26 sep. 2005

El enemigo de esta hora, el voto en blanco

No es raro que el tema empiece a aparecer con gran frecuencia en El Tiempo, ni que haya políticos de todos los pelajes que lo estén promoviendo. Cada sector intenta tomar posiciones para sacar provecho de la situación que generaría una sentencia de la Corte Constitucional contra la reelección.

Para algunos, como Unomenos, el problema es que ni Uribe ni sus opositores los convencen. Yo siempre tengo contra eso un argumento más bien rabioso: ¿es que fuera de nosotros hay algo en lo que debamos confiar y si no nos resulta hacemos huelga? ¿Existirá un orden superior que determine que el Estado o los políticos deban complacernos?El voto en blanco servirá a unos sectores políticos y perjudicará a otros, y por tanto votar en blanco será votar a favor de esos sectores que saldrían beneficiados. La triste verdad es que en todas las ocasiones y en todos los niveles, las únicas opciones que ofrece la política son entre lo malo y lo peor.

Otros, como Germán Vargas Lleras, promueven el voto en blanco con la esperanza de tomar el liderazgo de las mayorías huérfanas en caso de haber sentencia de inexequibilidad, y de paso promover sus propios intereses políticos.

Dicho así, no habría nada que reprocharle al senador, pero el hecho de que su campaña agrade al editor de El Tiempo, es decir, al que selecciona las noticias, cuya adhesión al PDI es manifiesta y se puede rastrear leyendo sus escritos cuando era columnista de Cambio, hace que uno piense que la mezquindad de algunos resulta muy útil a la perversidad de otros.

Pues la publicidad al voto en blanco y a todas las alternativas heterodoxas por parte de El Tiempo sólo es una forma de buscar la división de la mayoría social que hoy apoya a Uribe. Lo cual tampoco es sorprendente ni significativo.

Lo que cuenta es que esa mayoría carece realmente de cohesión. Es la causa de las alternativas desesperadas de los godos y de los afanes de protagonismo de algunos que esperaban liderar el rechazo a la guerrilla, como Vargas Lleras, y hoy en día ya han dejado de sonar como presidenciables.

Y más que eso, la aparente distracción de todo el mundo a ese respecto. Si llega a haber un fallo contrario a la reforma, lo urgente es sacar provecho del descontento resultante promoviendo listas claramente afines al gobierno, ojalá limpias de corruptos y "paramilitares", para formar mayorías claras y disciplinadas en el Congreso y el Senado en 2006, y buscar a toda costa la unión de los sectores partidarios de hacer frente a los terroristas.

Es decir: tiene que haber alguna forma de unir a los seguidores de Peñalosa con los de Noemí Sanín, con los del Partido Conservador, con los radicales del bando de Fernando Londoño, con los de Gómez Hurtado, con los de Vargas Lleras, con los de Juan Manuel Santos y cualquiera que desee sumarse en torno a un programa continuista y ojalá más resuelto en cuanto a políticas económicas aperturistas, de contención del gasto público y favorecimiento de la expansión empresarial.

En realidad el problema es que todos los políticos con ambiciones resultan tentados a venderse al macropoder mediático, como ocurrió con Rafael Pardo. Y esa posibilidad de dividir al centro-derecha es la única apuesta que tienen los de la oposición. Incluida la Corte Constitucional, que no tumbaría la reelección si supiera con certeza que el próximo gobierno la volvería a plantear y Uribe podría ser reelegido en 2010.

Pero por eso mismo los opinadores, por modesto que sea nuestro rincón, debemos exigir a los políticos grandeza para atajar el retorno de los Serpas y su vasta estela de corruptos, mamertos y auxiliadores del narcoterrorismo.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Julio.
La única forma para que no se divida la Centro Derecha si la Corte tumba la reelección es que Uribe renuncie y se ponga al frente de el Partido la U de esa forma impulsara listas únicas para llegar al Congreso y hacerse de las mayorías, de otra parte se tendría que impulsar la Candidatura de un Presidenciable y en mi opinión el mas indicado seria Enrique Peñalosa, por que se percibe alejado de la mala política y eso ayudaría a que la rebeldía del pueblo por el fallo de la corte se expresar 100% en el, además es un hombre de resultados demostrados en la Alcaldía de Bogota.

Jaime Ruiz dijo...

Para Julio: comparto en buena medida su visión, pero hay que contar con que Uribe no va a renunciar ni va a crear un verdadero partido diferente, ni mucho menos va a proponer otra constitución.

Respecto a Peñalosa, aparte de lo que usted dice es el candidato con un discurso más valioso. Lo que pasa es que su conducta política no me convence, por una parte se aleja de cualquier compromiso y responsabilidad con este gobierno, por la otra se mete en la consulta liberal, siempre poniendo su persona y sus aspiraciones en el centro. Es verdad que eso caracteriza a todos los políticos, y aun a todo el mundo, pero quien aspire a gobernar debe convencer a los demás de que no es sólo eso.

Lo invito a usted, y a todos los lectores, a presionar a los políticos, ante todo a Peñalosa, para llegar a un acuerdo que le ahorre al país la segunda vuelta electoral, que desde el principio todo lo próximo al uribismo se sume a Peñalosa siempre y cuando éste haya sabido ponerse de acuerdo con los godos y con los demás sectores.

Claro, yo también pediría una nueva Constitución, pero eso todavía es demasiado minoritario para ser real.

Saludos. Gracias por participar.

vopa dijo...

Cordial saludo:
No leparece,estimado Jaime,que si no pasala reelección, como se sospecha,los uncios gandores seran toda la caterva de politiqueros de medio pelo que,ante un hombre que ha demostrado ser un estadista antes que otra cosa, se ven desnudos y mediocres frente a la posibilidad de dirigir al pais? En un panorama así,como se dice, no hay mucha diferencia entre uno y otrso y vamonos preparando para otros cuatro años regresivos.

Jaime Ruiz dijo...

Para Vopa:

Bueno, para mí los primeros politiqueros cuyo descaro me hace estremecer son los propios magistrados, y hay que recordar que su conducta es más grave por su cargo, que es como el matiz que hay entre sacarse los mocos mientras se pasea solo por el campo y hacerlo en la boda de la hija.

Pero si fuera tan fácil tumbar la reelección y quedarse tan tranquilos sencillamente habría que darlo todo por perdido. Yo creo que todo en esta vida se sostiene porque la gente lo acepta. En una ciudad colombiana es más fácil ver a dos hombres peleando a golpes que besándose, y es que lo segundo es más condenable para la mayoría.

Y por eso puede ocurrir que si tumban la reelección se despierte una reacción que determine unas mayorías insoportables para ellos en el Congreso, un probable triunfo de alguien tan radical como Uribe, si no más, y hasta una nueva Constituyente, que para mí es la cuestión pendiente.

Y por eso creo que sigue siendo muy probable que terminen dejando pasar la reforma.

Por otra parte, tiendo a desconfiar de todas las generalizaciones que descalifican a los políticos. Me parece que en realidad van contra la democracia. El que crea que Uribe es más o menos recto y la clase política es corrupta, debería recordar que Uribe fue senador durante mucho tiempo.

Para mí hay algo más importante que la corrupción, y son los valores de una sociedad. Un político totalitario puede ser absolutamente honrado y hacer más daño que un oportunista que apoye el sistema democrático. Si Castro no se hubiera robado nada (hablo de capitales a su nombre), sería igual de malo que si ha robado. El gobierno de Samper dobló el gasto público y dobló la pobreza, es verdad que hubo muchos robos, pero esa proeza sería posible sin robarse nada.

Es decir, alguien como Gustavo Petro o Cecilia López son más dañinos que los corruptos, y en realidad lo son, pero no es lo que me interesa. Quien acostumbra a una sociedad a pensar que su bienestar vendrá de un decreto, que el gobierno le debe dar de comer, etcétera, está introduciendo otra clase de corrupción, una más honda y funesta que las listezas de unos pícaros.

Insisto: todo el problema es que Peñalosa, Santos y los godos lleguen a un acuerdo razonable. No porque el gobierno resultante vaya a ser de ensueño, sino porque la alternativa, un Serpa comprometido con la izquierda y con Chávez, sería catastrófica.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Que hagan una encuesta que le pregunten a los Colombianos si estarian de acuerdo si El Presidente se retire para hacer una campaña que Garantizara la mayoria en el Congreso y un Sucesor para que su obra no se perdiera. La mayoria del pueblo aprobaria la desicion del Presidente, tengalo por seguro.

