la guerra de los ricos contra los pobres, un conflicto del Barroco entre las castas parásitas y su jerarquía por una parte y las fuerzas productivas por otra, la defensa de un orden antiguo que define a la sociedad colombiana tradicional y los sectores que de algún modo aspiran a una puesta al día.
______Para mí es muy llamativo el esfuerzo que hacen los partidarios de las FARC en convertir en paramilitar cualquier apoyo al gobierno. Con eso resulta más legitimado que nunca el paramilitarismo, pues ya se verá como mucho más de la mitad de los votantes, tal vez más cerca de los dos tercios que de la mitad, apoyarán al presidente. Me van a decir que yo incurro en lo mismo cuando los señalo como partidarios de las FARC, pero ¿cómo es que no les piden a esos asesinos que se desmovilicen, que se acojan a la Ley de Justicia y Paz, que negocien con el gobierno renunciando a cualquier pretensión de imponer nada a sangre y fuego?
______Ni siquiera es que sean partidarios de las FARC sino del mismo bando de las FARC y moralmente más cuestionables, pues pretenden obtener lucros de los crímenes y dejar que los peones carguen con las culpas y los riesgos. Las FARC son sólo un frente rústico del Partido de los Doctores, de los que pretenden aislar al país para impedir cualquier contagio de modelos de sociedad competitiva. Los episodios de las universidades Javeriana y de Los Andes, en que los estudiantes de familias adineradas convertidos en lamentables matones se lanzaron a agredir al presidente, al que obviamente no escucharon pues cualquier sujeción a la razón terminaría demostrando lo bárbaro y lo afín al narcoterrorismo de sus pretensiones, dejan ver a las claras con quién están los privilegiados.
______Es una forma de decirlo: ¿qué pasaría con los lectores de Semana, con los editores de blogs, con los becados profesionales, con los vividores de la protección oficial a la cultura, con los de familias influyentes, con los de muchos títulos y escaso talento?
______Por mucho que se disfracen de modernos los que siguen al ex magistrado que defendía la indecente licencia para matar de la tropa de su partido aferrándose a que era lo que admitía la tradición jurídica colombiana, o de humanistas los que apartan la mirada ante cada orgía de muerte de la que ocasionan sus niños entre el ganado humano, pues no de otra forma ven estos desalmados a los demás colombianos, o de defensores de los pobres los que han llevado a la ruina al país con sus rentas fabulosas y su improductividad, todo el que haya querido comprobarlo lo sabe: hay un partido de la gente humilde y otro de los señoritos.
______Y por eso va a ganar Uribe a pesar de la práctica unanimidad de los comentaristas de El Tiempo y demás: es que sólo por eso hay guerrilla, porque para que una minoría ínfima esclavice a la mayoría tiene que haber una combinación de terror y mentira, como la que hubo en la URSS y en Camboya y persiste en Cuba, y tal vez llegue a imperar en Venezuela y Bolivia. Podrán decirles a los pobres como el patético don Lope de la Tristana de Luis Buñuel (ese anticipo de Antonio Caballero de cuyo molde el descendiente del cruel virrey no se puede separar): «Haz como yo, yo no trabajo», todo el que los vea un poquito sabe qué son esos fósiles, esos esclavistas atávicos. No hay que esforzarse mucho para saber que ninguno de ellos ha pensado nunca en otro trabajo que no sean las intrigas y las lisonjas.
______Es casi triste recordar que esos sectores sociales de algún modo son necesarios para Colombia, pues son los depositarios del conocimiento y del refinamiento que la sociedad ha alcanzado hasta ahora en un rincón casi virgen del trópico. Para ellos la vida moderna ofrece las mayores ventajas, pues el conocimiento es lo que más se valora y más rentabilidad produce, incluso mucha más que la que se deriva de los cargos públicos por los que mandan masacrar a los pobres.
______Pero el triunfo uribista, verdadera y única alternativa a uno de un Suharto del siglo XXI, es de algún modo un mensaje de los colombianos sufridos a sus patricios. Un mensaje amistoso y respetuoso y aun solidario:
______¡TRABAJEN!

14 comentarios:

la colombia que no claudica dijo...

!GENIAL!

Anónimo dijo...

Francis.

No es que nosotros lo que conservamos es la reveldia, decia un oligarca cuando le preguntaron de por que el odio tan fuerte contra Uribe ¡Que reveldia no!

