10 dic. 2005

El anuncio del superhombre

Es innegable que la discusión sobre la UP, abierta con una perla del editor del Bluelephant's Ballad, ya se ha puesto un poco pesada, pero es que no cesan de aparecer testimonios valiosísimos de lo que es la industria del secuestro al cabo de varias generaciones. Para que se vaya entendiendo qué le espera a Colombia si sigue la indolencia respecto al poder acumulado por la izquierda (?)a punta de secuestros y masacres desde hace más de cuarenta años. Lean este comentario:

Sé que la discusión parece terminada, pero al contarle esto a un gran amigo mío que vio cómo sus amigos del alma eran asesniados uno a uno, y al conocer gente que tuvo que salir del país por culpa de gentuza como el señor Ruiz, me da vergüenza decir que soy colombiano y que soy humano.

La culpa de que mataran a personas vinculadas a un partido que secuestraba gente es de los que al cabo de veinte años señalamos las verdades más evidentes. No hay que darle muchas vueltas, es el mundo al revés, los secuestradores son las víctimas de los secuestrados, los asesinos son las víctimas de los muertos, la clientela de ese blog escribe en inglés para combatir la exclusión.

Y después se escandalizan cuando uno se teme que sus parientes y ellos mismos se siguen lucrando de los secuestros y del narcotráfico. ¿Qué otro motivo tendría seguir buscando justificaciones para la continuación del negocio? Y todavía hay gente que se escandaliza cuando uno dice que los pobres adolescentes famélicos que cometen los secuestros y cuidan a las víctimas son sólo otras víctimas.

4 comentarios:

( ) dijo...

Señor Ruiz, esos comentarios que sin duda alguna son más provocadores que los que escribimos algunos de nosotros, sólo me hacen reafirmar en los comentarios ya planteados.

Por cierto, encontré un error en su pulcrísimo blog. No quiero mencionarlo a ver si lo encuentra.

Jaime Ruiz dijo...

1. Los errores no ensisten, son camvios en el lenguage.

2. Si es el cambio del lenguaje de "asesniados", está en su texto. El lenguaje no sólo cambia cuando la gente no puede pronunciar una palabra, sino cuando un dedo va antes a la tecla equivocada.

3. Si los errores ensistieran, suponiendo que a usted le importe eso (y lo dudo) es en su breve comentario (previo a éste) donde hay uno. Y no lo hago perder el tiempo buscándolo porque es un error de los graves, según los que creen que hay errores. De los graves no porque usted la embarre especialmente, sino porque cree que así se debe escribir y hablar, debido a que toda la gente que conoce habla y escribe así. Es lo de "me hacen reafirmar en los comentarios". Debió decir "reafirmarme", "reafirmar" es otra cosa, también respecto a un comentario "reafirmo lo expuesto" es una idea distinta a "reafirmarse en algo".

4. No tengo tiempo de buscar errores en el blog. Ya dedico demasiado a esas discusiones.

Y hablando del post y su comentario en el Bluelephant's Ballade, le diré algo que debería pensar, algo que ha podido experimentar en la última década, pongamos que tenga usted unos 23 años. ¿No se ha dado cuenta de que hay muchas menos masacres de las AUC que cuando Pastrana? Es el avance de la guerrilla lo que dispara la respuesta criminal. Y lo que permite el avance de la guerrilla es la ineptitud del Estado. Los responsables de la masacre de la UP de ninguna manera fueron quienes se oponían al secuestro y a las masacres guerrilleras, sino quienes las toleraron para buscar aliados, como Betancur o Pastrana.

Los que mataban comunistas en los pueblos o en las ciudades pequeñas no eran personas muy apasionadas de la discusión política ni de las leyes, sino gente que se veía amenazada por la invasión guerrillera, que iba paralela a la expansión de la UP. En realidad eran los Castaño, pero tendrían cómplices en muchos sitios. No se trataba de gente muy partidaria de la ley, ni siquiera muy anticomunista, sino de poderosos locales o de funcionarios que no veían modo de contener la expansión de terror de las guerrillas. Si a usted denunciar el terrorismo y la complicidad le parece que es alentar asesinatos, está usted claramente en un bando de asesinos. No hay otra forma de explicarlo.

Mientras que sus amigos tuvieron que irse del país, a mis amigos les mataron a varios parientes por ser de la UP, dese cuenta, estoy más cerca de las víctimas y su problema que usted. Lo que pasa es que esa situación no hace que el secuestro sea una buena cosa, ni el régimen comunista que buscaban "combinando todas las formas de lucha". Lo que plantea usted en su ingenuidad fue lo que los llevó a ellos a una trampa mortal, la suposición de que la gente se dejará secuestrar y esclavizar (no otra cosa es la revolución) porque la historia manda que sea así.

En realidad los que dirigían todo eso contaban con esas víctimas para justificar la radicalización y hacer propaganda en el exterior. Gilberto Vieira murió a los 91 años, y hay muchísimos otros casos.

Como presumo que usted es una persona muy joven, también sigo con algo que ojalá recordara: hay toda una voluntad (y puede que sea su naturaleza más profunda porque lo es de las castas superiores del muladar llamado Colombia) de forzar la asociación entre oponerse al designio de los comunistas y ser asesino, reaccionario, etc. Es algo que se encuentra en las aulas (en las universidades de elite más que en las de garaje, pero sobre todo en las públicas), en la prensa, en la vida cultural, etc. De modo que a la gente la fuerzan a pensar que cualquier crítica a los asesinos que siguen asesinando es oposición a la justicia social o a cualquier monserga de ésas, y por tanto quien no quiere asesinatos es el asesino. Lo mismo que pasa con JM, que me acusa de promover asesinatos, cosa que no puede demostrar y que sólo obedece a un resentimiento personal bastante mezquino.

En todo caso lo invito a demostrar un solo sitio en que yo autorice a cualquier criminal. ¿Que es demasiado sutil? ¡Apuesto a que se considera escritor e intelectual, pero ni siquiera es capaz de encontrar las insinuaciones de que me acusa! Todo lo saca de una frase sacada de su contexto para justificar los insultos de JM en su blog, y del adoctrinamiento que no sólo es presión mamerta sino ante todo la mentalidad tradicional colombiana.

( ) dijo...

La rabia no me la quita nadie, pero no hay tiempo para reafirmarme en mis opiniones. Además, su tosudez resulta insoportable.

Es preferible callar y dejar el asco para mis escritos a debatir con trogloditas disfrazados de dandis.

Jaime Ruiz dijo...

Oh proeza, al mismo tiempo la honradez intelectual más asombrosa y la precisión conceptual más nítida. Yo creo que los que publicaron a Gómez Dávila deben de estar arrepentidos, por mucho esfuerzo que hagan será pronto eclipsado por la superior sabiduría del genio de los paréntesis. Y también la paz de Colombia llegará de sus enseñanzas.

No hay que sacrificarse tanto a pensar, ya se sabe: un muladar.