Jaime Ruiz dijo...

Respuesta al anónimo:

Ojalá sea como usted dice, pero tenga en cuenta que la gente está más bien indefensa ante las manipulaciones de los medios.

Y no creo que Uribe vaya a renunciar porque sus ambiciones programáticas son bastante modestas. No piensa en una nueva constitución y ni siquiera en un nuevo partido. Sólo en un buen gobierno ciertamente conveniente para todos pero en especial para los suyos, sus paisanos, amigos, colegas... No voy a negar que su determinación y sus virtudes han sido como una bendición para Colombia, y que tal vez alguien con un discurso más ambicioso no habría tenido resonancia, pero puede que sus propuestas para el país futuro se queden cortas.

Sólo veo dos cosas posibles en caso de que tumben la reelección: que Uribe consiga unir al centro-derecha alrededor de alianzas tejidas por Santos y otros, ojalá para apoyar la candidatura de Peñalosa, con compromisos con todos los sectores, o que fracase en esa tarea y al final termine gobernando Peñalosa pero aliado con otros "liberales", incluidos muchos amigos de la negociación, o bien fracasando todos ante un Serpa que recibe promesas de tregua de las FARC (tras las convenientes masacres), cientos de millones de dólares de Chávez para comprar votos y todas las hábiles presiones de la prensa, de Fecode, del mundo universitario y cultural, etc. Si bien no son una mayoría numérica, si son más auténticos representantes de la colombianidad y su influencia es inmensa.

Yo no soy muy optimista, nunca olvidaré lo que pasó con el referendo, cuando al final la gente no fue capaz de hacer eso, algo tan estúpido como ir a votar cosas que no los afectaban en nada directamente. Y en medio de la mayor indignación contra las FARC pusieron de alcalde de Bogotá a uno de los que las había dirigido, un señor que abiertamente proponía una Constitución negociada con esos psicópatas.

De modo que sin reelección se abre una gran incertidumbre, y no crea que Uribe va a renunciar ni que la gente va a responder con madurez. Tal vez se gane un poquito de conciencia política, tal vez se abran las puertas a una verdadera guerra civil (por ejemplo, si gana Serpa y hay división del ejército).

Anónimo dijo...

Bruno.

Estoy de acuerdo con Usted, el voto en blanco es el enemigo, lo que hay que proponer es votar en contra de los que hicieron que se hundiera la reelección, es decir, los de gavilla, el Partido Liberal los de Izquierda los Sindicatos la Corte Constitucional La Procuraduría la Contadurías la guerrilla etcétera y etcétera, a esos es a los que se les debe borrar en las próximas elecciones.

Anónimo dijo...

Señor Jaime, muchas personas calificaran al Uribe de diferentes formas y puede que muchas sean respetables, por ejemplo su opinión, son momentos demasiados recientes para llegar a una conclusión acertada sobre lo que representa Uribe o representara en Colombia.

Sin ser futurista me imaginare al País en una o dos décadas después del paso de Álvaro Uribe por la Presidencia, primero llegaría a la conclusión de que el asenso vertiginoso del Político casi desconocido no tuvo solo que ver con el descontento casi unánime de la Sociedad Colombiana por la guerrilla, lo tomare como un factor determinante para despertar a la Sociedad, como tampoco creo que la llegada de Pastrana a la Presidencia fue a causa de la foto con Tiro Fijo y que el mal manejo que le dio a su Política de Paz favoreció a Uribe.

El triunfo de Uribe fue ante todo el resquebrajamiento que sufrió el poder gracias a la ventaja que le quiso tomar el Samperismo a las demás facciones, primero para asegurar la Presidencia y luego para perpetuar su fuerza. La unión con el Cartel de Cali
Le daría al Samperismo no solo una fuerza económica que los demás no podrían igualar, también mucho poder para asesinar y salir ilesos, como se comprobó con la desaparición de Álvaro Gomes Hurtado y otros tantos, lo anterior logro unir a todos contra el Samperismo. La Izquierda se sintió muy amenazada, los paros contra ese Gobierno Por parte de los Sindicatos pertenecientes a la Izquierda que lideran parte de los Santos no fueron coincidenciales, tampoco las acusaciones salidas de tono propiciados por Ingrid y los del M contra Samper y la toma de distancia de Enrique Santos Calderón con un gobierno en el que había colaborado para su triunfo, luego llego la campaña por el cambio, se tiene que recordar que las personas mas influyentes eran partidarias del cambio de no mas Samperismo, el godo resulto ser la unificación del poder. El compromiso de Pastrana con la Izquierda para llegar a la firma de la Paz no se pudo dar, por que además de no resultar en dividendos para su Partido terminaría por fortalecer a la Izquierda sobre las demás fuerzas, nada se habría hecho por mantener el poder en una balanza.

El juego del Poder término por cansar al pueblo Colombiano, la manipulación descarada esta vez llego a oídos sordos y entonces nació el fenómeno Uribe, se debe recordar toda la campaña sucia en contra de Uribe todas las maneras para asesinarlo, ninguna dio resultado.

Entonces para mi, Uribe representa el disgusto del Pueblo por la manipulación y burlas constantes en que estaba sometido por parte del poder

Jaime Ruiz dijo...

Para Bruno: para mí el voto en blanco no es que vaya a ser una opción significativa en ninguna elección, sino que contribuye a dispersar AHORA a la mayoría social que apoya a Uribe y anhela el fin de las guerrillas.

Y por lo mismo lo importante es que todos los políticos que de alguna manera se identifican con el uribismo estén preparados para unirse en torno a una candidatura en caso de que la Corte tumbe la reelección.

Entre otras cosas, eso sería muy útil para impedir que se hagan esperanzas de tumbarla. La verdad es que desde mi punto de vista puede ser peor un segundo gobierno de Uribe que una presidencia alternativa que una a los sectores que apoyan a su gobierno. Lo digo porque muchas actitudes recientes del gobierno (por ejemplo ante Chávez, ante el canje, ante la participación de las AUC en política, ante las presiones de todo tipo) me hacen pensar que su segundo gobierno tendería a ser insulso, a permitir un reacomodo de los poderes de siempre, a conciliar con la Corte Constitucional y con el statu quo.

Esa preocupación me viene de que a fin de cuentas el adoctrinamiento totalitario sigue en las universidades públicas, en los colegios y escuelas, igual que siempre. El gobierno luce éxitos en crear cupos, pero para hacer frente a ese poder sacrosanto no tiene mucha energía. Y lo mismo los abusos de las tutelas y demás prerrogativas de la mafia judicial: puede que reconocer la reforma que permite la reelección se "cobre" en forma de muchas sentencias descaradamente favorables a los terroristas y sus socios.

Claro, la contrapartida es que la estabilidad en cierta medida aseguraría el crecimiento económico y la continuación del esfuerzo contra las FARC. Pero mi opinión es que Colombia necesita una transformación más radical, y si Uribe no aprovecha su popularidad para emprenderla, puede que en 2010 el péndulo se vaya al otro lado y toque un chavismo-serpismo-luchismo que acabe con todo lo hecho. No sería nada raro, Colombia es así.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 9:55. Tiene toda la razón en que es demasiado pronto para evaluar lo que ha sido la presidencia de Uribe y el impacto que tendrá.

Si no lo entiendo mal, a usted le parece que el éxito de Uribe es continuación del hastío de la Colombia de 1998 con la mafia "liberal", ese hastío que hizo surgir figuras como Mockus o Noemí. Puede ser, lo curioso es que Uribe volvió a Colombia en 1998 a hacer campaña por Serpa. Quien habría usufructuado ese descontento habría sido Pastrana si fuera más hábil para hacer acuerdos con las fuerzas políticas (precisamente como Mockus y Noemí) y para comunicar con la sociedad (en lugar de gestos conciliadores con la guerrilla, protestas contra sus crímenes, aunque siguiera el Caguán). Puede que no hubiera muchas alternativas a continuar con el Caguán por mucho tiempo, pero si la gente oye a los comisionados de paz hablando más o menos como portavoces de la guerrilla, y ve a los funcionarios públicos ayudando a hacer presentables a unos secuestrados para mostrarlos ante las cámaras, sencillamente lo que se piensa es que el gobierno está aliado con esos terroristas.

