26 sep. 2004

Mandar matar gente es todo un arte

El lector de prensa que no haya leído elogios del líder comunista Cepeda II (el que fue a protestar cuando los voceros de las AUC estaban en el Congreso) es un mal lector de prensa: muchos columnistas de esos que se disfrazan de moderados (como Abad Faciolince, cuya carrera literaria ha avanzado gracias al Partido Comunista) lo ponían de ejemplo de rectitud y resistencia civil.

Hoy sale, cosa rara, elogiando a los indígenas del Cauca que se manifiestan siguiendo consignas opositoras contra el gobierno y tratando de sacar al ejército de sus regiones.

Lo mejor es la frase con que termina su escrito: "Desde esa visión ancestral de la resistencia, la paz sin dignidad y justicia es inconcebible".

Claro, para eso fue para lo que el entorno de su familia montó la industria del secuestro, para defender una visión ancestral en la que la dignidad y la justicia se defienden matando gente.

Para la visión de las personas honradas la dignidad y la justicia sin paz son sólo los nombre bonitos de la imposición de unos canallas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you!
» » »