21 dic. 2012

El verde de la ola verde sólo era óxido de cobre

Todo pasa y todo queda, pero en Colombia además todo se olvida y nadie es tan despreciable que no se permita dar clases de moral al cabo de un tiempo. No sería raro encontrarse dentro de poco con Alfredo Garavito aspirando a dirigir el ICBF o la Universidad Pedagógica, aunque respecto de este antro se puede decir que no empeoraría nada respecto de lo que ha sido en las últimas décadas. Se trata del país de los criminales y la pedagogía es sólo la capacitación, con prácticas incluidas, para el crimen.

Claro que cuando todo se olvida es fácil resultar enteradísimo por el sencillo procedimiento de acordarse de las cosas más obvias. Por ejemplo, de lo que se discutía en la campaña electoral de 2010, en la que fue muy notoria la rasgadura de vestiduras por parte de los intelectuales del país cuando señalamos que detrás de la candidatura de Antanas Mockus sólo estaban los millones de la extorsión de las FARC y de la exacción a que somete la tiranía que impera en Venezuela a sus ciudadanos.

Hoy es más fácil verlo, pero ¿cómo lo van a reconocer quiénes llevan décadas lucrándose de los secuestros y las masacres, dedicados a legitimar con toda clase de añagazas el cobro del crimen? Entonces era evidente el interés por calumniar al gobierno de Uribe con el pretexto de los "falsos positivos" y de legitimar toda la oposición que le hacía la prensa oligárquica y los grupos de parásitos sociales de las universidades y la movida "cultural", únicamente porque se negaba a rendirse ante las bandas terroristas, que, como he señalado y demostrado cientos de veces, son sólo el servicio doméstico armado de la oligarquía y sus clientelas.

La campaña de Mockus era una de tantas opciones de la oposición que obtuvo resultados penosos en la primera vuelta. Fue el colapso de las otras candidaturas lo que llevó a la unidad con la de Fajardo, característicamente propuesta por el sicario moral Héctor Abad Faciolince (el valedor de Carlos Gaviria, que aborrece a Petro no porque sea un asesino ascendido sino porque compitió con su amigo y lo desplazó como candidato presidencial del terrorismo). En el periodo previo a la segunda vuelta, aparte de la prensa, se sumaron a esa campaña los más descarados portavoces de la conjura terrorista: León Valencia, Sergio Otálora y Antonio Morales Rivera.

El giro de 180 grados de Santos fue en gran medida la alianza con los impulsores de Mockus, por eso otros promotores de su campaña son hoy ministros, como Luis Eduardo Garzón o Alejandro Gaviria. Los mismos que acusan a todo el que se resista a premiar las castraciones pedagógicas como "productores de odio" o que amenazan con un millón de muertos si no se somete la sociedad al designio de los criminales. (Garzón era del Comité Ejecutivo Central del Partido Comunista en una época en que la relación de ese partido con las FARC era explícita, y ciertamente su carrera en Barrancabermeja no consistió en otra cosa que en sacar provecho del terror que imponía la tropa entre los trabajadores petroleros.)

