18 jul. 2005

¡Usted también puede hacer de su hijo un parásito!

Por Wilfredo Moreno

En un foro que convocó El Tiempo donde participaron numerosos estudiantes de universidades públicas se puede comprobar que los jóvenes van a esos planteles a hacer muchas cosas, pero con certeza no salen a prestar ningún servicio a sus comunidades.

El tema del foro era la pregunta sobre por qué piensan los lectores que los egresados de las universidades privadas, sobre todo la de los Andes y la Javeriana y con maestrías y doctorados en el exterior, sobre todo de universidades norteamericanas, son los que ocupan puestos importantes en el gobierno.

La única explicación “razonable” que encontraron los participantes fueron: la plata manda, la ideología pesa y los apellidos son determinantes. Para ellos, llegar a una universidad costosa es conveniente para ser tenido en cuenta a la hora de contratar gente. Es decir, salir de un plantel privado con buenos pergaminos es sinónimo de que fue bien adiestrado para seguir con las políticas excluyentes neoliberales. Y si esa misma persona se especializo en Estados Unidos llegará con ideas mas opresoras salidas del consenso de Washington y promoverá políticas liberales en el terreno económico y político y retrogradas en el social.

Es un resumen somero y apresurado: sirva para explicar que todas las respuestas de los estudiantes de universidades públicas tienen un contenido ideológico, cero rigor académico y distancia infinita de cualquier actitud relacionada con el mundo actual.

Esas respuestas dejan ver que esas personas no piensa hacer algo productivo en su vida, sino aprovechar circunstancias disputándose puestos del Estado. Para eso se preparan en las universidades públicas.

Ahora las voces de las nuevas generaciones suenan con mas resentimiento. Esa actitud se puede explicar por el recorte del tamaño del Estado y por el saneamiento de empresas publicas donde ellos aspiraban a llegar como es el caso de Telecom y Ecopetrol, entre otras.

Eso también explica el odio al neoliberalismo y a lo que ellos llaman el consenso de Washington. Es que antes no les importaba ponerse el overol siempre y cuando fueran pensionados jóvenes y ahora puede que no lo sean mas por los “Dictámenes de Washington”.

Ahora sólo queda sacar del juego a los tecnócratas sin corazón entrenados por la CIA El FMI y el BM, ellos tendrán que desaparecer por que si no es así un Estado neoliberal terminará por sepultar su pereza, su arribismo y también la idea que para progresar hay que pararse encima del que esta mas abajo, es decir, todo lo que repiten sus Profesores Universitarios y ellos siguen al pie de la letra.

No hay comentarios.: