16 abr. 2006

¿Por qué será?

La revista Semana se ha hecho abanderada de la causa de esas clases altas bogotanas que rechazan el ascenso de los traquetos y defienden la decencia y las buenas costumbres y sobre todo el buen gusto en el vestir y en la defensa de los valores culturales, bien contra la competencia desleal que abre el TLC, bien contra la invasión de la música norteña y el reggaeton y demás afrentas al noble gusto salsero y bolerista.

De modo que uno se pone a pensar en los lectores de esa revista y los compara con los traquetos y paramilitares y demás chusma y siente el intenso deseo de ponerse de su parte y salvar a la sociedad de tan chabacana amenaza.
______Lo que siempre me parece raro es que el blanco preferido de los odios de esa gente sea el presidente que contuvo a las FARC, como si éstas no fueran una amenaza más grave para todos que el ascenso social de unos bandidos. En gracia de discusión, aceptemos que por ese prurito de decencia y elegancia no pueden ver que si el presidente fuera el representante de esos bandidos, ya hace tiempo que sería denunciado por los demócratas del mundo, por los que realmente quieren el fin de las FARC.
______Pero entonces me digo: ¿y entonces cómo es que el columnista más leído y más antiguo de esa revista, el que de algún modo hace de adalid y de modelo de sus lectores y de su cultura, es precisamente el enemigo número uno de la persecución del narcotráfico? Para mí hay algo que no encaja.
______Voy a dejarme llevar por la malicia: nuestros progresistas quieren impedir el control del narcotráfico y la extradición pero no quieren que los narcotraficantes se enriquezcan y ostenten sus riquezas, y de paso, con la excusa de la legalización, se lavan las manos y culpan a los prohibicionistas... ¿No significa eso que quieren que el narcotráfico siga pero que las rentas no sigan en manos de los bandidos?
______Bueno, de algunos bandidos, porque en el caso de las FARC se desautoriza todo esfuerzo que se haga para combatirlos. Semana y sus lectores muestran al respecto un rotundo unanimismo. Muy raro, me digo.
______Tal parece como una vulgar pelea en el interior de una sociedad que se acostumbró a las rentas de la hacienda cocalera y del trabajo peligroso de gentecita fea y torpe que se llena la barriga de bolas de látex con droga; una sociedad que no tiene en realidad nada contra eso, sino que exige que el reparto sea otro.
______Por favor, que alguien me diga que no es eso, que detrás está sólo el apego a la pedagogía de un Quijote que llegó del frío y que obviamente fracasará pero dejará la agradable sensación de estar en el lado justo cuando ascendían al tiempo los horribles traquetos y los odiados amigos de los gringos.

41 comentarios:

Corte Comercial dijo...

Jaime: Abrí este blog mas que nada por error. Pero ya entrados en gastos...aquí va mi comentario:

En primer lugar, debe seguir ensayando a mejorar su redacción. Es confusa y poco entretenida.

Ya sobre el 'mensaje' de su escrito, parece que su propuesta fuera escoger entre la leucemia o el sida y usted vota por el sida. Hombre, seamos sensatos, Colombia necesita valores y no los desdeñe porque usted carezca de ellos. Imagine por un momento a su hermana casada con un traqueto y este con un cuñado como usted: completos!

Siga adelante, usted puede.

Jaime Ruiz dijo...

Oiga, Sentido común, o como se quiera llamar, usted por una parte tiene graves dificultades de comprensión lectora, y por otra un daño moral terrible, cree que está bien el narcotráfico pero que las rentas deben ir a manos de los que le consiguieron puesto diplomático.

Lo que queremos la mayoría de los uribistas, más de la mitad de los colombianos que votamos, más de dos tercios de los que votamos sin esperar prebendas, es que cese el narcotráfico y la producción de alcaloides, que Colombia sea un país respetado porque sus ciudadanos no se dedican a delinquir.

Pero en tal caso se le daña una rentica a ustedes, y eso estaría mal porque no le alcanzaría para pagarse un curso de repaso a ver si ahora sí aprende a leer.

doppiafila dijo...

Hola Jaime, vine por curiosidad a visitar tu blog. Desafortunadamente, no pude entender lo que querias decir con este post: Semana està con las FARC y Uribe con las AUC? es esto?
Un saludos y hasta pronto,
Doppiafila

Jaime Ruiz dijo...

Doppiafila: lo que quería decir con este post es exactamente lo que dije en este post, nada más ni nada menos. En absoluto que Uribe esté con las AUC ni nada remotamente parecido, sino simplemente que es muy raro que los enemigos de los "traquetos" sean los mismos que se oponen a que se combata el narcotráfico.

Queda la impresión de que compiten con los narcotraficantes por las rentas, no que se opongan a ese negocio.

El "gerrillero" dijo...

Disfruto su sarcasmo aunque no comparto su orientación política. Digamos que dentro de su país bizarro yo sería un “guerrillero” o algo por el estilo. Lo interesante es que no puedo dejar de leerlo, creo que las lecciones morales que usted predica son tan caricaturescas como ciertas ¿esto me hará un “guerrillero” reflexivo?

Me parece que entre los blancos y negros sobre los que usted se mueve omite los matices, pero entiendo que éste es su estilo para describir estas ficciones de realidades posibles que conforman este país bizarro.

Un saludo.

DieGoth dijo...

"gerrillero", como dijo Lindon Johnson: "Si camina como un pato y dice 'cuak', es un pato".

Ser de izquierda no tiene nada de malo. Claro que ser de "izquierda" al estilo colombiano es otra cosa. Desgraciadamente la situación del país no está para que algunas personas dejándose llevar por una ideología específica, terminen compartiendo espacios con otras personas que efectivamente sí tienen vínculos directos o indirectos con la guerrilla.

A la "izquierda" colombiana le toca realizar una tarea ardua y monumental: romper todo vínculo con la guerrilla, purificarse y finalmente reivindicarse ante el país. No ante los partidos políticos, ni ante el Ejército, ni el gobierno ni el DAS o lo que quede de éste, sino ante la opinión pública nacional.

El problema es que no están dispuestos a hacerlo, porque muchos de sus representantes todavía encuentran muy conveniente que haya quienes destruyan un poco al país para recordarnos que todo es por culpa de la desigualdad que ellos prometen solucionar. Los demás, los que todavía tienen moral y dignidad, encuentran muy difícil moverse en un ambiente tan enrarecido y muchas veces por no dejar morir la representatividad de sus ideologías terminan aceptando a las manzanas podridas, así terminen pudriéndose con ellas tarde o temprano algunos de ellos.

Jaime Ruiz dijo...

Para Guerrillero: si usted está por la verdad está en mi campo, pues nadie más interesado en el fin de la miseria, la exclusión, la injusticia, la persecución, los abusos estatales y cualquier crimen que yo. ¿Se refiere a eso ser de izquierda? Lo normal es que 1. Las personas que razonan así no conocen nada sobre la realidad de Cuba o sobre la historia del socialismo. 2. No se dan cuenta de su condición de lagartos y arribistas, muertos de envidia por las posesiones de los que son más ricos, y tremendamente crueles con los pobres. Por ejemplo los sindicalistas estatales tienen que saber que están despojando a los pobres, exactamente igual que los aborrecidos corruptos. Si no obstante siguen, no es porque sean de izquierda ni porque estén equivocados, sino porque están hechos a la infamia colombiana, que no es más que la esclavización de los demás, bien mediante el robo, bien mediante la humillación, bien mediante las jerarquías horribles que se van formando en la medida en que uno tenga una condición que lo marca desde que nace y que no es el resultado de su vida.

Ya se cansa uno de explicar que esa izquierda sólo son los reaccionarios de un mundo preburgués, que sencillamente los problemas colombianos son los que tenían las sociedades europeas en el siglo XVIII, con una nobleza y un clero parasitarios y arrogantes impidiendo surgir a "las fuerzas productivas". La "izquierda" en Colombia es exactamente eso, por eso ningún "izquierdista" ve ninguna salida a su vida personal que pase por trabajar duro por cuenta propia para sobrevivir.

Pero en fin: yo no hablo con sarcasmos, lo que digo es exacto: los que leen Semana y comparten el discurso oficial de la revista andan muy indignados al tiempo contra los "traquetos" y contra los gringos que persiguen el narcotráfico. ¿Dónde hay humor, sarcasmo o caricatura? Esa contradicción es grotesca y remite al problema de que no se quiere luchar contra el narcotráfico sino contra los demás colombianos, los excluidos. Para que no haya traquetos tiene que cesar el narcotráfico.

Creo que la mitad de los artículos del señor Antonio Caballero se dedican a asegurar que la prohibición de las drogas es una conjura del gobierno y los bancos gringos para joder a los demás países. Eso, igual que la solución de legalizar las drogas, es universalmente compartido por las clases altas de la Colombia de hoy. ¿Se benefician o no esas clases del narcotráfico?

Bueno, el narcotráfico, la hacienda cocalera con sus indiecitos de manos en carne viva y el narconegocio con sus pobres grávidos de látex son la misma hacienda esclavista de la Colonia, y las rentas van casi sin alteración a los descendientes de las mismas personas.

Y entre tanto el resto de los colombianos sin oportunidades, sin empleo, con sueldos miserables (no porque el gobierno no les decrete diez millones al mes, sino porque crear empresas no es rentable como saquear al Estado)...

Anónimo dijo...

Morales.

Dicen que el viejo López impulso el negocio de la marihuana cuando fue Presidente como una jugada para buscar una renta segura diferente a la del Café (en ese tiempo no se sabia que en el País había algo de petróleo) ahora con la aparición de los paras el negocio se les esta saliendo de las manos, por que si las FARC fueran exclusivos dueños el problema con la coca no seria tal. En todo caso Usted abrió un tema interesante que merece más profundidad, resulta que hace algunos años escuche una versión que acusaba al Gobierno Colombiano de precipitar artificialmente un problema limítrofe con Venezuela para apresurar la de limitación de las aguas profundas donde se cree que hay mucho petróleo liviano ya que geológicamente viene siendo una extensión del lago de Maracaibo, historia que parece descabellada, pero si se compara con los antecedentes de la búsqueda de una renta seguro y fácil de una parte de la Sociedad Colombiana pues muchas cosas comenzarían a tomar sentido. En ese tiempo los sorprendió el anti Colombianismo que se respira en esos tiempos en Venezuela por que según cuentan, los que estaban encargados de la negociación estaban dispuestos a ceder hasta el punto de hacerse de un charco de agua por que de todos modos resultaría ganancias si se miraba la cantidad de petróleo que se encontraría allí.

Pedro Nariño dijo...

Estimados Bloggers,

La paradoja señalada por JR tiene una explicación. El statu quo mamerto, el de SEMANA, Caballero y Cía., está compuesto por una casta heredera de dos fenómenos históricos: (i) la inquisisción y la concepción formal de la ética hispano católica, y (ii) la burocracia colonial republicana.

La ética hispano católica los impulsa a la moral formal no-material. Bajo dicha ética es más grave que el Presidente se explaye por televisión unos minutos de más, que las autoridades electorales cuenten los muertos, los militares y los jóvenes sin cédula como parte del censo electoral. Y eso que el segundo caso es una masacre al principio de democracia particpativa consagrada en la Constitución que ellos mismos redactaron en 1991. Pero en la letra, en la exégesis leguleya de su ética, e más grave hablar en una emisora que robarse las elecciones del primer referendo de nuestra historia. El elemplo ilustra el afán por defender un statu quo burócrata. El de las pensiones sin cotizar y el delfinazgo político. El que le coquetea a la izquierda armada porque sabe que es una manera de chantajear con violencia la protección de sus derechos adquiridos y verdades históricas. Y odian toda riqueza que no venga de esas pensiones y castas burocráticas, que no venga de expresidentes liberales o sus fieles lagartos. Una casta de burócratas que predican una ética dogmática que los sostiene.

Como sigue sonando muy raro, trataré de ilustrar mi idea con unos ejemplos históricos: Mientras los españoles encarelaron a Colón, a Cortés y a otros conquistadores, por trepadores sociales y ambiciosos, la Reina Isabel de Inglaterra nombraba caballero a Francis Drake, pirata declarado y sinverguenza profesional. Mientras los colombianos "de bien" se razgan las vestiduras cuando un narco se enriquece más que ellos, los gringos se valieron de las redes de Lucky Luciano para frenar el sabotaje durante la Segunda Guerra y como premio le permitieron construir Las Vegas.

El statu quo mamerto, cuya paradoja identifica JR, es el heredero de la inquisisción y la envidia burocrática hispana, que no señala el resultado material de su política, sino la estética formal de su conducta, que les permite pavonearse en sociedad.

Es la paradoja del cura guerrillero y la teoría de la liberación, de los 500 años de reservas indígenas (en el fondo un insulto a los indígenas, pues los priva de la propiedad privada), de un gay oculto como líder del partido de la libertas. Y así..

Pedro Nariño

Jaime Ruiz dijo...

Para Morales: gracias por ese excelente aporte. Lo grotesco es que se crean una gran elite intelectual cuando en lugar de educar a la gente están soñando con ser como Venezuela. Pobre país en tales manos.

Jaime Ruiz dijo...

Para Pedro Nariño: amén, maestro.

DieGoth dijo...

Pedro: esa preocupación por la forma es lo que más representa el proyecto de gobierno de Carlos Gaviria. El tipo es admirado sobre todo por su discurso "impecable", "ético", "profundo". Bueno, son cosas que en un país serio serían admirables cuando de verdad están presentes. Lo que a mí a veces me angustia sobre estos países, es la ligereza con que los que ya están pasando del wishful thinking al wishful acting tratan de imponer su particular versión de la realidad ayudados por algunos medios.

Ellos consideran que un sujeto que recomienda renunciar a la economía de mercado para favorecer el control estatal de la economía es lo que necesita el país para modernizarse. Algo así como si retrocediendo avanzáramos, o como dijo Laura Restrepo: somos la vanguardia del retroceso. Yo creo que ella lejos de criticar al gobierno atribuyéndole semejante característica tan absurda, estaba realmente confesando lo que ella y los suyos son y representan y desean.

La vanguardia del retroceso es aquella gente que apoya a un candidato que propone renunciar a la presión militar para negociar la paz con una guerrilla que lleva cuatro décadas buscando el poder. Esa gente que quiere que el Estado controle la economía, y que decir cosas así es dar muestras de "impecabilidad", "ética" y "profundidad" dialécticas. Como usted dice, la fijación en la forma, sin importar que el precio sea permitir políticas terriblemente perjudiciales que condenarían al país a décadas enteras de miseria y atraso.

El "gerrillero" dijo...

Para los grandilocuentes y cultos seguidores de la izquierda y la derecha. Los neoclásicos y los social demóctartas: la política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros. Como diría Woody Allen, “La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema”

jaime ruiz: tiene razón, usted no es un humorista, quizás por eso no encuentra los matices, para ello se requiere de otro tipo de sensibilidad.

Anónimo dijo...

Quedé atonito visitando éste blog. La atmosfera que se respira hiede a letrina ultraderechista.¿les paga el Gobierno para, para para para calumniar a Carlos Gaviria?¿ están desesperados?

Jaime Ruiz dijo...

Para el gerrillero: pues aquí no hacemos política sino discutimos sobre ella, siempre preocupados de que los muchachos que van a una universidad no salgan a crear empresas ni a ejercer un oficio que han aprendido, sino a aprender a hacer bombas y a matar gente, o a adoctrinar a otros asesinos. ¿Qué tiene eso que ver con crear problemas o con buscar algo de los pobres o de los ricos? Tiene que ver con la necesidad de que dejen de matar gente, porque cada vez hay más personas que piensan que un dictador hace 30 años habría resuelto el problemita.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 12:12 AM:

¿Cuál es el ultraderechismo? ¿El que nos opongamos a las masacres y a los secuestros? ¿El que citemos las palabras textuales del candidato de las FARC y del comunismo más delirante que se ve hoy en todo Occidente? Muéstrenos una sola calumnia.

En cierta medida es un alivio recibir comentarios como el suyo, muestra de que la platica del secuestro ya no llega tanto y empiezan a desesperarse.

MAYKA dijo...

jaime ruiz,.... buen hombre:

En todo su mal versado artículo no encuentro una respuesta a la siguiente inquietud ¿ está ud de acuerdo con la extradición de paramilitares?

satírico dijo...

¿Por qué será?

El blog pais bizarro se ha hecho defensor de la causa de esos fervientes furibistas que rechazan el progreso social del proletariado y defienden la engañosa costumbre de aparentar una nación sin problemas sociales , y sobre todo el buen gusto en mentir con tesis descaradas y ajustadas a una falsa realidad sobre la economía Colombiana, abriendo espacios descocados bien contra la derrota que sufrió el referendo, bien contra la imposición de empobrecimiento que Álvaro Uribe pretende aplicar y demás afrentas de entretención en canales televisivos y bestiales como rcn.
De modo que uno se pone a pensar en los lectores de ese blog ( país bizarro) y los compara con los idiotas útiles paramilitares, azucenos cuello de tortuga, camisas negras y demás vulgos y no, nunca, jamás siente el intenso deseo de ponerse de su parte y creerse los superiores de toda la autenticidad colombiana dicha y escrita.
Lo que siempre me parece raro es que el blanco preferido de los odios de esa gente sean los críticos del presidente que legalizó a los PARAMILITARES, como si éstos no fueran un espantajo para el ascenso político en su estrategia de reelección. Por decencia, no pueden ver que si el presidente fuera el representante de esos bandidos (aunque para muchos lo es), ya hace tiempo que sería denunciado por los EEUU, por los que realmente quieren el fin de las PARACOS.
Pero entonces me digo: ¿y entonces cómo es que el autor del blog, el que de algún modo hace de cabecilla y de modelo de sus lectores y de su cultura, es precisamente el enemigo número uno de la persecución del narcotráfico? Para mí hay algo que siiiiiiii encaja.
Voy a dejarme llevar por la SABIDURIA: nuestros azucenos quieren impedir el control del narcotráfico y la extradición pero no quieren hablar de LA LUCHA VIOLENTA POR LA CAPTURA DE RENTAS DERIVADAS DE LA POSESION DE TIERRAS, DE BANCOS, DE EJERCITOS, DE LINEAS CLANDESTINAS DE EXPORTACION DE COCAÍNA, DE SECCIONES ESPECIFICAS DE ESTADO, DE ESPACIOS CONCRETOS DE DOMINACION SOCIAL... ¿No significa eso que quieren que el narcotráfico siga pero que las rentas sigan en manos de los bandidos?
Por favor, que alguien me diga ¿no es una buena satíra?

Jaime Ruiz dijo...

Maika, ¿y por qué no se pregunta por qué no hay una respuesta acerca de por qué los perros le ladran a la luna?

Resulta que se trata de que los enemigos de que se persiga el narcotráfico también quieren ser enemigos de los narcotraficantes, y eso deja la impresión de que les interesa quedarse las rentas para ellos.

Si algo define a una persona estúpida es la pretensión de enseñar lo que no sabe. ¿Cómo puede ser "versado" un artículo? Peor, ¿cómo puede ser bien o mal "versado"?

Pero ya que lo pregunta, si el gobierno negoció con las AUC su desmovilización y les prometió no extraditarlos, y al mismo tiempo la amenaza de extradición es un buen recurso para mantenerlos controlados, me parece normal que no los extradite, igual que a los guerrilleros, si se desmovilizan. Tal vez habría sido mejor que hubiera un Estado eficaz que capturara a todos los paramilitares, pero para eso también habría capturado a todos los guerrilleros. Lo que uno desea es que cesen los crímenes, y si por eso hay que sacrificar la extradición, pues adelante.

Da un poco de rabia tener que hacerle caso a gentecita tan asquerosa, pero de otro modo dicen que uno censura opiniones en el blog.

Jaime Ruiz dijo...

Satírico:

El blog pais bizarro se ha hecho defensor de la causa de esos fervientes furibistas que rechazan el progreso social del proletariado [no, nadie rechaza el progreso social del proletariado]y defienden la engañosa costumbre de aparentar una nación sin problemas sociales, [a nadie se le ocurre que haya una nación sin problema sociales, el mayor de los cuales es la abundancia de parásitos en las universidades y en todo el Estado] y sobre todo el buen gusto en mentir con tesis descaradas y ajustadas a una falsa realidad sobre la economía Colombiana,????? abriendo espacios descocados ????? bien contra la derrota que sufrió el referendo,[¿Cuál derrota? el 90 % de los votos es derrota? ¿El voto de los muertos es derrota? ¿Cómo puede un padre ver que su hijo se va volviendo una piltrafa tan emética? Si yo tuviera un hijo tan asqueroso me suicidaría] bien contra la imposición de empobrecimiento que Álvaro Uribe pretende aplicar y demás afrentas de entretención en canales televisivos y bestiales como rcn.[Genial]

¡Qué jartera leer su "satíra"!

El Chico de la Tapa dijo...

Es que es la prohibición la que genera el fenómeno del traqueto. El traqueto no es una figura simplemente incómoda desde el punto de vista estético. Eso claramente, es lo de menos. Y en ese plano el asunto es tan relativo que a uno también le pueden parecen detestables muchas prácticas estéticas de la oligarquía tradicional o de la clase media. Lo que resulta condenable del traqueto es su tendencia a la violencia, el uso de la intimidación para el logro de sus objetivos y el desprecio por la ley. Todos esos aspectos son resultados de que sea un negocio prohibido. De no serlo, el que viviera del tráfico de cocaína sería como un papero o un caficultor. Y a uno puede o no gustarle la carranga, el aguardiente o los frijoles pero tales gustos no afectan la convencia ciudadana. En ese caso, la ostentación no es nada más que un detalle ruidoso y probablemente incómodo, pero legal. La envidia por el destino de las rentas es de quien promueve la criminalización: estados Unidos, que igual hoy ya se queda con casi el 80% de las utilidades del negocio.

El "guerrillero" dijo...

jaime ruiz: No entiendo por qué su actitud es tan defensiva, siempre cree que lo están atacando. En mi comentario yo hablo de los políticos de derecha e izquierda, que en esencia para mi son lo mismo. Comento de política, cómo también usted lo hace. Relájese un poco.

Jaime Ruiz dijo...

Para el Chico de la Tapa:

Sí, claro que dentro de unos años será el tráfico de órganos y la prostitución infantil y seguirán los mismos estadistas aldeanos creyendo que pueden administrar eso y culpar a los pederastas y a los que persiguen la pederastia y a los médicos que hacen transplantes, y no faltará la manifestación universitaria "en defensa del pueblo niñero contra la embestida del imperialismo"...

Es facilísimo: cuando se empieza a comparar la papa con la cocaína también resulta igual robar que trabajar, y ciertamente robar niños que educarlos. De hecho es lo que hace la izquierda, robar niños para cobrar un rescate a sus padres, o bien para que sirvan de carne de cañón, como los idiotas que murieron manipulando bombas en estos días, que ciertamente no merecen ninguna atención del Chico de la Tapa.

Jaime Ruiz dijo...

Para "el guerrillero":

Sí, ya voy a creerle que tiene otra intención que joderme a toda costa, como sea, con el cuento que sea...

(Bromas aparte, yo no veo tan defensiva mi respuesta. Usted se dirige a los de un lado y del otro, yo me doy por aludido, pero creo que no lo he insultado.)

Gracias por participar.

El Chico de la Tapa dijo...

Hombre Jaime no hay punto de comparación. Usted no puede poner en el mismo plano a gente que decide dañarse con cocaína así misma que a gente que decide violar niños. (porque el tráfico y los crimenes asociados a éste, son culpa de la criminalización) Y claro que la papa y la coca son lo mismo: productos que da la tierra. la cocaína y su uso recreativo inventado por la cultura de Estados Unidos y posteriormente criminalizada por el Gobierno de ese mismo país es un asunto muy distinto al tráfico de órganos, a la pederastría y a la prostitución infantil. Que son asuntos más graves que si uno decide meterse un pase, pero son menos combatidos. En ese caso, creo que el que tiene un criterio moral un tanto trastocado es usted. Pero ese no era el tema, el tema era la razón por la cual a muchos nos molesta la traquetización de la sociedad: y en ese aspecto, mi punto ya quedo planteado.
En cuanto a los que al parecer murieron manipulando bombas, pues hombre, creo que si eso era lo que hacían ya recibieron su merecido. Regodearme en su muerte la verdad me parece un tanto siniestro y sobre todo, inútil.

Jaime Ruiz dijo...

Para el chico de la tapa: dese cuenta de que el exportador de cocaína no sólo hace eso sino que en cuanto profesional de un negocio criminal mata y constriñe. No se trata de la moralidad que haya en tomar drogas o en tener sexo con niños, sino de la ilegalidad que hace rentables esos negocios para los delincuentes.

De modo que la transferencia que usted hace es una falacia. Para mí es obvio que sin el narcotráfico Colombia de todos modos lideraría todas las modalidades del crimen. Cuando no era popular la cocaína los colombianos en Europa eran apartamenteros y carteristas, en en Colombia se mataban por las esmeraldas.

No se preocupe que ante el tráfico de órganos también encontrarán justificaciones del mismo estilo: ¿qué suerte le espera a un niño que está forzado por la desigualdad a convertirse en un atracador? Mejor que esos riñones, ese hígado, etc., le sirvan a una persona culta y productiva. La culpa es del gobierno gringo que no impone la donación obligatoria ni legaliza la importación de todo el mundo de los órganos de los que mueren en accidentes o por enfermedades que no afectan a ese órgano.

La misma falacia que hay entre la papa y la coca. Son productos agrícolas, pero el traqueto no es un agricultor, sino un criminal que explota ese negocio como otros colombianos explotan el proxenetismo, la falsificación de moneda, el secuestro...

Y los que murieron manipulando bombas son pobres muchachos con ganas de ser aceptados por sus compañeros de estratos altos. De no ser porque el medio universitario está dominado por los amigos del terrorismo, esos muchachos no estarían en ésas.

El Chico de la Tapa dijo...

Es que ese es el problema: que el exportador de coicaina sea un criminal y no un empresario o un agricultor como el que produce y/o exporta cafe. La prohibición es la que crea al traqueto que constriñe y mata. (cosa que a usted parece preocuparle menos, a que se les critique en Semana) Habría que eliminar la causa del traqueto y no elucubrar sobre porqué se le detesta. Ya el resto del tema me parece una desviación -basado en suposiciones, especulaciones y generalizaciones- de su propio post. Incluso la confusa y un tanto fantasiosa explicación de la muerte de esos muchachos.

Anónimo dijo...

"Y los que murieron manipulando bombas son pobres muchachos con ganas de ser aceptados por sus compañeros de estratos altos. De no ser porque el medio universitario está dominado por los amigos del terrorismo, esos muchachos no estarían en ésas."

Los pobres muchachos que murieron estudiaban todos en universidades privadas, así que vaciados vaciados no eran.

Jaime Ruiz dijo...

El que exporta cocaína es un criminal porque si no estuviera prohibida estaría dedicado a otro negocio igual de rentable y de punible. Las falacias del chico de la Tapa son grotescas.

Y los que van a universidades privadas de tercera son los pobres. A la Nacional van más los ricos que los pobres. Lo que uno no ve es gente de los Andes poniendo bombas, aunque sí hay mayoría de partidarios de las FARC, salvo en medicina o carreras así.

DieGoth dijo...

No, Jaime, en medicina también hay gente de una izquierda muy rancia. Incluso en carreras tecnológicas los hay. Recuerda además el veterinario del que te hablé el otro día que le gusta trabajar en una zona roja.

UE + COL dijo...

