21 may. 2005

Chávez y Serpa: dos gigantes de lodo gemelos

Chávez es la única fuerza que produce gravedad obligando a que los demás poderes giren a su alrededor, una sola palabra del caudillo es suficiente para que la manada de serviles que están a su lado corran a obedecerlo. El presidente venezolano se siente tan poderoso que las órdenes las da en publico. A causa de esa actitud, ministros, altas cortes, senadores, gobernadores, alcaldes, etcétera, deben suspender sus quehaceres diarios para escuchar cualquier acto televisado porque de ahí se pueden desprender las estrategias que deben seguir.

Si alguna vez un pensador bohemio se preguntaba "¿el poder para qué?", sin obtener una respuesta, Chávez le ha dado la repuesta a su manera, desde el lugar privilegiado donde se encuentra se compara con los hombres más poderosos de la historia de la humanidad haciendo apuestas que consisten en desafiar los obstáculos que le impiden extender su poderío, comprando deuda argentina después de una reestructuración que no convenció a los mercados financieros. ¿De qué otra forma podría superar a los entes encargados de negociar deudas si no era adelantándoseles?

Poniendo a funcionar refinerías obsoletas donde el capitalismo se sentiría minimizado por no vislumbrar futuro, comerciando con países que los naciones mas civilizados ven con recelo, Chávez le encuentra sentido a su existencia con sus actos irresponsables, con sus propios retos, que no son los de su país, con sus desafíos constantes, únicos capaces de funcionar como termómetro para medir su ego.

Ese es el talante político que admira Serpa en Chávez: un ser omnipotente que domina todo lo que lo rodea gracias a los petrodólares.

Los cambios políticos y sociales que ha experimentado Venezuela en la última década han sido desastrosos. Una gigantesca bonanza petrolera que en el pasado habría significado combustible de largo aliento para que Venezuela entrara por una senda de crecimiento sostenido, hoy a duras penas sostiene una estabilidad engañosa.

Los planes sociales de Chávez no se diferencian mucho de los de sus antecesores: políticas asistencialistas que profundizaron aún mas la miseria, la diferencia radica en el chantaje constante que reciben los beneficiarios, obligándolos a que voten por él y su partido, a protestar contra la oposición, a asistir a marchas..., actitudes bajas que Serpa admira. Para que sea posible la emulación completa, el bigotudo tendrá que acercarse aún más a la guerrilla como en el pasado lo hizo con los carteles de la droga, para obtener sus gigantescos recursos y así poder comprar lealtades.

La admiración de Serpa por Chávez va más allá de cualquier idea política o social, es del Alma, es lo que sintió en su momento Hitler por Mussolini antes de que el primero se lanzara a imponer su imperio del mal.

1 comentario:

Jaime Ruiz dijo...

En este mensaje se publicó como comentario una publicidad de un sitio pornográfico, lo que podría molestar a algunos lectores. Por eso lo copio de nuevo, con los comentarios

nightjuan dijo...
Es interesante la relación planteada, seguramente hay una admiración por el poder que ejerce una fuerza seductora en éstos y otros casos, pero otra cosa que le sucede a Serpa, a mi ver, es que a diferencia de Chávez ya ha perdido su cuarto de hora, ya no sería una sorpresa su llegada al plano político porque apenas se desligó del mismo unos meses en el servicio diplomático. Quién sabe si volverá a tener una oportunidad, si no gana en el 2006...

El usuario anónimo dijo...
Serpa sabe que no llegara a la Presidencia, lo de él, es abrirle paso a la Izquierda mas retrograda como es El Polo Democrático y para tal fin, uno de los ingredientes es hacer ver el proceso Bolivariano como valido y muy exitoso a pesar de que Chávez como Persona es rechazado en todas las capas Sociales de Colombia por eso, la división que hace es sus aclaratorias.

Serpa renuncia a la Presidencia definitivamente cuando explota un solo Angulo Político, que es el llamado a una Revolución a la colombiana, ahí no esta llamando a todas las fuerzas como en el pasado, sino tanteando el terreno para los de Izquierda Colombiana.

Otra cosa es poner trancas si en el Partido Liberal existen de verdad cambios profundos con la llegada de Gaviria, si eso es una realidad saldrá gritando que nada se hizo que se siguió con las Políticas “Neoliberales salvajes” y apoyo a la derecha, todo eso para validar el proyecto totalitario de la Izquierda representada en Carlos Gaviria y Navarro Wolf que no logra salir a flote.