27 ago. 2005

Me cansé de callar sobre el aborto

Perpetuar la dominación y el orden antiguo, eso es lo que buscan los sacerdotes católicos con su campaña, encontrar una trinchera desde la cual hacer presión por el retorno a la edad media. ¿Acaso van a reducirse los abortos por ser ilegales? ¿Acaso va a haber mujeres enviciadas a abortar?

Lo que interesa es que predomine el miedo, el oscurantismo, la percepción de la sexualidad como algo ajeno, incontrolable y en realidad potestad de Dios, a quien tan bien representan sus ministros. El punto fuerte, la idea de que el zigoto de unas horas es una persona podría ser cuestionado por el otro lado: ¿y el espermatozoide? ¿Es justo que tantos seres virtuosos se echen a perder, que tantos santos varones se queden sin descendencia? ¿No hay ahí un genocidio infinito, precisamente de las criaturas más santas?

¿O es que depende de que esa semilla de vida se haya envilecido en la cópula para que se pueda hablar de seres vivos? Precisamente para impedir que haya abortos, y sobre todo abortos clandestinos que ponen en riesgo la vida de la madre y lucran a personas desaprensivas, tiene que haber al mismo tiempo una gran campaña de educación sobre el uso de anticonceptivos de barrera, a lo cual se oponen los mismos protectores antediluvianos de la vida. Y aquí vuelve a lo mismo del celibato, si hay cópula pero no reproducción, ¿qué objeciones se van a poner?

Es que de lo que se trata es de que la gente no se plantee el placer sino que le tema, de que entregue la potestad sobre su cuerpo al gremio de los buenos.

No les importan los abortos con sus miles de madres-víctimas, ni los millones de niños no deseados que crecen en la miseria, para sufrir, hacer sufrir y malograr a las madres, con tal de mantener su dominio sobre la sexualidad de la gente harán lo que sea. No les importa el sida, que cada vez se propaga más, al contrario, esperan que eso genere suficiente pavor para tener a los feligreses humillados esperando redención de sus conjuros. ¿Acaso les importa que las únicas que corran el riesgo de ir a prisión sean las mujeres carentes de recursos, porque las otras van a un país civilizado y abortan tranquilamente? No, lo que quieren es mantener el dominio sobre esa parte iletrada y amedrentada de la sociedad, llenar a esas pobres mujeres de hijos no deseados, de culpa por el ínfimo rato de placer, de temores y sometimiento.

Si quieren que no haya abortos deberían dejar a un lado la presión del Código Penal e ir a la conciencia, a aceptar la educación sexual y el uso de anticonceptivos. La bajeza, falsedad y estrechez de miras de estos miserables se manifiesta en la traducción de lo religioso al Código Penal, en la repugnante utilización de la sangre (placer secreto de tantos sádicos santurrones) para generar fanatismo y del olvido de que esos abortos ocurren precisamente porque la gente no sabe administrar su cuerpo, porque no tiene información, porque no sabe que el poder de seducción de la vida es más fuerte que el terror al fuego eterno con que pretenden someterla.

¿Hay alguna razón más clara de la violencia, atraso y miseria de nuestra sociedad que el haber estado cinco siglos sometida a esta clase de santos?

Callar ante tal campaña ya es imposible.

12 comentarios:

mambru dijo...

http://mambrus.blogspot.com/2005/08/pepa-de-humano.html

Sergio Méndez dijo...

Digale eso a sus heroes George Bush y Uribe, fieles defensores de la moral religiosa...

Anónimo dijo...

Cierto es. Es necesario que se lleve a cabo un debatea la luz de los hechos y las estadìsticas no desde el punto de vista de la religiòn catòlica pues por muy mayorìa que sean no pueden hablar por quienes no profesan tal fe. Satanizar el tema no es la soluciòn y seguir enfrentando las consecuencias del aborto clandestino, tampoco. Es mandatorio quitarle el status de satànico al tema. Fiona

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

No tengo nada en contra de los defensores de la moral religiosa siempre y cuando se respete la moral no religiosa o de cualquier tipo. La posición del presidente Uribe será la que sea, incluso motivada por interés de conservar apoyo político de la gente tradicionalista, pero el presidente no es quien legisla, ni tampoco la Corte Constitucional. No entiendo todavía por qué no hay ningún congresista que presente un proyecto de ley en el sentido de legalizar el aborto pongamos hasta las ocho semanas y en los casos de violación, malformaciones y riesgo de la vida de la madre. En Colombia es difícil que juegen limpio, siempre manipulan las cosas para confundir a la gente.

