9 ene. 2006

El país obsceno

Cuando durante un par de semanas uno se abstiene de publicar posts sobre lo que lee en la prensa colombiana hay algo que se va como sedimentando, ya no es la indignación concreta ante una mentira sino la fascinación ante el espectáculo cotidiano de la promoción del crimen y el ejercicio del cinismo. Leer la prensa colombiana es como tener una mirilla a través de la cual se ve algo monstruoso o inusitado. Es difícil decir si predomina el asco o la incredulidad. Aunque hay que admitir que es imposible aburrirse.

Los resultados del guerrerismo

______Lo primero es la horrible masacre de Vista Hermosa, un hecho ya rutinario en Colombia. Tan rutinario como la presteza con que salen los precandidatos presidenciales Horacio Serpa y Carlos Gaviria a cobrarla y a culpar al gobierno que no tuvo la sensatez de rendirse antes. Demócratas muy respetables, claro. El ex magistrado es el preferido de los intelectuales colombianos, de forma casi unánime.

Una mala noticia

______Pero ése es un hecho rutinario. Más interesante por la gracia con que se manipulan los datos es la serie de editoriales de El Tiempo de la semana de navidad-año nuevo, como si algún directivo capaz de moderar los furores castristas de ESC y Roberto Pombo estuviera de vacaciones. Uno de ellos tiene el admirable mérito de convertir un crecimiento de la economía que no se ha visto en más de una década en una mala noticia.
______El argumento es perfecto: el crecimiento sólo favorece a los ricos, no se reparte. Cuando uno se pregunta cómo es que hay países donde los sueldos de la gente humilde son diez veces más altos que los colombianos, tiene que pensar que ha habido buenos gobiernos decretándolos. ¿Debo tratar de ser simpático? No puedo: un país en el que las mentiras de ese tipo reinan es un muladar. Lo siento si alguien soñaba otra cosa. Curiosamente, cuando no hay crecimiento económico quienes de verdad lo pagan son los pobres, y en medio de las peores recesiones y crisis se amasan las grandes fortunas de los especuladores. Cualquier persona con conocimientos mínimos de economía sabe eso, y nada les costaría a los editorialistas averiguarlo. Lo que pasa es que esa retórica cohesiona a su gente y sirve para conseguir votos por Navarro, Gaviria o Serpa.

El daño que ha hecho la guerrilla

______Bah, prevenciones mías. Un artículo publicado en el mismo periódico la semana pasada acierta en el maravilloso arte de encauzar el rechazo a las masacres que cometen las FARC en fuerza a favor de quienes las apoyan y comparten sus fines. Es que la retórica puede aprender lo mismo del judo que de la música, lo mismo se explota la fuerza del adversario que se crean texturas y ambientes con armonías adecuadamente expuestas. ¡Malditas FARC, de no ser por ellas ya estaríamos como Cuba! Léanlo. A fin de cuentas tienen eco: para la inmensa mayoría de los que odian a las FARC éstas son sólo una asociación de gente fea y pobre que delinque. No importa que Alfonso Cano sea un patricio casi del mismo nivel que Antonio Caballero, y que la lista de patricios que promueven la guerrilla sea muchísimo mayor que la de los que la combaten.

Traición a los secuestrados

______Sí, Antonio Caballero tenía que aparecer a alguna hora. El ex novelista y perpetrador semanal de la misma diatriba desde hace décadas no deja de tener un marcado liderazgo en la producción de mentiras y manipulaciones repulsivas. Sólo le hace un poco de sombra el editorialista de El Tiempo y antiguo compañero de Alternativa. Esta vez el motivo específico de la variación es el fracaso del «intercambio humanitario»: ¡el maldito gobierno se la sigue jugando a los secuestrados y a sus familias, no gana nada, pero con tal de hacer daño se las ingenia para no hacer el canje! Vale la pena leerlo.
______No importa: a mí me viven mandando al psiquiátrico mientras que Caballero es el columnista más leído y admirado en Colombia. ¿No es coherente con mi punto de vista señalar que hay algo profundamente dañado en el conjunto de la sociedad para que tal cosa ocurra? Sí, sí, la mía es una locura circular y «consistente» (queda más bonito en inglés, más culto).

16 comentarios:

Sergio Méndez dijo...

Vamos por partes:

- Extrañamente Ruiz no ha dicho nada de la masacre cometida por los paramiliatres hace un mes (esos paras con los que no tiene problema con que se negocie, porque NO SON TERRORISTAS, NO ASESINAN y NO TRAFICAN CON DROGAS). Aquí reportada en el comunista Miami Herald.

- Bonita retórica sobre la cuestión del crecimiento ecónomico, pero lo que no veo es una refutación de los hechos. Mucho bla bla bla, pero nada de argumentos. Como cosa rara. Lean lo que dice el informe de portafolio (seguramente organo de la guerrilla). ¿Pero además, quién dijo que ese era solo el caso de Colombia? Solo basta rasgar un poco detras de la fachada de los medios gringos (todos comunistas menos FOX news, claro esta) y se encuentra uno con cosas como que la pobreza ha crecido en el mismo imperio - entre otras., a pesar de que la economía le fue bien....Lean.

- Por último... Jaime Ruiz no merece ir a un psiquiaticro. Es evidente que lo que escribe lo escribe de mala fe, no porque este loco.

Buen día :)

Sergio Méndez dijo...

Opss..olvide poner el link de portafolio..leanlo aca

Jaime Ruiz dijo...

Para Sergio Méndez: se me olvidó que el atributo target no se puede poner en los vínculos y eso determinó que al ir al vínculo de Portafolio perdiera lo que había escrito.

Bueno: no he escrito nada sobre la posible masacre de las AUC porque no me dedico a registrar y denunciar masacres, sino a comentar la retórica que las sustenta. Respecto a la de Vista Hermosa (que no era un delito vulgar por el control de la coca sino "político" por su defensa contra la erradicación y en realidad por el control guerrillero de la zona) lo que comento es la actitud de los precandidatos, que analizó Diegoth en un post en Pensemos.

Respecto al crecimiento económico todo es más complicado porque todo lo que usted dice es razonable y coherente desde una óptica antieconómica e ideológica. Yo no he dicho que se haya reducido la desigualdad, sino que El Tiempo convierte el crecimiento reportado en una mala noticia. No es imposible que haya crecimiento y aumento de la pobreza, pero eso sería muy poco probable en Colombia. La página que usted enlaza sobre ese fenómeno en EE UU es una página izquierdista y no le doy suficiente credibilidad. Si hubiera alguna falacia o incluso algún dato mal expuesto tendría que dedicarme a conocer esa realidad para refutarla. No tengo tiempo.

Portafolio es un medio de la Casa Editorial El Tiempo y sus análisis suelen corresponder a los intereses de esa clase de gente: las roscas de empresarios mercantilistas, burócratas corruptos y familias pseudoaristocráticas que siempre han dominado a Colombia. Sólo desde las rutinas mamertas más torpes se puede andar creyendo que los que piden "repartir la riqueza" son amigos de los pobres. ¿Por qué no reparten los Santos su riqueza? ¿Por qué casi todos los columnistas de los medios de Santodomingo quieren que se reparta la riqueza? La gran inversión social del gobierno de Samper enriqueció sobre todo a Santodomingo, al tiempo que la cantidad de pobres aumentó. En los tres años y medio del gobierno de Uribe la pobreza se ha reducido según los indicadores fiables, como los que copié en el Archivo de País Bizarro.

Pero si por ejemplo mañana un señor colombiano crea una empresa desde porque ha encontrado un remedio para el sida y vende las patentes desde su oficina en Chía y eso le reporta en un año diez mil millones de dólares que llegan al país se puede decir que la economía colombiana crece un 10 % sólo por ese rubro sin que haya ningún efecto automático sobre la pobreza. Y aumentando obviamente la desigualdad, pues el que no tiene nada estaría a diez mil millones de dólares más de distancia respecto del que más tiene. Lo que hacen los de El Tiempo es manipular hechos como ése para convertir en agraviados a personas que no han empeorado nada con el crecimiento experimentado por el conjunto de la economía.

Eso en términos generales: en la realidad tampoco es así. Primero el crecimiento económico genera confianza. Se habrá demostrado que es rentable invertir en Colombia. La inversión se traduce en empleo y en rentas para quienes trabajan. La falacia típica de los mamertos es dar por sentado que los empleos existentes son como naturales (como el desarrollo científico estadounidense, según un comentario que puse ayer al patético editorial de El Tiempo). Debido al crecimiento económico registrado, del que en primer lugar obviamente se aprovechan los inversores, hay crecimiento del empleo, cosa que nadie que tenga un mínimo de información y honradez niega. Pero también se generan recursos, concentrados en pocas manos, ciertamente, para nuevos proyectos productivos. Sí, para nuevos empleos y nuevas rentas para gente trabajadora. Cuando no se registra crecimiento esos capitales se van a buscar rendimientos en otro sitio y los empleos empiezan a tambalearse. Ya es casi aburrido repetir una y otra vez cuáles son los resultados del pleno empleo y la prosperidad por decreto. No querer entender eso más que mala fe es infantilismo.

Esto dice Portafolio (sólo ahora lo leo, ni tengo tiempo ni confío en la seriedad de esos charlatanes. En Colombia el sector intelectual más respetable es de lejos el de los economistas. Una cosa firmada por Kalmanovitz, por el actual director de Banrepública, por el decano de Economía de Los Andes, etc., es siempre algo de un nivel intelectual y moral radicalmente opuesto a la cháchara demagógica de los literatos-vividores, de los oligarcas-enfants terribles o de los políticos de clientela sindical).

Se prende controversia sobre crecimiento económico, pues sólo beneficia a los estratos altos

Pese a que la producción crece por encima de pronósticos optimistas, hay voces que aseguran que el crecimiento lleva un marcado ‘paso antipobre’.


Hay voces que dicen que el redactor de esa bazofia es un bastardo sin decencia. Y Sergio Méndez un necio sin olfato para detectar la retórica manipuladora. Las "voces" son el interés que quiere promover. Hay una obscenidad del periodismo que no se manifiesta más que en la pobreza de esos recursos.

El caso antipobre es éste: el señor Juanes se ha ganado pongamos 20 millones de dólares. Eso ha crecido la economía colombiana por parte del señor Juanes. ¿Cuánto me toca a mí de eso? Bueno, en principio nada. El sobreentendido de esa falacia explica toda la retórica: se trata de los argumentos del bando de la exacción. Lo que define a Colombia es precisamente la preponderancia de un clero y una burocracia que dispone del fruto del trabajo ajeno. ¡Y son los pobres precisamente sus víctimas!

Pero hay otra cosa: en Colombia el crecimiento económico no llega a los pobres PORQUE VA A MANOS DE LOS POLÍTICOS Y DE LAS PERSONAS DE IZQUIERDA POR IMPERATIVO CONSTITUCIONAL. Cuando no se trata de "derechos adquiridos". El gobierno fracasó en su esfuerzo de congelar los ingresos de los empleados estatales a causa del fraude del referendo, y de la escasa confianza de la gente, todo hay que decirlo. Conste que lo dicho en este párrafo es complementario de lo dicho en el anterior: el partido de la exacción, la Colombia tradicional y su orden, quiere disponer de las ganancias ajenas y al mismo tiempo impide que los recursos fluyan hacia los pobres en forma de inversión productiva. No por otra cosa es pobre Colombia. EE UU nunca ha decretado sueldos altos. Eso es un disparate.

El debate se encendió durante el foro ‘Para dónde va la economía’ organizado por Portafolio. En ese escenario se presentaron datos según los cuales el mayor ritmo de crecimiento no ha tenido efectos significativos en la lucha contra la pobreza ni en una distribución más equitativa del ingreso.

¡Parece un sobrentendido que vaya a ocurrir eso cuando apenas se empieza a registrar un crecimiento claramente superior al del crecimiento de población, cuando los parásitos, a los que representa el redactor y que son la mayoría de sus lectores, se quedan con casi todo, cuando está el servicio de la deuda y el gasto militar...! El no percibir una manipulación repulsiva en semejante frase ya habla muy mal de la aptitud intelectual de Sergio Méndez.

Pero el Gobierno es categórico en afirmar que los beneficios sí los está sintiendo un mayor número de colombianos gracias a la reducción en la tasa de desempleo, que luego de varios años volvió a descender al 10 por ciento, por el control de la inflación y los recursos para inversión social, entre otras cosas.

Y sobre todo lo sentirán en la medida en que el crecimiento se mantenga.

El Gobierno también ha insistido en que para medir la pobreza no puede mirarse únicamente el ingreso en dinero que reciben las familias sino el acceso a servicios subsidiados, por ejemplo en educación y salud, donde hay aumentos de las coberturas.

Además.

La medición del Gobierno con los cambios metodológicos recientes muestran un descenso de la pobreza hasta 52,6 por ciento de la población en el año 2004.

Para 2001 el indicador de pobreza llegaba al 59 %. El factor ideológico de los mamertos, al que se aferran cuando no se trata de otra cosa que del apego a su jerarquía, es suponer que el bienestar es natural. La pobreza en Colombia, medida por los indicadores actuales, sería hace cien años del 95 %. ¡Cuando llegue la justicia social al poder no habrá pobres! Basta con ver lo que pasa en Venezuela.

Fabio Sánchez, director del Cede, de la Universidad de los Andes, dice que la pobreza ha bajado 5 por ciento en los últimos años, pero lo debería haber hecho en 10 por ciento, dado el ritmo de crecimiento. "El ingreso de los más ricos es el que está aumentando y esto se debe a que crece más la demanda por trabajos calificados, que por los no calificados y eso agranda la brecha".

Lo último puede ser cierto, pero al mismo tiempo eso incentiva la formación profesional. El caso es que pese a su "optimista" cálculo, ese señor admite que la pobreza se ha reducido. Durante el gobierno de Uribe ha subido la economía a un ritmo promedio del 4 % anual. ¡Claro, debería haber subido a un ritmo del 14 %! Sólo que eso no se decreta alegremente y ya está.

Estudios divulgados hace pocas semanas, como el Informe sobre Desarrollo Humano 2005, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), señalan a Colombia como uno de los países con mayor desigualdad.

Asquerosa falacia: las cifras en que se basa ese informe corresponden a 2002 y su resultado es una generalidad que todo el mundo conoce. Lo que más ha aumentado esa desigualdad es el parasitismo de la izquierda, que no produce nada y se queda con todas las rentas de los recursos naturales, casi siempre recibiendo ingresos superiores a los de diez personas sin calificación. Pero esta vez se utiliza para criticar al gobierno.

También, en pleno crecimiento, Colombia aparece como uno de los países más atrasados en el cumplimiento de la principal de las metas del milenio (un pacto para reducir la pobreza en el 2015). Según la Cepal, hasta el 2004, la reducción de la pobreza extrema era del 6,8 por ciento, frente a un avance de 34,2 por ciento en América Latina.

Claro, ¿por qué no nos dicen desde qué año evalúan? En Colombia la pobreza aumentó drásticamente durante los gobiernos de Samper y Pastrana, aunque durante este último se trató sobre todo de las consecuencias del gobierno de izquierda. Seguro que Sergio es capaz de buscar eso, durante qué años se redujo la pobreza en AL en el 34 % y qué papel tuvo el gobierno de Uribe en la reducción que se ha producido en Colombia. ¿Cómo es que los sabios vienen a creer semejantes falacias que hasta los legos detectamos?

