28 may. 2005

El país maravilloso

Tantos complejos que desarrollamos nosotros y hasta ahora no se ha visto un país como el nuestro en el que la generosidad de la gente esté tan a flor de piel y haya tan profunda pasión por la justicia: dese cuenta el lector de que todos los estudiantes de las universidades más caras, todos es TODOS, son socialistas, como lo son todos los egresados y todos los que tienen empleos estatales.

Sí, a pesar de que deberían estar a favor del capitalismo que genera tantas desigualdades que extrañamente los favorecen a ellos, sin embargo, por pura conciencia humanista y solidaria son todos socialistas y todos convencidos del derecho de todos a ser todos felices y plenos y a exigir que se satisfagan los derechos de todos. ¿Ustedes creen que la alta dignidad de esas personas permitiría que se cometiera alguna vez algún abuso contra ellos? ¡A la primera ocasión que se toque su dignidad y sus derechos adquiridos, presentan una tutela y ya verán los abusadores si es que ellos son mancos o desvalidos!

Ese sentido de justicia saltó ayer como indignada rebelión de los justicieros contra la propuesta de Rudolf Hommes de cobrar la educación superior pública y conceder créditos para los que no pudieran pagarla. ¿Es que acaso hay algo más justo y limpio que el proceso de selección de la Universidad Nacional?, se preguntaban. ¿Se escoge a alguien por la chequera? No, sólo por la aptitud, nadie tiene la culpa de que los pendejos que crecen mendigando en el semáforo después no sepan nada de trigonometría. Mejor dicho, la culpa la tiene el sistema y el neoliberalismo. Por eso los estudiantes tienen que defender la educación pública, porque no puede ser que el país siga vendido al FMI y al Banco Mundial. ¡Y sobre todo que no vengan los neoliberales a explotar a los profesionales colombianos, que ya demuestran en su lucha estudiantil su compromiso con la lucha del pueblo oprimido por la justicia social!

Créanme: yo he conocido gente que se fue a la guerrilla, y hasta leo escritos de propaganda de los guerrilleros. Lo que dicen es tan condenable como lo que hacen, pero en comparación con la condición moral de los parásitos de toda la vida que saben que son los parásitos de toda la vida y en realidad se felicitan de serlo y presumen de su parasitismo y de su jerarquía inicua y de su absoluta insignificancia intelectual, hasta los guerrilleros son comprensibles y respetables. ¡Qué asco de indigentes morales e intelectuales, de mentirosos cínicos y abusadores infinitos! Si Colombia no es capaz de sacudirse esas capas de parásitos, mucho menos podrá hacer frente a los guerrilleros, que son gente que al menos se juega la vida para mandar, no lo consideran un privilegio heredado que defienden con mentiras cada vez más cínicas.

Pero hablar de eso es hablar del ADN de Colombia. Y el problema, todo el problema, incluida la violencia y el narcotráfico, es lo que tarde la mayoría en darse cuenta de eso.

Y ese ADN de Colombia, ese DAÑO MORAL profundo que afecta a las clases acomodadas, produce verdadero vómito.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese TODOS corresponderá a la totalidad de los tres sinvergüenzas con los cuales usted se la pasa. La Universidad Nacional es menos del cuatro por ciento de la matrícula universitaria del país, gradúa menos de la mitad de la gente que admite y la ubicación laboral de sus egresados es cada día más precaria (Si hay que juzgar a la universidad colombiana esas cosas se tienen que ponderar). El Estado mismo cada día emplea menos y el monopolio de los cargos en sus instituciones está en círculos de egresados de universidades privadas. A pesar de sus bajas matrículas, la Universidad es restrictiva para quien no tenga buenos medios, pues la supervivencia diaria también cuesta y las cargas horarias típicas de una carrera hecha a tiempo son incompatibles aun con un medio tiempo (es más, para un rico la matrícula es lo de menos).
La matrícula ideológica del estudiante universitario típico, de cualquier universidad colombiana, dista mucho del socialismo. Jaime Ruiz parece haber despertado de un coma después de 30 años y, si lo primero que leyó fue el periódico Voz, seguramente confirmó su pretensión de que el mundo no ha cambiado. Le hubiese bastado con observar el aspecto de quienes fueron a votar en mayo de 2002 a Corferias. Jóvenes, muchos de ellos universitarios, votaron masivamente por Álvaro Uribe y constituyeron un aporte determinante a su triunfo. De hecho fue entre universitarios que hizo más carrera la bobería esa según la cual si había segunda vuelta nos íbamos a una guerra civil.
Reto a Ruiz a que sustente con datos numéricos sus afirmaciones. ¿Qué porcentaje de egresados universitarios tuvieron una militancia o colaboración con movimientos de izquierda? ¿Cúantos han sido beneficiados de repartos de puestos por causa de tales aproximaciones? ¿Cuántos expresan alguna reserva frente al libre mercado y la reducción del Estado? Si fuera serio en su respuesta, encontraría que el porcentaje es bien bajo (no por ello libre de crítica). Conozco muchos egresados, exitosos y no exitosos de distintas universidades y no creo que ver treinta encapuchados en una pedrea sea la prueba de que vivimos los mismos años de Marcelo Torres y demás arengadores, a quienes seguramente Jaime Ruiz oyó y siguió.

