30 ago. 2006

El camino

______________Nosotros, chusma ignara, buscamos el camino
______________que de tanta miseria nos habrá de sacar.
______________Pero en nuestra ceguera no podemos hallar
______________una sabia respuesta que despeje el destino:

Es que nada..¡leglizen y dejen de joder!

______________________________Sergio Méndez

20 comentarios:

DieGoth dijo...

Jaja. Sergio realmente se ha ganado un puesto de honor en la vitrina de las particularidades tragicómicas de la cultura colombiana.

Anónimo dijo...

Si,jaja, por eso lo adorrrrrnan con tannnnnto merito en su blog. JAJAJAJA.

Jaime Ruiz dijo...

Anónimo de las 2:08 PM. Supongamos que mañana se celebra un referendo para decidir si en una zona de Bogotá de clase media o media alta se legaliza completamente vender basuco y heroína. Le aseguro que la inmensa mayoría de los votantes de Carlos Gaviria votaría en contra. Yo votaría a favor. En ningún país del mundo es legal vender drogas, tampoco en Suiza ni en los Países Bajos. En éstos es legal en ciertos contextos vender cannabis, pero no heroína. Y eso ya genera problemas.

Por muy encumbrados que estén, los que culpan al narcotráfico de los problemas colombianos y a través de él a la prohibición sólo buscan una coartada para que lo siga habiendo. Es verdad que combatirlo es muuuuy difícil, pero no hay alternativa. Y da lo mismo, es como si no hubiera tal narcotráfico, no tardaría en aparecer algo parecido porque lo que importa es el estado anímico que pone a la gente a resignarse a vivir dominada por unos criminales.

El Chico de la Tapa dijo...

Lo que usted dice de mi en su respuesta a un comentario anterior es una calumnia. Para sindicarme de apoyar a un grupo al margen de la ley debe tener pruebas. Las espero. De lo contrario sus lectores se podrán dar cuenta del grado de seriedad de sus escritos.
Por favor, Jaime: Madure. El hecho de que esté en contra de muchas de sus opiniones no me convierte en guerrillero por mismo que sus opiniones no lo hacen a usted un paramilitar. De ser guerrillero yo o paramilitar usted seguro que no nos dedicaríamos a escribir aquí. Lo resolveríamos a la manera clásica del tiro por la espalda o el bombazo que ambos utilizan para convencer. Creo que todas las veces que he venido aquí a contovertirlo ha sido de manera respetuosa. Facilmente le podría decir fascista de mierda o paraco hp y algunos de sus argumentos justificarían ese epíteto. Pero no lo hago porque es dañino y es soibre todo, muy estúpido reducir las diferencias a sindicaciones criminales. Le exigo que si al menos no corrige ese comentario por lo menos reflexione sobre lo inicuo que resultan esas descalificaciones tan simplistas.

Respondon dijo...

Para quienes dicen que la legalización producirá paz en las zonas productoras, dos palabras: zona esmeraldífera. Que yo sepa, las esmeraldas jamás han sido ilegales. Si bien es cierto que ahora hay paz en Muzo, se debe a la victoria de una de las partes (Victor Carranza), en asociación con el estado. Lección muy diciente, creo yo.

Sergio Méndez dijo...

Ruiz, tomese la medecina a ver si escribe con sentido o al menos en su nível de sinsentido habitual que es más tolerable que esto...

Respondón

La legalización no "nos va a traer la paz", no sé de donde sacó eso. Pero sólo pensando un poco:

1- El problema en Muzo está asociado a otros facxtores, como la historia de la región en la época de la violencia y la aparición de grupos paramilitares al servicio de esmeralderos, aparte de, ejem, la intromición de narcotraficantes que no tendríamos si no hubiera prohibición.

2- Las esmeraldas son una cosa muy distinta a la droga. Para tener esmeraldas hay que controlar las minas, mientras que un cultivo de coca lo puede hacer cualquiera.

3- Igual, ya que supuestamente las esmeraldas generan tanta violencia ¿Por qué ud y los genios del gobierno no están en campaña para ilegalizarlas?

Jaime Ruiz dijo...

Chico de la Tapa: lo que digo en mi respuesta es simple y digamos que se puede discutir, que usted en esencia reproduce la propaganda del entorno FARC-PDA. Es decir, la propaganda de la "izquierda". ¿En dónde lo trato de guerrillero? La primera afirmación característica de ser de izquierda en Colombia es que hay que negociar con las FARC porque tienen una agenda política, no es una forma mía de ver las cosas sino que la formulación es exactamente la misma en el PDA y en las FARC: "solución política negociada del conflicto social y armado". Hasta donde yo sé el PDA no es ilegal y nadie lo acusa seriamente de participar en las acciones de las FARC. Ahora, el proponer que hay un conflicto (¡social y armado!) y que se debe negociar es ciertamente parcialidad a favor de esos asesinos, de otro modo sencillamente les pedirían que se desmovilizaran y se unieran al PDA como fuerza legal.

Es como cuando a uno un pistolero lo obliga a servirle de portavoz ante la cajera: uno no quiere que haya problemas, pero la solución razonable que ve es que la cajera vaya soltando el billete. Yo hasta he oído que esos mensajeros obran de consuno con los pistoleros, pero ya ahí no me meto. Digamos que se presta a esa interpretación.

Entonces usted se escandaliza de que alguien diga que el PDA es en esencia aliado de las FARC, cosa que va resultando cada día más admirable (por el desparpajo que hace falta para afirmarlo sin rubor). ¿Dónde digo yo más cosas calumniosas sobre usted que eso?

No leo su blog pero alguna vez lo leí y encontré material suficiente para demostrar que toda esa retórica deslegitimadora, muy corriente por lo demás en el medio universitario colombiano, termina legitimando que se mate gente (sin matar gente tampoco habría nada que negociar).

En fin: no diga que usted dice nada respetuoso, dice que yo pongo frases a ver qué pesco. Si algo se le puede reprochar a este blog es precisamente el exceso de coherencia, la repetición de los mismos puntos.