Carrera tras la meta de vivienda social

Las políticas de vivienda premian más a los ricos que a los pobres, dice el consultor Mauricio Cabrera. El subsidio para compra de vivienda social (VIS) es menor que el que se les entrega a quienes abren cuentas AFC. Un subsidio para VIS es de 8,1 millones máximo, mientras que una persona que gana 10 millones y consigna el 30 por ciento de su salario en una cuenta AFC recibe un beneficio tributario de 3 millones al año durante el tiempo del crédito.


Sobre este dato no puedo decir nada, aparte de que en términos generales los subsidios de todo tipo, como los de vivienda, no mejoran la vivienda pero sí aumentan el poder de los políticos. Es normal que favorezcan más a gente acomodada, cuyo apoyo político vale más. Aquí el problema conduce a lo mismo que se detecta por todas partes: se denuncia el populismo y el clientelismo del gobierno para desgastarlo, pero lo que se propone como alternativa sólo es un clientelismo y un populismo peores.

Por su parte, Luis Fernando Correa, presidente de la Federación Internacional de Profesionales Mobiliarios, dice que "de las 400.000 viviendas que prometió el Gobierno sólo se han construido 120.000".

De nuevo los sobrentendidos sobre ejecutorias concretas de programas asistencialistas: el "pobre" que sale beneficiado de esos programas es el que hace la declaración. ¡Está indignado con la desigualdad!

La ministra del Medio Ambiente, Sandra Suárez, explica que el compromiso del Gobierno fue subsidiar las 400.000 viviendas y que a la fecha lleva financiadas 285.000.

Y ni siquiera es una cifra admitida.

Alvaro Villota, experto en temas de vivienda, dice que para reducir el déficit de 2,3 millones de viviendas es necesario construir 260.000 nuevas cada año y sólo se están construyendo 85.000.

Pero ¿qué es vivienda? ¿Un cuchitril de ésos en que habitan los pobres colombianos es una vivienda? El déficit es de por lo menos 10 millones de viviendas: es la típica falacia socialista del mínimo de la "dignidad humana". ¿Cómo no voy a repetirme? Se ha de ser un ratero o un cretino para suponer que los recursos para dar a todos una vida decorosa salen de un decreto. En Colombia se trata siempre de mentalidad de bandidos.

El Gobierno señala que el "déficit habitacional es un problema común en América Latina". La ministra agrega que "el rezago en este tema se debe a la falta de recursos, porque el Gobierno también tiene prioridades con los reinsertados y los desplazados".

Y sobre todo con los sueldos de los funcionarios estatales que no producen nada y viven rodeados de lujos gracias a los derechos adquiridos gracias a las masacres... Creo que era Ezra Pound: "¿cómo va a estar sin dinero quien lo fabrica?". Vergajos esos, no decretar ya el fin de la necesidad.

El Gobierno llama la atención en que este año se han adjudicado 25.209 predios y que trabaja junto con los alcaldes en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para aumentar la oferta de VIS.

Hasta el gobierno es presa de toda esa retórica y de esos esquemas de valores. Es que es el gobierno colombiano: también Uribe es populista y conformista con esa forma de vivir tradicional. Sólo que sus adversarios son mucho peores.

Más subsidios a la salud

En el sector de la salud el Gobierno aumentó la cobertura en el régimen subsidiado y al finalizar el año habrá 18 millones de personas cubiertas con este régimen, según afirma el Ministro de la Protección Social.


Hasta donde llevo leído, no hay ninguna desmejora para los pobres.

Sin embargo, las personas sienten que no reciben la atención adecuada y que tienen que recurrir a la tutela para hacer valer sus derechos. En efecto, este año se dispararon las tutelas a la salud, entre otros motivos, por falta de atención y por la demora en la entrega de los medicamentos.

¡Pero cómo no van a sentir que sienten la atención adecuada si esos malnacidos de todos modos no pueden impedir que uno se muera! Es tan canallesca esa retórica del redactor que uno siente vómito. Ahora el argumebnto es lo que la gente siente. ¿Se puede comparar la esperanza de vida de 2004 con la de 1994, por ejemplo? La salud es un terreno en el que nadie nunca estará contento porque ninguna medicina salva de la muerte. Una persona honrada habría analizado esos datos: esperanza de vida, incidencia de muertes prematuras por enfermedades curables, etc. ¡Qué asco! ¡Qué vulgar es este Sergio que se deja engatusar por cuentos como ése! Para reivindicarse seguro que es capaz de buscar datos sobre la esperanza de vida y todo eso.

Según el Ministro de la Protección, en el primer semestre del 2005 el Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosiga) tenía una cuenta por 70.000 millones de pesos por este concepto.

El Consejo Nacional de Planeación (CNP) no ve con buenos ojos el incremento en el régimen subsidiado. Argumenta que esto aumenta la pobreza porque cada vez son menos colombianos con buen empleo aportándole al sistema de salud.


Esta vez la crítica parece de origen neoliberal. Casi todas las críticas proceden de intereses antiliberales, pero no está mal de vez en cuando explotar también las liberales: Juan es malo porque golpea a sus hijos y les grita, pero cuando los acaricia y les muestra afecto también es malo porque los ablanda. Colombianos tenían que ser.

Ante esta crítica, el Gobierno responde que el CNP desconoce la importancia de que la población más necesitada pueda tener acceso a la atención en salud. Es necesario, dice el Gobierno, recordar que el 89 por ciento de los recursos del régimen subsidiado le llega al 60 por ciento de la población con menores ingresos.

Es muy llamativo que todo esto se explique para sustentar que el crecimiento que hay perjudica a los pobres: ¡de tanta desigualdad que se genera, salvan a un montón de gente de contribuir!

Se consume más lo lujoso que lo básico

El hecho de que las ventas estén registrando un mayor dinamismo no significa que todos los colombianos estén comprando desaforadamente. La demanda sigue impulsada por el consumo de la clase media y alta que se ha volcado a muchas compras de bienes suntuarios. Los 25 millones de colombianos que viven en la pobreza, que según Planeación Nacional representan el 52,6 por ciento de la población, sigue marginada.


Se confunden aquí muchas cosas, y los sobrentendidos de nuevo son grotescos. Por una parte, esas personas que consumen de forma suntuaria son principalmente los de izquierda, beneficiados por el narcotráfico (abogados, asesores de inversiones, etc.: doctores), por las rentas de las riquezas naturales, etc. Pero vayamos al dato dejando eso de lado: el crecimiento del conjunto de la economía significa que los dueños de las empresas y los que tienen empleos calificados pueden consumir más. ¿Dónde está el problema? De nuevo se da por supuesto que alguien puede disponer del fruto del trabajo ajeno, la colombianidad. ¡Al menos a los pobres no los explotan esos rufianes! Pero por otra parte eso es escandalosamente falso: el consumo suntuario supone empleos y ganancias para los comerciantes y dependientes, con lo que la base de beneficiados con el crecimiento se amplia. Claro: está el sobrentendido de que esa ampliación debería llegar a todos y provenir de un decreto. ¿Cómo hay que explicar que lo que ha hecho la izquierda en Colombia, la sindical y la universitaria, pues la guerrillera es un vil apéndice, ha sido quedarse con todo mediante decretos, ROBARSE lo que debería ser de todos? Yo no veo que sea difícil entenderlo, la suposición de que el dinero en manos de quienes se lo ganan es un despojo a los pobres sólo encubre el deseo de robárselo por parte del sector parasitario de la sociedad.

De acuerdo con cifras del Dane en los primeros nueve meses del año las ventas del comercio crecieron a un ritmo de 9,1 por ciento. Pero al excluir las ventas de vehículos el crecimiento es de 6,4 por ciento.

Se vendieron más vehículos: una mala noticia, los empleados de las bombas, los de los montallantas, los que venden adornos, los que lavan carros... Todos esos no existen, o sus ingresos son obvios, si alguien tiene empleo es porque Diosito se lo dio. Si lo pierde es culpa del gobierno. Yo no creo que el diseño inteligente de la especie sea una patraña más supersticiosa que ésa.

Los sectores que más jalonan las ventas son muebles y equipos para oficina (44 por ciento), vehículos (27 por ciento) y muebles y electrodomésticos (17,7 por ciento). Por el contrario, productos básicos de la canasta familiar no crecen a un ritmo similar. Ese es el caso de los alimentos y las bebidas, que aumentan 3,3 por ciento (ver gráfico).

Un comentarista de este blog me explicaba que en buena medida los datos del PIB per cápita en Colombia son falsos porque no se tiene en cuenta el crecimiento de la emigración. Puede que eso afecte a las ventas de alimentos y bebidas. Pero también puede tratarse de que el precio no sube. ¿O es que evalúan cuántos huevos se come la gente? O puede que las otras cosas hayan subido mucho de precio. Lo único seguro es que si la gente compra muebles para oficina, los carpinteros tendrán más trabajo. Y los panaderos del barrio donde viven esos carpinteros, y los zapateros que calzan a los panaderos...

PUBLICO Y SIGO, QUE NO QUIERO PERDER ESTE LARGUERO.

j. dijo...

(jeje, completamente al margen: leyendo el discurso de Jaime yo me imagino a Godofredo Cínico Caspa, uno de los personajes de Jaime Garzón en QUAC.

Creo que al doctor Ruiz le hizo mal tanto tiempo de inactividad. Las vacaciones, en lugar de relajarlo, lo devolvieron irasible y explosivo. Para las próximas vacaciones yo recomiendo una entradita cada dos días, al menos, no sea que la úlcera se lo lleve antes de tiempo.)

Jaime Ruiz dijo...

Yo no sé si alguien será capaz de leerse todo esto. Si la gente en Colombia leyera se daría cuenta de que no hay ni la más remota demostración de que el crecimiento sólo mejore a los estratos altos, como reza el titular. Eso, la gente lee el titular, algunos leen el editorial de El Tiempo, otros oyen a los que leen el editorial y los tienen por grandes sabios... El resultado es que el crecimiento que se registra es una mala noticia.

Las explicaciones de los analistas sobre este comportamiento es que, si bien la caída del dólar ha incentivado el ingreso de productos importados a precios competitivos, los sectores de la población que más los adquieren son los que tienen un mayor poder adquisitivo.

Eso parece razonable, pero tal vez no lo sea: ¿qué pasaría si se demostrara que el bajo crecimiento de las ventas de comida tienen que ver con la importación de trigo y otros alimentos baratos? A ver, Sergio: yo apuesto a que eso ocurre, sin saberlo, a ciegas. ¿Por qué no me demuestra que no han crecido las importaciones de alimentos o que eso no afecta al volumen de ventas de ese sector?

Una de las medidas del Gobierno para incentivar la demanda –la devolución de dos puntos del IVA de 16 por ciento por compras con tarjetas de crédito– fue cuestionada por Fenalco que consideró que beneficiaba a un pequeño grupo de la población de mayores recursos, que son los que compran con dinero plástico.

Seguro, pero también impide el fraude fiscal. El igualitarismo es aqui una excusa grotesca de quienes descubren que una medida de esas, que favorece a los consumidores de clase media, afecta a los defraudadores habituales. ¡Qué gentecita!

Aumento del empleo en medio de dudas sobre la calidad de los puestos

Una de las noticias clave de la semana que terminó fue la reducción en la tasa de desempleo al 10 por ciento. Esto significa que en octubre había 728 mil desempleados menos que cuatro años antes.

Sin embargo, en los últimos meses el subempleo ha venido creciendo: 6,8 millones de trabajadores sienten que la labor que desempeñan no corresponde a sus capacidades, o que sus ingresos no les alcanzan o que podrían trabajar más tiempo del que lo hacen.


Yo no sé qué clase de gente lee esto sin asco. De nuevo está el matiz de lo que la gente siente. ¿Por qué no se van a Corea del Norte, donde no hay despido?

La "calidad" del empleo (para toda la vida, sin exigencias) es otra falacia de ese estilo. La calidad del empleo sobre todo es su rentabilidad, que en un mundo equilibrado corresponde a la productividad, pero en Colombia corresponde a la integración familiar con alguien importante de la izquierda. Las restricciones al despido o las presiones a favor de contratos vitalicios sólo generan más desempleo.

En las 13 principales ciudades 59 de cada 100 trabajadores son informales nivel que se reducido poco en los últimos años. Según el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, en Colombia más de 7,7 millones de trabajadores, es decir el 43 por ciento de los ocupados, ganan menos de un salario mínimo (381.500 pesos mensuales), hecho que califica como preocupante.

Dos datos: ¡se ha reducido "poco" el nivel de trabajos informales! "Poco puede ser en un 70 %. ¿Cómo puede haber todavía un 30 % con trabajos informales? Si fuera de un 0,7 % también podría ser "mucho". Colombianos, a fin de cuentas. El otro corresponde al siguiente párrafo.

Precisamente, dentro de sus argumentos para que el aumento del salario mínimo sea moderado está el temor de que se aumente la cifra de trabajadores que reciben menos de un salario mínimo y que en su condición de informalidad quedan por fuera de las afiliaciones a salud y pensiones.

Pero antes los datos que evaluaba el ministro se usaban para condenar al gobierno, como si antes todo el mundo ganara por encima del salario mínimo. ¡El propio gobierno reconoce...! El día que la gente en Colombia reconozca su condición canallesca, sobre todo la gente que recurre a esos argumentos, ya se empezará a salir del atraso.

Una de las observaciones que hace Roberto Ortegón, presidente del Consejo Nacional de Planeación es que "curiosamente en la política social del Gobierno no aparece ni el empleo ni el ingreso, porque pertenecen a la política económica. Yo uso una frase dura pero real y es que el mundo logró modernizar a los pobres pero no acabarlos porque los pobres siguen siendo pobres y cada vez más pobres".

¿Donde? ¿Cuándo? ¿Cuántas hambrunas se han registrado en Europa después de 1950 y cuántas antes? ¿Cuánto obtiene un trabajador sin calificación por una hora de trabajo hoy y hace X años? ¡Todos los colombianos van a aceptar una mentira asquerosa como ésa porque todos esperan el milagro (nombramiento) que los saque definitivamente de pobres!

Asegura que el gasto público no se ha reflejado en el crecimiento del empleo hasta los niveles que necesita el país, y que la reforma al código laboral lo que ha generado es más subempleo.

Claro, el país necesita que el que menos tenga pueda gastar cada mes unos tres millones de pesos. Si yo soy sincero y pienso en el decoro que es deseable para todos, subiría hasta diez millones de pesos, con los precios de ahora. ¿Va a salir eso de un decreto o de una forma de gastar la plata el gobierno? El sabio se limita a exigir: así los curas, los estudiantes, los jueces, los columnistas, los activistas, los políticos, los sindicalistas, los desempleados, los científicos sociales, los rebeldes. La esencia del colombiano es ésa, que exige, no se conforma: no creo que haya entre todos los humanos una criatura inferior.

Los retos de la pobreza

Servicios: pobres pagan más

Como proporción de sus ingresos, los colombianos más pobres pagan más por las tarifas de los servicios públicos que los más ricos.


En cambio en los países ricos eso no pasa. Por ejemplo la luz de la casa de Bill Gates cuesta un millón de veces más que la de un pobre. No conozco ningún país en el que los servicios públicos cambien de precio según el barrio. Eso sólo pasa en Colombia, y corresponde al mismo esquema asistencialista que con el pretexto de dar a los pobres concentra los recursos y el mando en la clase repartidora. ¡Y se quejan de que haya desigualdad! Hay desigualdad por eso, porque la riqueza no procede del trabajo sino del robo desde el Estado.

Un estudio de la Universidad Nacional y Planeación Distrital, que analizó el caso de Bogotá, reveló que mientras los estratos 1, 2 y 3 destinan el 11 por ciento de sus ingresos a pagar los servicios de agua, alcantarillado, aseo, luz, gas y teléfono, los estratos altos sólo destinan el 5 por ciento.

En Europa un obrero que pague 50 euros de teléfono al mes está gastando el 5 % de sus ingresos en ese servicio, mientras que un empresario que pague 50 euros de teléfono al mes gasta sólo un, pongamos, 0,05 % de sus ingresos. ¡Que aprendan igualitarismo de Colombia!

En ocho años, a los estratos bajos se les duplicó el porcentaje de ingresos que dedican a este sector. En este periodo, a los estratos 4 y 5 se les mantuvo igual, y bajó del 7 al 5 por ciento del ingreso para el estrato más alto.

A través de un documento Conpes, el Gobierno recomendó utilizar los resultados del Censo para revisar la metodología en el otorgamiento de subsidios y destinarlos hacia las familias que más lo necesitan. Hoy los estratos altos subsidian a los más bajos.


Lo que se necesita es dejar a la gente trabajar y prosperar, dejar de gastar el fruto del trabajo ajeno en mantener parásitos. Pero el parasitismo es la esencia del colombiano doctor.

Educación: la gran prioridad

Para el secretario de la Cepal, José Luis Machinea, "la educación y el empleo son los principipales vehículos para romper la reproducción generacional de la pobreza".

En esto coincide el Consejo Nacional de Planeación, que además llama la atención en que en Colombia el problema no es de cobertura sino de deserción.

"Los niños no van a la escuela porque no tienen para el transporte, para la comida o simplemente porque tienen que trabajar", dice Roberto Ortegón. Agrega que el desafío del Gobierno está en garantizar que todos los niños estudien porque sólo con educación se puede reducir la pobreza.


Falacia estúpida donde las haya: sólo dejando de robar a los que producen se puede reducir la pobreza. La gente va a las escuelas a aprender propaganda chavista, mientras que en un empleo aprenden un oficio y van mejorando su condición. Y no hay empleo porque no hay inversión porque la plata se va en pagar a los huelguistas profesionales y sobre todo a sus mentores.

Machinea llama la atención en la necesidad de incorporar a la clase media en las políticas sociales "porque si la educación sólo se focaliza en los más pobres se corre el riesgo de desatender otro porcentaje de la población que tampoco cuenta con los recursos para educación aunque esté en mejor estrato".

Ese "en" ya califica intelectualmente al redactor. "Llama la atención en". ¡También hay que subsidiar a la clase media! Dios mío.

Concentración de la tierra

El nivel de la pobreza en el campo, según datos de la Misión de Pobreza de Planeación Nacional subió del 66 al 69 por ciento mientras que la indigencia pásó del 25 al 28 por ciento.


Porque la guerrilla no ha dejado de masacrar y desplazar gente.

Una de las causas es que sigue la concentración de la tierra en pocas manos y que el conflicto armado ha llevado a que siga crítica la situación de desplazamiento en el país. Son constantes los problemas en los departamentos de la Costa y en Chocó.

Un informe de la Contraloría General señala que los narcotraficantes y las organizaciones armadas se apoderaron de por lo menos un millón de hectáreas de tierra en los últimos años mientras que el 70 por ciento de los campesinos apenas posee el 5 por ciento de la tierra. Según el organismo, el Incora ha entregado menos de 6.000 hectáreas de las 150.00 hectáreas previstas en el Plan de Desarrollo.

Esa redacción es muy llamativa: ¿es que antes la tierra estaba menos concentrada? ¿Cómo se apropiaron de la tierra los narcotraficantes? Es probable que en gran medida la hayan comprado, pero entonces lo que no se puede es poseer tierra o venderla. ¡Toda la tierra a los Molanos!

Crecen clase media y baja

En los últimos ocho años las clases medias y bajas pasaron de ser el 65 por ciento de la población al 70 por ciento, según un estudio realizado por la investigadora de mercados ACNielsen. Esta es, según el consultor Mauricio Cabrera, otra prueba más del empobrecimiento del país y de la alta desigualdad, que se ve también en el coeficiente Gini, un indicador entre cero y uno y que entre más alto muestra una mayor inequidad.


¿Cuál empobrecimiento del país si el PIB subió más del 5 % en 2005? Un país en el que el 30 % de la población es de clase alta se puede considerar sobre todo un país muy raro. Pero ¡qué curioso! Dicen que aumenta la desigualdad, pero los resultados del gobierno dicen que se reduce la pobreza. Claro, es lo mismo de antes, si Shakira se gana cien millones de dólares, la concentración de la riqueza y la desigualdad aumentan. ¡Que me den mi parte de lo de Shakira!

Según la Fundación Proyecto Internacional del Presupuesto, que compara los presupuestos de América Latina, entre el 2001 y el 2004 el Gini de Colombia se mantuvo en 0,52, lo que coloca al país entre los de mayor desigualdad mundial.

Pero es que ni siquiera ha aumentado la desigualdad, a pesar del crecimiento del PIB. ¿Cuál empobrecimiento?

Incluso la Cepal dice que el índice es 0,53, y que si se tiene en cuenta el gasto social del Gobierno, hay un bajo efecto de desconcentración del ingreso que sólo hace que el índice Gini disminuya a 0,50.

O sea que ese indicador realmente se reduce gracias al gobierno, pero siguen diciendo que el país se empobrece y que hay más desigualdad.

En fin: Es verdad que me gusta mucho escribir, pero comentar esta bazofia me ha quitado mucho tiempo. Espero que Sergio me refute con grandes argumentos y no con los habituales insultos. Entre los cuales no incluyo lo de que obro de mala fe: en realidad decir eso es una muestra de honradez que le agradezco. Ya sé que suena chistoso, pero no uso ningún sarcasmo. Es que es normal pensar que los que piensan distinto de nosotros tienen alguna motivación mezquina, mientras que asegurar que están locos porque no los podemos refutar y ni siquiera entender es propio de personas más ordinarias e ignorantes. Lo que me diferencia de usted no es la edad ni la buena fe, y mucho menos los conocimientos. Son intereses de clase, a la manera del más rutinario marxismo se puede asegurar que la gente no tiene opiniones por casualidad sino en función de valores y aspiraciones profundos. He dicho muchos miles de veces que el mamertismo es la expresión de las castas parásitas colombianas, y a Sergio no se le ocurre mirar alrededor y preguntarse por qué todos los doctores son mamertos. ¡Es tan obvio! Esas obviedades ocultan otras sobre el mundo y sobre la gente que sólo son lo natural en un joven colombiano de clase alta. El comprender que la colombianidad es algo monstruoso y repugnante es algo que es muy difícil para quien vive bien en medio de ella. Para quien brilla y accede a placeres en la medida en que no la cuestione.

Jaime Ruiz dijo...

Para J:

Sinceramente, creía que usted era capaz de escribir algo un poco menos soez que la idiotez que escribió, o que al menos leía lo suficiente la prensa como para saber que la úlcera es una enfermedad de origen bacteriano.

No, su comentario no me da ira, me da tristeza. Es una pelada del cobre en toda regla, y debería pedir a otros participantes que me contradigan.

Sergio Méndez dijo...

