19 jul. 2005

La dignidad de la patria coincide con el interés de los narcos

De todos los argumentos que uno oye a favor de las diferentes instancias del crimen que oprimen a los colombianos, la más repugnante es la de la "dignidad". Es como la puntilla, el extremo de... justamente de indignidad.

Pero es lo que dice el columnista de El Tiempo Andrés Hurtado García en su escrito de hoy.

VER POST COMPLETO

5 comentarios:

S.I.Atrabilioso dijo...

El tema de extranjeros que cometen delitos en Colombia y no permiten su captura es cierto: hace unos meses, un sargento del Ejército norteamericano atropelló a dos muchachos que se desplazaban en moto. El sargento, borracho, los dejó a un lado del camino, regresó a la base y al día siguiente fue trasladado a su país. Resultado: crimen impune.
Laura Hyet, la esposa del coronel Hyet, enviaba droga a los EEUU. Ella llegó a su país y le dieron 5 años de libertad condicional. Al conductor de la señora lo condenaron a 20 años de prisión.

Jaime Ruiz dijo...

Atrabilioso: esos dos casos tienen sus particularidades. Lo cual no quiere decir que sean excusables.

El problema de los desafueros de los militares (emborracharse y atropellar a alguien) remite a la necesidad de que haya soldados estadounidenses en Colombia. No debería haber, pero para el caso no debería haber narcotráfico ni guerrilla.

El militar que hace eso, que de algún modo no es doloso, puede considerarse sometido a la legislación de su país, pues no viajó a Colombia por propia iniciativa sino en una misión militar. Lo que no puede ser es que viajen a un país enemigo y deban estar sometidos a la persecución de sus enemigos.

Pero aun concediendo que esa situación fuera absolutamente condenable, ¿qué tiene que ver eso con la afirmación de Hurtado García de que los que cometen crímenes en Colombia son juzgados en su país? Me hace pensar en la situación de los diplomáticos, pero no sé hasta qué punto están obligados a someterse a la jurisdicción local cuando sus delitos no son dolosos. Me parece recordar el caso de alguno que atropelló a alguien en otro país.

Lo que quiero decir es que la afirmación de Hurtado es parcialmente falsa. Sin duda en Colombia hay reos estadounidenses pagando condena y esperando juicio, por cuanto sus delitos se cometieron en Colombia. La discutida jurisdicción estadounidense fuera de sus fronteras alude sólo a militares en ejercicio de su deber.

El caso de la esposa del coronel tiene que ver con otra cosa: el que se considera delito introducir cocaína en EE UU. La jurisdicción que se aplica es la de ese lugar. No podría ser que un terrorista enviara paquetes bomba por correo desde Siria o Irán a EE UU y después pretendiera que se lo juzgara en el país donde envió el paquete.

Por tanto, tampoco hay un crimen que se comete en Colombia y se juzga en otro país. Si después hubo benevolencia de los jueces y severidad excesiva con el colombiano (¿los mismos jueces? En Colombia hay gente pagando penas terribles por deslices ridículos, basta con ser de estratos bajos y no tener contactos para que cualquier delito se convierta en una pena terrible).

Pero eso no debería servir para decir que los estadounidenses pueden delinquir en Colombia y quedar impunes en su país, o ser tratados sistemáticamente con extrema benevolencia. Son dos casos complicados, el del militar en ejercicio de sus funciones y el de la exportación de cocaína, que se considera que la jurisdicción está allá (de otro modo no habría lugar a ninguna extradición).

Un abrazo.

S.I.Atrabilioso dijo...

Es cierto. El asunto pasa por el tema diplomático. Lo que me resultó bien interesante de su comentario es la comparación de las cárceles y el asunto de los derechos humanos, porque su teoría en el asunto no solo es válida sino pertinente.

Anónimo dijo...

Para mi el que la hace la paga y si comete un crimen en el Exterior allá debe ser enviado para que pague, sobre las ONGS que “defienden los derechos humanos” no hay tal parecen mas organizaciones Políticas con gran contenido ideológico desde las independientes hasta aquellas que están al servicio de la ONU, recuerdo que las organizaciones que dicen defender los derechos humanos nunca se pronunciaron en contra de las FARC sino hasta que ya estaban muy desprestigiadas en el País.

maria teresa dijo...

Dignidad es un termino de significado mas bien difuso, no lo puedo precisar.

Sin embargo, su enunciacion generalmente es debido a algo muy fuerte, de suprema importancia. Y curiosamente puede que ni sea directo o para la persona que la exprese. Mas bien es mas frecuente el uso en nombre de un legado.


Y en ese sentido, entre colombianos la dignidad debe ser importante, por la asociacion que hay entre el gentilicio y lo peor de lo peor.