24 nov. 2005

La armonía entre las generaciones

A diferencia de esas sociedades que se llaman a sí mismas «civili- zadas», Colombia no tiene el grave problema de la incompresión entre las generaciones. Al menos entre las clases más instruidas: casi todos los jóvenes cultos manifiestan un sentido orgullo de tener los padres que tienen y en lo posible intentan emularlos, lo cual por otra parte se puede considerar una señal positiva de continuidad. Cuando se tiene acceso al mundo univer- sitario colombiano se puede observar esa afinidad de valo- res, un poco como si hubiera un continuum de rebeldía, anhelo de cambio, vislumbre de la utopía y clamor por la justicia social.
VER POST Y COMENTARIOS