23 dic. 2014

Cuenta política de Cuba a Colombia

Por Jaime Castro Ramírez

En política el sentido de la ambición es de tal dimensión que fácilmente traspasa la raya de lo previsible para darle cabida a instintos que se sitúan en el extremo de los excesos. Y si se trata de disputa ideológica, lo anterior resulta ser una simple mención de menguada trascendencia.

La imagen que proyecta el espejo retrovisor de la historia política en el mundo, muestra casos de tal exceso, que incluso conllevaron a invasiones territoriales por medio de la vía armada para someter la voluntad de los pueblos a ciertas tendencias de ideología política, lo cual llegó hasta el punto de generar guerras de liberación.

Lo que le puede esperar a Colombia con Cuba
Casos de colaboración política desinteresada son muy escasos, o quizás no existen, y menos aun en manos de los dictadores Castro de Cuba. La prueba está en el vecino país de Venezuela, que por la asesoría prestada a Chávez por los Castro sobre cómo someter al pueblo venezolano, se sabe que Cuba ha invadido políticamente a Venezuela para intervenir en el adoctrinamiento ideológico, y con tal propósito los Castro han enviado a ese país toda clase de personajes, incluso militares cubanos que operan en el invadido país. Pero la invasión no solo ha sido política sino también económica, pues desde hace quince años que Venezuela financia la economía cubana a través de los grandes envíos de petróleo regalado. Al punto que dizque el gobierno cubano exporta petróleo del que le sobra.

Prestarle a Colombia la sede de las negociaciones de paz, por supuesto que no es un acto de simple solidaridad política de Cuba con nuestro país. Aparte de la jugosa cuenta que los Castro cobrarán cada mes a Colombia por concepto de alojamiento y manutención cinco estrellas para la grande delegación de las Farc, y también para los delegatarios del gobierno, Cuba tendrá previsto pasar la cuenta de cobro de la ‘paz’ que le reportará dividendos políticos, al estilo de su actuación en Venezuela. Y esta cuenta es más costosa para Colombia que la cuenta de orden económico, pues desde luego que llevará incluido el componente de adoctrinamiento político comunista que atentará contra nuestra democracia. A este último propósito contribuirá el poder político que Santos le conceda a las Farc en la negociación. Y sin saber económicamente a qué más aspirará el gobierno cubano para explotar a Colombia por concepto del ‘favor’ prestado.

A lo anterior habrá que sumarle el costo económico y político de la cuenta que también cobrará Venezuela como garante observador del proceso de paz de Colombia, pues esa gestión tampoco será gratis.

¿Será que el presidente Santos no se percata de esta riesgosa situación? o ¿será que simplemente mirará para otro lado y permitirá que este sea el precio para Colombia de lo que él tanto pregona como paz?

En conclusión, lo que se observa para Colombia en nombre de la paz es un estado de situación política de grande complejidad que puede dar al traste con su vocación histórica democrática.

En consecuencia, es necesario y trascendental asumir conciencia ciudadana y prever las posibles consecuencias sobre lo que puede ser una aventura de mucho riesgo para el país, y una aventura que puede ser sin retorno.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Dentro de la invasión económica, se puede nombrar el guiso mayor entre Chávez – Ramírez- Castro, entre 2006 y 2012, luego vino el de Maduro-Ramírez-Castro entre 2013-2014, se acuerdan que por allá, el 10 de abril de 2006, se constituyó una empresa mixta PDV CUPET, S.A., con la finalidad de realizar actividades de compra, almacenamiento, refinación y comercialización de hidrocarburos y sus derivados, la cual fue constituida por comercial CUPET, S.A. (51%) y PDVSA CUBA, S.A. (49%). a partir del año 2009 se convirtió en la empresa mixta CUVENPETROL, S.A. Esta empresa tiene una capacidad de refinación nominal es de 65 MBD de las cuales PDVSA participa con el 49%. Como se explica que en el 2013, PDVSA envió 105 MBD, si la capacidad operativa de esa refinería ubicada en Camilo Cienfuegos Cuba, es de 65 MBD y a PDVSA le corresponde suministrar 32 MBD (49%).

En el 2013, CUVENPETROL, S.A. refinó 54 MBD (83,08%). Cuba revendió 51 MBD, y el precio promedio del mercado para esa época era 98,08 US$/barril por 365 días/año da 1.825.759.200,00 dólares sin incluir las beneficios financieros de la venta que es aproximadamente entre 15 a 20%. Esto se viene repitiendo ya que en el 2012, PDVSA envió 104 MBD, en el 2011, envió 102 MBD, 2010 envió 113 MBD, en el 2009, envió 112 MBD, en el 2008, envió 115 MBD, en 2007 envió 87 MBD y en el 2006, envió 79 MBD. Hay una frase muy conocida que dice: " a confesión se partes, relevo de pruebas" Si Cuba confiesa que ganó revendiendo petróleo venezolano la suma de US$ 765 millones en el año 2014, eso quiere decir que hubo chanchullo en ese suministro. Si divides ese monto del 2013 (da 1.825.759.200,00 dólares) entre 2, obtienes 912.879.600 dólares y Cuba podría haber dicho en el 2013, que ganó la suma de $912,88 Millones. Ver link.

http://www.lapatilla.com/site/2014/12/26/cuba-gano-us-765-millones-en-el-ano-2014-