Jaime Ruiz dijo...

La Colombia que no claudica: Gracias.

Francis: Ese caballero usaba muy bien el término. Es que al respecto hay una confusión espantosa. Yo no encuentro ningún contexto en el que "rebelde" signifique algo bueno. Por ejemplo usted tiene un hijo, quiere que sea seguro de sí mismo, que sea valeroso, que sea auténtico, que sea honrado, que se rebele si ve alguna injusticia o sufre alguna opresión. Nada de eso es un rebelde. Los oligarcas conservan la rebeldía de no someterse a las leyes republicanas y democráticas, claro. Eso es más que evidente si se piensa en los gomelos (son casi todos los gomelos) que están con el tinterillo totalitario.

Los interesados en la historia de Colombia podrían recopilar información sobre Álvaro de Oyón. En ese personaje parece cifrarse el destino de los descendientes de los encomenderos. Ese rebelde contra la corona fue uno de los que cimentó algo que se volvió una tradición colombiana. Esta frase: "Rebelde significa tirano", que se dijo durante siglos.

Ya eran las FARC y el ELN y los lechuguinos becados en Francia y los tinterillos ingeniosos tipo Gaviria.

HEFESTO3000 dijo...

Cuando un ave tiene plumas, grazna como pato y pone huevos de pato, es porque es un pato, y el tinterillo de marras, habla como comunista, piensa como comunista, avala la lucha armada y falla como comunista, luego es comunista.
Un zorro puede repetir todo el día que es un pato. Pero sigue siendo un zorro".

Jaime Ruiz dijo...

Hefesto 3000:

Es muy interesante observar esa persistencia del comunismo entre los doctores colombianos, esa delirante afirmación de casta. Son dos cosas que parecen distintas pero resultan lo mismo: son comunistas y creen que con decir que son otra cosa se convierten en otra cosa. El viejo vicio de aparentar. Bueno, el comunismo es otra apariencia, una retórica de matones tras la que está el esclavismo de siempre. Puede que haya sido lo mismo en todas partes fuera de la Europa industrializada.

DieGoth dijo...

Creo que fue Lindon Johnson quien acuñó esa frase: "si camina como un pato y dice 'cuak', es un pato".

Si el comunismo tuviera buena fama, seguramente esa misma gente que hoy se queja porque son tildados de "comunistas disfrazados", sería la primera en proclamar orgullosa que sí son comunistas y a mucha honra. Pero yo veo un rasgo hasta infantil en pretender ser lo que no son: de repente los comunistas de toda la vida son auténticos "demócratas", y una vida de militancia roja no quiere decir que sean comunistas, así el 90% de sus amigos sí lo sean.

Es que la publicidad siempre obliga a que todo producto fracasado sea revendido con un nuevo nombre, y si se parece al nombre del exitoso competidor, hasta mejor. Algún distraído lo comprará por error.

Sergio Méndez dijo...

Tengo la esperanza de que la campaña electoral que ahora termina les haya demostrado algo a todos los que han levantado una ceja desconcertada cuando digo que el conflicto colombiano es la guerra de los ricos contra los pobres, un conflicto del Barroco entre las castas parásitas y su jerarquía por una parte y las fuerzas productivas por otra, la defensa de un orden antiguo que define a la sociedad colombiana tradicional y los sectores que de algún modo aspiran a una puesta al día.

Por una vez estoy de acuerdo con Jaime Ruiz....aquí vemos claramente a quién favorece la clase dominante que domina los medios de comunicación del país. No hay nada más que decir.

DieGoth dijo...

Sergio, aunque suene a excusa, yo al menos una vez al mes encuentro un editorial de El Tiempo abiertamente favorable a Uribe. El resto en su mayoría son en contra. Y eso es porque El Tiempo no tiene un editorialista, sino creo que tres o cuatro. Seguramente uno de ellos debe ser uribista, pero el resto siguiendo las proporciones de los editoriales pro y contra Uribe, son de oposición.

De todos modos además del editorial están los espacios de opinión, donde usted no podrá negar que los antiuribistas son mayoría. Y el comportamiento de Semana con el asunto de Rafael García es muy diciente, sin contar que tanto Semana como El Tiempo nunca publicaron el par de noticias en las que García desmentía algunas cosas supuestamente dichas en la entrevista publicada por Semana.

