11 mar. 2007

Del asesinato como una de las obras lícitas

Aunque parezca imposible, más pronto que tarde se sabrá cuáles son los blogs de quienes borraron varios blogs hace un mes. Es evidente que tienen mucha influencia entre los demás blogueros, porque las condenas a la agresión sólo florecieron cuando parecía posible enlodar a País Bizarro, aunque fuera con lenguaje sinuoso. La campaña posterior, a todas luces obra de las mismas personas, que han dejado en cientos de blogs amenazas de muerte firmando como Jaime Ruiz no ha tenido más reproche que el de dos o tres blogs. Para los demás es más importante la afinidad ideológica con quienes hacen eso que el respeto a las leyes. Envié un comentario a un post de equinoXio sobre el tema en que se oculta el interés de enlodar con calumnias repugnantes a País Bizarro y al cabo de 30 horas no había aparecido, por lo que explicamos todo lo relativo al tema en la blogoteca. No obstante, después sí apareció el comentario, acompañado de numerosas protestas sobre nuestro afán de protagonismo y nuestro victimismo. Parece algo generalizado: respecto a los blogs borrrados firmando como Jaime Ruiz me contestó un profesor de periodismo que la mayoría ni me culpaba ni me absolvía. Genial: usted le dice a su vecino "Me han atracado", y él contesta: "No te preocupes, yo te absuelvo". Pero no se abre un blog para hablar sobre un blog ni nos amenazan por ser protagonistas o víctimas, sino por denunciar las falacias de quienes desde posiciones de poder y con ingentes recursos encargan, facilitan y cobran los asesinatos que cometen los niños de la tropa rústica. Y es normal que no les agrademos porque además de denunciar como ya hemos hecho otras veces el disfraz retórico con que se alientan los asesinatos estamos en condiciones de ofrecer pruebas contundentes de que eso ocurre.

Ver post y comentarios