17 jul. 2004

Estilos de lucha contra el sida

Si algo distingue a los colombianos entre los demás pueblos de la Tierra es la abundancia de especímenes que no hacen nada y se sienten con derecho a juzgar a los que hacen algo, y que tranquilamente van disponiendo de lo ajeno. Es la herencia clerical. Hay que entender ese predominio del clero católico, tal vez el más marcado en todo el planeta, para no indignarse ante la pretensión del editorial de El Tiempo de hoy: ¡que todos esos laboratorios vendan medicamentos baratos para los pobres! ¿Cuántas vocaciones científicas e industriales no habrán surgido de reflexiones como ésa? Y lo que es importante, la presión continua dirigida a los colombianos a favor del condón, les parece secundario ante lo que hacen tantos sabios en su Congreso. Realmente, ¿no serán necesarios esos enfermos para denunciar el egoísmo de las multinacionales? Tal parece.

No hay comentarios.: