13 oct. 2005

La flor de la Academia

Una vez, para refutarme, un comentarista del foro de Caracol me preguntó: "Bueno, ¿cuáles son sus credenciales académicas?". Es algo característico de Colombia. El principio de autoridad. Para consuelo de esa clase de personas les presento la biografía de alguien que terminó con todos los honores nada menos que Filosofía y Derecho, un verdadero prócer que justifica lo que Latinoamérica ha gastado durante varios siglos en la educación de sus mejores hijos.

VER POST COMPLETO

15 comentarios:

Anónimo dijo...

el link esta equivocado

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo:

Pues a mí me lleva a la biografía de Abimael Guzmán. En todo caso, si no le funciona haga clic en el lado derecho de la página principal, donde dice Apéndices, en Archivo. O AQUÍ.

Anónimo dijo...

Es tan extraño pensar que usted es filósofo. siempre pensé que era parte de esa oligarquia colombiana. No quiero decir que usted sea un desalmado pero su preocupación y sus análisis siempre me hacen pensar que goza de cierto privilegio que le permite conocer el circulo desde una barrera cercana. Tambien lamento mucho decirlo en "voz" alta pero a este retardado mental de Guzmán no le hicieron nada comparado con lo que se merecía. Todavía me acuerdo del pobre burro al que amarraron a un árbol y lo volaron. Aquí los h.p ya lo hicieron con un caballo. Es que cuanto más se conoce a la gente màs se quiere a los perros.

Sergio Méndez dijo...

Para mi que ud se graduó de la Escuela de las Ámericas y con magna cum laudem.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 2:37 PM (¿Fiona?):

Pues privilegios tiene mucha gente, según con quién se compare cada uno. Pero en cuanto a ser persona rica o influyente o bien relacionada, en absoluto. Y gracias por lo de filósofo, pero, ¡ya me gustaría!

El comandante Gonzalo es un típico representante de las universidades latinoamericanas. Un patricio pretencioso y lleno de ambiciones que no vacila en mandar matar gente, como de hecho ocurre con la mayoría de los patricios universitarios colombianos. Sólo es un poco más perfecto, más brillante, más resuelto, más culto, más valeroso, más eficaz.

La mayoría de los intelectuales colombianos son inferiores a ese hombre. Por eso sus crímenes son menores, no porque sean menos crueles, menos viles, menos infames. En eso tal vez lo son más, porque aparte son cobardes, chismosos, rateros, serviles y ridículos.

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

No, por desgracia no me gradué en la Escuela de las Américas ni hice ninguna carrera militar por carecer de la menor aptitud para eso. Pero no crea que no me gustaría. ¡Qué falta hizo alguien que impidiera el asesinato en masa en Perú o en Colombia! Militares disciplinados, leales, respetuosos de la civilidad y resueltos a contener la orgía criminal de los cien mil sergios méndez que en el subcontinente son.

Sólo desde un rinconcito modesto trato de denunciar la estafa verbal, muy inferior a la de Abimael, que preparan ustedes para lucrarse de las masacres que cometerán sus niños, su servicio doméstico armado.

Gracias por el piropo: no me ofende que se me acuse de defender a la gente de los asesinos y tiranos.

Sergio Méndez dijo...

Sabía que no le iba a molestar Dr Ruiz, ni más faltaba. Lástima que no pudiste graduarte frente a esos modelos de civilidad y decencia, como Pinochet, Galtieri, Los que adiestraron a los contras, las escuadras de la muerte en Guatemala, el Salvador, quién sabe cuantos dictadores Haitianos, entre otras bellezas :)

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

La típica retahíla del mamerto proterrorista y obtuso. Ahora va a resultar que para torturar y desaparecer gente hay que ir a una academia, que esos militares, con muchísima frecuencia parientes de los mamertos, son tan faltos de imaginación que tienen que aprender a desaparecer gente.

