24 oct. 2005

Un retrato de Jaime Ruiz

Buscando blogs por la red me encontré un retrato mío que es una verdadera joya, una muestra de la calidad humana e intelectual de nuestros doctores en letras. He intentado poner un comentario, pero mi respuesta era demasiado larga, por lo que la copio aquí.

VER POST COMPLETO

25 comentarios:

j. dijo...

Siento decepcionarlo, Jaime. Yo estudio matemáticas.

Jaime Ruiz dijo...

Para j.

Sí, me apresuré a incluirlo entre los doctores en letras, fue que me fijé demasiado en su ortografía, y en el hecho de conocer a Vila-Matas.

j. dijo...

1. ¿Tan mala está mi ortografía para que me confunda con un doctor en letras?

2. ¿Y es que acaso para leer a Vila-Matas se necesita estudiar algo?

3. Estaba pensando. ¿Por qué no se monta un blog adicional que no sea de política -digamos, de libros- para tener un sitio donde conversar con usted de temas no tan álgidos?

m t dijo...

Para Jaime, el autor del retrato de Ruiz:

seria tan amable de definir que significa eso de 'discolo(a)'?

y el significado que aplica en su 'ensayo literario' sobre JRuiz, el que escribe en este blog.

Lo que deduzco de su variedad de aplicaciones en tantos contextos lo deja como un significado 'discolo', muy apropiado para el estilo sarcastico. Pero lo que me es mas obvio es que en mayoria es un calificativo que deja sin opciones a quien se le aplica, y por lo que veo es en mayoria aplicado a las mujeres.

Lo que no sorprende, en cuanto a que esto ultimo sea lo que en si ha originado tanto el significado como el contexto de su uso frecuente.

No acepto balas verbales.

Anónimo dijo...

Y con semejante admirador usted se atreve a decir que yo soy mala?
Anyway, este señor no lo lee bien o como más se explica que le achaque a usted caracterìsticas y defectos que usted ha dejado bien en claro aborrece de esta sociedad? ojalá que sea mejor matemático que lector.

:) que quiere decir, buen dìa

p.s. Ojalá fuera tan mala como los demas me ven. pero indudablemente soy un cordero con piel de león solo porque me gusta rugir

j. dijo...

Eso fue culpa del libro que leí, hija de Jaime (?). En este libro, el protagonista, un señor judío, heroe deportivo del colegio, triunfador, exitoso, tiene una hija que a los 15 años, en aras de la revolución que protesta por la guerra del Vietnam en USA, vuela una oficina de correos cerca a su casa con dinamita. Antes de eso tiene muchos y muy feos enfrentamientos con su padre. Es un libro muy triste que trata de la frustración de ese señor al ver a la hija convertida en una opositora acérrima de todo lo que él es. Luego de la bomba la niña desaparece por mucho tiempo. Mejor no sigo contando porque me lo tiro. Y bueno, a eso es a lo que yo llamo una "hija díscola". Busque en el diccionario y verá que cala con la definición.

Lo repito, de todas maneras, la versión de Jaime que yo propuse es completamente inventada y comparte, creo, pocas cosas con el Jaime original -como él mismo me aclaró-. No hay razón para ofenderse. Cuando la mencione con nombre y apellido, preocúpese y demande, pero al incluirla como una posibilidad ficticia en un igualmente ficticio Jaime, no me parece necesaria tanta algarabía.

Pido disculpas si la ofendí. No era mi intención llamarla "díscola".

m t dijo...

Somos muy pocas las mujeres, reales y no de nick, que opinamos en este y otros blogs.

Por eso ahora encuentra la opinion de dos de nosotras, y para mayor precision, no somos clones.

Pero solo pregunto porque el termino lo busque y no encuentro su definicion precisa, curiosamente es mas aplicado en el contexto femenino, me parece, de ahi mi interes.

Gracias por su pronta aclaracion.

Jaime Ruiz dijo...