Pastrana no es tanto Patraña cuanto Patana y Pateticana, un individuo torpe y mezquino que esperaba hinchar a las FARC para sacar un nuevo bipartidismo y sólo consiguió poner a las grandes mayorías contra él y contra las FARC. Si hubiera comunicado al país la idea de algo cierto, como que el despeje era idea de Serpa y que éste no exigió nunca su fin, tal vez habría conservado a la gente antiguerrillera a su lado. Fue un fracaso rotundo.

Lo de la rebelión de la izquierda contra Samper no es cierto, casi todas las figuras de la izquierda lo apoyaron, empezando por el Partido Comunista y por casi todos los intelectuales. Nunca tuvieron los mamertos más poder y más prebendas, personajes próximos al partido, como Gómez Méndez y María Emma Mejía, alcanzaron cargos de primer orden. Los paros no eran tanto para debilitar al gobierno como para fortalecer el frente sindical cebando generosamente a la clientela. Nunca han llegado tan lejos los abusos de los sindicatos estatales.

Lo de fortalecer a la izquierda por parte de Pastrana era algo que no le preocupaba mucho, siempre y cuando la mayoría social se pusiera de su parte. Con su torpeza sólo consiguió transmitir la impresión de debilidad y rendición ante los terroristas.

Y el apoyo a Uribe tiene muchos rasgos, no todos tan amables como quisiéramos. ¿Cuánta gente de la que votó por Uribe tenía alguna simpatía por Carlos Castaño? ¿Cuántos tenían la esperanza de que Uribe fuera un híbrido de Fujimori y Pinochet que asegurara el bienestar de la gente rica? ¿Qué habría ocurrido si Uribe hubiera hecho caso y hubiera cerrado el Congreso, como esperaban tantos de los que votaron por él?

En su lealtad al orden legal Uribe ha sido un gran presidente, pero para mi gusto le ha hecho falta una visión rupturista con la cultura tradicional. Es decir, ese descontento con la política de los noventa lo podría haber encauzado hacia el apoyo a un nuevo programa político, y aun a una nueva Constitución más liberal, y lo único que ha hecho en ese terreno es hacerse imprescindible y buscar mejoras sin alterar demasiado drásticamente el orden establecido.

Anónimo dijo...

Javier.
Es cierto que Uribe a caido en el engaño de creer que puede negociar con todos los poderosos, muy iluso creer que a ellos les intereza el progreso del pais, pero hubiera sido peor violar la constitucion, eso hubiera terminado por perpetuar a esas alimañas hasta uno no sabe donde.

Hasta ahora lo hecho por Uribe no se sabe que efectos tendra en el futuro.

Hace algun tiempo existia un boxeador Mexicano muy famoso llamado Julio Cesar Chavez, las peleas del hombre parecian insulsas y los golpes aunque se veian fuertes no parecian hacer daño al contrario, siempre las contiendas se prolongaban hasta el limite y los contrarios terminaban molidos por que los golpes en vez de hacer explocion extallaban de adentro hacia a fuera.

Un politico con las mismas carateristicas sera quien reforme al Pais, no podra ser de otra forma, el poder en el pais se manifiesta en diferentes formas y siempre termina protegido en un fuerte caparazon para que nada que este afuera le haga daño. Tal vez Uribe no sea el Politico estilo Julio Cesar pero estoy seguro que le esta abriendo las puertas a uno mas radical con golpes de implocion, su actitud como la de muchos otros lo demuestra.

DieGoth dijo...

Lo que me pareció gracioso fue ver a Gómez Méndez diciendo que el voto en blanco es una cosa y la abstención es otra.

Pero en la época del referendo, al procurador se le ocurrió que ambos eran la misma cosa, y ya sabemos lo que pasó.

Jaime Ruiz dijo...

Para Javier:

Totalmente de acuerdo en que lo peor hubiera sido cerrar el Congreso o cualquier cosa que significara violentar la legalidad. Respecto a la confianza de Uribe en los poderosos, es lo que está por comprobarse porque vivimos en momentos de gran tensión y confusión a causa de la sentencia de la Corte, de modo que es posible que Uribe esté mostrándose conciliador para evitar que tumben la reforma.