Es que parece que nadie quisiera verlo.

Jaime Ruiz dijo...

Respondón: la legalización de las drogas aliviaría la presión sobre Colombia: se cultivarían en muchos otros sitios, en Jamaica y Haití y Centroamérica y aun en el centro de África. Es como tener un tercer ojo en la parte trasera de la cabeza: también se evitarían muchos golpes. Y si todos los multimillonarios del mundo le regalan su plata a Colombia, ¿no se podrían construir miles de escuelas, bibliotecas y hospitales?

Por muy encumbrados que sean los que culpan a la prohibición, en el mejor de los casos esa retórica es una excusa para no hacer nada, para someterse a las mafias. Bueno, la izquierda desprecia mucho a los traquetos: la izquierda es la gran mafia dueña de las principales haciendas cocaleras, por eso condena al mismo tiempo la prohibición y a los nuevos ricos que les hacen competencia. La coartada de la prohibición convierte el narcotráfico en una fatalidad, mientras que el problema no es el narcotráfico sino los ex pobres y provincianos que se tiran los sitios chéveres con sus mujeres de tetas grandes y su gusto sin clase.

Basta con pensar en los lectores de Caballero: si tuvieran que responder seriamente acerca de la posibilidad de que sus hijos pudieran comprar libremente cocaína y heroína barata, estarían resueltamente en contra. Casi todos, por no decir todos. ¿Por qué no le piden a Castro que legalice? Hasta un buen negocio haría.

La queja contra la prohibición es la muestra de que la Colombia fósil va mezclando cinismo y estupidez hasta forzar los límites de lo humano. ¿Qué mejor ejemplo que este Sergio que cree que la droga no se legaliza por culpa mía? Bueno, en él hay poco cinismo, la verdad sea dicha. Ya no sé cuántos posts he escrito sobre ese tema, siempre repitiendo lo obvio. Nadie podrá decir nunca que me opongo a la legalización, o al aporte de los millonarios, o al ojo trasero...

El Chico de la Tapa dijo...

Mire. Le voy a decir una cosa y espero que entienda. A mi me ofende que me mezclen con las Farc por el simple hecho de fui una de sus victimas. NO creo que habiendo padecido su violencia y su brutalidad esté en el plan de legitimar a unos asesinos y unos narcotraficantes. Es que usted aparte de no saber las cosas hace suposiciones fundadas en sus prejuicios. Y de ahí la precariedad de su criterio. Yo no se que tiene usted contra las universidades, me tiene sin cuidado que piense usted del PDA: no pertezco a ese partido político y no necesariamente estoy de acuerdo con su ideologia. Que para serle sincero, también me importa un comino.
La negociación política con las Farc no es una opción. Es algo inevitable. A mi no me parece justo discutir con unos asesinos y unos narcotraficantes el futuro de las regalías o la ley de prensa, pero es inevitable para ponerle fin a la guerra, conflicto o como quiera llamarlo. Esas calificaciones son ridículas y llamarlo de una manera o de otra no soluciona nada. Deje de ser tan leguleyo.
La negociación política además no es un discurso exclusivo de las Farc. El saliente comandante de las Fuerzas Armadas, general Carlos Ospina, lo dijo en su entrevista con Maria Isabel Rueda. A lo mejor el también es un comunista o un portavoz del Polo Democrático, ¿cierto? O simplemente es que no fue capaz de ganarla y por eso claudica.
Pero en el fondo todo esto se reduce a que usted no sabe de que habla. Con lo único con lo que es coherente es con su propia ignorancia. Ninguna guerra irregular, conflicto con guerrillas -o llamelo como se le de la gana- termina sin una negociación política. ¿O qué es la negociación con los paramilitares? ¿No es una negociación -y yo diría que una claudicación- de la justicia? ¿Le parece de poca monta? Y son tan narcotraficantes y asesinos como las Farc.
Deje de ser tan ligero en sus apreciaciones.

Jaime Ruiz dijo...

Chico de la Tapa: me gustaría tener tiempo para comentar el tipo de cosas que leí en su blog hace unos meses. Pero tal vez no haga falta, sencillamente basta ver con lo que dice en su comentario.

No conozco la entrevista con María Isabel Rueda y no confío en el juicio de usted, pues ahí mismo dice que con las AUC hubo una negociación política: ¿sobre el futuro de las regalías o la ley de prensa? Típico, la "negociación política" quiere decir una cosa cada vez. Lo único que se negoció con las AUC fueron condiciones para que dejaran las armas, ningún cambio legal más allá de eso.

De modo que el general habrá dicho cualquier cosa, incluso que habrá que crear una constitución que agrade más a las FARC. ¿Y qué? Ése es el argumento de autoridad, como la cita que pusimos hoy en la blogoteca: "Cuando los locos seamos más, los locos serán ellos". De momento la gente votó por Uribe en 2002 porque era el candidato que se oponía a esa negociación.

NUNCA una democracia ha negociado las leyes con bandas de asesinos, por el contrario, algunas democracias a las que nadie les pone en duda el rango de democracias sencillamente los han asesinado, como hicieron los alemanes con la banda Baader Meinhof (RAF). Ni los franceses negociaron el presupuesto con Acción Directa ni lo hicieron los italianos con las Brigadas Rojas. En Irlanda tampoco se ha aceptado ninguna imposición por encima de las urnas y en España Zapatero tiene como argumento de su negociación con ETA que no habrá un "precio político". Si dijera que habría un precio político se caería automáticamente.

Lo único que se negocia con ETA al menos abiertamente es la desmovilización y la entrega de las armas a cambio de un acercamiento de los presos a sus casas y algún beneficio penitenciario. Si después el partido socialista apoya propuestas de los amigos de ETA es cosa que se puede considerar legítima, no está por encima de las urnas.