La Escuela de las Américas habrá servido para formar gente en cosas útiles y complicadas. En todo caso es llamativa la fama de Pinochet, más antiguo y en cierta medida justificado, con sus 3.000 muertos, con la de Guzmán, más reciente, con 70.000 muertos. Y si se hiciera el censo de la izquierda colombiana saldrían al menos 300.000 asesinatos desde mediados de los años 40.

No les importa el asesinato ni la tortura, sino aquello que les incomoda para cometerlo desde el poder. Y de no ser por gente eficaz que contrarrestó a Sendero, tal vez formada en la Escuela de las Américas, puede que los muertos en Perú fueran millones, a la manera del mamerto asiático Pol Pot.

Sergio Méndez dijo...

Jejeje..

¿Que pelea Dr Ruiz, si ud es el que desería haberse graduado de la escuela de las Americas? Ud fue el que reinvidicó esa noble institución, a la cual califico de producir "Militares disciplinados, leales, respetuosos de la civilidad y resueltos a contener la orgía criminal de los cien mil sergios méndez que en el subcontinente son." Yo en cambio no he salido a defender a Abimael Guzmán. No lloré tanto y no ponga palabras en la boca de otros: más bien responsabilícese de
las barbaridades que escribe.

P.S: No señor, no fueron 3000 mil los que asesinó Pinochet en Chile. Fueron 4000 mil los que desapareció solo en los primeros meses de su dictadura, pero el número de muertos es mucho mayor.

P.S: Nada más las escuadras de la muerte que los gringos entrenaron para el caso de Guatemala son responsables del mayor genocidio de la historia contemporanea en América Latina en los años 80. Por lo menos 1 millon de personas, en su mayoría indigenas murieron en esa matacera. Lo felicito de nuevo por su escojencia académica, farsante.

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez:

Empezando por lo de Guatemala, esto es lo que dice la Enciclopedia Encarta:

Ese mismo año el Congreso eligió a Ramiro de León Carpio como presidente de la República para completar el periodo de gobierno. León Carpio, que había destacado por sus denuncias a la violencia institucional, impulsó varias reformas constitucionales -como limitar el mandato presidencial a cuatro años-, estableció negociaciones con la guerrilla -agrupada en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG)- y apoyó la creación de una comisión para delimitar responsabilidades sobre la violencia institucional, que había provocado en las tres últimas décadas más de 100.000 muertos y unos 50.000 desaparecidos; también favoreció el regreso de los miles de indígenas desplazados por la guerra, muchos de los cuales se habían refugiado en México.

Claro, de las 150 víctimas habría que sacar las que ocurrieron en los setentas y en los noventas, las que cayeron a manos de las guerrillas, con lo cual como mucho quedarían unas 40.000, de las cuales habría que sacar las que cayeron a manos de personas que no pertenecían a esos supuestos escuadrones para, con la mayor generosidad para no perder tiempo buscando información, saldrían unos 10.000, de los cuales habría que sacar todavía a los que no fueran indígenas. Son las cuentas alegres de quienes esperan todavía que en Colombia la solución negociada los haga embajadores o ministros.

Pero eso por no hablar de la responsabilidad de la guerra, porque si mañana alguien entra a su casa a robar y usted lo mata para proteger su vida, resulta que se suma a los 990.000 que ya lleva en Guatemala. Es así.

Acerca de si sale a defender a Abimael Guzmán, no faltaría más. ¿Sale a defender a Fidel Castro? Es que el pobre comandante Gonzalo es un fracasado, haría falta un par de cojones para salir a defenderlo. El problema es todo el esquema totalitario que lo produce, el mismo que predomina entre los patéticos parásitos patricios colombianos. Cuando se niega la democracia representativa se toma el camino de la tiranía, y cuando se toma el camino de la tiranía ya se está en la guerra, y cuando se está en la guerra las atrocidades sólo son como el sudor de quien echa a correr. Incluidas las que cometen quienes se defienden.

Y salirse de la democracia representativa no necesariamente quiere decir no ganar las elecciones. Hitler y Allende, además de Chávez, ganaron las elecciones y trataron de expropiar a una parte de la población para imponer su tiranía. Es que hay valores que están por encima de un triunfo electoral.

La Escuela de las Américas, de la que no sé mucho, tenía por función formar militares para combatir el comunismo. ¿Qué es lo que tiene eso de malo? Ya he explicado que no hace falta ninguna academia para que la gente aprenda a torturar y a desaparecer enemigos.

Acerca de las víctimas de Pinochet, al que nunca he defendido, voy a concederle que sean diez veces más, aunque para eso el cinismo de los criminales mamertos a la hora de mentir es increíble: ¡qué comparación con las de Guzmán, cuando precisamente lo que hizo Pinochet fue impedir el ascenso de los émulos de Guzmán, que habrían hecho en Chile lo mismo que sus copartidarios camboyanos, coreanos, vietnamitas, cubanos, chinos, soviéticos, etíopes, rumanos, etc.!

Cuando defiendo a la Escuela de las Américas defiendo la necesidad de una solidaridad continental contra los abimaeles, respaldados en su día por los soviéticos y hoy por el petróleo de Chávez y la coca de Tirofijo (que da más becas a literatos e intelectuales que el Estado colombiano). Es fácil decir que no se está con ninguno de los dos bandos cuando se difunden las mentiras delirantes de los terroristas, la primera de las cuales es la de su legitimidad.

Sergio Méndez dijo...

A ver señor Ruiz..no voy perder mas el tiempo con ud y sus idioteces. La idea era jugar con un poco de sarcasmo, y de una vez le dejo claro un par de cosas:

1- El genocidio en Guatemala SI existió, y fue obra y gracia en su mayoría de los gobiernos mantenidos en Estados Unidos despúes de que la CIA organizara un golpe de estado para reemplazar al presidente electo en los años 50 en ese país.

Lea esto, pedazo de animal y despúes hable: http://www.nsulaw.nova.edu/iachr/background.cfm
http://worldpolicy.org/globalrights/guatemala/1997-Guatemala.html#deathsquads

2. Tampoco he defendido a Fidel Castro. Igual ud es un miserable y un canalla cuando en el mismo post dice defender la democracia representativa y acto seguido justifica el golpe de estado contra Allende.

3. No se si creerle cuando dice no saber que es la "escuela de las Americas". O es un ignorante que se pone a comentar de lo que no tiene idea o se hace el pendejo. Lo que me soprende es que todavía diga que no "tiene nada de malo" apoyar un sitio que se dedicaba a entrenar a violadores sistematicos de los derechos humanos. Hasta ahí llega su credibilidad cuando se queja de los totalitarismos de izquierda, estilo Abimael Guzmán. A ud lo que le molesta es que sean de izquierda, no que sean totalitarios ni mucho menos.

Jaime Ruiz dijo...

El genocidio en Guatemala se puede interpretar de muchas maneras, pero en general consiste en que la mayoría de las víctimas eran indígenas, como la mayoría de los habitantes del país. Quienes provocaron su muerte fueron ante todo los que empezaron la guerra, quienes la continuaron, quienes la financiaron, etc. Ciertamente le cae una gran responsabilidad a los diversos regímenes militares, pero eso no hace buenos a los comunistas de la URNG. Su triunfo habría significado más sangre y más opresión.

Pero lo que yo ponía en duda es que hubiera un millón de muertos, como usted decía. Es que el proceso de conversión de las víctimas de una guerra en muertos de un genocidio es el verdadero sarcasmo.

Es posible que haya habido intervención de la CIA en la caída de Jacobo Arbenz, pero eso forma parte de otra época de la guerra fría. El apoyo estadounidense a los gobiernos posteriores no es lo que los hace sanguinarios, y la verdad es que sin los controles de esa gran democracia un tirano local habría cometido un verdadero genocidio (que es el exterminio de un pueblo y no el asesinato de unos cuantos miembros de éste).

Es que el criterio suyo según el cual EE UU sostenía a esos gobiernos es directamente legitimador de la insurrección. Y resulta que ésta era otra rama de la misma campaña soviética de control del subcontinente. Los gobiernos guatemaltecos se sostenían solos, a tal punto que varias décadas después de los acuerdos de paz todavía no han ganado las elecciones los guerrilleros. Ese proceso de corrupción del lenguaje y de elaboración de sofismas es uno de los rasgos característicos de la mente criminal. Automáticamente queda sobreentendido que la mayoría de la gente apoya a los terroristas totalitarios y eso nunca ocurre. A usted no le falta nada para ser como alguien de la secta de Abimael, ya "razona" de forma idéntica.

En todo caso es un consuelo que no defienda a Fidel Castro. Pero respecto a la democracia representativa ya he explicado que tanto Allende como Hitler ganaron unas elecciones y desde el poder trataron de destruir el sistema democrático. Claro que el alemán tenía muchísimo más apoyo que el chileno, que sólo obtuvo el 37 % de los votos posibles, pero da lo mismo. No sé si había alguna forma de impedir la guerra civil en Chile, toda vez que la crisis estaba ahí y los grupos de izquierda estaban armados y dispuestos a matar a quienes se les atravesara. El problema es que el fundamentalismo electoral queda muy bien, pero tal vez su precio sería precisamente que no volviera a haber elecciones en Chile, donde sí las hubo, o bien que la guerra civil produjera cientos de miles de muertos.

¿Qué me habría gustado más a mí? Por ejemplo una huelga general con respaldo militar y policial que forzara a Allende a dimitir y convocar otras elecciones. Eso no ocurrió porque en Latinoamérica no hay civismo, a tal punto que un partido criminal como el comunista era muy influyente en Chile en la época.

Acerca de la Escuela de las Américas, vuelve a ocurrir eso de los sobreentendidos. Pero aparte usted tiene una gran capacidad para no leer lo que no le interesa. NO HACE FALTA NINGUNA ACADEMIA PARA ENSEÑARLE A LOS TORTURADORES A TORTURAR NI A LOS ASESINOS A DESAPARECER GENTE. Lo que usted da por supuesto, que esa escuela sirviera para adoctrinar torturadores es un disparate, un cuento viejo que forma parte de la propaganda mamerta y que sólo creen los que ya están convencidos.

Acerca de si me molestan los totalitarismos cuando son de izquierda le diré una cosa: hoy en día "totalitarismo" e "izquierda" son sinónimos. Puede que en otros siglos la izquierda fuera el bando libertario, pero sobre todo después de la guerra de Irak ha quedado claro que hay un vasto frente de nacionalistas fanáticos, incluido Le Pen, de nostálgicos del comunismo, de populistas latinoamericanos, de dementes islamistas, etc., que se justifican unos a otros y se prestan los argumentos, y en realidad todos sus proyectos son iguales, como lo eran los de alguien como Hitler y alguien como Ceausescu. Hoy en día son el mismo esfuerzo desesperado para construir cárceles seguras en las cuales mantener a los esclavos, a salvo de la globalización y el neoliberalismo.

El régimen de Pinochet fue sin duda criminal, pero en absoluto fue totalitario. Esto es lo que dice el diccionario sobre esto:

"2 [régimen político] Que concentra todo el poder en el Estado, con mengua de los derechos individuales; como el fascismo, el nacionalsocialismo, el comunismo y regímenes análogos.

El régimen de Pinochet fue criminalmente represivo contra los totalitarios, pero no concentró el poder en el Estado sino al contrario, reforzó al mercado, al punto de que permitió el desarrollo económico del Chile actual.

Sergio Méndez dijo...

Ud lo que es es un enfermo mental

Jaime Ruiz dijo...

Muy buena la repetición del "es", y muy sentido el descubrimiento de mi enfermedad, pero no creo que eso vaya a aumentar el número de muertos en Guatemala ni la implicación yanqui. De verdad.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.