24 sep. 2004

Posada Carbó contra la reelección

Éste es un comentario al artículo de Eduardo Posada Carbó en El Tiempo de la fecha.

Por mucho que los buenos modales del señor Posada lo disuadan a uno, es inevitable dejar de ver la mala fe detrás de este escrito. Eso en el supuesto de que no se trate de algún tipo de demencia platónica.

Los problemas actuales de los colombianos no se van a resolver por obra de los geómetras que tejan bien o mal los arquetipos, sino por la decisión respecto al rumbo que el país debe llevar.

La cuestión de la reelección de Uribe es sencillamente la de si se quiere acabar con la guerrilla y con las grandes redes de saqueo al erario ligadas a ella, llámense samperismo, pastranismo, sindicalismo estatal, "academia" u oligarquía.

Si la mayoría de los colombianos queremos reelegir a Uribe es porque agrupa a quienes asumimos esa voluntad.

Eso ocurre aquí en la tierra, no en la isla flotante, irrisoria y lúgubre, en que los sabios gobernaban en el tercer libro de "Los viajes de Gulliver". La pequeña distracción del articulista es que su escrito afecta a esa realidad y es perfectamente utilizable por quienes pretenden dispersar a esa mayoría para agitar el espantajo de Londoño ante los progresistas y a lo mejor hasta sacar dos primeros candidatos entre los suyos (Mockus, 16 %; Serpa, 15 %; Pardo, 13 %; Peñalosa, 13 %; Gómez Hurtado, 9 %, etc.: en segunda vuelta ganaría Serpa porque las maquinarias que hoy buscan aferrarse a Uribe tendrían grandes incentivos en todo el país).

El efecto cierto de esta visita a los arcanos es que los canallas de la Corte Constitucional se sentirán envalentonados para tumbar la reforma y provocar, ahí sí, el revolcón que el articulista "teme".

¿Qué haría un gobierno amigo de Molano y Alejo Vargas respecto a las guerrillas? Nuestro geómetra se cruza de brazos y sonríe: lo importante es la pulcritud del procedimiento, y el respeto a la continuidad histórica.

Como si no tuviéramos que torcer la historia que nos ha convertido en la patria del crimen y la mentira.

No hay comentarios.: