20 ene. 2006

Darwin contra el Génesis

La polémica que se ha desarrollado recientemente en EE UU sobre la posibilidad de que la teoría del «diseño inteligente» se enseñe en las escuelas ha servido para que se pongan de manifiesto en Colombia las convicciones de los hegemónicos editorialistas de El Tiempo (y de paso la masa de sabios doctores) condescendientes ante tanta superstición y sorprendidos de que tales cosas pasen en un país en el que hay tanto desarrollo tecnológico. ¿Cuáles son las convicciones profundas de esos señores y en qué afectan esas convicciones a Colombia? ¿Por qué a pesar de nuestro marcado desprecio por la superstición casi todos los premios Nobel en ciencias se van a ese país de orates? ¿Acaso en Cuba, donde es forzoso adquirir la ideología correcta (y todos tienen salud y educación), no debería haber más desarrollo de las ciencias?
VER POST Y COMENTARIOS