Sergio Méndez dijo...

Diegoth:

No suena a excusa,es una excusa. La excusa de gente que se ha negado a ver que esta no es la primera vez que El Tiempo manifiesta su apoyo a Uribe (como estuvieron de su lado en las elecciones de presidente pasadas y el referendo, al igual que Semana). La excusa de personas que dicen que el Tiempo pertenece a un familia que supuestamente se opone al presidente, cuando, ejem, el actual vicepresidente y el director del principal partido Uribista son ambos pertenecientes a esa familia. Excusa de gente que nunca ha hecho una revisión de prensa del tiempo, que desde hace 50 años, donde se da uno cuenta que El Tiempo parece más un periodico conservador con sus posiciones a favor del status quo y fieramente anti comunistas (vaya un día a una hemeroteca, lo reto) que cualquier otra cosa.

Y no hablemos de los medios...¿Alguna vez ha visto el Canal RCN, ese canal de peropaganda uribista por excelencia? ¿Que opinión tiene del canal Caracol que se prestó a la farsa de la semana pasada en que a Uribe le concedieron una entrevista en condiciones muchisimo mas favorables que al resto de los candidatos, tras dejar plantados a los periodistas el domingo pasado? Y no hablemos de la Revista Cambio, dirigida por ese lagarto lambón uribista de Mauricio Vargas ¿Será que ud y Jaime Ruiz no tienen ni cinco de verguenza en esta vida para escribir con tanta desfachatez que las clases tradicionales que controlan los medios están no a favor sino en contra de Uribe? No joda, si este blog no lo leyerán daria sólo risa, pero hay gente que los lee y se come el cuento....

DieGoth dijo...

Sergio: usted es quien da risa, demostrando claramente que entiende muy mal las posiciones de los columnistas. Mauricio Vargas es tan uribista como usted (y a Jaime Ruiz le consta que el señor es muy amigo de ciertos personajes izquierdistas). ¿Le parece que Caracol con su staff es uribista? Usted está bien despistado.

Le recuerdo no el dueño de hace 50 años, sino el actual de El Tiempo, qué revista fundó hace unos años (menos de 50 también): Alternativa.

También le recuerdo qué le aconsejó a su primo el vice cuando éste anunció su adhesión a Uribe.

Y Juan Manuel y Francisco podrán compartir el apellido y algunas acciones, pero el accionista principal y director de El Tiempo es Enrique Santos Calderón. Sï, el mismo de Alternativa.

Ahora digiera esa nueva información y bájele a la soberbia, que si eso se ve feo antes de perder, después se ve todavía peor; ya hasta huele.

Sergio Méndez dijo...

Diegoth:

Yo podré parecerle soberbio pero uds son unos cínicos (y que Diogenes me perdone). Decir que Enrique Santos es izquierdista por participar en Alternativa hace casí 30 años, es como decir que Plinio Apuleyo es un comunista hoy por hoy por lo que hizo hace 30 años. Dejen de ser rídiculos. Y pachito y Juan Manuel no tienen unas acciones del tiempo: son, con el resto de la familia, los DUEÑOS DEL PERIODICO.

¿Qué tengo que saber del Staff de Caracol que sus acciones no me digan? Caracol es hasta peor que RCN, porque tratan de aparentar independencia y crítica (como la supuesta objetividad que El Tiempo reclamaba para sí en el editorial de este Domingo) mientras van y actúan como otro canal de propaganda a lo RCN. Y Mauricio Vargas SI es Uribista, que ud se niegue a verlo en sus columnas no es ceguera suya sino ser un desvergonzado.

Ya parenle que de todas las barrabasadas que escriben las mas indignantes es cuando no sólo tratan de tapar la realidad con un dedo sino que además quieren invertirla completamente.

DieGoth dijo...

Claro, Sergio, usted tiene la razón. Ahora vaya y cobre el cheque y de paso nos gasta las gaseosas para celebrar.

Sergio Méndez dijo...

Diegoth:

¿Cobre el cheque de que estúpido? ¿O es que a falta de argumentos tiene que ponerse a decir incoherencias?

DieGoth dijo...

"¿Cobre el cheque de que estúpido?"

De usted, ¿de qué otro estúpido estaba hablando?