Para Jaime:

En su post hacían falta muchos acentos, pero mi comentario partía de que creía que usted estudiaba literatura. Es detestable ir descalificando a la gente que ha leído menos o que tiene peor memoria visual, lo que pasa es que los que estudian filología o literatura se supone que tienen una relación intensa con la escritura y no se pueden confundir en eso. Claro que conocí a una médica que me aseguró que el colesterol le subía a uno por comer demasiadas harinas, y los triglicéridos por comer demasiadas grasas animales.

Para leer a Vila-Matas se necesita estar bastante enterado de la onda literaria, la gente en Colombia por lo general sólo lee a Castro Caycedo. Yo nunca he leído ningún libro de ese señor, ni tengo tiempo para leer literatura. Mejor dicho, el tiempo libre que tengo lo dedico a "hablar de política".

3. Estaba pensando. ¿Por qué no se monta un blog adicional que no sea de política -digamos, de libros- para tener un sitio donde conversar con usted de temas no tan álgidos?

Jaime Ruiz dijo...

Para m.t.: una hija díscola es una hija desobediente que se aparta del buen camino. Nunca se me ha ocurrido que se use distinto para hombres que para mujeres. "Fulano tiene un hijo díscolo que arruinó la empresa familiar".

Jaime Ruiz dijo...

Para Fiona: Gracias por leer mi biografía ficticia. Lo de ser mala no me parece apropiado, sólo dije que era mejor tenerla como amiga por la beligerancia de una respuesta hace poco. Pero era un poco en broma. En todo caso, no necesariamente la gente belicosa es mala. O eso pienso yo que también soy muy belicoso.

Acerca de lo que lleva a Jaime a atribuirme un gran deseo de defender las castas, es algo más complejo, pero sumamente interesante. Es que Colombia es así. Los grandes oligarcas, nietos de presidentes y así, viven despotricando de la oligarquía, los corruptos de la corrupción, los del monopolio de prensa del unanimismo, etc. En ese festival de mentiras hay pequeños oligarcas, miembro de castas bien situadas en la sociedad tradicional, que no pueden dejar de seguir el modelo de los verdaderos oligarcas: ¡qué otra cosa van a hacer que maldecir que haya castas! ¡Ellos quieren ser iguales que la de adentro y que la cocinera y que la niñera y que el jardinero y que el chofer! En realidad prescindir de ese "romanticismo", no buscar la redistribución de la riqueza y la posibilidad de que todos tengan de todo, les parece propio de los "levantados".

Creo que es el dato que define a Colombia: gracias a la retórica comunista engatusaron a los jóvenes resentidos de hace varias décadas, encendieron sus ambiciones y les vendieron el mito guevarista. Ellos naturalmente se dedicaron sólo a escribir y a coleccionar cuadros, vinos, ligueros, etc. Exactamente fue lo que pasó con Enrique Santos Calderón y Antonio Caballero con la revista Alternativa. El dato que define a Colombia es la mentira. Gracias a la guerrilla las castas parasitarias tradicionales consiguieron el mecanismo para asegurar la formación universitaria gratuita si había ocasión, si los muchachos eran aplicados, y en todo caso miles de empleos seguros y bien pagados en universidades y demás. Fue lo que consiguió el M-19 en 1991. Pero no les bastó sino que gracias a la guerrilla del Partido Comunista crearon suficientes puestos en todas las empresas estatales, como Telecom, donde según Alberto Carrasquilla sobraban hace cinco años dos tercios del personal. ¿Qué decir del sindicato del ISS?

Sencillamente en Colombia los doctores son los menos productivos en relación con el resto de la sociedad y los que más ganan. Para que un médico especialista empleado de un hospital público en EE UU se gane el sueldo de veinte personas (unos 30.000 dólares al mes) es necesario que lo nombren director del hospital, y que sea un hospital grande. En Colombia el sindicato, y toda la maquinaria de exclusión le aseguran eso a cualquier médico especialista, con unos impuestos sobre la renta que nunca llegan a ser del 20 % (En Europa son superiores al 35 %). El que esa clase de gente viva hablando de redistribuir la riqueza es muestra de esa mezcla de idiotez y cinismo que caracteriza a Colombia. No sé si "emético" u "obsceno" es un adjetivo más adecuado.

No falla: en Colombia todas las personas que viven de darse aires de superioridad social y que no pueden exhibir ningún mérito propio, son "socialistas", salvo que pertenezcan a estratos más bajos y no se hayan enterado. Basta con fijarse un poco en el aire condescendiente de Jaime en su texto. Es que el socialismo es una excusa para mantener la jerarquía, y la demagogia contra las castas es la misma que exhiben los corruptos contra la corrupción.

Saludos.

j. dijo...

Qué lástima que no lea ficción, Jaime. Creo que la disfrutaría mucho.

El Veneco dijo...

payaso es lo que eres, para que escribir tanto sobre tus características si se nota que le jalas bolas a uribe y a todos los esbirros que le venden tu patria a los EEUU a costa del sufrimiento de los campesinos e indigenas, pero claro, que le interesa al capital eso, si se gana dinero. Si estudiaste o no, no es problema de nadie, yo tampoco creo en los sistemas educativo, no por adoctrinamiento terrorista, al revés, es adoctrinamiento pro capital, pero eres un defensor de la basura, esta bien si no apoyas a las FARC, pero apoyar a los norteamericano, que vida tan deshausiada y basura

DieGoth dijo...

Jaime Ruiz: leí la larga polémica que tuvo con los autores del Blue Elephant y una vez más su discurso cáustico contra el adoctrinamiento proterrorista de algunos sectores deshauciados causó mucho malestar en ellos.

Anteriormente le había comentado que es muy complicado venir a criticar algo tan amplio e importante en la vida nacional como lo es el sector educativo. De todos sus discursos, el que despierta más reacciones contrarias es su crítica a las universidades. Yo sinceramente no veo tanto socialismo en las aulas como usted dice. Sí hay ejemplos claros en todas las universidades, desde las públicas hasta las más reconocidas, pero el problema radica en lo que usted concluye del sistema educativo: "es una fábrica de terroristas que alimentaron a la guerrilla". El problema de la mentalidad colombiana no se origina en las universidades. Llega a ellas, más bien, desde el fondo. Creo que sería mejor pensar en maneras de desarrollar una mentalidad empresarial, creativa, LIBERAL y competitiva en los estudiantes, que desgastarse ganando enemigos en cada esquina acusando a las universidades de ser centros de adoctrinamiento terrorista. Puede que tenga razón en su planteamiento, creo que lo largo de éste hace que la gente pierda algo de atención al leerlo y lo tome como un generalizador antiuniversitario, pero me parece que gasta mucha energía aplicando un método con un índice de efectividad relativamente bajo. Es decir, creo que se puede hacer más desgastándose menos, evitando tanta polémica al apostarle a mejores métodos de enseñanza, que a denunciar a profesores que de todos modos muchas veces son pragmáticos o quiméricos (algo tan colombiano como Juan Valdez), y no auténticos o intencionales maestros del terrorismo.

DieGoth dijo...

Perdón, quise decir "desde las públicas hasta las privadas más cotizadas". No desconozco que hay universidades públicas tanto o más prestigiosas que las privadas.

Jaime Ruiz dijo...

Para el Veneco: es indudable que usted es un uribista muy sectario que escribe esas cosas para desprestigiar a Chávez y sus seguidores. Sinceramente me parece muy mal que haga eso en nuestro blog. Aquí se consideran de mal gusto las suplantaciones.

Jaime Ruiz dijo...

Para Diegoth: una cosa es no saberse explicar y otra no deber decir las cosas. Por ejemplo escribí un post en el excelente blog de Vopa comentando eso y él concluyó que descalificaba a todos los que salían de las universidades públicas. Para empezar, su post era claramente hostil a los terroristas y a su gente. Yo no podría descalificar a cualquiera por ir a una universidad pública porque él mismo ponía un post contra la violencia en las universidades. Pero es que la desaprobación que denunciaba Vopa no estaba en ninguna parte.

Bueno, hay que conocer el medio de carreras como Antropología, Sociología, Historia, Ciencias Políticas o Filosofía, por ejemplo de la Nacional de Bogotá para decir si es verdad o no lo que digo. En todo caso, ahí va un vínculo, y eso que ese mundo es hostil a internet.

Pero es que la guerrilla nació en las universidades y es en realidad su fruto. Sin el "movimiento estudiantil", que es el germen de la guerrilla, no habrían obtenido un título la mayoría de los que fueron profesores en los años noventa (ahora ya están jubilados), y la hegemonía ideológica fariana no sería tan absoluta. Baste con recordar el episodio de la estatua del Che.

La mentalidad colombiana se transmite en las universidades pues en principio éstas son la máscara con la que se justifican los abusos que se cometen a favor de los ricos y en contra de los pobres. Si encuentras a alguien que se gana el sueldo de 25 personas y realmente no sabe nada, tú lo compruebas, ni sobre todo sirve para nada, siempre te dirá que se quemó las pupilas estudiando. ¡Es que ante no había que estudiar! Bastaba con ser de las familias de criollos y tener contactos, ya tenías puesto estatal y renta clara. Puede que a veces tuvieras que salir a matar a los del bando rival que te iban a quitar el puesto, pero ése era todo el trabajo.

Claro, si uno va a la facultad de Odontología sin duda encuentra pocos profesores que justifiquen a las FARC, porque son personas que no se interesan mucho por la política. Por si acaso, hay que ver qué clase de sindicato tiene la Nacional.

Inculcar mentalidad empresarial y abierta entre los jóvenes es prácticamente imposible porque en cuanto entran a la universidad se identifican con la ideología universitaria y sienten mucho desprecio por cualquier esfuerzo intelectual. Todo lo que aprenden es que para ser aceptados por los profesores tienen que participar cada día de los dos minutos de odio contra Uribe y asistir a actos de los grupos revolucionarios. Esto me gustaría muchísimo a mí inventármelo o decirlo por provocar y echarme enemigos, pero es la exacta realidad que conozco bien de cerca.

No hace falta soñar en que algún día sale de una universidad pública colombiana un empresario, si al menos saliera un estudioso serio de algo. ¿Dónde hay estudios hitoriográficos serios en Colombia? Para entender a Colombia a partir de textos de historia es necesario buscar en alguna universidad estadounidense o leer a Malcolm Deas. He leído varias enciclopedias que incluyen partes de historia de Colombia y en ellas la guerrilla tiene un gran papel y la amenaza son quienes se le resisten. Es lo que hacen los historiógrafos colombianos, miembros de las principales academias. Su redacción ya es horrible, pero su rigor científico es un poco peor que el de Jojoy, gran lector de historia, según me dicen.

La leyenda es que las FARC fueron fundadas en 1964 en la región del llano, pero antes ya existían las guerrillas, y si se va para atrás siempre aparecen las universidades de los años treinta y cuarenta con sus pre-doctores comunistas. Es que hay que ser uno de ellos para imaginarse a Tirofijo descubriendo a Lenin. Otra cosa es que los cortes de franela necesarios los hagan otros. No me imagino a Stalin ni a Hitler descuartizando con las manos a nadie.

El problema de no echarse enemigos es lo que ha pasado con Uribe. En estos años conozco personas que han entrado a una universidad pública y al cabo de pocos meses se han vuelto justificadoras del terrorismo. Es que cuando predomina una ideología según la cual no hace falta hacer nada, por ejemplo estudiar, sino que el sueldo y el título son algo que te deben y sólo tienes que ser enérgico exigiéndolo, se va formando una chusma cada vez más deforme y canallesca.

Lo que no puede ser es negarse a averiguar la verdad histórica, y a ese respecto no hay estudios sobre la historia reciente. Alguien que explique si las FARC son o no lo mismo que el sindicalismo estatal, por ejemplo. Alguien que haya visto a los sindicalistas coreando las consignas farianas en el Caguán, o que lea y comente los comunicados de la CUT y otros sindicatos afines en esa época.

Es decir, según me parece a mí, no se puede vivir de espaldas a la realidad en última instancia refrendando la hipótesis selenita para no desagradar a nadie.

DieGoth dijo...

Jaime, pero ¿qué porcentaje de alumnos, de los miles y miles que tiene cada universidad, se contagian de ese adoctrinamiento?

El asunto es cómo criticar a los adoctrinadores de las universidades de manera que quede claro que la cuestión no es declararse contra la idea de que existan las universidades, sino los adoctrinadores.

Anónimo dijo...

Ya bastante mal anda la historiografía colombiana si para evaluarla toca buscar en enciclopedias. Eso es estar mal de fuentes. Por fortuna se trata de la historiografía ruiciana,la del personaje consumidor de enciclopedias y totalmente ajeno a los archivos y a las discusiones académicas del área. Para completar pone de ejemplo la carrera de historia de la Nacional. Ahí sí tacó burro porque esa carrera fue fundada cuando muchos de los clásicos autores oficiales de las izquierdas cerraban ese ciclo propagandero y se adentraban en lecturas críticas de su propio trabajo, además poniéndole disciplina académica al oficio. Por ejemplo, sobre el origen formal de las guerrillas, se ha escrito y discutido mucho más allá de la pobre presentación que hace Ruiz. Debe ser porque su afición es por leer sociólogos y politólogos (además de los insoportables "violentólogos") barbotando temas de la historia por inspiración o por opinadera (como su admirado Montaner) pero con una infinita pereza para habitar los archivos y valorar la calidad y el alcance de las fuentes (en el departamento de Historia pueden vivir sin leer a un teórico social, porque allí impera la tiranía de las fuentes primarias y los charlatanes pasan vergüenzas leviatánicas, lo prevengo de ello).
Sobre la relación entre movimientos abiertos y legales y los ilegalmente armados se ha escrito y publicado un montón, no se trata del agua tibia, siento decepcionarlo.
No recuerdo incidentes de "la estatua del Che". De hecho, salvo por las veces que han pintado al tipo en paredes, si algo no ha cuajado en ese espacio es la imagen del mismo, menos en forma escultórica, pues en los intentos que hubo de ello en los 70 y 80 nunca duraba una semana y terminaba dinamitada. Es más, la más reciente de sus estampas ya ha sido bombardeada con bombillos llenos depintura. Yo creo que a la Universidad Nacional no la conoce tan de cerca como simula con su retórica.

Jaime Ruiz dijo...

Para Diegoth: los contagiados de adoctrinamiento, tanto en las universidades públicas como en las de elite, son la mayoría. Lo que pasa es que son grados diferentes, según la categoría social, valga decir.

Por ejemplo, y que Vopa lo confirme, ¿hay o no una mayoría antiamericana aun ahora entre los estudiantes o egresados? Es verdad que eso se da cada vez menos por la presión ideológica de la mayoría de la sociedad, sobre todo después del Caguán. Pero pensar en alguien de la Nacional es pensar en un antiyanqui. Otra cosa es que la persona tienda a ser equidistante. La equidistancia es peligrosa, porque alguien equidistante entre Hitler y Stalin aprobaría de todos modos los campos de concentración, y porque alguien de las FARC puede pensar que los de Sendero Luminoso son unos extremistas fanáticos mientras que él es un guerrero responsable.

Si se coge a todos los "profesionales" colombianos y exceptúe a los de carreras técnicas, ingenierías, contaduría y así. Seguro que hay por lo menos el doble de antiuribistas que de uribistas. Si se trata sólo de carreras más relacionadas con la política, la adhesión a Carlos Gaviria y sus mariachis es más bien unánime.

Es que si en una universidad predomina la estética prerrafaelista, por poner un ejemplo, la gente no va a consultar a los de Odontología, sino a los de Artes. Los de odontología por lo general no le dedican mucho tiempo a la política, y reconocen la autoridad de los que estudian eso.

m t dijo...