El problema para mi no es de traquetos o de los señores que viven en ese plan de mantener en statu quo al que se refieren por allá arriba. El asunto radica que mientras la droga exista será el método de financiación de los grupos ilegales y les permitirá competir de manera directa porque los ingresos son tan altos que ni con impuestos de guerra hemos podido acabar con esos asesinos de las FARC. Yo apoyo las polí­ticas de seguridad actuales y soy Uribista (no demora alguien en decir que soy paramilitar y asesino y quien sabe que mas bobadas que les gusta decir a los de la oposición simplista de este paí­s, que no hacen mas que criticar sin argumentos que es lo mas fácil), sin duda les hemos dado a esos asesinos duro y por eso es que tiene acciones desesperadas, sin embargo creo que el gobierno debe enfocarse más en acabar el origen no el resultado, el origen es la financiación y esta nace de la producción y comercialización, que de paso viene del desmedido consumo europeo y norteamericano. De eso es que deberí­an hablar los medios y los partidos, de las verdaderas razones y no estar jodiendo porque el presidente hablo cinco minutos, dos, tres lo que sea. "Cierto señor Cesar Gaviria y su escudero sin palabra el bigoton."

Por otra parte, expreso mi indignación ante esta frase de El usuario anónimo dijo...

"Y los que murieron manipulando bombas son pobres muchachos con ganas de ser aceptados por sus compañeros de estratos altos. De no ser porque el medio universitario está dominado por los amigos del terrorismo, esos muchachos no estarían en ésas."

Este comentario si lo hizo una persona que no tiene ni idea en que mundo vive, con que estadísticas se atreve a hacer semejante afirmación este señor que no es capaz de dar ni la cara. Por cierto que ridí­culo esa parte de aceptación de estratos altos las universidades colombianas gozan de diversidad y eso incluye los estratos y las regiones y si no mire la Nacional, la Javeriana o el mismo Poli, donde hay estudiantes de todos los estratos porque a través de diferentes medios la gente busco recursos para estudiar, entonces no sea payaso.

Por cierto soy universitario y me siento ofendido como cualquier otro, que no es amigo del terrorismo y que por demás lo rechaza. Por que tres están en esas no somos todos, que personaje tan poco informado y que se nota que no piensa para escribir. Aunque si no da la cara, que mas se le puede pedir. Este seguro que la mayorí­a de la población universitaria rechaza el terrorismo o cree que estamos ciegos y somos estupidos.

Christian Pinzón

Kamilo Klauss dijo...

¿Entonces la idea es no estudiar?

DieGoth dijo...

UE + COL: el autor del comentario fue Jaime Ruiz. El anónimo lo citó.

Jaime siempre ha hablado de que las universidades, sobre todo las públicas, han sido usadas por las milicias de las guerrillas para captar simpatizantes y colaboradores. Eso es una realidad que no se puede negar. Lo de menos sería cuantificar qué porcentaje de alumnos terminan involucrándose con esos grupos. Yo creo que sería menos del 1%. Eso no importa.

El problema es que por cada adoctrinado hay otros tantos que aún sabiendo o sospechando que esa persona se está metiendo en asuntos oscuros, no dicen nada. ¿Cuántos estudiantes han denunciado las infiltraciones de grupos terroristas en las universidades? El problema es la falta de colaboración. "Yo qué voy a colaborar con este maldito sistema denunciando a un compañero. No se lo merece porque es corrupto, y además represivo". Dirá más de uno. Otros apenas tendrán un pensamiento menos desentendido, pero tampoco les importará el asunto. Jaime parece generalizar mucho, a mí también me parece, pero a veces, justo cuando me adentro en los ambientes universitarios, termino dándole la razón.

El izquierdismo es abrumadoramente predominante en los ambientes universitarios, tanto en las universidades públicas como privadas. Pero no estoy hablando necesariamente del izquierdismo políticamente sano, sino del colombiano. Ese mismo izquierdismo que se centra en condenar la lucha contra el narcotráfico al mejor estilo danielsamperista. O a exigir en pleno siglo 21 que el Estado controle la economía. O a pretender que los derechos adquiridos para favorecer a una "oligarquía de overol" o a una élite política mediante piedras, papas y paros terminen imponiéndose sobre los derechos más elementales del ser humano. De esa manera la simpatía, o como dicen algunos, la conjuncion de objetivos entre la izquierda política y la izquierda extrema armada, se da en este país, y las universidades han sido unos de los puntos esenciales en la creación de todo ese ambiente enrarecido. Al fin y al cabo, ¿no salió de la UIS la mayor parte de la cúpula del ELN? ¿No fue acaso en las universidades donde los "académicos" que dieron la forma ideológica a las FARC, vieron nacer su vocación?

Para Kamilo Klauss: estudiar siempre es necesario. Pero usted lo ha dicho: estudiar.

Y estudiar tiene un propósito no sólo en la vida de una persona, sino en la sociedad a la que pertenece: aprender a realizar una actividad con el fin de vivir de ella y contribuir con la comunidad. Las universidades públicas sobre todo, por depender del presupuesto público, deben estar completamente orientadas a ofrecer sólo carreras que el mercado laboral vaya necesitando para desarrollar la economía. Los que quieran estudiar filosofía o sociología deberían acudir a las privadas.

UE + COL dijo...

Bueno, de primerazo metí­ las patas por no ver el contexto, pido disculpas. Ataque al anónimo y la cosa era de un comentario de Jaime. Jaime disculpara, pero mantengo mi posición en el aspecto que las universidades no están llenas de amigos del terrorismo, sin duda somos mas lo que lo rechazamos y no permitimos ni siquiera su entrada.