La negociación es el único triunfo de las FARC, que no son capaces de resistir ni un metro cuadrado sino que atacan agazapadas y huyen. Sin la negociación de Belisario no habrían salido de la estrecha región del sur en que estaban, y sin la negociación de Pastrana no habrían llegado a controlar tan ampliamente el narcotráfico. Sencillamente la negociación es su principal recurso de guerra y para conseguirla tienen a su vasta periferia y clientela. Lo único que está claro es que si vuelve la negociación vuelve la guerra sucia, pues si matando y secuestrando gente se legitima el ascenso político (también para los socios de las FARC), no tardarán en aparecer toda clase de competidores. Una sociedad que se presta a ceder con unos terroristas se vuelve "la puta del paseo", y es que en realidad los que ocuparían los ministerios y embajadas no mueren ni pierden a sus parientes, por lo que la orgía de asesinatos de uno y otro lado son su verdadero negocio.

Bueno, el trabajo característico es mentir, decir que con las AUC hay negociación política y en el párrafo anterior aclarar que esa negociación consiste en el destino de las regalías y de la ley de prensa. ¡Y aun indignarse por la claudicación ante la justicia!

Bueno, no tiene que preocuparse, lo leen colombianos, gente en general carente de decencia y propensa a exhibir a toda costa la lealtad personal, como en cualquier patio de prisión, por eso sus frases no escandalizan.

1. A mi no me parece justo discutir con unos asesinos y unos narcotraficantes el futuro de las regalías o la ley de prensa, pero es inevitable para ponerle fin a la guerra, conflicto o como quiera llamarlo.

2. ¿No es una negociación -y yo diría que una claudicación- de la justicia?

Esa claudicación de la justicia se la ofrece el gobierno a las FARC y no la aceptan, pero el tipo de personajes como usted (en esencia las clases altas urbanas que leen Semana y exhiben títulos universitarios) no se indignan contra las FARC sino contra el gobierno por ofrecer tan poco.

Produce impresión, de verdad. A usted no, ni al tipo de gente que lo rodea. Es que si en Colombia lo característico no fuera ese tipo de gente no habría tampoco masacres ni secuestros.

El Chico de la Tapa dijo...

Pobre hombre: ¿no le parece que se negocia políticamente con las AUC? ¿No le parece que sacar un decreto reglamentario en los términos en que ellos lo exigieron y por encima de la sentencia de la Corte Constitucional es una concesión política derivada de una negociación? ¿No habla el vicepresidente Santos de ser generosos? Si esto fuera simplemente definir los términos de su desmovilización bastaba con hacerla y ya. Pero como el Estado no fue capaz de derrotarlos militarmente de la misma manera como no son capaces de derrotar a la guerrilla pues toca negociar. Casi que claudicar. Sí, ese es el costo de tener un ejército incompetente y una clase política corrupta y mediocre. Un ejército y una clase política que no son precisamente de izquierda. ¿O es de izquierda Pastrana? o ¿Belisario? Son unos ineptos y el hecho de que sean ineptos importa mucho menos de si son de izquierda o de derecha. Aquí toca negociar por necesidad; por la falta de legitimidad del Estado, por su incapacidad para cumplir su trabajo: proteger a los ciudadanos y garantizarles una vida medianamente decente. Equiparar al Estado colombiano con el alemán, el francés o incluso el español es ridículo. Toca compararnos con países que vivieron situaciones similares en condiciones similares: Gautemala, El Salvador, Nicaragua...
Ahora deje de ser tan ingenuo o tan mal intencionado: que Pastrana y Belisario propiciaron el crecimiento estratégico de la guerrilla es una farsa que repiten los uribistas a rabiar en contra de toda evidencia. Fue Turvay con su torpeza autoritaria y el desgobierno de Samper quienes permitieron dos saltos cualitativos a favor de la guerrilla. Y claro: el secuestro y el narcotráfico que son el motor de esta guerra. El primero resultado de la inutilidad del Estado para proteger la libertad de sus ciudadanos o de la incapacidad para liberarlos cuando los secuestran; y el segundo gracias a las inmensas ganancias derivadas de la prohibición. De no ser por esos dos factores las guerrillas se hubiesen perdido en la manigua o se hubiesen desmovilizado paulatinamente hace años. Usted es el único bobo que cree que a las Farc todavía les interesa el poder político. Les interesa el poder de traficar a sus anchas, el poder de controlar los cultivos de coca y el procesamiento de la cocaína y hacerse muy, muy ricos. Encontraron la única manera de lograr lo que le envidiaban a los ricos contra los que algún día se levantaron. Por eso no le jalan a la negociación política, porque salvo su poder de intimidación no tienen nada qué negociar. ¿Qué proponen las FARC? Nada. No proponen nada, porque hace por lo menos 25 años dejaron de ser un grupo político alzado en armas para convertirse en un cartel del narcotráfico. Esa es la paradoja de Colombia: negociar con unos narcotraficantes y asesinos la democracia y las leyes porque los militares y los políticos no son capaces de ganar la guerra contrainsurgente ni la guerra contra las drogas. Y todo se reduce al segundo punto: la guerra contra las drogas no se puede ganar. No se ha ganado en 35 años y no se ganará en 70. Pero hay gente que es feliz con la guerra. La guerra es un gran negocio y permite justificar barbaridades intelectuales como las que usted y sus amigotes escriben a cada rato aquí, incluyendo la de sindicarme de portavoz de la guerrilla.

Jaime Ruiz dijo...

Chico de la tapa, ¿de verdad usted es capaz de mirarse al espejo sin botar la tapa? Lo admiro.

Pobre hombre: ¿no le parece que se negocia políticamente con las AUC? ¿No le parece que sacar un decreto reglamentario en los términos en que ellos lo exigieron y por encima de la sentencia de la Corte Constitucional es una concesión política derivada de una negociación?

No, se trata de sacar un decreto que hace viable la ley y que no está por encima de la Corte Constitucional porque esta institución revisa las leyes después de aprobadas por el Congreso y no las crea. ¿Nadie le ha dicho eso? Figúrese que si eso fuera una negociación política se exigiría a las FARC que dejen de matar gente y negocien de esa manera, y cuando se habla de negociación política se trata del futuro de las regalías y la ley de prensa, según usted mismo lo dice. De verdad que hay algo indigno e indecente muy profundo en alguien cuando se atreve a mentir tanto, algo heredado y que afecta a la noción de honra que aprendió. ¿Alguien ha negociado con las AUC las regalías o la ley de prensa o cualquier cosa que no sea su desmovilización? No, nadie. La mentira de eso es lo que impresiona no en usted, que a fin de cuentas lo dice, sino en los que pretenden ser razonables y objetivos y se apoyan en otros argumentos. Impresionante. Ésos son más astutos pero no menos canallas.

