4 oct. 2005

Bajo la caparazón de autoengaño

Por Wilfredo Moreno

Las sociedades terminan creando caparazones capaces de aislarlas de los problemas que se desprenden de su propia descomposición. En muchas ocasiones, esa capacidad que tiene una sociedad para autoinmunizarse termina por enfermarla a tal punto que todo lo detestable termina por convertirse en normal y cotidiano.
______Un buen ejemplo de eso en la sociedad colombiana, donde es más fácil convertir en victimarios a las víctimas, son los niños de la calle, consecuencia terrible de la acelerada urbanización que terminó en una descomposición social difícil de frenar.
______No se sabe a ciencia cierta cuándo empezó la estigmatización de esos niños, que se manifestó en el nombre de «gamines», palabra que tiene un significado negro que llena de pavor y rechazo al que pueda identificar a uno de ellos. ______A comienzos de la década de los noventa, esa misma sociedad se invento una forma fácil para borrar todo aquello que ya había llegado a la edad madura y que presentaba signos contarios a lo establecido como normal: los drogadictos, locos, prostitutas, etcétera, que vivían en la calle recibieron el nombre de «desechables». Como lo dice la palabra, son personas que se pueden utilizar y luego arrojarlas al lugar al que pertenecen, es decir, a la basura.
______Por eso no resulto extraño que tras un tiempo de haberse empezado a usar el término naciera una «empresa» que patentó el derecho sobre las vidas de esas personas, asesinándolas para venderlas en facultades de medicina.
______Nuestra sociedad presenta síntomas graves, hasta el punto de incluir a los animales en la forma en que ve la vida. Es así como se le da valor a los perros. ¿Nadie ha oído gritar a una persona llena de lamentos que mataron a un familiar o conocido como a un perro? es decir, a un perro se le puede maltratar, abandonar, golpear y hasta matar porque la sociedad lo ha determinado de esa forma.
______Tal vez haya muchas propuestas para solucionar en algo esas secuelas que quedan después de las «curas» que se propinan a si misma las sociedades, pero tal vez la más efectiva sea la que nos enseñe que todos los seres que nos rodean merece respeto, comenzando por la forma en que nos referimos a ellos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Produce verdadero dolor ver como son tratados los perros callejeros en el País, hasta se quitan asustado cuando uno pasa cerca de ellos, alguien debe crear un plan para concienciar a las personas que esos animales tienen derechos y también sufren y en muchas ocasiones mas que los humanos.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 6:30:

Yo creo que el trato que se dispensa a los perros sólo es proyección del que se dispensa a los demás humanos, es decir, que la crueldad no se fija mucho en su víctima.

Una vez estuve en un restaurante en Suiza y me llamó la atención que los pájaros entraran confiados y se acercaran a las mesas. En Colombia eso es inimaginable: haciendo gala de una suerte de infantilismo, a cualquier animal que "dé papaya" se lo maltrata.

Lo mismo: da igual que sean las personas de condición social inferior (dentro de la sociedad tradicional, como las empleadas domésticas), las personas excluidas, los presos, los peatones, los del otro equipo (tanto los homosexuales como los hinchas de un equipo distinto), los negros o indios (aun por parte de gente más india o negra que blanca), las mujeres, etc., o bien los animales de cualquier tipo, el colombiano es incapaz de sentir respeto por algo que esté fuera de sí. Aun su religiosidad sólo es superstición, miedo primitivo a una potencia que no comprende y a la que teme. Una vez sentí que un taxista estaba evaluando si le convenía tenderme una trampa para robarme con sus compinches, pero eso sí, en los cruces peligrosos no dejaba de santiguarse.

Anónimo dijo...

cierto ... que verdades tan crudas acabo de leer ... lamentablemente con saber esta verdad no se puede solucionar ningún problema a nivel de la infancia ni de los otros seres vivos que nos rodean ... porque es una manifestación compleja del comportamiento del ser humano la cual es intrínseca y en este punto no se salva ningún ser humano ... tan solo queda observarnos y observar - reaprender y aprender - sentirnos y sentir ... cuando en la mente del humano se desglosan ideas relacionadas con razas, colores, estratos, clases ... es porque se asumen como ciertos, reales, tangibles ... cuando se logre borrar esa información errónea del archivo mental ... es posible que se este dando un paso hacia la liberación del cuerpo, la mente, el alma y el corazón ...