Puede que al final la universidad publica termine siendo aprovechada por los propagandistas (alumnos y profesores) de 'la revolucion/guerrilla'. Basados en la perenne idea de hacer un cambio del sistema opresivo, cerrado y de monopolio que existe en el pais y en latino america, pero que al final terminan sumados al mismo sistema, particularmente cuando reciben buenas ofertas de estudios y de trabajo. Y lueguito se les olvida ese cambio. De ahi que noto que muchos 'derechistas' cerrados hoy en dia fueron de 'izquierda' o revolucionarios en su epoca.

Tal vez en eso se basa en parte Ruiz para sacar esa conclusion.

Tambien hay que tener en cuenta que la entrada a una Universidad significa para todo el mundo un paso hacia la independencia personal, tanto en edad como en madurez y aumento en conocimientos, supuestamente mas independientes que en el bachillerato.

Y todo eso es aprovechado por los 'adoctrinadores'.

Me gustaria conocer de algun colombianos hoy de derecha que no fue izquierdista en su epoca jovencita.

La pregunta para mi es que continua moviendo a los fieles a la izquierda de hoy? verdaderamente creen que seria un sistema mas justo, o que serian libres de crecer personalmente y economicamente?

No se, pero ni los cubanos que conozco, ni lo que se oye de alla indica mucho de favorable. O de la Rusia precaida.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 10:33 pm. Pues me gustaría ser un experto en el mundo académico colombiano, pero no lo soy. Lo que pasa es que las enciclopedias contratan y pagan muy bien a gente influyente, por ejemplo a miembros de la Academia de Historia. Los demás historiadores dirán lo que digan, pero ¿por qué cuando se habla de la historia colombiana reciente siempre aparecen Malcolm Deas y Daniel Pécaut?

Su digamos descalificación de mi conocimiento del departamento de Historia es acertada, pero figúrese que sólo mencioné la Historia entre otras muchas carreras. Es decir, si se trata de descalificarme a mí como conocedor de todas las materias, se encuentra un camino fácil. Si se trata de argumentar que es falso el predominio que denuncio de mamertismo en la mayoría de las carreras que tienen que ver con la política en la Nacional, queda la impresión de que usted aceptara casi todo lo que digo.

Según usted todo el mundo o casi conoce la relación de los sindicatos con las guerrillas. Pues por lo que dicen los columnistas, por no hablar de los blogueros, que son un mundo menos exigente, esa relación no existe, los de Acotv y Sintratelecom son pobres "trabajadores" que "luchan" por salarios "justos".

Dice usted que no conozco tan de cerca la Nacional como simulo, y tiene razón. Pero ¡qué curioso! ¿Cómo es que usted no recuerda la discusión que hubo porque las directivas habían borrado las imágenes del Che Guevara y Camilo Torres de la plaza "Che Guevara" (de ahí debe de provenir mi distracción con la "estatua", asocio una plaza con una estatua).

La cosa cierta es que hubo un editorial de El Tiempo con varios cientos de comentarios y una discusión en montones de blogs, y al final los "estudiantes" volvieron a pintar las amadas imágenes. El ejemplo que usted da basta, para que vea que eso que le digo a Diegoth es exacto. Usted arguye como prueba que unos vándalos van y tiran bombillos llenos de pintura contra esas imágenes.

Es el mejor retrato de la Nacional que he encontrado en mucho tiempo. Denunciar al promotor del odio que permitía convertirse en una máquina de matar y abanderado de la guerra continental es labor propia de saboteadores, porque el medio predominante entre los estudiantes y profesores está a favor de que se siga rindiendo culto a la imagen.

Anónimo dijo...

Que permanezca la incómoda imagen en la dichosa pared es un asunto de apatía o indiferencia. Estar a favor de algo es positivo. La indiferencia, en cambio, es una actitud pasiva. Que se le rinda culto a una imagen es un tema del dominio de los caprichos personales. Se venden grandes carteles con la imagen de Natalia París, de quien se admira su imagen, no su legado. Tanto es así, que muchos miembros de barras de fútbol se indignan porque la guerrilla pinta caras del Che en sus tomas. La mayoría de quienes usan esa imagen la tienen escindida de las actividades de alguien a quien no conocen. La imagen en alto contraste aparece a veces en vehículos de transporte público, cuando muchos han sido quemados en su memoria. Si son o no saboteadores quienes lanzaron pintura contra el santo o si denunciaban algo, no lo sé; bien pudieron ser adoradores de Mao (quienes lo ven como un anarquista aventurero y con una lectura "incorrecta") o puede hacer parte de algún performance con intenciones estéticas. ¿Que le importa algo el tema a los miembros de esa comunidad? La mayoría ni lee El Tiempo, que fue donde más se preocuparon.

Jaime Ruiz dijo...

Para el usuario anónimo: pues con tanta pasividad dentro de poco habrá imágenes de Hitler y de Pablo Escobar, anticipo de la moda de Alfredo Garavito. Bueno, en realidad el Che es un criminal peor que los otros tres, sólo que no pudo matar a tanta gente como Hitler, aunque sí se lo proponía, pues "dos, tres, muchos Vietnam", con tres millones de muertos en ese país, podrían dejar en ridículo a Hitler.

Pero si la juventud más distinguida del país, la que compite y gana para las plazas que tanta honra dan en todo el mundo, no es capaz de prestar atención a que en la plaza Che Guevara hay una imagen de un gran criminal, ¿por qué se han de gastar los recursos que no hay para construir carreteras en formar ciudadanos tan inciviles? ¿Y por qué alguien dedica energías a defender un antro así?

Por mucha voluntad que se le ponga, no se entiende.

Anónimo dijo...

Cuando vaya a Londres visite el museo del imperio británico y pregúntese sobre el culto al delito. Es más, lo reto a que se conteste. En varias ciudades colombianas hay monumentos a un hacha sobre un árbol muerto. Nuestra historia oficial reivindica a sujetos como Hermógenes Maza y reproduce proclamas de guerra continental de un liberal estrellado con sus aspiraciones. Hoy mismo un texano redimido del alcoholismo proclama guerras santas contra el eje del mal. El mismo fanatismo que lleva a algunos a pintar al santico, y a rasgarse las vestiduras porque nadie quiere conocer su biografía, lo lleva a usted a quedarse en eso. Liquidar esa institución no va a resolver los problemas de infraestructura del país pero sí se sentirá en el vacío de la falta de una escuela que ha trabajado en ese tema.
Ha llegado tarde como la policía. Imágenes de Hitler se consiguen en muchos medios exóticos y unos que de lo serios asustan. Los neonazis colombianos y también los paleonazis, hacen pública su admiración por el personaje y por su foto. En cuanto a Pablo I de Envigado, hace ya varios años fue un éxito en ventas la camiseta con su cédula y el texto "El Patrón". Por respeto a su paranoia, supongamos que la Universidad es ese "antro" que usted idealiza, donde ciudadanos de bien, promotores de la civilidad, no pueden acceder a dar tales batallas sobre los símbolos y los valores. Pero esas otras cosas están afuera y la forma de convivir con ellas por parte de la mayoría tiene un poco de todo. Incluso de saber en qué ocupar el tiempo.

Jaime Ruiz dijo...

Si en Londres tienen un museo del Imperio Británico es normal que ahí se rinda culto a los forjadores de ese imperio, pero la imagen al principal instigador del terrorismo que precisamente mata a decenas de colombianos cada semana es más o menos como si en Israel tuvieran en algún centro pagado con impuestos de todos la imagen de Hitler, y se rebelaran si alguien intentara quitarla.

En realidad ocurre es así: el país es como un campo de concentración y de una parte están los doctores y de la otra el ganado. Por eso los doctores y sobre todo los hijos de los doctores tienen su icono sagrado en el centro en el que se forman para convencerse de que tienen licencia para matar, mientras que cada semana se sacrifica a una parte del ganado, para que no pierda la costumbre.

Pero claro, un statu quo semejante siempre encuentra defensores. Sobre todo cuando lleva cinco siglos reproduciéndose y en todo ese tiempo ha estado lejísimos de lo propiamente humano. Ya el culto sacrificial y la colección de mentiras son una segunda naturaleza.