¿No habla el vicepresidente Santos de ser generosos? Si esto fuera simplemente definir los términos de su desmovilización bastaba con hacerla y ya.

Exactamente, basta con hacerla y ya, nadie está cobrando ningún crimen que cometan las AUC después de que negocian, nadie dice que como han hecho tales y tales crímenes se deben negociar los puestos públicos con sus amigos. Sencillamente hay unos que viven de las masacres y los demás crímenes guerrilleros y exigen que se premien. No tiene nada que ver con ser generosos. Colombia tiene que ser generosa con los guerrilleros, que son pobres niños convertidos en sicarios a la fuerza, pero no se va a dejar gobernar por quienes les han encargado sus masacres. El día que eso pase tendrá sentido tomar las armas para defender la libertad. En realidad los crímenes son el fruto de esas mentiras y para llegar a ser un desalmado tan repulsivo como usted y hacer tanto daño con las mentiras que difunde habría que ser un Alfredo Garavito guerrillero. No exigir a los terroristas que dejen de matar es alentarlos a seguirlo haciendo, y legitimar esos crímenes en una negociación pendiente. De verdad que Colombia no sufre de que haya guerrilleros ni narcotraficantes ni ninguna otra clase de transgresores de la ley, sino de que está poblada en sus niveles altos por miles de desalmados como usted.

Pero como el Estado no fue capaz de derrotarlos militarmente de la misma manera como no son capaces de derrotar a la guerrilla pues toca negociar.

El Estado no fue capaz de derrotarlos militarmente pero ellos aceptaron no derrotar militarmente al Estado. Las guerrillas (tropas de niños al servicio de logias de doctores canallas) aspiran a derrotar militarmente al Estado y se niegan a negociar en las condiciones en que han negociado las AUC. ¿Y quién ha dicho que el Estado no las ha derrotado? Sólo hace falta que los vividores que ordeñan al Estado empiecen a pagar impuestos para reclutar al doble de soldados y forzar a los tiranos a negociar. Claro, ustedes prefieren que a punta de bombas se convenza al Ejército de que no pudo vencer a las FARC y así salga por fin el siempre postergado consulado.

Casi que claudicar.

¿Cuál claudicar? Entonces ¿por qué siguen las guerrillas matando gente si el gobierno les ofrece claudicar en esas condiciones?

Sí, ese es el costo de tener un ejército incompetente y una clase política corrupta y mediocre. Un ejército y una clase política que no son precisamente de izquierda.

Bueno, si un país tiene un ejército incompetente y una clase política corrupta y mediocre lo que necesita es regenerarse, no rendirse a unos asesinos y a sus mensajeros. Si las FARC tienen derecho a imponer leyes gracias a que matan a miles de colombianos, cualquiera tiene derecho a imponer leyes gracias a que mata a los agentes de las FARC, el problema es que los amigos de las FARC son el viejo poder y la sociedad, los esclavos, el ganado, no se da cuenta de la falacia que le venden. Lo que no puede ser es que la gente siga cediendo a semejante intimidación. Si el Estado no funciona y no puede vencer a una banda de asesinos, todos los demás tienen el mismo derecho a imponerse.

¿O es de izquierda Pastrana? o ¿Belisario? Son unos ineptos y el hecho de que sean ineptos importa mucho menos de si son de izquierda o de derecha.

En rigor son de izquierda en el sentido que se da en Colombia a la industria del secuestro: ambos son cómplices de ese negocio, es decir, son de izquierda. ¿Qué falacia es ésa de ser de izquierda o no? Es como el color de la ropa: se protege la vida de los ciudadanos o se ayuda a amenazarla. Se combate a los tiranos terroristas o se busca la alianza con ellos. ¿Qué es lo que es de izquierda en ese caso? Ustedes los canallas intimidadores aliados de las FARC son tan de izquierda como demócratas: usan las palabras para defender su viejo orden esclavista y tal como no vacilan en mentir tampoco vacilan en mandar matar gente. ¿Reducir los secuestros y los homicidios es de izquierda o de derecha? ¿Pedir que se saque a las FARC de la lista de terroristas como hace Carlos Gaviria es de izquierda o de derecha? Lógico, como uno no quiere que los asesinos y secuestradores dominen a la sociedad uno es de derecha. Uf de ultraderecha. ¿De verdad cree que en las FARC hay una sola persona más siniestra y repugnante que usted?

Aquí toca negociar por necesidad; por la falta de legitimidad del Estado, por su incapacidad para cumplir su trabajo: proteger a los ciudadanos y garantizarles una vida medianamente decente.

¿O sea que toca negociar con los asesinos porque el Estado no pudo defender a los ciudadanos? Como no fue posible imponerse sobre los terroristas entonces hay que rendirse y dejarlos mandar. ¿Es que no ha sido posible reducir drásticamente los crímenes en este periodo? Hace falta mucha más firmeza para reducir los crímenes, no hay que rendirse sino precisamente aplicar al máximo las leyes y fortalecer las instituciones, no precisamente rendirse porque ahí sí que se multiplican los crímenes como ocurrió después de 1998.

Equiparar al Estado colombiano con el alemán, el francés o incluso el español es ridículo.