Anónimo dijo...

EL SEÑOR: HUMBERTO

Señor Jaime creo que el problema de Las Universidades no esta ligada con el ADN Colombiano, el problema es la forma en que los profesores manipulan Ideológicamente al estudiantado, en las décadas de la utopía Socialista era mas fácil llenarles las cabezas de cucarachas a los Jóvenes, después de que termino la guerra fría existe un problema aun mas graba y es que los Estudiantes Universitarios son cada vez mas niños, la mayoría comienzan a edades que van entre Los 15 y 17 años. Son casi niños llegando a lugares donde son presas fáciles para la demagogia neo comunista, el problema es que en el País no existe una ley que prohíba hablar de Política y ideologías dentro de los planteles educativos, esa falta de reglas es lo que esta dañando a la juventud Estudiantil Colombiana.

Hace poco me escribía un sobrino de 16 años que esta con tres semestres en una U publica, diciéndome que tenia miedo por que el Profesorado estaba diciendo que el Presidente Uribe cerraría todas las Universidades Publicas y por lo tanto tenían que protestar contra esa medida y resto de Políticas neoliberales que estaba poniendo en practica este régimen, a punto seguido decía que no entendía como un Presidente tan bueno haría algo tan malo ya que el no tenia recursos para estudiar en una U privada.

Las frases de ese niño son muy comunes entre los jóvenes universitarios, por una parte ven que en sus hogares sus padres hablan maravillas del Presidente Uribe y en las Universidades se los presentan como un demonio, por eso no creo que ellos tengan la culpa, toda la culpabilidad debe caer sobre los decanos que desde hace mucho profesan las ideologías mas perversas y inhumanas que han regido en la Humanidad.

Anónimo dijo...

Señor Humberto:
Que su familiar no tenga elementos de criterio es también responsabilidad de su familia. La famosa queja sobre el "lavado cerebral" parte del supuesto de que un cerebro puede ser lavado y de la debilidad mental de la víctima. La única vacuna contra eso es la disciplina de lectura y pensamiento crítico; la cual lleva consigo el riesgo de desconfiar de las palabras de los santones del gobierno (o de la típica cartilla de los docentes de una universidad como Los Andes o La Sabana). Pensamiento crítico no significa, por supuesto, correr a uniformarse en la primera militancia contestataria que le vendan a uno en la esquina (además cada día son más mediocres). No se va a prevenir el adoctrinamiento de una persona aislándola de tal o cual argumento y encarcelándola en el contrario.
En últimas, el ideal de democracia liberal obliga a convivir con ello y nadie madurará si se le aísla de la vida real. Eso sí, se debe respetar la opción de la gente (y parte de respetarla es controvertirla), incluida la de sustraerse de los polos de tanta guerra santa. Así como existen niños como su sobrino, hay muchos más (muchísimos) que piensan - como dijo Einstein - que la política es para un instante, mientras una ecuación es para la eternidad (en tanto resista los embates de nuevos hallazgos).

maryt dijo...

Los profesores, lideres, gobernantes, politicos, padres de familia, en fin, quien marca la pauta del presente y futuro son producto de la sociedad y la mentalidad (o cultura) que predomine. Por eso los profesores solo son producto de esta mentalidad, por lo que si hay alguien a culpar es la mentalidad, el conjunto que compone esa sociedad que es quien decide hacia donde llevar las condiciones en que se vive.