Ahora se ha hecho evidente la tarea que acometía el exalcalde Mockus: sin el menor pudor se propone como asesor político de las FARC. Yo sé que a la gente ser colombiano no le parece la mayor deshonra posible, pero ahí está: el prócer de "La vida humana es sagrada" quiere lucrarse y figurar gracias al triunfo de los peores asesinos. Mucha atención a la carta que les escribió:
Bogotá, 8 de octubre de 2012
Asunto: compromiso unilateral en aplicación del Artículo 22 de la Constitución “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”
Señor
Alto Comisionado para la Paz
Señoras y señores
Integrantes de la Mesa de Conversaciones entre Gobierno Nacional y FARC-EP
Apreciadas señoras y señores:
Me comunico con ustedes para apoyar el desarrollo del “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” celebrado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP el 26 de agosto de 2012 en La Habana, Cuba.
Todos los días tengo disgustos con los exaltados uribistas que creen que su opción es lo contrario de las FARC siendo que el expresidente nunca cuestionó la Constitución de 1991, que es sencillamente el acta de defunción de la democracia y la inscripción en el chavismo. Me dirán que entonces no era "chavismo", pero es que Chávez sólo aplica las mismas fórmulas. Ese engendro fue la consumación de un plan de la nomenclatura cubana, que incluyó el asesinato de los magistrados renuentes a someterse en 1985. Al que le interese ese aspecto de la historia reciente le cito un texto del primer director de Alternativa sobre la fase final de la revista:
En la segunda arremetida gana Bateman con la venia de García Márquez… y de Fidel supongo - porque ambos prefieren a un chico más travieso y mágico que a todos sus Aurelianos Buendías peleados en mil guerras, pero ya a la espera de la pensión de retiro: Manuel Marulanda, Jacobo Arenas, Fabio Vásquez Castaño…
La revista toma pues su nuevo rumbo rompiendo un histórico record Guiness con más de un millón y pico de denuncias en su corta vida, hasta su caída final en el misterioso trance, pocos meses antes de la toma de la Embajada Dominicana (7.2.79) con 13 embajadores y el nuncio del Vaticano a bordo.
Con todo el descaro, Mockus invoca el texto de esa constitución para legitimar a los criminales, en una pirueta lógica que deja ver quién es y quiénes son sus acompañantes. ¿Qué es el derecho fundamental a la paz? ¿Cómo es que en el derecho positivo de los países civilizados no figura nunca tal derecho? Sólo es un pretexto para premiar los crímenes terroristas, tal como un atracador llamaría "el derecho a la tranquilidad" al hecho de sacar la billetera del bolsillo de su víctima.

Lo que queda claro es que Mockus con citas de la Constitución y palabrería muestra su reconocimiento a la negociación de Santos con los terroristas. ¿Cuántos colombianos se oponen realmente? Es como exigirles a los monos que hablen, ¿cómo es que en ningún otro país se premia a los asesinos? Sencillamente porque en los otros países hay gente que se resiste. En Colombia la mayoría trata de sacar provecho asociándose con los criminales.
Invito a dirigentes, intelectuales, expertos, educadores, empresarios, a aportar doblemente al proceso de conversaciones para desarrollar dicho Acuerdo ofreciendo nuestra cooperación, pero también impulsando un sentido de urgencia. Con esto le hago eco a dos propósitos expresados por ustedes en el Acuerdo:

"La construcción de la paz es un asunto de la sociedad en su conjunto que requiere de la participación de todos, sin distinción” y

“Hemos acordado (…) III. Garantizar la efectividad del proceso y concluir el trabajo sobre los puntos de la agenda de manera expedita y en el menor tiempo posible, para cumplir con las expectativas de la sociedad sobre pronto acuerdo”.

Conozco en carne propia lo que es procrastinar. De una manera involuntaria, por timidez, temor, desconfianza o por alguna otra razón, uno deja para más tarde lo que podría hacer hoy. Quiero que nos ayudemos todos a no procrastinar.
¿Cuáles son las "expectativas de la sociedad sobre pronto acuerdo"? Si para algo valieran las urnas, habría que recordar que Santos fue elegido porque prometía continuar con la Seguridad Democrática. El canalla se inventa una mentira para apremiar a los negociadores a entregarles a los terroristas el poder, toda vez que él será su asesor, y nadie debe dudar de que los pobres niños indios del Cauca que asesinan a sus parientes para quedar bien con los intelectuales de las ONG, como la del hijo del condenado exjuex español Baltasar Garzón, no disfrutarán de las mieles del poder. El terrorismo sirve para que asciendan esta clase de canallas. Se matan unos indios que no se conocen para que se intercambien los puestos unos doctores que sí se conocen y no se matan (bueno, a Londoño sí lo intentaron matar, con la bendición de Alejandro Gaviria y otros, pero eso por intransigente).
En ese sentido quiero comunicarles un compromiso previo personal y unilateral que pretende contribuir al proceso de Paz. 
Si Gobierno y FARC logran el acuerdo en nueve meses o menos a partir del inicio formal de las conversaciones en Oslo el 17 de octubre de 2012 (es decir antes del 17 de agosto de 2013) ofrezco aportar mínimo 1.000 horas de trabajo voluntario a las FARC o a la(s) organización(es) política(s) heredera(s) de las FARC o, si éstas así lo prefieren y el gobierno lo acepta, a tareas relacionadas con la implementación del acuerdo.

En el caso de que ustedes hicieran el milagro de construir la paz en menos de seis meses doblaría entusiasmado mi oferta.