Buena ocasión para hablar de la legitimidad: ¿cuál es la falta de legitimidad del Estado? El hecho de que una banda de asesinos al servicio de unos canallas puede seguir matando. ¿Cuántos gobernantes de países democráticos han obtenido porcentajes de votos similares al presidente? ¿Qué cree el Chico de la Tapa que es legitimidad? ¿Cómo se va a comparar el Estado colombiano con el francés o el alemán si es un Estado que PRECISAMENTE se ha mostrado dispuesto a hacer caso a propuestas de rendición de unos asesinos, mientras que el alemán sencillamente masacra a los terroristas en la cárcel? Es impresionante: usted se erige en juez cuando sólo es el síntoma más impresionante de lo que distingue a Colombia de un país civilizado. En un país de Europa alguien que dijera esa clase de cosas sería un proscrito, en Colombia es alguien muy querido para la mayor parte de la blogosfera. A tal punto llega la inconsciencia bárbara del trópico.

Toca compararnos con países que vivieron situaciones similares en condiciones similares: Gautemala, El Salvador, Nicaragua...

La diferencia con esos países en que en Colombia la guerrilla está derrotada y en esos países no: no crea que su carreta es otra cosa que ridiculez, dos tercios de los votantes apoyaron lo contrario y cualquiera que salga a alentar las bombas y cobrarlas pierde votos.

Ahora deje de ser tan ingenuo o tan mal intencionado: que Pastrana y Belisario propiciaron el crecimiento estratégico de la guerrilla es una farsa que repiten los uribistas a rabiar en contra de toda evidencia.

Claro, todos los millones que obtuvieron de los narcocultivos y los secuestros favorecidos por el Caguán son ingenuidades. Basta con ver las cifras de secuestros que había y las que hay. El cuento de la guerrilla invencible es lo más caduco y tedioso que hay: sólo convence a mamertos muy fanatizados. Sencillamente falta una mayor implicación estadounidense y un mayor control del Ejército y la policía para que en pocos años ya sólo queden reductos muy débiles. Sobre todo falta denunciar a todos los cobramasacres de la prensa y la blogosfera, aunque cada vez son menos: ni siquiera los de equinoXio son tan descarados como usted.

Fue Turvay con su torpeza autoritaria y el desgobierno de Samper quienes permitieron dos saltos cualitativos a favor de la guerrilla. Y claro: el secuestro y el narcotráfico que son el motor de esta guerra.

Claro, por eso hay que negociar las leyes con unos asesinos. Sencillamente cada día que pasa va ganando la legitimidad y aun los delincuentes que hay dentro del ejército y la policía terminan castigados: lo que no los va a combatir es la campaña para que la sociedad se rinda a los terroristas.

El primero resultado de la inutilidad del Estado para proteger la libertad de sus ciudadanos o de la incapacidad para liberarlos cuando los secuestran; y el segundo gracias a las inmensas ganancias derivadas de la prohibición.

Pues si el Estado es ineficaz para liberar a los ciudadanos cuando los secuestran lo último que puede hacer es prometer a los secuestradores que los va a premiar por sus proezas. Por el contrario, lo que necesita es más eficacia, más recursos, más apoyo ciudadano... Y el narcotráfico es otra industria criminal que terminará derrotada, sólo hace falta que la mayoría de los colombianos derrote a sus cómplices, cosa que día a día se va consiguiendo.

De no ser por esos dos factores las guerrillas se hubiesen perdido en la manigua o se hubiesen desmovilizado paulatinamente hace años.

Claro, como si no fuera al revés, que precisamente no se han desmovilizado porque pueden secuestrar porque la sociedad no hace el esfuerzo de combatirlas porque tienen muchos aliados en la barbarie básica de la tradición.

Usted es el único bobo que cree que a las Farc todavía les interesa el poder político.

A las FARC les interesa el poder político en la medida en que es lo que hace que sus jefes del PDA les ordenen actuar. Si no fuera por el poder político Tirofijo y Jojoy y Cano vivirían en palacios y recibirían visitas de toda la izquierda internacional.

Les interesa el poder de traficar a sus anchas, el poder de controlar los cultivos de coca y el procesamiento de la cocaína y hacerse muy, muy ricos.

Claro, hay decenas de muertos de la dirección, cientos de presos y los demás viven escondidos en una selva inhóspita y tienen que esconder los millones entre los árboles, pero como la codicia es tan mala...

Encontraron la única manera de lograr lo que le envidiaban a los ricos contra los que algún día se levantaron.

Claro, para levantarse contra los ricos empobrecieron a todos los pobres que pudieron y recibieron miles de millones de dólares de una potencia extranjera.

Por eso no le jalan a la negociación política, porque salvo su poder de intimidación no tienen nada qué negociar.

Pero ¿no dice usted que hay que negociar? Hay que negociar con los que no quieren negociar.

¿Qué proponen las FARC? Nada.

Exactamente proponen el programa del PDA.

No proponen nada, porque hace por lo menos 25 años dejaron de ser un grupo político alzado en armas para convertirse en un cartel del narcotráfico.

Claro, con el que hay que negociar la ley de prensa. Hay que respetarse muy poquito para llegar a tanto.

Esa es la paradoja de Colombia: negociar con unos narcotraficantes y asesinos la democracia y las leyes porque los militares y los políticos no son capaces de ganar la guerra contrainsurgente ni la guerra contra las drogas.

Sí son capaces, sobre todo porque los guerrilleros no quieren negociar sino como estrategia para avanzar. Si los militares no son capaces habrá que reemplazarlos. Pero sí son capaces, al punto que las FARC son una amenaza pequeña y nula de no ser por sus agentes urbanos. Si hubiera que premiarlos, la gente apoyaría mucho antes a un Suharto que hiciera lo mismo y acabara con ellos.

Y todo se reduce al segundo punto: la guerra contra las drogas no se puede ganar. No se ha ganado en 35 años y no se ganará en 70.

Es decir, los narcotraficantes deben gobernar porque la guerra contra las drogas no se puede ganar. Un sabio camino, de una decencia impresionante.

Pero hay gente que es feliz con la guerra. La guerra es un gran negocio y permite justificar barbaridades intelectuales como las que usted y sus amigotes escriben a cada rato aquí, incluyendo la de sindicarme de portavoz de la guerrilla.