Ahora bien, respecto a lo que comenta Diegoth estoy de acuerdo que el problema es de colaboración especialmente en universidades públicas donde muchos saben y nadie dice nada. Sin embargo no comparto esta frase "El izquierdismo es abrumadoramente predominante en los ambientes universitarios, tanto en las universidades públicas como privadas." Eso es totalmente falso, las universidades privadas son mayoritariamente de centro, centro derecha y derecha. Eso se muestra en universidades como los Andes, Rosario, Sabana, Católica, Santo Tomas, Eafit, entre otras de donde conozco alumnos que me expresan que la mayorí­a de los estudiantes en facultades como economí­a, derecho, relaciones, administracion y negocios apoyan los modelos neoliberales y gobiernos como el de Uribe, en el Externado la situación es la misma y en Poli, en charlas académicas sobre reelección y TLC se siente ambiente de apoyo y de rechazo a los modelos de izquierda.

En la UN o la Pedagógica la cosa es diferente y allí­ se siente otro ambiente pero créame que en el consolidado global, especialmente en las privadas la academia y sus estudiantes se inclina mas hacia centro derecha. Si no fuera así­ hace rato que se hubiera visto marchas de universidades privadas por el modelo que tiene actualmente el paí­s y la verdad no ha habido la primera

DieGoth dijo...

Les aclaro a quienes esperen en estos días respuestas de Jaime Ruiz, que por problemas técnicos (computador en estado crítico) le resultará difícil hacerlo.

UE + COL: Le he venido respondiendo por Jaime, pero esperemos a que él vuelva y le conteste con su punto de vista más preciso. Yo sólo le he dicho lo que creo haber entendido de lo que él dice, lo cual comparto en gran parte.

Yo creo que todo es cuestión de experiencias, Christian. En estos días he tenido que ver cómo una profesora en las Unidades Tecnológicas mandó a sus alumnos de tarea realizar un ensayo sobre un libro de William Ospina. Por supuesto, la intención de la docente era promocionar la idea del libro, y la mayoría de los alumnos respaldan su tendencia política, y eso que estamos hablando de una carrera tecnológica, no de una humanística, que es donde más se esperaría encontrar "neomamertos". ¿Acaso la facultad de economía de la Nacional no está llena de gente cuya misión en la vida es graduarse de economista para encontrar la fórmula mágica que garantizará la felicidad colectiva sin dejar de depender del grandioso Estado? Creo que para eso hasta montaron el UN Periódico que algunos bobitos blogueros están tomando como referencia intachable para encontrar el camino al paraíso.

En universidades privadas, al menos donde yo vivo, la situación es muy parecida. La mayoría de los estudiantes sí apoyan el izquierdismo colombiano, independientemente de su estrato social. Es más, yo diría que en los estratos altos se ve mucha gente que adora a Antonio Caballero, a quien tienen como un "gurú" del periodismo de oposición. Por algo el señor fue recibido como un héroe nacional por muchos estudiantes en la universidad más costosa y elitista donde yo vivo.

Es cierto que esos alumnos hijos de papi no van a participar en ninguna marcha, ni contra ni a favor de ningún gobierno. Pero eso no tiene nada que ver con su ideología. ¡Qué seba! O sea, tú me entiendes. ¿Qué haría un gomelito desfilando en una avenida y llevando una pancarta?

Lo que sí he visto es jóvenes que inicialmente sin tener ninguna formación izquierdista ni en su familia ni en su entorno social ni escolar, al llegar a ciertas universidades empiezan a sufrir una transformación ideológica. De pronto ven a los presidentes "neoliberales" como pequeños demonios, así antes los hubieran apoyado. O empiezan a darle la razón a los sindicalistas cuando los escuchan proferir sus retahílas a megáfono entero. Es que las ideas se inculcan a punta de repetición. También lo he visto pasar con gente que de pronto empieza a trabajar en empresas públicas. El ambiente que se comparte influye mucho en la mentalidad de las personas.

Usted me dirá que su experiencia en los pasillos universitarios es diferente, pero entonces sería una cuestión de universidades y ciudades. Lo cierto es que no hay un estudio profundo (o al menos yo no conozco ninguno) que analice las tendencias políticas de docentes y estudiantes en las universidades colombianas y la manera en que eso afecta al país.

Anonimo dijo...

"Y estudiar tiene un propósito no sólo en la vida de una persona, sino en la sociedad a la que pertenece: aprender a realizar una actividad con el fin de vivir de ella y contribuir con la comunidad. Las universidades públicas sobre todo, por depender del presupuesto público, deben estar completamente orientadas a ofrecer sólo carreras que el mercado laboral vaya necesitando para desarrollar la economí­a. Los que quieran estudiar filosoí­a o sociologí­a deberí­an acudir a las privadas."

¿Y quién le dice a usted que el paí­s no necesita filósofos o sociólogos? ¿Cuáles son las credenciales de ese que dice semejante cosa con tanta (y tan radical) propiedad? ¿Es que acaso el trabajo de un sociólogo o de un filósofo no "contribuyen a la sociedad"? Yo soy un ingeniero civil, dicho sea de paso, pero no entiendo cómo es que usted concluye de manera tan tajante que esos profesionales no cumplen una función social. Deberí­a mesurar sus afirmaciones.

DieGoth dijo...

Anónimo de las 8:05: lea bien lo que dije y vuelva a opinar.

¿Dije que no necesitamos ninguna de esas carreras? No. Dije muy claramente:

"Las universidades públicas sobre todo, por depender del presupuesto público, deben estar completamente orientadas a ofrecer sólo carreras que el mercado laboral vaya necesitando para desarrollar la economía. Los que quieran estudiar filosofía o sociología deberían acudir a las privadas."

Mire, cuando un estudiante usa una universidad pública para estudiar filosofía, está gastando una millonada durante años para obtener un título, que al final al país no le ayudará a resolver los problemas más inmediatos, como economía subdesarrollada que necesita primordialmente resolver los problemas de hambre de su población más pobre. ¿Cuántos empleos puede generar un filósofo en Colombia? ¿A cuánta gente pobre le beneficiará que ese graduado entienda y decante al derecho y al revés las teorías de Jung o las obras de Heidegger?