Si se demoran más de nueve meses y menos de dos años la oferta sigue en pie pero menor: 240 horas (equivalente a 5 semanas de cuarenta y ocho horas) al servicio de las fuerzas políticas herederas de las FARC o al servicio de la transición.

Si llega a demorarse más de dos años seguiré considerando un honor colaborar con la fuerza política heredera de las FARC o con el proceso de transición (si es que los involucrados lo aceptan) pero lo haré con 50 horas.

Invito con mi gesto a los filántropos del mundo que exploren la posibilidad de ejercer una presión similar (kind pressure “presión amigable”) ofreciendo tiempo de trabajo de ellos, de sus equipos, y/o recursos económicos donados por ellos al proceso de transición o a las futuras fuerzas políticas legales herederas de las FARC. Se trataría de apoyar reduciendo el apoyo si no se obra con suficiente diligencia. FARC y Gobierno son poderosos es cierto, pero también es cierto que hay un poder de nosotros los ciudadanos que radica en nuestra capacidad de ofrecer o retirar pacíficamente nuestra cooperación.
Toda la gracia del asunto está en los sobrentendidos: una vez que el hecho de que el asesinato sea fuente de derecho y el premiarlo sea un deber humano y constitucional, ¿qué mejor que tener prisa en hacerlo? ¿Qué derecho tienen los terroristas a negociar NADA ante los representantes de los ciudadanos, que obran CONTRA la voluntad de éstos expresada en las urnas? No importa, el ciudadano distraído ya se ha zampado la belleza de la "paz" y no va a resultar problemático obstinándose en defender lo que TODOS defenderían en cualquier país civilizado: que los asesinos vayan a la cárcel y no resulten prósperos y poderosos gracias a sus crímenes.

Yo siempre he sabido que Mockus, su patrón César Gaviria y muchos otros personajes de ese estilo son socios de las FARC, y que esa campaña de 2010 era un intento de aprovechar los recursos ingentes del terrorismo y de Chávez, junto con el poder de la prensa, para salvar a los terroristas, entonces derrotados, pero ¿cómo podría convencer a los colombianos de algo tan obvio?
Esta es también una manera personal de empezar a curarme del odio y del resentimiento causado por amenazas y agresiones. Busco transformar mi indignación y mi censura contra el uso de la violencia en deseo y voluntad de construir.
Otra mentira vulgar, explotada hasta lo indecible por otros rentistas del crimen, como el mencionado Alejandro Gaviria. Ahora resulta que cerca de 40.000 secuestros, cientos de miles de asesinatos y millones de extorsiones y otras infamias son el resultado de una pasión distinta a la codicia y la vanidad de personajes como ellos. No, todo eso ocurre porque ellos y sus émulos aspiran a tener poder político y para eso adoctrinan a los asesinos que les abren camino. El hecho de esperar que los gobernantes no estén representando a las bandas criminales que los aúpan al poder no es el resultado del odio sino de la adhesión a los valores civilizados. Claro, esa adhesión comporta sin la menor duda el desprecio por la "política del amor" que ellos y su socio Gustavo Petro practican. 
Atentamente,
Antanas Mockus Sivickas
Voluntario por la paz en Colombia
Le salimos a deber a este canalla por mostrar descaradamente para quién trabaja. A ese punto llega el descaro de esta gente. Y la odiosa a más no poder indolencia de los colombianos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto al ultimo comentario:
Sueldos de profesores universitarios en Colombia:
http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/educacion/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-11961769.html

Sueldos de Soldados profesionales en Colombia:
http://www.canalrcnmsn.com/node/89214
Interesantemente no encontré sueldos de los oficiales (teniente para arriba).

Anónimo dijo...

La desgracia de los colombianos es negarse a ver que el muladar en el que viven se deriva de sus propias convicciones. Ser colombiano "de bien" es ser intelectual, es decir, justiciero social, es decir, de izquierda.

Colombia es un muladar.

EC: no se desgaste insultando, nadie va a responder.

Ruiz_Senior dijo...

Anónimo, leí los textos enlazados. Como es la prensa de los terroristas, es decir, de los profesores universitarios, le hacen creer a la gente que los adoctrinadores no tienen suplementos al sueldo, ni hablar que además tienen propiedades y otras rentas. Pero en definitiva un canalla ignorante se gana 4 veces el sueldo de alguien que se juega la vida por ir a difundir sus opiniones políticas y catar a las "primíparas".