Bueno, de aliado de la guerrilla. En el foro de Caracol había un portavoz de la guerrilla y nunca habría sido tan indecente como usted, de verdad. Otra cosa es que haya muchos como usted: sin "gente" como usted tampoco habría masacres. Pero no hay que amargarse mucho por eso, pues el mundo va para otro lado y sus mentiras ya sólo generan simpatía entre los convencidos y los usufructuarios. Cada día cuentan menos, necesitan muchas masacres para obtener alguna figuración, pero la gente a cada crimen reacciona exigiendo más firmeza. Y si los crímenes son tantos que consiguen asustar a mucha gente, entonces les responden con la misma moneda. Pero eso ya pasó, esa cadena de mentiras funcionó en los noventa, ahora nadie confía en ningún Caguán y casi nadie, salvo la minoría esclavista, está con las FARC.

Jaime Ruiz dijo...

ADVERTENCIA: todos los comentarios que representen de alguna manera intimidación serán borrados. Se trata de discutir sobre los temas del post, no sobre las personas que participan.

El Chico de la Tapa dijo...

Bueno. Pues me resulta deplorable su optimismo; vamos a ganar la guerra. ¿Cada cuánto se anuncia la victoria? ¿Cada vez que cambian al comandante del Ejército? Pues ojala fuera así, pero la verdad es que he escuchado esa convencida proclama tantas veces...
¿Qué no es ilegitimo el Estado colombiano? le parece de poca monta que el Estado deje violar a dos niñas antes de retener al responsable del crimen. Y así es con todo: el atraco, el secuestro, el robo de gasolina, los asesinatos de periodistas. Y nunca la Policía coge a nadie. Por la ilegitimidad e incompetencia del Estado -de hoy y de siempre- es que la guerrilla, un grupo de narcotraficantes y asesinos sin ningún apoyo popular, no han podido ser derrotados en 40 años. A mi no me parece que las Farc sean una amenaza nula, que ya estén derrotadas. No hay evidencia empírica de eso: siguen ejerciendo control y tienen poder de intimidación en amplias regiones del país, incluso en aquellas donde el estado incompetente y corrupto no fue capaz de tomar el control tras la salida de sus aliados los paramilitares. (Unos aliados con los que se negoció la justicia, así usted se empeñe en no verlo, o en no aceptarlo o en negarlo sistemáticamente)
Está el caso de La Macarena, por ejemplo. ¿No tuvo que recular el Estado y cambiar el modelo de erradicación manual ante la incapacidad táctica de salvaguardar la vida de los erradicadores? Si eso no es incompetencia aunado al hecho de que las Farc están casi intactas, no se de que se trata entonces.
Y finalmente, el hecho de que el narcotráfico no se pueda derrotar no expresa mi intención de que los narcotraficantes gobiernen. De hecho, hoy una ala narca y sus aliados políticos gobiernan a sus anchas y eso no es resultado de la legalización pero les sirve a ellos para su propósito fundamental: que nos los metan presos o los manden a los Estados Unidos.
Usted se empeña en ver la realidad solo a partir de los elementos que le convienen para articular argumentos sin ningún soporte empírico. Usted se basa en el deseo para controvertir la despenalización de todo el negocio de la droga. Y se basa en eso mismo para decir que vamos ganando la guerra y que las Farc son una amenaza nula y que por ello no hay que negociar con ellos. No es que yo les crea de a mucho a los jefes de inteligencia, pero los del continente, que estuvieron aquí reunidos, dijeron que las FArc son una amenaza continental. No se, preguntarles a ellos si eso es lo mismo que una amenaza nula.
Y mi punto sigue siendo ese: que usted se empeña en hacer justamente lo contrario de una frase puesta en su propio blog: "El escritor debe ser un detector de mentiras que exponga las falacias en las palabras y los ideales antes de que maten a medio mundo". La paradoja es que sus mentiras sirven justamente a ese propósito: continuar la guerra al infinito sumando y sumando muertos. Pero eso lo hace feliz a usted. Así que dele, igual el que está engañado es usted.

Jaime Ruiz dijo...

Chico de la Tapa: ¿Cada cuánto se anuncia la victoria? Prácticamente nunca porque la sociedad colombiana nunca ha pensado en hacerle frente a la guerrilla. Los militares son típicos burócratas y los políticos son simples logreros. Los soldados están ocupados en salvar el pellejo y los demás maldiciendo mientras pagan la vacuna. En las grandes capitales no pasa eso porque sencillamente hay una especie de notablato alrededor del cual se trenzan las lealtades, y ese notablato no quiere que se haga nada contra la guerrilla. Antes de que nacieran las FARC yo lo había dicho Fernando Guillén Martínez (Raíz y futuro de la revolución, ediciones Tercer Mundo, Bogotá, 1963): la guerrilla defiende ese orden.

La primera vez que hubo una determinación de un sector social significativo (clases medias bajas, sectores rurales y provinciales) de combatir a la guerrilla fue con el gobierno de Uribe y el éxito fue impresionante, a tal punto que de cientos de secuestros en 2000 en Bogotá se pasó a menos de diez en 2005, y que las principales carreteras se hicieron transitables. El retroceso de las FARC equivale a una derrota definitiva, cosa que resultaría obvia para todo el mundo si las FARC no fueran al mismo tiempo los millones de Chávez y el poder sindical y el oligopolio de prensa.

Viene ese ejemplo suyo muy a propósito: usted cree que registra el fracaso contra las FARC, pero ¿en otro momento creyó que había que combatirlas y que era posible vencerlas? Nunca, con toda certeza, y no sé nada de usted, en tiempos del Caguán esperaba que se negociara un país parecido a Cuba y que así hubiera paz. En realidad la escalada de masacres, cilindrazos y demás crímenes llenaba de ilusión a todos esos sectores, así se iba debilitando la resistencia de la reacción y las fuerzas oscuras. Un columnista, Sergio Otálora, decía después del fin del despeje que era necesaria la guerra para que la oligarquía comprendiera que sin las reformas no podría vivir en paz. Es decir, usted nunca estuvo a favor de combatir a las FARC pero sí viene a proclamar el fracaso, exactamente lo mismo que mostró respecto a la campaña de Christian Pinzón: es que se podría contar todo lo que ha publicado en su blog, y le puedo asegurar que no he leído más de tres posts, y por cada escrito contra las FARC hay diez contra Uribe y las instituciones colombianas.