La cuestión es que no se puede desligar a Uribe de los poderosos del país. Los ministros de agricultura que ha tenido son representantes de esos gremios y de sus intereses, a menudo parasitarios.

Respecto a lo que significará su gobierno, hay que recordar lo que era Colombia en 1998, y en realidad durante los veinte años anteriores. Porque circula el mito de que el país se hundió durante el gobierno de Pastrana, cuando en realidad lo que hizo fue mantenerse y sufrir las consecuencias de las políticas anteriores. Es verdad que el Caguán fue una infamia, pero nadie puede asegurar que sin concentrar a la guerrilla ahí hubiera sido fácil derrotarla, con todos sus socios fortalecidos y aposentados en las instituciones y el negocio del narcotráfico viento en popa, y con unas fuerzas armadas débiles y desmoralizadas.

Es decir, ante la situación de guerra civil que se anunciaba, el triunfo de Uribe y su gestión han sido providenciales, casi increíbles si se lo contaran a alguien de hace cinco años. Pero el problema es el cambio de rumbo del país, respecto de lo cual, desde mi punto de vista, el presidente termina siendo en exceso comedido y conciliador.

Acerca de si se trata de golpes ruidosos o de corrientes suaves pero eficientes, no sé qué decir. La cuestión que importa siempre es la de la madurez de la sociedad, pero esa madurez debería manifestarse en un proyecto político solvente, en un partido nuevo, en un programa, en unos teóricos y unas propuestas. Y todo eso no se ve.

A mí me da miedo que al final haya sólo una corriente pinochetista-fujimorista-mancusiana que trata de aprovecharse de la reacción contra la guerrilla para seguir en el país mafioso, arbitrario, jerárquico y provinciano. Las estadísticas no aclaran eso, sólo la simpatía por un hombre esforzado y serio que ofrece resultados que una sociedad desesperada agradece.

Jaime Ruiz dijo...

Para Diegoth:

Lo que digan personajes como Gómez Méndez, Bejarano, Araújo-Rentería o el procurador debería tener una denominación de género, pues son mentirosos profesionales de cuyas palabras sólo se extraen consecuencias penosas para nuestra percepción de la especie humana.

Son como pasteleros cuyas tartas tuvieran una masa de mierda: cuanto más ingenio demuestren decorándolas, más peligrosos y repugnantes son.

A mí me rechazan por excribir comentarios poco nacionalistas, poco complacientes con la necesidad de afirmación de la gente. ¿Qué le voy a hacer? Así como entre todos los pueblos de la tierra los alemanes destacan por la sensibilidad y el rigor de sus músicos y los suizos por la probidad y eficiencia de sus banqueros, esos personajes son los que cabalmente representan a Colombia.

Y mientras no se piense seriamente en torcer ese destino casi todo lo que se hace y dice es pérdida de tiempo.

m t dijo...

Me parecen interesantes las opiniones comentadas sobre el gobierno actual, sus objetivos cumplidos y hasta eso de lo deseable pero no cumplido en cuanto a democratizacion mas rapida de la poblacion.

Cuando hay una situacion muy enredada, que ha ocurrido a largo plazo, no es facil desenredarlo, reorganizarlo y hacerlo mover rapido. Es como tener un madejon de hilo enredado, que lo desenreda una sola persona y que al principio es lento, pero es lo mejor en cuanto que no hay muchos tirando para lados diferentes sin poder avanzar. Ya luego mas suelto ese nudo, mas visibles las vueltas y torcidos, pueden varias personas tomar esas partes y moverlas mas rapido.

Por eso si no aprueban la reeleccion inmediata no importaria mucho si ese nudo que es la situacion de Colombia estuviese mas suelto. Porque seguiria el pais moviendose con rapidez hacia el progreso y civilizacion. Pero las preguntas que me hago es, que tanto se avanzo en el desenredo durante el gobierno de Uribe? y que tanto de cambio estructural se dio en la poblacion, o que tanto se maduro como para no recaer en lo vicioso de epocas pasadas? me refiero a la poblacion del comun, no a los pocos lideres que dominan medios y politica. Eso tendria respuesta en las urnas, porque aunque Uribe no aspire esta segunda vez, si tendria sus hijos ideologicos en la contienda como aspirantes, e igualmente estarian los representantes de la politica vieja (izquierda y derecha, o como se quieran llamar)

Sergio Méndez dijo...