Por eso el ADN de la sociedad, usando esa analogia en el sentido propio del codigo que genera la vida en sus varias formas, es equivalente a la mentalidad. Lo que es maleable, adaptable a las condiciones del medio, y transmisble de generacion en generacion.

Que se puede esperar de un educador que se formo en un medio retrogrado, aislado, oportunista, falso, abusador, extorsionista, ladron, etc? que lo transmita a su prole de alumnos, consciente e inconscientemente.

Por que han de ser los gobernantes y politicos diferente del pueblo si de alli salieron? es mas, las politicas van acorde con lo que la misma poblacion exige.

El cambio se ejerceria desde las mayorias, y creo que en eso la mayoria estamos de acuerdo, pero lo dificil es generar consenso tanto de ideas como de accion. Por eso este cambio y revolucion de mentalidad en Colombia tomara bastante tiempo.

Gran parte del progreso de Colombia sera debido a la apertura del pais, pero la de verdad, que llegue lo de otras partes directo a las masas, con su verdadera esencia, y ese poder de conviccion en la practica equivaldria a la educacion publica que se recibiria en un sistema academico liberal en el sentido propio de la palabra. Es alli donde las mutaciones del ADN que generan los cambios funcionales para adpatarse al nuevo ambiente se daran a pesar de las restricciones y adoctrinamiento que se den. Observese el cambio de adaptacion en los colombianos que emigran o viven por largo tiempo fuera del medio de seleccion colombiano.

Jaime Ruiz dijo...

Señor usuario anónimo: ¿por qué no escoge un nombre y lo pone al principio o al final de sus intervenciones? Es difícil saber si es el mismo de otras ocasiones.

Yo hablaba de la Universidad Nacional en el contexto de la polémica sobre el artículo de Hommes: la excusa increíble de que debido a su superior inteligencia, que casi siempre es sólo mayores oportunidades para ir a colegios distintos a los antros públicos, los de la Nacional deban tener estudios gratis. Al respecto, eso de los créditos universitarios ya lo había tocado yo el año pasado.

Pero cuando hablaba del daño moral me refería a la descarada mentira de los estudiantes, sobre todo de universidades caras, que misteriosamente son todos de izquierda y enemigos del neoliberalismo. Saque usted cualquier cosa que proceda del Externado, lea algo sobre el Think Tank de la Universidad de los Andes, o de otro de la Javeriana... Incluso de la U. de la Sabana: hace poco salió un catedrático de ésta hablando de la negociación con la guerrilla en El Tiempo.

Todo son proclamas igualitarias de la caterva de ladrones que despoja al pueblo de todos. Ese ADN está en la clave de todo lo que pasa en Colombia, y tiene que ver con el doble papel de la colonización española, que al mismo tiempo era esclavitud y evangelización en la religión del amor.

Si usted contara como "universidades" sólo las diurnas, ya sean públicas o bien privadas caras y con prestigio, le puedo asegurar que más del 90 % de los estudiantes y egresados son antiamericanos y simpatizan con Fidel Castro. Por no hablar de los profesores. La ideología socialista tan bonita es un rasgo de los ricos, salvo los muy viejos, los muy rurales, los muy advenedizos o los muy creyentes, TODOS los colombianos ricos comparten esos valores, y la prueba está en que TODOS sus líderes de opinión son del mismo palo.

Estas preguntas: "¿Qué porcentaje de egresados universitarios tuvieron una militancia o colaboración con movimientos de izquierda?" (Depende de la época, en todo caso la afinidad ideológica es de la inmensa mayoría, sobre todo en las décadas anteriores.)


"¿Cúantos han sido beneficiados de repartos de puestos por causa de tales aproximaciones?" (Las ventajas en los repartos de puestos proceden sobre todo de los contactos familiares, aunque el prestarse a satisfacer requerimientos sexuales de los poderosos también influye. Las organizaciones de izquierda son ante todo logias de intereses e influencias, donde pesan los contactos familiares de la sociedad tradicional. Ser de izquierda es como llevar cierto tipo de vestimenta, una marca de clase.)

"¿Cuántos expresan alguna reserva frente al libre mercado y la reducción del Estado?" (Los que son de extracción social alta, prácticamente todos.)