La comparación con otros países es una iniquidad, un crimen. No se pueden evaluar los conocimientos de los profesores, el hecho de que se llamen "universidades" no demuestra que esos profesores pudieran aprobar la escuela primaria en un país civilizado. El único dato de que se dispone es el de las patentes. En una hora Japón produce más patentes que Colombia en toda su historia. De ahí el volumen y la calidad de las exportaciones industriales, de las industrias culturales, de las obras artísticas y literarias.

La única empresa no estatal colombiana que produce bastante dinero, y eso con apoyo estatal, pues para eso son los sueldos de los profesores, se llama FARC.

Ruiz_Senior dijo...

Anónimo 2.48 PM Pues siempre se vuelve a lo mismo: no hay otro sentido en la vida humana que la potencialidad de llegar a ser el Buda (según los budistas). Todos los humanos venimos de un pariente del mono y todos tenemos antepasados asesinos y caníbales. La gente en Colombia es bastante normal y sensata, salvo la minoría que ha estudiado en las "universidades" y que se lucra de sus mentiras y disparates. Todo es sólo resistencia de los privilegiados de un orden bárbaro. Tardará, pero al final los colombianos, los sudamericanos, serán gente del mundo con bastantes afinidades con los demás. Es verdad que los africanos se les adelantarán como ya se les han adelantado los asiáticos, pero eso no impide que se pueda combatir y denunciar a los criminales.

HENJHA CABEDI dijo...

Acertada radiografía del lituano; inescrupuloso aprovechador de actividades criminales, que ya no disfraza, pues su oportunismo rampante le desnudó su colosal y quizá nada noble avidez. El criminal al menos le puso el pecho a su fechoría, por eso debe pagar; el que saca réditos de esa actividad criminal posando de impoluto redentor, debiera pagar también, el doble siquiera.

Anónimo dijo...

bueno el ejercito también le hace creer a la gente que no tienen suplementos ni ganancias etc. etc. Al menos el 60 o el 70% de los profesores son catedráticos, es decir ganan menos de 2 millones y tienen regimen de contratistas. Pensaba que la casa editorial el Tiempo es ahora propiedad de la editorial Planeta de España. Entonces editorial Planeta es Terrorista? Aqui en este país miles de canallas ignorantes tienen propiedades: Políticos corruptos, militares y policias corruptos, mamertos corruptos, esmeralderos, finqueros, paracos y exparacos. Me cuenta un amigo que lo que quieren sus amigables ¨rusticos patanes del monte¨ no es otra cosa mas que les sean legalizadas sus y negocios, como los paras hace unos años. Lo que dice de las patentes es cierto pero no viene al caso, pues estabamos hablando de militares corruptos. También sería interesante que me mostrara cuantas de esas patentes de Japón vienen de universidades.

La única empresa no estatal colombiana que produce bastante dinero, y eso con apoyo estatal, pues para eso son los sueldos de los profesores, se llama FARC. Eso si que no se lo creo. Y que pasa con Anglo gold ashanti, las mineras, el sindicato antioqueño y tantas cosas que ud no menciona. Me encanta la simplificación que hacen de todo en este blog.

Ruiz_Senior dijo...

Henja Cabedi: totalmente de acuerdo. Gracias por sus comentarios.

Ruiz_Senior dijo...

Anónimo: me refería a que la diferencia entre las rentas de los soldados y los profesores universitarios es que los primeros ganan una cuarta parte. La prensa informa sobre sus suplementos, pero no sobre los de los profesores. Y claro que hay muchos profesores de universidades de provincia, privadas-pequeñas ("de garaje") y así que ganan poquísimo, pero los de la Nacional ganan mucho más de cinco millones al mes, más de diez salarios mínimos.

Editorial Planeta no es dueña de El Tiempo desde hace mucho tiempo. El principal dueño es Luis Carlos Sarmiento Angulo, que ya de por sí se lo considera próximo a Samper, pero que depende del apoyo estatal ("pauta") para hacer rentable el periódico.

Bueno, las mineras no son colombianas, y el sindicato antioqueño comparado con las FARC es un consorcio de tenderos.