Es increible que alguién se lo tome a ud en serio señor Ruiz (mea culpa). "El director del tiempo y su manifiesta adesión al PDI"...¿Está seguro que legalizar la droga es una mala idea? Porque sea la que sea que ud se mete debe ser hasta buena...

Jaime Ruiz dijo...

Para María Teresa: lo que se ha avanzado en el gobierno de Uribe es sobre todo contener el deterioro de la situación, que llevaba hacia una guerra civil espantosa. Respecto al cambio de los valores y estructuras mentales, no hay que esperar ningún cambio importante en cuatro años ni en cuarenta años.

Basta con ver por ejemplo los comentarios al foro que hay ahora en El Tiempo sobre la extradición de don Berna para entender que el muladar sigue poblado por los mismos especímenes de siempre, que apenas surgen pequeños elementos de disidencia y cambio.

No es la clase política, es el grueso de la población, sobre todo la educada y significativa socialmente. Y no puede haber un error más grave, suponiendo que se obra de buena fe, que ilusionarse con que Colombia es el paraíso y los colombianos gente igual a la de un país civilizado. ¿O no es lo que les molesta a tantos de mis opiniones, el no compartir tan bonitas y amables percepciones?

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez: hay algo que me resulta muy extraño de usted, y es su absoluta incapacidad de leer. Yo he conocido gente muy estúpida que se ha graduado de filósofa en Los Andes, pero un caso así de alguien que no puede entender ni remotamente lo que lee, es casi increíble. Incluso en una persona que no hubiera empezado el bachillerato.

No sé si es tan complicado distinguir entre el "director" y el "editor" de un periódico, sobre todo cuando se explica que este último es el que selecciona las noticias.

Ahora bien, ese señor, Roberto Pombo, ya lo he explicado en el mensaje original, es partidario del PDI y lo decía con esas palabras cuando era columnista de la revista Cambio. He estado buscando columnas suyas antiguas pero la revista no muestra ediciones viejas.

De verdad, Sergio, no es por llevar la discusión a niveles de insulto y descalificación, es que me llama la atención. ¿De verdad cree que no hace falta leer con atención lo que la gente dice y considerar que puede ser exacto y demostrable?

Joder.

Anónimo dijo...

Roberto Pombo en sus columnas vendia a Garzon como el Lula Colombiano y en otras ocaciones afirmo ser coresponsal de la revista alternativa en Brasil, como se sabe ese magazin tenia alto contenido de revolucionario o mejor de anti americano y de filosofia altamente estructurada al colonialismo.

m t dijo...

Es dificil juzgar si el comportamiento malo que destaca entre colombianos es algo generalizado, por aquello de que es un pais donde la poblacion ha vivido muy aislada, hay poca educacion y conocimiento en ese sentido general. Es asi como parece que se mantiene el status de las clases poderosas viviendo parasitariamente de los esclavos, ni siquiera les dan techo y comida como a los esclavos de antes, sino que los saquean. Me parece que de ahi surge el asunto tan primordial para tantos como 'la dignidad', les ofende trabajar limpiando baños porque es asociado con esclavismo.

Veamos que ocurre en unos años cuando el indice de alfabetismo y el internet rompan los diques de aislamiento forzado. Seguro que ya no se hablara mucho de clases, ni para referirse a los politicos...

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo: sí, claro, ésa era una de las columnas donde se mostraba entusiasta de Garzón, pero hay otras.

Gracias por reforzar esa verdad.

Jaime Ruiz dijo...

Para María Teresa:

Bueno, esa palabra "dignidad" es sumamente conflictiva. No es que la dignidad de alguien le impida trabajar limpiando baños, es que la dignidad consiste en tener quien lo haga.

Es decir, se sobreponen acepciones de varias épocas y de varios contextos morales. Pero al final de todo siempre están los valores atávicos, el desprecio del trabajo y la abierta humillación del que se considera inferior social. Por no hablar de la adhesión irracional a la patria y la disposición a matar a quien discrepe.

Un cuadro paradisiaco.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Iza Firewall dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.