23 may. 2005

"Habíamos llegado a estar de acuerdo en la negociación política"

Esto se lo escribí a Alfredo Rangel a raíz de su último ARTÍCULO en El Tiempo.

Señor Rangel, yo no sé cuál es la intención de sus escritos, aunque el hecho de que Enrique Santos esté en el patronato de su fundación ya es orientativo.

Dice usted que los colombianos habíamos consensuado la negociación política: a mí no me preguntó nadie, y sobre todo no le explicaron a la gente que eso significaba el fin de la democracia. ¡Quien trabaja para esa negociación trabaja para la guerrilla, pues el objetivo declarado de las FARC es ése! Si usted cree que hay democracia cuando se premian los asesinatos y cuando las leyes no surgen del libre juego de los ciudadanos sino de la imposición de unas bandas armadas, sepa que eso es otra cosa.

Y sus argumentos sobre el comisionado de paz son copiados de María Jimena Duzán o "gente" así: hay comisionado de paz porque se negocia PARA QUE LAS BANDAS SE DESMOVILICEN A CAMBIO DE ALGUNA AMNISTÍA. ¿Qué tiene que ver eso con su guerra civil?

Yo no voy a poner ninguna objeción a la calificación que usted le da al "conflicto", sólo ¿por qué la insistencia en salvar ese terreno conquistado? Usted lo sabe muy bien, y pretende hacerse el distraído: de lo que se trata es de poner en el mismo plano al Estado democrático, en el que de todos modos participan y tienen poder los partidarios de las guerrillas, y a éstas.

El viejo recurso de la propaganda narcoterrorista: el que comete secuestros y el que pretende impedirlos son partes de un conflicto político. Es curioso, por una vez que la mayoría de los colombianos estamos unidos alrededor del IMPERIO DE LA LEY, salen los que prosperan gracias al conflicto disfrazados de amigos de las víctimas a defender que como ellos llevan tanto tiempo matando hay que repartirse el poder con ellos y premiarlos. USTED ES UNO DE ELLOS, y no importa que no se dé cuenta. Se trata de hechos objetivos.

No hay comentarios.: