2 oct. 2005

La condición del colombiano

Ciertos hechos y lecturas recientes me han permitido sacar algunas conclusiones sobre lo que significa ser colombiano. No espero que sea una definición trascendente, sino unos apuntes que permitirán definir mejor al tipo humano que predomina en el país.

VER POST COMPLETO

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Este señor no es un mafioso gringo?

Jaime Ruiz dijo...

Claro, es Al Capone, Scarface ("caricortao"). Lo pongo porque es el paradigma universal del bandido, aunque puede que para este siglo resulte más característico el ex congresista Escobar.
Lo pongo porque con el gracioso alzacuellos parece un representante de Colombia.
De hecho, en EE UU hubo una vez un presidente católico, y durante esa presidencia fue cuando llegó más alto el poder de la mafia.
A Toto Riina, uno de los últimos grandes capos, lo capturaron mientras se dedicaba a tallar santos. Y Escobar tenía delirios místicos en su última época.
Es algo muy llamativo.

Anónimo dijo...

Yo pensaba que era Sam giancana. De otra parte, no entiendo señor Ruiz esta bien denunciar los crímenes cometidos por la guerrilla pero no los cometidos por sus contrapartes?:

me refiero a su comentario sobre la denuncia de Salud hernandez. Anturio

Jaime Ruiz dijo...

Para Anturio:

Bueno, eso de "sus contrapartes" así en plural suena a sexo, jeje. Le voy a copiar exactamente lo que escribí como comentario a la columna-denuncia de Salud Hernández Mora:

Lo que sale en claro de leer los comentarios a esta columna es que en Colombia hay muy poca gente que realmente esté en contra del secuestro. Al menos la mitad de los comentaristas están indignados contra el gobierno que ha reducido los secuestros a menos de un tercio de los que se cometían en 2002, y para expresar su rabia, y su nostalgia de las rentas que tanto whisky caro les permitían comprar, usan esta denuncia. Y casi todos los demás se indignan porque se denuncie eso, como si los crímenes de los rivales de los denunciados quedaran excusados al informar a la gente de esas infamias. De esta columnista se puede decir que a menudo no entiende nada de lo que pasa en Colombia, pero no parece obrar de mala fe ni menos estar de parte de los secuestradores del otro bando. ¡Qué muladar! ¿Cuándo entenderán que lo que se espera es que se apliquen las leyes y se castigue a los criminales?

Yo diría, y perdóneme, que usted ha entendido mal mi escrito: ahora es más difícil entender eso que después de leer la columna y los comentarios previos. Lo que significan las primeras frases de mi mensaje es condena a los que insultaban a la columnista por denunciar los crímenes de un ex paramilitar y en todo caso un tirano local en ese pueblo.

¿Dónde encuentra usted el menor atisbo de crítica a la denuncia de la columnista en mi comentario? Por el contrario, me parece muy bien que denuncie eso y muy mal que los partidarios de la guerrilla usen esos hechos para descalificar al gobierno que ha reducido todos los índices de violencia (podría haberse desentendido de las AUC y haberse dedicado sólo a perseguir a las guerrillas, y desde el punto de vista "militar" tal vez le habría ido mejor, pero la cuestión es política y no de número de bajas), y al mismo tiempo condeno a los que critican a la columnista atribuyéndole simpatías guerrilleras.

No sé si otra persona podría evaluar eso.

Gracias por participar.

Anónimo dijo...

Es que explicado suena muy diferente. Hasta la parte del whiskey parecee que estuviera criticando a la periodista por su escrito, Gracias por la aclaración. Y bueno lo de sexo entre las contraparte bien se podría expresar mediante el verbo JODER porque eso es lo que hacen ambos bandos a este pais. Saludo.

P.S. Yo creo que sus lectores tienden a ser anónimos porque de cierta forma usted es intimidante no en un mal sentido sino que es como si uno se pusiera a sostener una polémica con Einstein sobre la relatividad. Usted sabe muchísimo

Jaime Ruiz dijo...

Muy bueno lo de joder.

Lo del mensaje de Salud Hernández es más molesto porque es difícil identificar aquello que se va a entender mal. De hecho me produce mucha ira eso que denuncia la señora.

Lo que pasa es que yo soy más dado a la discusión, por eso en lugar de mostrar indignación por esos hechos, que me parece muy bien que se denuncien y ojalá concluyan, trato de hacer frente a aquello que los permite.

Respecto a los anónimos, lo molesto es que nunca se sabe si una persona es la misma del mensaje anterior. No creo que el usar un nombre reduzca la comodidad de quien escribe un argumento.

Gracias por los elogios. Un saludo.