Respecto a los arengadores, los oí y los seguí porque tenía 15 años. ¿Sabe que todos son hoy personas acomodadas gracias a sus contactos? NINGUNO ha destacado por nada productivo, sino por saber exprimir al Estado. ¿Alguien le ha contado que todavía en entidades como el Banco de la República la gente se pensiona a los 45 años?

Y respecto al adoctrinamiento, en relación con su respuesta a Humberto (¿era usted?), le aseguro que todo el que entra a una universidad pública lo detecta y lo sufre. Conozco a alguien que entró a la Pedagógica y por ejemplo con ocasión del Referendo no tuvieron clases, sino asambleas con toda clase de miembros de ONG extranjeras que les explicaban las consecuencias de eso. Una parte del currículum consiste en ir a Antioquia y a otras regiones a colaborar con ONG que defienden los DD HH contra el paramilitarismo. Y eso por no hablar del cinismo incesante: esa misma persona me dijo, hace menos de un año, que el conocimiento era algo muy valioso e importante, pero que la situación social exigía de los estudiantes que se concentraran en objetivos más valiosos. ¿O no había gente a punto de pasar hambre?

Es decir: usted dice que en la cúspide del Estado sólo hay gente de universidades privadas, y es cierto: ¿Se trata o no de un sector unánimemente antiamericano y admirador del régimen cubano? Si llega a decir que no, entenderé que en la realidad no los conoce, que no tiene "clase" para relacionarse con gente así. Esa mezcla de privilegio social con demagogia "socialista" es lo que llamo el ADN de Colombia (vea el blog de Sergio Méndez, siguiendo el rastro de sus comentarios al post sobre el editorial de El Tiempo).

Pero ese statu quo se sustenta lanzando a los de estratos inferiores a colaborar con todas las formas de resistencia de ese orden tradicional contra el modelo "neoliberal".

La guerrilla es sólo una forma de esa resistencia. Y tanto su origen como su ámbito de influencia sigue siendo la universidad.

Gracias por leer y participar.

Anónimo dijo...

Mauro

Esto es para los que se refugian en los principios Liberales para hacer de las suyas.

Una Sociedad puede ser muy Liberal y aceptar todos los pensamientos habidos y por haber, el problema es la falta de ética, yo no puedo llegar a un plantel educativo suspender mis labores para dictar clases de Ideología o Política como lo hacen los Profesores Colombianos, Sociedades mas avanzadas prohíben esa practica como es el caso de Inglaterra, inclusive la Nación con los principios Liberales mas avanzados del Mundo (Estados Unidos) lo prohíbe no dentro de su Constitución pero en cada plantel rige la Ética para cortar los abusos de un Extremista.

Es cierto que a nadie se le puede Aislar, el problema es cuando los niños entran a los planteles no son supervisados por sus Padres, quedan en manos de los Profesores. Yo por ejemplo no dejaría que mi hijo estuviera detrás de un Extremista Nazi o Comunista en la barriada, pero en el plantel educativo es poco lo que puedo hacer, mas cuando los Profesores Colombianos lo que quieren es que los Estudiantes les teman, como lo dijo Hommes, esa es una estrategia para que los niños callen y no digan nada en sus hogares.

Anónimo dijo...

Maryt lo que Usted dice es muy importante pero se debe también hacer algo para los callar a los que pregonan esa mentalidad, es posible que muchos lo hagan de forma inconsciente pero yo creo que la gran mayoría lo hace por conveniencia.

Anónimo dijo...

Simplezas


Dicen que los niños cuando hacen su primera Comunion, son cosevadores, pero cuado les salen pelitos en la verijas se vuelven liberales.
Esos cambios sin razon alguna, nos atrasan y confunden, votamos por un Presidente de armas tomar, confiamos en sus planes y aceptamos, al menos tacitamente, en su gestion de reformar el Congreso, el asunto de pensiones, de frenar la corrupcion, de modernizar y agilizar el gobierno, pero, siempre nuestros peros, mas pudieron los corruptos, le dimos mas valor a los politicos ,gamonales de siempre, avidos por conservar sus prebendas y negamos el Plebiscito, su herramienta necesaria ,para lugo hoy ,esos mismos corruptos tengan el descaro de reclamar al gobernante el incumplimientom de sus promesas electorales, se podra entender esto?, podremos pensar de esta manera tan absurda?

Simpliciano