Primero lo primero: el hambre. Eso se soluciona con empleo. El empleo se consigue con ingenieros, administradores de empresas y técnicos y tecnólogos que crean empresas. Luego viene lo demás.

Yo jamás dije que le país no necesite filósofos, sino que en vista de que el presupuesto público es insuficiente para dar educación a todos, entonces lo ideal es que se gaste sobre todo en la gente que de manera directa y a corto y mediano plazo puede contribuir a reducir la pobreza. Si usted quiere satisfacer un capricho intelectual consiguiendo un título que no retribuirá al país lo invertido en generación de empleo ni de riquezas, entonces lo mejor sería que usted se pagara esa carrera en una universidad privada, con su propio dinero.

Yo preferiría que el Estado aumentara los cupos para carreras tecnológicas y científicas en detrimento de las humanísticas. Y que las universidades privadas ofrezcan esas carreras en su lugar. Es que usted no ha entendido de qué se trata todo. No es justo subsidiar carreras que no van a reducir la pobreza si el costo de eso es restarle posibilidades de estudio a gente pobre que sí le gustaría aprender un oficio con el que sí podrían ganarse la vida.

Es una simple y fría cuestión de cuadrar números y cuentas en un país donde esos números y esas cuentas representan la diferencia entre que una persona se acueste a dormir con hambre o estrenando casa propia algún día.

Anónimo dijo...

Soy el mismo anónimo.

En mi opinión hay contribuciones tan importantes a la sociedad como las económicas que ninguno de sus técnicos e ingenieros podría proveer. Por ejemplo, es importante contar con historiadores formándose permanentemente para llevar registro y análisis del estado del país, así necesitamos sociólogos que den cuenta de los movimientos de las comunidades, que nos ayuden a comprender y mejorar las relaciones entre sociedad civil y estado, igual antropólogos. Lamento decirle que siento que usted (con sus cálculos frios) desprecia todo eso ignorantemente.

Restringir las prioridades a lo económico obvia que un país no sólo se construye con dinero sino con gente. Una carrera de sociología y una de historia no pueden ser bienes suntuarios de los que el estado dispone cada vez que enfrenta problemas de plata. Esas profesiones no fueron inventadas por la revolución comunista y su necesidad, de hecho, sólo ha sido cuestionada por régimenes como esos. Régimenes en los que el estado decide qué puede y que no puede estudiar el individuo y sobrecontrola. Otra cosa distinta, claro, es limitar los cupos de admisión a carreras de "poca demanda". Eso se hace con frecuencia y es justo. El número posible de admitidos a la carrera de física o la de literatura no es el mismo que a la de ingeniería de sistemas, por ejemplo. Es menor.

Otra razón por la que no tiene sentido remover carreras para adaptar a la universidad al estado del país es porque recuperar la infraestructura que requiere un departamento de, digamos, Historia, no es fácil. No es simplemente que cuando estemos bien llamamos unos cuantos historiadores (¿preparados en donde?) y los montamos en oficinas. Cada programa académico depende de una serie de factores que no se definen instantaneamente. Es importante una constancia y una permanencia, una labor de "escuela", para poder garantizar una formación justa.

Finalmente, las universidades deben por definición proveer a sus estudiantes con una formación integral que incluya no sólo las materias que requieren sino aquellas que los complementen. Las materias de humanidades suplen esa función para aquellos que elegimos carreras técnicas. Prescindir de ellas implicaría cancelar esa posibilidad. No se trata de hacer más llevable la carrera sino de ampliar la visión y tener acceso, así sea parcial, a otras areas del conocimiento. Tuve la suerte, durante mi carrera en una universidad del estado, de tomar materias en historia, literatura, filosofía y antropología y debo decirle que, dentro de mi proceso formativo, estas fueron al menos tan determinantes como las de materiales, estructuras, suelos y aguas subterraneas que tomaba paralelamente dentro del currículo de mi carrera.

Jaime Ruiz dijo...

Para UE + Colombia:

Esas cuentas que usted hace sobre las inclinaciones de los estudiantes me parecen muy subjetivas. Averigüen un solo blog de estudiantes de la Javeriana-Andes-Externado-Nacional que no sean mamertos. ¿Cómo es que un sector que lee prensa como es el universitario no tiene medios que lo complazcan porque todas las revistas y todos los periódicos son antiuribistas?

DieGoth dijo...

Anónimo, le insisto: yo no he dicho que el país no necesite filósofos, ni sociólogos, ni historiadores. ¿Pero se necesita toda una facultad en cada una de las universidades públicas para ellos, mientras hay MILES Y MILES de colombianos que queriendo ser ingenieros o tecnólogos, no tienen no sólo recursos, sino tampoco cupos para poder estudiar? Se lo digo porque la mayoría de las personas que conozco que estudiaron carreras humanísticas en universidades públicas, además han estudiado o están estudiando una segunda carrera más comercial, incluso en universidades privadas, porque saben que de la historia o la filosofía no van a poder vivir. ¿Entonces qué sentido tiene la gran inversión que hizo el Estado durante 10 semestres en esas personas?

Ya le dije que es cuestión de prioridades, no de que algo sirva o no sirva. Todo sirve, pero unas cosas son más urgentes que otras. Ante un presupuesto limitado, hay que discriminar de una manera más acertada qué debe beneficiarse del financiamiento estatal y qué se puede dejar en manos del sector privado. Le aseguro que entre los estratos medios y altos hay más de un estudiante que le interesa estudiar carreras humanísticas y que está dispuesto a pagar de su bolsillo una carrera en una universidad privada.

Anónimo dijo...

Cool guestbook, interesting information... Keep it UP
»