10 nov. 2005

Sigue la fuga de cerebros

Como un motivo recurrente de una comedia televisiva infantil, aparece la lamentación por la fuga de cerebros, por la huida al ex- terior de personas que tienen estu- dios y han obteni- do títulos. La reacción a eso podría servir para explicar muchos aspectos de nues- tra sociedad. Los que se lamentan de que el país pierda el dinero que se invierte en formar a esos profesionales extrañamente no piensan que debería haber una forma de recuperar ese dinero, al menos con los que emigrarán en el futuro a otros países, pues lo que es seguro es que durante unos cuantos añitos los sueldos de los países plenamente humanizados serán mucho más altos que los colombianos. Ese adverbio, extrañamente, que ya es casi una rutina de este blog debe entenderse justo al revés, pues, lástima que haya que explicarlo, lo que pretende es denunciar las claves morales sobre las que operan esas personas.

_______________________VER POST COMPLETO

8 comentarios:

Anónimo dijo...

y hablando de cerebros fugados. Me gustaría tocar el tema de las oficinas de abogado americanos y canadienses que vienen aquí a jugar con las ilusiones de los estupidos que les creen y lo único que pretenden es llenarse el bolsilo de dolares ganados con sangre sudor y lágrimas y por último no son más que estafadores.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 2:24 PM

Supongo que algunos no son más que estafadores y otros son serios. Depende. La cosa cierta es que la inmigración es un negocio rentable para muchos abogados, pero eso vendría a ser como cualquier negocio.
Gracias por participar.

m t dijo...

Tambien me parece que si no se cambia esa manera de ser de la sociedad no se reducira la miseria o se avanzara en desarrollo economico.

Me referio a apertura mental y competitividad justa, sin recurrir a trucos sucios, o crimen, y dejar en la basura la idea que el titulo borra como por magia la incapacidad, o que otorga incuestionablemente prestigio y sabiduria. Es una pretension absurda en el mundo de hoy particularmente, por lo que a personas con esa mentalidad retrograda les favorece el aislamiento para poder ejercer su monoplio y estamparse asi de por vida sabiduria y prestigio, y seguramente salario cuantioso.

En lo que estoy de acuerdo con Samper es en que el pais invierte en la educacion de profesional, una fraccion de la que si consigue la suficiente educacion (tal vez por aptitud innata, aunque se de una educacion errada o ineficiente en Colombia) como para avanzar lo suficiente en el exterior en mas educacion y de hecho calificar para puestos y trabajo razonable. Lo que recibe el pais es devuelto en remesaa, pero no deja espacion para generar 'valor agregado' al producto criollo de esa educacion, que aunque deficiente genero unos pocos razonablemente competentes.

Lo malo es culpar al gobierno, este o anteriores, es culpa de todos. Se de ejemplos que literalmente botan en la basura las ofertas de pago sentimental, gratiniano, por la educacion recibida. O rechazan donaciones de equipos usados, ejemplo, por la misma razon quizas que rechazan la ropa usada. Y hasta impiden que se les de a estudiantes de bachillerato, que ni siquiera representa eso amenaza para los puestos de profesores universitarios, o mandamases de institutos de investigacion.

Por que? porque representa una amenaza para sus privilegios. Pero la ida tiene sus sucesos e ironias y a veces esos ingenuos y bien intencionados que quieren pagar algo de los 20000 en forma efectiva se topan con discursos, como este 'rerun' suyo, que en una forma u otra si previenen a esos ingenuos. Lo malo es que por pasarse de calidad en su analisis terminando haciendo de victimario, y a casi victimas. Dije suficiente.

Jaime Ruiz dijo...

Para Mary T: comento sólo las cosas en que estoy en desacuerdo con usted. Lo primero es la remesas, "el país" es muy grande, cuando se gastan 20.000 dólares son de todos, cuando llegan 200.000 dólares a alguien, son de esa persona.

El valor agregado al producto criollo, yo creo que la persona que vive fuera da un ejemplo que destruye la mentalidad tradicional, por eso nuestros argumentos son menos dañinos para los mamertos o doctores que el ejemplo de alguien que sobrevive y prospera en otros países. Yo creo que esa ruptura social genera prosperidad casi automática, que mucha gente desconfía de sus capacidades porque crece convencida de que es inferior porque ha sido excluida siempre. Cada vez hay más gente que cree en su esfuerzo.

Eso de la ropa usada también irá retrocediendo en la medida en que la igualdad avance en la sociedad. Yo conozco a muchas personas que presumen de lo caras que les resultan las cosas. Ponerse ropa usada es descender de estrato, pero eso cambiará. Lo de impedir que se den equipos usados a otros es deliberado intento de impedir la competencia. Típico. Un amigo mío tenía un profesor en la Nacional que les decía tranquilamente que no les iba a enseñar cierta cosa porque después lo dejarían sin trabajo a él.

Y lo que dijo suficiente no lo entiendo. ¿Cómo hago de victimario y cómo impido que alguien ayuda? No lo entiendo.

Gracias por participar.

j. dijo...

"Bueno, uno no puede cambiar la moralidad de la gente, no puede convencer a un imbécil que replica a un escrito diciendo que son dislates y confusiones que eso no se hace, que hay que explicar qué es lo claro, dónde está la confusión. Esta gente se precia de no entender, es un arte característico."

jeje...

Jaime Ruiz dijo...

Ya ve.

Christian Pinzón dijo...

bueno la fuga de cerebros es un tema en el que he escuchado posiciones encontradas, una posición es que el país pierde el talento que tiene y se aporta a otras economias, la otra es que esta estrategia de fuga de cerebros la implemento India y parece que los resultados se estan empezando a ver, no se usted que opina especialmente de este ultima posición.

Jaime Ruiz dijo...

Para Christian Pinzón:

Hombre, no le quepa la menor duda de que estoy de acuerdo con la segunda posición. Eso sería cierto universalmente, pues no es que porque unos ganen los otros pierdan, en los ciclos expansivos de la economía ganan todos, pero particularmente en Colombia significa enriquecer la cultura laboral, es decir, acostumbrarse a prosperar siendo productivo y no sólo gracias a las palancas, presiones y trampas.

Ponga un país rico como el Reino Unido o Alemania: en la mayoría de los campos de investigación avanzados no pueden competir con EE UU por el tamaño de sus economías y de sus recursos, de modo que muchos científicos de esos países terminan en EE UU. ¡No faltaría más sino que fuera Colombia el país que se decidiera a competir en ciencias, eso habría indignado hasta al Chapulín Colorado! (Claro que en tiempos del comunismo la miserable Albania, el país más pobre de Europa, fabricaba camiones. La opulenta Suiza no fabrica ni carros, pues no resultaría rentable, pero es porque en algunas partes, cuando los países caen en manos de genios inspirados, como Abimael Guzmán o Fidel Castro, sus proyectos faraónicos terminan en disparates que harían añorar un gobierno del Chapulín.)

Ahí lo que hay es un ingrediente de nacionalismo ridículo: si fulanito se va a EE UU y llega a ser el presidente de Hewlett Packard, no se puede decir que Colombia perdió a ese hombre tan talentoso, porque en Colombia no hay nada comparable a una empresa de ésas. Por no hablar de que las personas talentosas que se van a otros países dejan las vacantes para gente del país que estaba en rangos inferiores o sin trabajo.

Se dice que lo que el país invierte en formar a esas personas se pierde, pero bastarían las remesas para juzgar eso de otra manera. Sobre todo, a medio plazo habrá infinidad de negocios que surgirán de la experiencia de los colombianos emigrados.

Gracias por participar.