Dejeme hacerle una pregunta sobre el crecimiento economico señor Ruiz...¿Qué opina ud del crecimiento ecónomico en un país como China? Totalitario y con un indice restringido de libertad ecónomica...El punto es que el crecimiento ecónomico por si mismo es un dato aislado que por si mismo no significa nada. Ahora, mi posición, contrario a lo que ud cree, no es la del estatista que quiere que el gobierno regule los aspectos de la vida ecónomica. Creo que si hay crecimiento ecónomico se genera en buena medida desde la inversión desde el estado, pero no creo que eso sea bueno en si mismo. Es más, creo que es malo. Prefiero una sociedad que no crezca ecónomicamente pero que busque solventar sus propias desigualdades por si misma en la medida de lo posible. Cosa que no creen ni Bush ni Uribe, a pesar de toda su retórica y a pesar de las acusaciones de la misma izquierda en su contra. Y creo todo esto, por la razón esencial de que la intervención estatal en economía de manera masiva usualmente no está designada a ayudar a la gente -aunque haya muchas excepciones-, sino muy al contrario, a las grandes empresas, en contraposición a la creencia popular, popular en ambos lados del espectro ideologico.

Hecha esta aclaración valdría la pena cuestionar sus puntos:

1- Los datos del Economic Policy Institute son eso: datos, independientemente de su afiliación ideologica.

2- La cuestión de las masacres no es un pedido para que se dedique a comentar todas las masacres, sino un cuestionamiento a la forma en que mide los procesos de paz ¿Por qué me huele que si fuera la guerrilla la que habría cometido esa masacre en plena desmovilización ud estaría pidiendo en un extenso artículo el fin del proceso de paz?

3- Todo lo que escribe es demasiado largo para comentarlo en detalle, pero si algunos puntos centrales de sus argumentos:

a- "sólo desde las rutinas mamertas más torpes se puede andar creyendo que los que piden "repartir la riqueza" son amigos de los pobres." Yo tampoco lo creo. Pero i) no creo que todos los que trabajen en la casa editorial del tiempo tengan esos intereses "mercantilistas y burocrticos" que ud denuncia ii) No creo que la verdad de una afirmación se pierda simplemente por quién la prodiga.

b- "En los tres años y medio del gobierno de Uribe la pobreza se ha reducido según los indicadores fiables" ¿Según quién? ¿El DANE? ¿Tan fiable como sus formas de medir el desempleo? I don´t think so. Idem para sus afirmaciones de crecimiento del empleo.

c- Ud habla de dos cosas respecto al crecimiento: i- Que no afecta la taza de pobreza porque va a manos de la izquierda y de los politicos ii- que no tiene que distribuirse porque es creado por unos cuantos (Juanes o algun brillante empresario financiero por dar ejemplos). Respecto a i), creo que es solo un pedazo del iceberg. El crecimiento no afecta la taza de pobreza porque va a las manos de los mismos empresarios corruptos, las mismas multinacionales, los mismos dueños de bancos, que se enriquecen con la legislación que el estado - incluido el gobierno de uribe- ha pasado una y otra vez a su favor. Y en verdad ud tiene que ser muy inocente - o en su propio vocabulario, "inepto"- para pretender que de eso se favorecen los politicos de izquierda - por lo demñs minoritarios- y no el resto de politicos, incluidos los uribistas y uribe mismo (debería leer sobre la biografía de Santodomingo, averigue que presidente, incluido Uirbe. no es íntimo del tipo y no ha recibido plata de él). Respecto a ii- Yo le haría dos preguntas ¿No es el objetivo de una política economica que TODOS crezcamos? Algo se está hacienco mal cuando se hace una política economica que permite solo a unos cuantos grandes empresarios y banqueros enrriquecerse al punto tal que eso crea crecimiento economico por si mismo, a pesar de que la mayoría de la población esta en la hoya. Desde luego existe la posibilidad de que - como ud parece sugerirlo- esos colombianos son tan buenos que se merecen ese dinero por su brillantes a la hora de producir plata. Lo cual es un punto bastante discutible y -sospecho- falso. Pero es irrelevante, ya que en i) ud parece admitir que el crecimiento ecónomico va a manos de unos pocos por su habilidad corruptora para usar el estado por benificiarse. Solo que identifica bastante erroneamente a esos a quienes enriquece el crecimiento ecónomico.



c-

Jaime Ruiz dijo...

PERDÓN POR CONTESTAR ASÍ, PERO DE OTRO MODO NO ACABARÍA NUNCA:

Dejeme hacerle una pregunta sobre el crecimiento economico señor Ruiz...¿Qué opina ud del crecimiento ecónomico en un país como China? Totalitario y con un indice restringido de libertad ecónomica... El punto es que el crecimiento ecónomico por si mismo es un dato aislado que por si mismo no significa nada.

Quiero escribir un post sobre algo de lo que me he enterado respecto a China. El caso es que los chinos de 1960 se comían unos a otros, los de 1980 comían una vez al día y los de 2005 comen casi todos tres veces al día. El crecimiento económico siempre llega a todos, aunque a veces tarde: como ya he escrito, es la crisis la que afecta a los pobres, la que despoja al mendigo de los centavos que le dan otros pobres, la que saca del mínimo a miles de personas, la que mata de hambre si es muy grave. Son cosas que a los ricos como usted no les interesan mucho. El crecimiento económico es el ÚNICO dato que cuenta en la realidad, y la prueba es que no hay ningún país rico en el que la mayoría viva en la miseria. Hay sociedades más desiguales, como las de Latinoamérica, pero el hambre afecta a sociedades que sólo son más pobres. En EE UU hay mucha gente que vive en la miseria, pero hay que distinguir entre los marginales urbanos y los encogidos por la ayuda. La inmensa mayoría de los estadounidenses son ricos para los estándares colombianos.

Ahora, mi posición, contrario a lo que ud cree, no es la del estatista que quiere que el gobierno regule los aspectos de la vida ecónomica. Creo que si hay crecimiento ecónomico se genera en buena medida desde la inversión desde el estado, pero no creo que eso sea bueno en si mismo. Es más, creo que es malo. Prefiero una sociedad que no crezca ecónomicamente pero que busque solventar sus propias desigualdades por si misma en la medida de lo posible. Cosa que no creen ni Bush ni Uribe, a pesar de toda su retórica y a pesar de las acusaciones de la misma izquierda en su contra. Y creo todo esto, por la razón esencial de que la intervención estatal en economía de manera masiva usualmente no está designada a ayudar a la gente -aunque haya muchas excepciones-, sino muy al contrario, a las grandes empresas, en contraposición a la creencia popular, popular en ambos lados del espectro ideologico.

Todo eso me parece extremadamente ingenuo y basado en el desconocimiento de la economía. Lo que se necesita es generar riqueza. Eso no depende de la inversión estatal, sino de las expectativas de rendimiento. El dinero anda desesperado buscando buenos negocios, allí donde hay gente dispuesta a trabajar y a aplicar su talento, allí se queda. Las desigualdades sin crecimiento serían más o menos como que cada persona de su familia tuviera como posibilidades de gasto de promedio 2.000 dólares al año. Le regalo lo que esa cifra del PIB per cápita se distancie de un reparto exacto. Da igual: ¿qué interés tiene usted en poner a su familia acomodada a vivir así cuando es obvio que con más dinero vivirían mucho mejor, viajarían, tendrían para medicamentos que alargarían la vida, estudiarían cosas gratas...? Usted parte de la grosera superstición de que si usted se hace rico por fuerza es a costa de empobrecer a otros, pero eso es muy tosco, el capital que hay hoy en el mundo es cientos o miles de veces el que había hace un siglo. Si usted se hace rico trabajando y respetando la ley, enriquece a todos los demás. Si usted crea una empresa y le paga a mi hermana el salario mínimo la enriquece porque ella no accede a ese ingreso. Y si a sus obreros les parece que usted los explota o los maltrata, lo único que les conviene es que haya más empresarios para poderse ir y aspirar a mejores ingresos. Lo que a mí me parece es que detrás de eso hay mucha hipocresía, que todas las personas de su medio universitario dicen eso tan tranquilamente pero saben que mienten, que no van a vivir con 2.000 dólares al año. Lo que hay, perdone que se lo repita, es una TRADICIÓN, un statu quo antiguo y patético cuando se lo mira con atención. Lo que hay es un conflicto entre los productores y los sacerdotes-guerreros de la etapa anterior. Las universidades son el sancta-sanctórum de esa sociedad, pero eso no lo va a aceptar.

Hecha esta aclaración valdría la pena cuestionar sus puntos:

1- Los datos del Economic Policy Institute son eso: datos, independientemente de su afiliación ideologica.


No, los datos se presentan de una manera o de otra, como en el reportaje de Portafolio. Cuando uno puede acceder a la información fácilmente puede desvirtuarlos, cuando se trata de realidades remotas, tendría que dedicar mucho tiempo. Y si esos datos son exactos, ¿qué? Yo no he dicho que no pueda haber al mismo tiempo crecimiento y aumento de la pobreza. Puede pasar por nuevos condicionamientos sociales, como la nueva organización del empleo. Pero eso es volver al mismo sobreentendido: no son los decretos los que remedian la pobreza. Objetivamente la inmensa mayoría de los estadounidenses son más ricos que hace diez, veinte, treinta años. Es una sociedad tremendamente competitiva, y puede haber arrinconado a muchos. Pero el conjunto social vive mucho mejor. ¿Es usted de los que creen que su renta superior depende de lo que nos roban?

2- La cuestión de las masacres no es un pedido para que se dedique a comentar todas las masacres, sino un cuestionamiento a la forma en que mide los procesos de paz ¿Por qué me huele que si fuera la guerrilla la que habría cometido esa masacre en plena desmovilización ud estaría pidiendo en un extenso artículo el fin del proceso de paz?

En todo caso, las AUC son una serie de bandas muy diversas y por eso los procesos de desmovilización han ido ocurriendo de forma tan dispersa. No hay un mando al que obedezcan todos, sino que los propios dirigentes están expuestos a ser asesinados por sus socios. En todos los casos, lo que usted dice es interesante: ¿quién podría proponer que se suspenda la desmovilización de las AUC? La diferencia es que la guerrilla ni siquiera desea sentarse a negociar la libertad de sus presos.

3- Todo lo que escribe es demasiado largo para comentarlo en detalle, pero si algunos puntos centrales de sus argumentos:

a- "sólo desde las rutinas mamertas más torpes se puede andar creyendo que los que piden "repartir la riqueza" son amigos de los pobres." Yo tampoco lo creo. Pero i) no creo que todos los que trabajen en la casa editorial del tiempo tengan esos intereses "mercantilistas y burocrticos" que ud denuncia ii) No creo que la verdad de una afirmación se pierda simplemente por quién la prodiga.


La adscripción ideológica es mucho más compleja que un mezquino interés en sacar provecho de algo. Los redactores de El Tiempo son de izquierdas porque TODA la clase intelectual colombiana es de izquierda. Lo que digo es que el hecho de escribir en un periódico económico no lo hace a uno muy objetivo, como intenté demostrar en mi anterior respuesta. Lo que me parece es que leyendo con atención el escrito de Portafolio, cosa que le recomiendo que haga sin mis comentarios, no sale por ninguna parte que los pobres hayan salido perjudicados en nada. El título es falso y los mecanismos que conducen a él son falacias.

b- "En los tres años y medio del gobierno de Uribe la pobreza se ha reducido según los indicadores fiables" ¿Según quién? ¿El DANE? ¿Tan fiable como sus formas de medir el desempleo? I don´t think so. Idem para sus afirmaciones de crecimiento del empleo.

El DANE es tan fiable que un empresario fue a sobornar a su director. Pero da igual, debería haber un estudio, y hay bastantes organismos que los hacen, empezando por los internacionales, que diga que la pobreza ha aumentado o no se ha reducido, igual que el desempleo. En tal caso la prensa lo publicaría, ¿o no le parece que hay muchos columnistas opositores que estarían encantados mostrando esos resultados?

c- Ud habla de dos cosas respecto al crecimiento: i- Que no afecta la taza de pobreza porque va a manos de la izquierda y de los politicos.

No, hay algo que no sale claro: el crecimiento llega mucho más tarde a los pobres porque se enreda en las rentas de los empleados estatales llamados la izquierda. Y de los políticos, por ejemplo los que reciben transferencias. A medio plazo sí llega a las mayorías porque los beneficiarios tienen dinero real (no del que piensa fabricar Serpa) para consumir.]

ii- que no tiene que distribuirse porque es creado por unos cuantos (Juanes o algun brillante empresario financiero por dar ejemplos).

Que no tiene que repartirse por el principio de propiedad privada: yo trabajo, lo que produzco es mío. Ya he explicado que ese principio es el que permite la prosperidad. Juanes es un ejemplo radical, hay muchísimos que prosperan trabajando.

Respecto a i), creo que es solo un pedazo del iceberg. El crecimiento no afecta la taza de pobreza porque va a las manos de los mismos empresarios corruptos, las mismas multinacionales, los mismos dueños de bancos, que se enriquecen con la legislación que el estado - incluido el gobierno de uribe- ha pasado una y otra vez a su favor.

No, los dueños de los bancos se enriquecen cuando la economía prospera, yo hablaba de sectores parasitarios. Respecto a las multinacionales nada es más fácil: la riqueza de un país se mide por las ganancias que las multinacionales tengan en él. Las ganancias de los bancos se traducen en más inversión, en más empleo, en más oportunidades.

Y en verdad ud tiene que ser muy inocente - o en su propio vocabulario, "inepto"- para pretender que de eso se favorecen los politicos de izquierda - por lo demñs minoritarios- y no el resto de politicos, incluidos los uribistas y uribe mismo (debería leer sobre la biografía de Santodomingo, averigue que presidente, incluido Uirbe, no es íntimo del tipo y no ha recibido plata de él).

Yo no hablo de los políticos de izquierda sino de la casta sacerdotal, los maestros, los de empresas públicas, los funcionarios estatales en general. Colombia se gasta cada día más de 10 millones de dólares (3.650 al año, casi un 4 % del PIB) en pagar pensiones que no se pagarían en los países ricos. Si se suman las nóminas paralelas, los cursos de idiomas, las becas para los hijos y el resto de prebendas obtenidas por los sindicatos, se llegaría a un 10 % del PIB. A eso me refiero cuando hablo de la izquierda. Usted cree que es una forma de ser buena persona y chévere y justiciero, pero es una condición sociológica. Respecto a si los políticos uribistas también se enriquecen y también son parasitarios, obvio. Lo que no creo es que Serpa o la izquierda sea una alternativa mejor. Si no hubiera una mentalidad colombiana esos parásitos y rateros que cobran caro su apoyo al presidente estarían fuera de la función pública.

Respecto a ii- Yo le haría dos preguntas ¿No es el objetivo de una política economica que TODOS crezcamos?

Viene el problema de que usted entienda que la economía de un país es un conjunto que los afecta a todos. Si el industrial tal y cual puede obtener él solito un 10 % del PIB, la economía del país crece un 10 %, y la economía del país es TODOS. La presentación que hace la izquierda de la desigualdad es una manipulación repugnante. Bill Gates tiene 50.000 millones de dólares. Little Peter tiene 50 dólares. ¿Come Bill gates mil millones de veces más? La titularidad de la riqueza no implica que todo se quede en unas manos. Hay un impuesto sobre la renta, y aun el consumo suntuario genera empleo y reparte dinero entre los demás. Si a todo el que produce se lo va a expropiar, lo lógico es que nadie piense en trabajar, o que el que se lo plantee busque otro país.

Algo se está hacienco mal cuando se hace una política economica que permite solo a unos cuantos grandes empresarios y banqueros enrriquecerse al punto tal que eso crea crecimiento economico por si mismo, a pesar de que la mayoría de la población esta en la hoya.

La mayoría de la población está en la olla y lo estará de todos modos durante muchísimo tiempo porque sencillamente con 2.000 dólares al año se está en la olla. Lo que se necesita es que esa renta suba lo antes posible a 4.000 y así se ensanche la base de ricos y asciendan algunos millones a la clase media. Es lo que ha pasado en TODOS los países en los que hoy sus ciudadanos reciben de promedio 20.000 dólares al año. Toda esa noción de "justicia", como ya he dicho, sólo es la vieja costumbre encomendera y clerical de disponer del fruto del trabajo ajeno.

Desde luego existe la posibilidad de que - como ud parece sugerirlo- esos colombianos son tan buenos que se merecen ese dinero por su brillantes a la hora de producir plata.

Lo de merecerse el dinero no merece atención: llegaron a poseerlo por medios legales. Hay que felicitarlos. Y es falso que sólo se hayan enriquecido unos cuantos. ¿Cómo es que han subido tanto las ventas de vehículos? Lo que se necesita es crear las condiciones para un crecimiento sostenido y mayor. Para reducir realmente el desempleo. Todo eso se va haciendo. Y es mucho, porque la peor falacia es, sobre todo después de la última década en Colombia, suponer que es fácil y automático.

Lo cual es un punto bastante discutible y -sospecho- falso. Pero es irrelevante, ya que en i) ud parece admitir que el crecimiento ecónomico va a manos de unos pocos por su habilidad corruptora para usar el estado por benificiarse. Solo que identifica bastante erroneamente a esos a quienes enriquece el crecimiento ecónomico.

La riqueza que va a manos de los que usan el Estado para beneficiarse es lo típico de Latinoamérica. Lo opuesto a eso es el liberalismo (neoliberalismo en su lenguaje), en el que los que se enriquecen son PRINCIPALMENTE los que organizan empresas, dan empleo, hacen cosas buenas o prestan servicios buenos y venden mucho. El enriquecerse a costa del Estado, sin trabajar ni producir, por lo general no crea crecimiento económico, pues es lo que ha pasado en 500 años en Latinoamérica. Se trata de "repartir la riqueza", no de crearla. No puede haber ningún crecimiento así, y más bien es precisamente por los malos manejos económicos por lo que ocurre eso. Usted pensará que el reparto de la riqueza que se hace con criterios izquierdistas será más justo, pero ¡qué casualidad! Cuba en 1959 tenía el doble de renta que España, y hoy en día los pobres ganan de promedio ¡500 VECES MENOS QUE LOS ESPAÑOLES! No es que no hubiera desigualdad, es que ahora es peor porque no hay ninguna libertad, y ciertamente ninguna pobreza de entonces es comparable.

Pero eso no le preocupa a una persona rica como usted. Hay algo biológico, como la incapacidad que tenemos de compadecer a la cocodrila a la que le roban los huevos, que le impide ponerse en el lugar del negro que vive con dos dólares al mes. Para poder romper con eso tendría que romper con Colombia y los colombianos. ¿Por qué no se busca una beca y se acostumbra a frecuentar otra gente?

j. dijo...

Lo siento, Jaime, hay estudios que reconocen un nivel (bajo, pero nivel en últimas) de causalidad entre ataques de úlcera y aumentos del nivel de estrés. El estrés no produce la úlcera, pero sí la empeora.

Igual, decir que "lo mate la úlcera" es una expresión popular que no tiene por qué tener referentes científicos para ser sustentada o afirmada, así como todas las creencias inocentes que usted comparte con nosotros en este weblog.

Como dije, de todas maneras, el comentario era al margen. Me causó mucha gracia su uso de la palabra "vergajo" por ahí, me hizo reir mucho. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Por qué Jaime Ruiz le aconseja a Sergio buscar una beca y relacionarse con otra calse de gente?

Será porque según él las becas se las otorgan solo a los descendientes de los hijos de los hampones y asesinos de izquierda que han gobernado el país desde el descubrimiento?

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de la 1:42 PM

Por ejemplo, Sergio podría enterarse de que en todos o casi todos los países desarrollados los servicios públicos cuestan más o menos lo mismo para los ricos que para los pobres, cosa que no se sabe en Colombia.

En términos generales las becas de universidades de otros países se las otorgan a la gente que tenga mejor expediente académico, lo cual con frecuencia suele suponer el haber estudiado en un colegio bueno. Es decir, en un colegio privado. Es decir, tener dinero para pagar esa educación. Es decir, tener que ver con los hampones y asesinos de izquierda que han dominado el país desde el descubrimiento. (Gracias por la definición tan precisa de la izquierda, también en el siglo XVI se practicaba el secuestro, como cuenta Liévano Aguirre.)

el link del artículo de El Tiempo que reseñé es éste.

Anónimo dijo...

Javier.


Este “nuevo debate” ideológico sobre el crecimiento económico sus beneficios y la falta de alguien con sensibilidad social para repartir la riqueza es viejísimo. Hay que remontarse al desprecio que han sentido los descendientes de los Jacobinos por los temas Económicos en toda su historia, los bolcheviques por ejemplo nombraron como ministro de economía a un cajero de un Banco (Algo debía saber sobre economía si había trabajado en un lugar donde se movía dinero) y luego el encargado de la cartera de economía nombro como jefe del banco central a un joven de 22 anos por escribir sobre el tema en la escuela, los barbados (la versión tropical Jacobina) nombraron un delirante estudiante de medicina como encargado de los temas económicos (El Che Guevara) gracias a repetir insistentemente que la coca cola era uno de los causantes de los problemas sociales de América Latina. En Colombia uno puede ver como Personas como Navarro Wolf se mofan de las leyes económicas y amenaza con apoderarse de las reservas internacionales o Horacio Serpa que reconoce sin sentir vergüenza ser un ignorante cuando le hablan de economía, la repuesta a tal desprecio solo tiene una respuesta; el odio a entender lo que los obliga a producir. Entonces para alejarse de la vergüenza que las trae esforzarse para producir se inventaron un antídoto que les a resultado eficaz: el cuento de la repartición de la riqueza, por que repartir es lo mas fácil y lo mas conveniente, hay que recordar que cuando Serpa era el segundo al mando en el periodo Samper repartió mucho pero a sus allegados y la gente de Izquierda a sabido mucho repartir dentro de su gente.

Icarus_ dijo...

(Gracias por la definición tan precisa de la izquierda, también en el siglo XVI se practicaba el secuestro, como cuenta Liévano Aguirre.)
Que curioso. Yo me estoy leyendo el libro y voy precisamente por ése capítulo (bueno, desde hace 2 meses voy en él).

DieGoth dijo...

Qué envidia. Quiero tener tiempo para leer algo.

Seb dijo...

"no he escrito nada sobre la posible masacre de las AUC porque no me dedico a registrar y denunciar masacres, sino a comentar la retórica que las sustenta".
Y nosotros somos unos monstruos porque no lamentamos el secuestro y hablamos mal del pooooobre Alvarito...

Jaime Ruiz dijo...

Seb, el problema es cuando alguien condena a quien combate los crímenes y calla respecto a los criminales. Y no es lo mismo la guerrilla que las AUC, a tal punto que éstas se desmovilizaron según la Ley de Justicia y Paz y las guerrillas ni siquiera acceden a canjear a sus presos por unos secuestrados. Por no hablar de las pretensiones políticas de las guerrillas, que son de destruir el sistema democrático e imponer la esclavitud.