¡Qué bonito sería elegir a un presidente más bien intelectual, más bien moderno y liberal e independiente de la Iglesia! ¡Cuánto bien le haría a Colombia una mayoría ilustrada y progresista que defendiera una sociedad competitiva, dinámica, respetuosa de los derechos de todos.

En Colombia las personas verdaderamente progresistas tienen que escoger entre estar con el Clero vetusto de la creencia mayoritaria o el Clero rumbero y sanguinario de la casta en que desembocaron los descendientes de los encomenderos. De otro modo se está en una minoría más bien insignificante. Y la primera urgencia del país es romper el orden esclavista de que quienes trabajan viven eternamente en la miseria porque todo se queda en manos de quienes no producen absolutamente nada pero tienen rentas millonarias aseguradas y pensiones precocísimas (inconcebibles para una persona de un país civilizado) gracias al sindicalismo estatal y su brazo armado.

Es obvio que una persona progresista estará antes con Fernando Londoño que con Wilson Borja. Lo demostraron individuos brillantes y sin duda progresistas como el difunto Juan Luis Londoño o Alberto Carrasquilla.

Para Fiona: no está mal que quienes profesan la fe católica se nieguen a abortar, y si quieren se sometan a encierro por varios años en caso de hacerlo. El problema es cuando las creencias imponen leyes para toda la sociedad, pero sobre todo cuando son leyes que sólo cumplen los más débiles, que fuerzan muertes, sufrimientos y desgracias diversas, y sobre todo que oculta la presión oscurantista contra el uso del condón. Los que quieran luchar contra el aborto bien pueden ir a convencer a la gente de practicar la castidad (sería maravilloso, las muchachas serían abordadas por la calle por anti-seductores que les explicarían el premio trasmundano a la mortificación de la carne. Para una película), pero no tienen por qué exigir que la policía fuerce a la gente a tener hijos.

Luchar contra el aborto es luchar por la educación sexual, por el condón y también por la formación de personas responsables. Un embarazo no deseado destruye la vida de una muchacha, un aborto es una solución repugnante. Lo deseable es que el embarazo no llegue a darse, que la persona sea responsable de lo que hace, que practique la castidad por compromiso moral o que practique el sexo evitando el embarazo.

Lo que para mí es interesante es señalar que la desgracia de las muchachas es la aspiración de los curas: las vidas inseguras, desesperadas, las culpas horribles, etc. Una campaña que dijera: "Sé absolutamente casta, pero lleva siempre un condón para mortificar tu sensualidad", sería más ofensiva para los curas que varios millones de seropositivos, de abortos y de niños sin familia.

Jaime Ruiz dijo...

Fiona, ¿qué te parece la foto? Se ve horrible, ¿no? Me refiero a la resolución. Creo que tendré que cambiarla.

Sergio Méndez dijo...

¿En verdad cree que Bush (un tipo que va a poner jueces de la suprema corte), apoyado por la derecha religiosa y fundamentalista de ese país no es un obstaculo contra el aborto? ¿ O Uribe, miembro del opus dei , quién admira al primero y que ya movió sus fichas en el congreso en para evitar una ley para despenalizar el aborto no son un pequeño obstaculo para cambiar las cosas en este pais? No me haga reir..y no me haga reir con el cuento de que Londoño esta del lado de los progresistas (lo mas parecido que tenemos a un representante de la regeneración y de la constitución del 86 con todos sus visos teocráticos, sin contar con la familia Gomez Hurtado y Pablo Victoria). Eso que lo diga el Dr Barbarie y me da risa..de ud solo me da rabia.

Anónimo dijo...

Es la foto de un conquistador? no me parece que esa cara agresiva vaya con su personalidad o por lo menos por lo que se puede leer en sus notas. No, a usted le quedarìa mejor una foto del pensador de Rodìn (no estoy segura del autor) o una de Gandalf, del Señor de Los Anillos, bastante reflexivo y pausado igual que usted.. Suerte hoy, Fiona

Anónimo dijo...

Ahhh se me olvidaba, no le parece que los jerarcas catòlicos nos tienen muy poca confianza? porque a la luz de lo que dicen parece como si todos estuvieramos esperando a que se aprobara la ley para correr a "beneficiarnos" de ella. Fiona

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

¿En verdad cree que Bush (un tipo que va a poner jueces de la suprema corte), apoyado por la derecha religiosa y fundamentalista de ese país no es un obstaculo contra el aborto?

La prueba de que no es un obstáculo es que la gente en EE UU aborta libremente, no sé en cuántos estados es posible, pero la realidad plana y simple es que no hay esa mortandad infernal que hay en Colombia por abortos mal practicados. ¿Se oponen los cristianos estadounidenses al condón? Es otro planeta: el jerarca católico latinoamericano tiene por verdadera identidad la Teología de la Liberación, verdadera estrategia de poder, a tal punto que fue la elección de Wojtyla como papa la que debilitó ese movimiento, mientras que el cristiano estadounidense está en el extremo opuesto, en principios a menudo ultraliberales, si quiere criminalmente ultraliberales, como los de la Milicia Michigan, que no son religiosos pero están en un extremismo parecido al de los que matan abortistas.

¿O Uribe, miembro del opus dei , quién admira al primero y que ya movió sus fichas en el congreso en para evitar una ley para despenalizar el aborto no son un pequeño obstaculo para cambiar las cosas en este pais?

No creo que Uribe sea miembro del Opus Dei, a tal punto que en 2002 esa secta apoyó a Noemí Sanín. Otra cosa es que cuente con el Opus para gobernar, pues siendo una organización tan poderosa sería un problema tenerla de enemiga. No sé si Uribe ha hecho algo en el Congreso para evitar esa posible ley, lo que no entiendo es por qué no hay una propuesta clara de algún congresista o senador, que podría aunar sectores sociales, jurídicos y parlamentarios para sacarla adelante. También hubo toda clase de presiones con ocasión de una ley que afectaba a los homosexuales y al final se aprobó.

Londoño no está del lado de los progresistas porque es un señor muy conservador, ultramontano, casi franquista, etc. El único problema es que o se alía uno con esos ultramontanos o se alía con la secta de psicópatas rateros, con los herederos de Martha Catalina Daniels y sus sucursales de reclutamiento de niños. La alternativa a Uribe en 2002 sería una guerra civil con división del ejército, expansión exponencial de las AUC y cientos de miles de muertos. En todas las batallas hay gente muy diversa en cada bando, pero al final un país como Colombia llega a parecerse a Chile o llega a parecerse a Cuba.

Respecto al término "teocrático", del gobierno de los sacerdotes, o también del gobierno de la idea, no hay nada más teocrático que la izquierda vampírica. Es la religión del robo, de la imposición, del atropello, de la jerarquía, de la retórica tramposa y vacua.

Para colmo. El problema colombiano es esa izquierda, hegemónica en la prensa y en las universidades, Londoño y Pablo Victoria en un país que hubiera arrinconado esos remanentes del esclavismo serían como son hoy los franquistas en España, minoritarios y casi de museo.

Jaime Ruiz dijo...

Para Fiona:

Ésa es la cara del personaje central de un grabado de Durero que se llama Caballero, demonio y muerte, sobre el cual me sé de memoria un poema de Borges:

Bajo el yelmo quimérico, el severo
perfil es cruel, como la cruel espada
que aguarda. Por la selva despojada
cabalga imperturbable el caballero.

Torpe y furtiva, la caterva obscena
lo ha cercado. El demonio de serviles
ojos, los laberínticos reptiles
y el blanco anciano del reloj de arena.

Caballero de hierro, quien te mira
sabe que en ti no mora la mentira
ni el pálido temor. Tu dura suerte

es mandar y ultrajar. Eres valiente
y no serás indigno, ciertamente,
alemán, del demonio y de la muerte.

Yo no soy alguien sereno sino más bien alguien agresivo. Alguien que se impacienta mortalmente ante la falsedad y el cinismo típicos de nuestros compatriotas, feroces con los débiles y asquerosamente serviles con los fuertes.

Respecto a los obispos, esa desconfianza es justificada, lo mismo que con los anticonceptivos, sobre todo con los condones. Es que la certeza de que les va a salir gratis va a alentar a los jóvenes a correr a hacer cochinadas. Y eso que hay fuera del control del joven, la naturaleza traidora que viene como niños no deseados o como enfermedades horribles, es el fuero de los sacerdotes.

Es que hay dos discusiones distintas y a mí me parece importante separarlas. Una es si la gente sigue la moral de su Iglesia y obedece a sus sacerdotes. A ese respecto ellos están en todo su derecho de promover esa forma de vida, como el señor que vende camisas de lunares. Respecto a si eso es deseable, depende. La religión es la mentira más fértil de la historia, los pueblos religiosos siempre se han impuesto. Los fanáticos mormones crearon ciudades riquísimas, ordenadas y razonablemente justas en un desierto y los ateos comunistas crearon infiernos espantosos en lugares de ensueño, como Europa central. De manera que yo no le podría lícitamente decir a alguien: "No siga a su cura, diviértase que eso es rico como nada, Dios no existe y es muy bobo el que no aprovecha esta vida para conocerlo todo". Por lo general las personas creyentes tienen necesidad de su fe y entonces el sometimiento a las normas de la Iglesia es una forma de contención y equilibrio muy respetable. La sensualidad y el placer tienen peligros y muchas personas inmaduras pueden perderse en la locura o en el crimen o en la prostitución o en la drogadicción por eso (es el tema de las películas de David Lynch).

Pero otra cosa es que la desobediencia a las normas católicas vaya a conducir a alguien a la cárcel. Eso es una monstruosidad, y está en la base islámica de nuestras sociedades. El mismo año en que se descubrió América cayó en último reino musulmán de España, y las regiones de donde procedían la mayoría de los conquistadores y colonizadores habían sido durante muchos siglos musulmanas. De modo que castigar por ley los abortos es una especie de catolicismo forzoso, encubierto en derechos a la vida que me parecen dignos de figurar en mi lista de palabras cambiadas.

La sexualidad de cada persona es su albedrío. A muchos les conviene entregárselo a los ministros de Dios, allá ellos. Pero a los demás que nos dejen en paz.

Sergio Méndez dijo...

Sr Ruiz...veo por lo que leo que ud no tiene mayor idea la política estadounidense. Averigue cual es la posición respecto al aborto del señor Bush y de los sectores que lo apoyaron. Si en Estados Unidos se puede abortar, no es precisamente porque Bush lo haya querido o lo desee. Y Roe Vs Wade (si no sabe que es, averigue) no es una decisión que no pueda ser revocada por jueces ultraconservadores, como los que seguramente intentara nombrar Bush (aunque en honor a la verdad, la estrategia de la derecha no es revocar Roe vs Wade, sino pasar leyes que hagan cada ves mas dificil obtener un aborto).

El resto de su diatriba (la religión del robo, ay por favor!) ni siquiera me pareció con sentido para comentarla...

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

Se me fue el alma al suelo cuando vi que usted no le hallaba sentido a mi post. Hay cosas que hieren el amor propio del más pintado de una forma demasiado cruel, intolerable. Pero haré el esfuerzo de sobrevivir a la afrenta.

Acerca de si yo sé mucho o poco de la política estadounidense, pues la verdad es que el conocimiento de cualquier persona acerca de cualquier materia siempre es mejorable, pero lo que más necesitamos todos por principio es asegurar un mínimo de comprensión lectora: ¿dónde he dicho yo que Bush sea un entusiasta de la libertad de abortar? Lo que he dicho es que la gente a fin de cuentas aborta y eso que en los últimos años ha habido una mayoría republicana en el Congreso y el Senado. Creo que allá es distinto que en Colombia, que la Corte Suprema no legisla sino que lo hace el así llamado legislativo. Sí, claro, ciertas sentencias crean jurisprudencia y tal, pero con base en interpretar leyes aprobadas por el legislativo. Lo cierto es que no han prohibido el aborto en el Congreso.

Es muy extraña la manía con Bush, o mejor dicho no es extraña, es la forma de crear un monstruo para explotar los complejos de inferioridad y el nacionalismo de la gente. El problema ni siquiera es el aborto, es que las campañas elementales de educación sexual y de promoción del condón no se llevan a cabo por presiones del catolicismo. No sólo del Opus Dei sino también de los jesuitas, de los mismos que alientan la industria del secuestro.

La explotación de la religiosidad por parte de los políticos se presta para muchos usos, pero hay excesos que no se pueden cometer. Si Bush amenazara por motivos religisos alguna libertad grata para una clara mayoría de la sociedad, sin duda que perdería mucho apoyo. Pero es que por lo mismo necesita mostrarse complaciente con los protestantes radicalizados, porque son la mina de votos.

Lo que pasa es que la diferencia entre protestantes y católicos es la que importa. Una casta de canallas hediondos como la llamada izquierda colombiana sería inimaginable en un país de hegemonía protestante.