31 may. 2005

Pero ¿a quién se le ocurre pensar que la izquierda tenga algo que ver con la guerrilla?

Un comentario de un lector me hizo pensar en el hecho de que la prensa no diga nada sobre los gravísimos hechos protagonizados por la señora Gloria Cuartas en Venezuela. Así que busqué hasta que encontré la noticia, ya un poco vieja en El Tiempo. Los párrafos finales del texto son una lección de dignidad, coherencia y altura moral, un ejemplo que permite entender todo lo que es el resto de la izquierda:

"Gloria Cuartas no acepta que se le siga tratando de guerrillera, o sino deténgame ahora mismo señor Ministro. Usted y este Gobierno me tienen que respetar", le dijo la ex alcaldesa al Ministro de Defensa, Jorge Alberto Uribe.

O sea, que ella va a pedir la libertad de un criminal y cuando se le reprocha eso dice que por qué no la detienen. Eso mismo hacen los demás izquierdistas colombianos, usar la impunidad de que disfrutan para lucrarse de las masacres como prueba de su inocencia.

Lo que a mí verdaderamente me angustia, como a Luther King, es el silencio de los demás colombianos. ¿Cómo es que no quieren ver eso? Y me refiero a toda la izquierda: ya he explicado muchas veces que el "doblepensar" en Colombia llega tan lejos que el hecho de hacerse la manicura autoriza a ordenar cortes de franela sin ningún reproche de nadie. Todos saben que son los izquierdistas quienes ordenan las masacres, a veces con el fin de obtener votos, como ocurrió con la masacre de Bojayá, pero todos lo olvidan automáticamente: son tan fascinantes esos doctores.

El comandante de las Fuerzas Militares, general Carlos Alberto Ospina, dijo que el Ejército ha sido injuriado respecto de lo ocurrido en San José de Apartadó.
Posteriormente lo hizo el ministro de Defensa, Jorge Alberto Uribe, quien dijo que le interesa que se haga claridad y pidió que los acusadores presenten pruebas de la relación de la tropa con la masacre.


A esto, el representante del Polo Hugo Ernesto Zárrate dijo que para el caso de San José de Apartadó, lo que había que hacer era defender el derecho a la vida y a conocer la verdad. Agregó que el que debe buscar las pruebas y a los responsables del crimen es el Estado.

¡A VER, A VER, ¿A QUIÉN SE LE OCURRE DECIR QUE ESTÁN DE PARTE DE LOS GUERRILLEROS? A mí los guerrilleros, en comparación con estos canallas hediondos, me despiertan hasta simpatía. El muchacho de Curillo o de Calamar no tiene muchas otras oportunidades de la vida, y guerreros ha producido la humanidad en todas las épocas, pero desalmados con tanto desparpajo sólo se pueden ver en Colombia, donde el servilismo de la gente la pone un poco en los límites de la condición humana.

De modo que cuando no pueden encontrar pruebas de sus calumnias dicen que es el Estado el que debe encontrar pruebas. Y eso sin despeinarse. ¡Qué país! Gente de lo más respetable (callar y ocultarse ante eso es tan repulsivo como mentir).

A mí que nadie me pida pruebas: aquel para quien esto no sea una prueba más que fehaciente ya deja ver su mala intención.

6 comentarios:

ultraninja dijo...

Ser simpatizante de Trinidad y pedir su libertad es sinonimo de estupidez izquierdista fanatica, yo creó que la mejor solución sería encerrarlos junticos y que sean felices hasta que la condena se cumpla.

nightjuan dijo...

Sus palabras hablan por sí mismas, así que pretender defender dicha posición de la señora Cuartas y de los que todavía la acompañan en ese camino es un despropósito. Hasta en la más reciente edición de la Revista Cambio hay un corto artículo al respecto donde se concluye lo siguiente, a mi juicio con algún grado de acierto:

"El hecho de que ahora aparezca en un video pidiendo la libertad de los guerrilleros de las Farc Simón Trinidad y Sonia, pone en entredicho la objetividad de sus acusaciones contra la Fuerza Pública. Peor aun, los argumentos que usó para defender su actuación evidencian una valoración de lo que sucede en Colombia, que para muchos resulta sesgada."

Desde ese punto de vista, no se puede negar que ciertas personas son ideológicamente iguales a las guerrillas en su interpretación del marxismo y la aplicación de sus axiomas derivados. Quizás ahí se podría ver una vez más la "combinación de todas las formas de lucha" en acción. Ahora bien, se agregaría que otros, si bien también son cercanos ideológicamente, por lo menos marcan unas líneas divisorias, no todos cierran filas en torno a posiciones absurdas y descaradas, muchas veces totalmente contraproducentes.

Jaime Ruiz dijo...

Para Ultraninja: el problema es que no se puede encerrar a nadie por sus opiniones, y en Colombia habría que empezar encerrando a la mayoría de los jueces y fiscales. Lo que interesa es hacerles frente, que la gente se dé cuenta de que cuando acusan al ejército lo hacen para favorecer a la guerrilla y les dan igual los derechos humanos, de que cuando hablan de derechos humanos, sólo pretenden favorecer los crímenes de sus aliados.

Para nightjuan: el comentario de Cambio es justo pero en exceso comedido, pues las acusaciones de esa gente son gravísimas. Ahora bien, queda lo otro: no hay en Colombia izquierda, ni siquiera en el serpismo, que realmente proponga la desmovilización de las guerrillas a cambio de algún indulto o impunidad. Todos pretenden que se premien los crímenes y al respecto los más astutos más bien callan. Pero nadie debe olvidar que según Luis E. Garzón el presidente Uribe era como el Mono Jojoy, un obstinado de hacer la guerra en lugar de buscar una Constitución acordada entre ambas partes.

Eso no querría decir, y es lo que me parece interesante plantearse, que si hubiera un partido de izquierda que realmente planteara el fin de la guerrilla sin precio político ese partido no fuera cuestionable por muchos motivos. Es que es como si alguien mañana sacrifica bebés por un rito satánico y usted se indigna y le dice que eso no se va a tolerar, que usted hará lo posible para que eso no sea posible, y aparece un reformador del satanismo que propone abolir la práctica de sacrificar bebés para evitarse problemas con la policía. Desde mi punto de vista, la cuestión del satanismo seguiría presente, y me parece que el argumento de la libertad de cultos no resuelve nada. El que quiera tiene derecho a ser socialista y nadie puede perseguirlo por sus ideas, pero... y si alguien piensa que los negros nacieron para ser esclavos y deben estar atados con grilletes a su puesto de trabajo, ¿debe ir la policía a encarcelarlo por pensar así?

A lo que voy es a que esa ideología socialista es la que permite que haya guerrillas, y el problema es que en Colombia, en toda Latinoamérica es más bien hegemónica. No porque la gente sea especialmente igualitaria y justiciera, pues ¿hay gente más racista y clasista que la latinoamericana?, sino porque ese modelo de orden estatal, de jerarquía congelada y de rentas seguras está en el origen de nuestras sociedades. El socialismo gusta a todos, el problema es quién ejerce esa justicia tan hermosa y necesaria.

Lástima que no tenga tiempo porque me gustaría escribir algo sobre la falsa percepción de que los colombianos simpatizan con el socialismo por inclinaciones igualitarias. Nada más falso: a ningún colombiano le parece injusto ganarse el sueldo de 20 personas sin hacer grandes esfuerzos, al contrario, si es médico o abogado o algo así le parece un derecho elemental que tiene.

Un saludo.

S.I.Atrabilioso dijo...

No Jaime: no es que ellos digan ahora que el Estado tiene que encontrar las pruebas. Lo grave es que Gloria Cuartas y el padre Giraldo aseguraron que tenían las pruebas de la participación del Ejército en la masacre de San José de Apartadó. Eso lo dijeron con la monja Lagos y que no le entregarían esas pruebas a la Fiscalía porque no confiaban en esa institución.
Y ¿sabe porqué no confían? porque resulta que instauraron 302 denuncias contra el general Rito Alejo del Río y en ninguna se encontraron méritos para continuar con el proceso. Ellos dicen que tenían pruebas contundentes y yo me pregunto: si hubo un concierto para delinquir de semejante magnitud, ¿porqué la Corte Interamericana, tan dispuesta a escucharlos, no tomó cartas en el asunto del General?
Pero miremos las pruebas que dicen son contundentes:
1. Unidades del Ejército estaban ubicadas a un día de camino del sitio, un día que recorre una persona normal, sin equipo y si cuidar cada paso que da para evitar minas y ataques.
2. Cuando el Ejército llegó al lugar, un soldado cogió un machete, lo llevó al río y dijo: aquí está el machete descuartizador.
No Jaime, lo grave también es que no se aplica la ley, pues la obstrucción a la justicia existe en todos los códigos penales del mundo. Si Cuartas y Giraldo dicen tener pruebas a los cuatro vientos y no las entregan, están obstruyendo la justicia. Y la Fiscalía debió proceder en consecuencia e indagar a estos personajes.

Jaime Ruiz dijo...

Amigo Atrabilioso: yo no me meto en la cuestión penal, ni siquiera con las intenciones de esta gente, que me parecen obvias, sino con el cinismo general del argumento: "Si soy guerrillera, ¿por qué estoy libre?". Y el otro, todavía peor, y ciertamente lo llamativo no es la ineficiencia del Estado sino la actitud de esa gente. ¿Qué pasa si yo mañana digo "El policía tal y tal cometió un robo", y viene el policía a defenderse y me exige que presente pruebas y yo le digo "encuéntrelas usted, ése es su trabajo".

Es exactamente la situación. Y lo que para mí cuenta no es si la máquina estatal funciona, sino si la gente no sabe de qué lado está a pesar de que tiene todos los elementos de juicio al alcance de la mano.

Pues no puede haber Estado sin ciudadanía, y si la gente, en realidad las clases poderosas, que son la clientela natural de los terroristas, se aferra a quién sabe qué lealtades para justificar las coartadas inverosímiles de esta gente, de nada serviría nacionalizar a Supermán.

Y construir ciudadanía es arrinconar a los falsarios y leguleyos. Lo que pasa es que tal vez haya más colombianos parecidos a ellos que personas honradas.

Anónimo dijo...

Para los que piensan que dicho abiertamente por La Señora Cuartas fue un error de ella.

Cuando un Comunista neo comunista Socialista de avanzada o como se quieran hacer llamar esa gente van a Cuba se sienten como en Casa y dicen lo que les viene en gana ¿Alguien recuerda las declaraciones de Garzón cuando empezó a hacer carrera Política? Pues ellos piensan que ya Venezuela es igual a Cuba, eso se los garantizara el dictador Bolivariano, fue por tal motivo que Gloria grito por la liberación de Trinidad y la otra mujer ¿Dónde mas pediría sino era en el terreno de un aliado? Lo que ignoraba es que mucha gente esta con el régimen Chavista solo por dinero y un video de esos vale plata, la sorpresa de Cuartas fue de donde pudo salir la grabación ¿Qué se pregunto? En Cuba nunca pasaba eso, todo quedaba en Familia y la presión del Gobierno que se comprometía era por vías poco claras de identificar.

Eso mismo le pasaba a Garzón cuando lo que decía en grupitos de camaradas lo repetía en los medios de comunicación y luego se extrañaba por que muchos reaccionaban de mala forma.