¿Qué no es ilegitimo el Estado colombiano? le parece de poca monta que el Estado deje violar a dos niñas antes de retener al responsable del crimen.

No sabe cuánto puede irritar una falacia semejante: en todos los países del mundo en todas las épocas se ha visto y se verá que los funcionarios públicos delincan, ¿qué tiene eso que ver con legitimidad? Lo primero es que es falso, un funcionario de policía se hizo el listo para obtener una prueba y permitió que se perpetrara un crimen, eso no es el Estado, cosa que tendría que pasar por una resolución judicial o de las altas autoridades. Pero si fuera legal permitir los crímenes para obtener pruebas, eso no haría a ningún Estado ilegítimo, pues la legitimidad de un gobierno o de un Estado simplemente quiere decir que la gente acepta que exista y que sus leyes rijan. Una democracia es siempre legítima, salvo que por ejemplo hubiera una mayoría de colombianos que quisieran votar por el candidato de las FARC y el gobierno no se lo permitiera.

Y así es con todo: el atraco, el secuestro, el robo de gasolina, los asesinatos de periodistas. Y nunca la Policía coge a nadie.

La policía sí coge a muchos, pero debido a su general ineficiencia hay que nombrar gobernantes eficaces y policías serios que cumplan las leyes, hay que hacer un Estado que funcione, ¿qué tiene que ver eso con ceder a las pretensiones de las FARC? Ya lo sé, un policía permite que un abusador viole a unas niñas para tener un video con pruebas y un justiciero denuncia la falta de legitimidad de un Estado que permita eso. ¿Qué hay que hacer? Nombrar jefe de policía al violador. Ni el policía ni el violador me resultan tan representativos de la barbarie colombiana, no lo digo por exagerar, es que es increíble.

Por la ilegitimidad e incompetencia del Estado -de hoy y de siempre- es que la guerrilla, un grupo de narcotraficantes y asesinos sin ningún apoyo popular, no han podido ser derrotados en 40 años.

Exactamente, pero se vuelve a lo mismo. En realidad nada extraño: en el Código Penal de antes de la Constitución del 91 aparecía la figura del estrupo a menores, delito que prescribía por matrimonio. Debido a su falta de disciplina y de moralidad en materia sexual, Fulanito resultó lleno de ladillas, y en castigo por esa conducta que le quita derecho a la amistad de las personas decentes, ahora tiene que pasárselas a la cabeza y a las axilas. Fantástico.

A mi no me parece que las Farc sean una amenaza nula, que ya estén derrotadas. No hay evidencia empírica de eso: siguen ejerciendo control y tienen poder de intimidación en amplias regiones del país, incluso en aquellas donde el estado incompetente y corrupto no fue capaz de tomar el control tras la salida de sus aliados los paramilitares.

En estos días leí un escrito de Schopenhauer sobre el arte de ganar las discusiones: aquí viene la falacia de los kilómetros: las FARC dominan "amplias" regiones de selva donde no vive nadie. Están derrotadas por cuanto la sociedad no las acepta y la "izquierda" mientras no les exija que se desmovilicen será minoritaria. Podrán seguirse escondiendo donde vive poca gente y la vida es demasiado dura para los enemigos, pero eso es una muerte en vida. Donde siguen vivas es en los barrios ricos de Bogotá, pues a fin de cuentas las FARC son un síntoma del esclavismo, que es la enfermedad. Una enfermedad que sólo existe en las cabezas y que se curará fácilmente, con la mirada, cuando en las cabezas se destierre el esclavismo. Bueno, es difícil comunicarle a alguien que PRETENDE desear la derrota de las FARC todo eso. ¿Cómo van a aceptar que la humanización es un proceso irreversible y que su resistencia sólo los deja como criminales? Unos a otros se dicen que no importa, que todos los posts son contra el gobierno y tratando de hacer presión para que se premien las masacres, pero que nadie se dará cuenta y en realidad sus espumarajos antiuribistas van a tapar por décadas la clara adhesión del PDA a las pretensiones de las guerrillas (y de toda la clase semi culta al PDA). Con razón decía Wilfredo que las razones de los esclavistas colombianos son como las de quien ha viajado en la máquina del tiempo y va al futuro y no le gusta y vuelve a hacer de Supermán (pero el resultado es del mundo bizarro) a hacer girar el mundo al revés. Sólo que la máquina del tiempo es un vulgar avión y es fácil ver que en un país plenamente humanizado los sabios doctores del muladar son vistos como puros patanes y lamentables parásitos.

(Unos aliados con los que se negoció la justicia, así usted se empeñe en no verlo, o en no aceptarlo o en negarlo sistemáticamente)

Es una negociación de la justicia que también se hace con la guerrilla, pero concerniente al perdón que se les daría en caso de desmovilizarse. Bonito, ¿qué decía usted en tiempos del Caguán?

Está el caso de La Macarena, por ejemplo. ¿No tuvo que recular el Estado y cambiar el modelo de erradicación manual ante la incapacidad táctica de salvaguardar la vida de los erradicadores? Si eso no es incompetencia aunado al hecho de que las Farc están casi intactas, no se de que se trata entonces.

Bonito, basta que las FARC maten a cinco campesinos para cantar victoria, como si en caso de no hacérseles frente la guerra no significara la desgracia de al menos cinco millones de colombianos. En el caso de La Macarena la cosa cierta es que han caído montones de guerrilleros, de campamentos, etc. Las FARC están tan debilitadas que sólo sobreviven escondiéndose en rincones cada vez más inhóspitos. Para usted es fácil imaginárselos tranquilos riéndose del ejército porque como no es usted el que duerme en un cambuche ni tiene que matar a su novia ni exponerse a un bombardeo, como cada guerrillero muerto o desertor para usted es como una ficha que se cae, pues la imagen resulta cómoda. Si las FARC no se han disuelto es sólo porque la rendición de la sociedad en tiempos del Caguán los llenó de moral a tal punto que no pueden ver su verdadera situación. Pero día tras día pierden toda esperanza y se hunden en la desesperación, sólo que a Raúl Reyes no le cuesta nada poner cara de triunfador: es su trabajo.

Y finalmente, el hecho de que el narcotráfico no se pueda derrotar no expresa mi intención de que los narcotraficantes gobiernen. De hecho, hoy una ala narca y sus aliados políticos gobiernan a sus anchas y eso no es resultado de la legalización pero les sirve a ellos para su propósito fundamental: que nos los metan presos o los manden a los Estados Unidos.

Bueno, quien gobierna es el presidente Uribe: el gobierno es nombrado por el presidente que es elegido por el pueblo. Si usted tiene pruebas de que algún miembro del gobierno es narcotraficante, haría bien en divulgarlas de alguna manera.

Usted se empeña en ver la realidad solo a partir de los elementos que le convienen para articular argumentos sin ningún soporte empírico. Usted se basa en el deseo para controvertir la despenalización de todo el negocio de la droga.

¿En qué deseo? No habrá legalización en varias generaciones porque la gente de los países importantes no lo quiere. EN NINGÚN PAÍS DEL MUNDO GANARÍA UN REFERENDO DE LEGALIZACIÓN COMPLETA DEL NARCOTRÁFICO. Si fuera por el deseo, soy el primer partidario de que se legalice, sólo que en Colombia se ha vuelto la última coartada de los que esperan aprovechar esas dificultades para imponer su régimen a la cubana.

Y se basa en eso mismo para decir que vamos ganando la guerra y que las Farc son una amenaza nula y que por ello no hay que negociar con ellos.

Todo mentira: nunca he dicho que las FARC sean una amenaza nula, pero cuanto menos nula sean más urgente es no negociar con ellos. Sencillamente una sociedad se rige por el consenso de sus ciudadanos, si es por la imposición de unos asesinos, los ciudadanos honrados tienen que tomar las armas para restituir el derecho de todos a elegir sus leyes y sus gobernantes. Las FARC no son una amenaza nula, aunque están debilitadas, y EN NINGÚN CASO se debe negociar más que su desmovilización. Y ya es demasiado. Cuando desaparezca el fenómeno de las AUC se podría plantear la caducidad de la Ley de Justicia y Paz y el refuerzo del esfuerzo militar, la expulsión de los profesores pertenecientes de las FARC, la interdicción aérea de todas las regiones en que hay narcotráfico: es que toda la llamada izquierda terminaría en la cárcel si se hiciera el esfuerzo serio de guerra contra las FARC. Sólo en Colombia es posible mandar matar gente abiertamente y erigirse en representante de los muertos: porque hay una sola naturaleza humana es por lo que esa aberración será superada. Bueno, ese esfuerzo se hará, sólo es que las FARC y sus aliados son el poder de toda la vida, y la nueva sociedad sólo empieza a aflorar.

No es que yo les crea de a mucho a los jefes de inteligencia, pero los del continente, que estuvieron aquí reunidos, dijeron que las FArc son una amenaza continental. No se, preguntarles a ellos si eso es lo mismo que una amenaza nula.

Claro que son una amenaza continental en la medida en que varios países van cayendo en manos de personas de ideología de "izquierda" con la determinación de apropiarse del Estado e imponer la esclavitud. Allá agazapadas en la selva pueden ser un aliado importante si estalla una guerra civil en Venezuela o en cualquier otro país del área. En cuanto a que puedan crecer y plantear una amenaza al Estado colombiano, es pura razón deseante. Sueños, ridiculeces, da lo mismo por donde reviente la cosa, si consiguieran desmoralizar a la sociedad podrían renacer bandas tipo AUC o podría ascender un Fujimori: es que todos los criminales creen que la democracia es de cobardes y tontos y gente sin determinación, pero todos terminan fracasando.

Y mi punto sigue siendo ese: que usted se empeña en hacer justamente lo contrario de una frase puesta en su propio blog: "El escritor debe ser un detector de mentiras que exponga las falacias en las palabras y los ideales antes de que maten a medio mundo". La paradoja es que sus mentiras sirven justamente a ese propósito: continuar la guerra al infinito sumando y sumando muertos. Pero eso lo hace feliz a usted. Así que dele, igual el que está engañado es usted.

Lo que a mí me parece más que demostrado es que la voluntad de negociar con las FARC significan diez secuestros diarios y la de exigirles que se desmovilicen significa menos de dos secuestros diarios, por no hablar de las demás manifestaciones de guerra, como las que ha experimentado Medellín: todas las falacias de la llamada izquierda, la del delito político y la de la guerrilla invencible son las armas más mortíferas, y este blog existe para denunciarlas.

DieGoth dijo...

Jaime, debes tener una salud mental demasiado sólida como para contestarle una a una todas las estupideces a ese señor sin amargarte el día.

Eso de que el Estado se hace ilegítimo porque unos policías permitan la violación de unas niñas es la niñería más penosa que le he escuchado a ese sujeto.

Anónimo dijo...

¿denunciar que ?

Icarus_ dijo...

Diegoth, Carlos Gaviria dice otra estupidez similar: que en Colombia no hay democracia porque no puede haberla donde "hay desigualdad", y es cuando uno se pregunta por qué entonces pierde el tiempo lanzándose a campañas presidenciales.

Es que esas falacias resultan útiles para justificar las acciones de las FARC. Primero personifican el Estado en 2 -hijueputas- policías que permitieron la violación de una niña y después la conclusión que sigue es obvia: El Estado (los polícias) son ilegítimos. Mejor dicho, la transubstanciación se quedó pendeja al lado de esta.

Jaime Ruiz dijo...

Anónimo: denunciar las falacias asesinas de la llamada izquierda. Ésta es como la oficina y la boutique de la empresa, mientras que las haciendas cocaleras y la industria cárnica humana son la planta de producción.

Anónimo dijo...

saludos para el chico de la tapa, en cali lo recordamos mucho. todo lo que diga el es verdad.