14 abr. 2006

Los puntos polémicos de la discusión sobre el fraude electoral

Por Wilfredo Moreno

Como era de esperarse, la revista Semana contraatacó para responder a la defensa del presidente con una cantidad de argumentos que resultarían graciosos y frívolos desde la óptica de un país del primer mundo, no desde Colombia, donde los que se creen amos y señores del país envían a sus hijos a educarse al exterior para que regresen como herederos de lo que creen es una republica bananera. De lo contrario, la revista que dirige el delfín Alejandro Santos no habría salido con unas aclaraciones que mas bien parecen una burla.

SEMANA: El Presidente dijo que acusaban su campaña de haber obtenido 300.000 votos en el Magdalena, cuando en realidad sólo sacó un tercio de esa votación. Sin embargo, en los cuatro departamentos (Bolívar, Cesar, Magdalena y Córdoba) en que denunció Rafael García que se hizo fraude, sacó 337.085 votos, como lo dijo Semana el domingo pasado.
______Es decir que para la revista Semana las denuncias de el Señor García son ciertas porque Uribe en esos departamentos sacó algo mas de 300.000 votos, los 37.000 votos restantes los consiguió gracias a la campaña Uribe Presidente, y sin esos 300.000 votos fraudulentos Uribe no habría podido ganar en la primera vuelta.
______¿Alguien se podría imaginar en un país civilizado que una insensatez de ese tamaño lo publica la revista de mayor circulación de un país de 45 millones de almas? Es que a nadie, por escasos que sean sus conocimientos de política, le puede caber en la cabeza que ninguno de los órganos de vigilancia tanto nacionales como internacionales no descubriera un fraude de esas proporciones. ¡Son 300.000 votos, casi el 100 % de los votos que consiguió Uribe en esos departamentos!
______Fingir que todo ese exabrupto fue posible gracias a la fuerza paramilitar es ridículo, no se pueden aprovechar de ciertas anomalías que pudieron ocurrir en sitios apartados para concluir que casi el 100 % de la votación fue consecuencia de esos hechos. ¿Por qué el fraude no pudo ocurrir en ciudades como Barranquilla, donde Serpa tenía más apoyo que Uribe y donde los oficialistas liberales históricamente arrasan? Sin embargo, el bigotudo sólo superó a Uribe por un pequeño margen.
______Es mucho más difícil cuestionar a una ciudad como Barranquilla que a un pueblo apartado o corregimientos como El Barbudo y Los Pozos. A ese cuestionamiento talvez el delfín Alejandro Santos conteste: «Fue que se aprovecharon por que por esos lados la gente duerme en camas de tablas y la gran mayoría son analfabetos. En Barranquilla les hubiera resultado difícil porque en esa ciudad la gente ama al Júnior».
______¿O no fue un muchacho que criaron para heredar y no para pensar? De lo contrario se hubiera quedado en el país del primer mundo en que obtuvo los títulos que exhibe.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Analicen objetivamente: 300 mil son los votos supuestamente fraudulentos de Uribe en Cesar, Guajira, Bolivar y Magdalena. La votación por Uribe, según la registradurí­a, fue 339,045 votos. Esta cifra menos la inicial, da unos 39 mil votos. Ahora, los votos por Luis Eduardo Garzón en estos cuatro departamentos fue de 32,488. Todo esto quiere decir, que si 300 mil son votos-fraude, sólo serí­an válidos 39000, es decir, sólo 6500 votos más que Lucho, resultado totalmente atí­pico (recordando que el promedio de Garzón en la costa no es de más del 4% y el nacional del 6.1). Lo que todo esto significa, es que de haber habido un fraude de tal magnitud, se hubiera reflejado en las encuestas la intención de voto contra el resultado de las elecciones. Evidentemente estarí­amos comparando la intención de voto de Uribe en estos 4 departamenteos con la de Lucho Garzón, lo cual es absurdo. El sr Garcí­a es íítere de un maestro de la desinformación y de la calumnia avalada por el Dr. Serpa.

La guerra de la información tendenciosa (que es igual a desinformación). Ese es el único argumento del cual se sostienen todos los opositores del gobierno. Tendenciosos, muy tendenciosos. Se nota tanto por los comentarios como por la falta de crí­tica objetiva (aquí­ ya todos se comieron el cuento del señor Garcí­a: pero si hubiese sido el testimonio de alguno contra las FARC, rato ha que lo hubiesen tildado como paraco). Estos son los argumentos de la oposición: crear tal desinformación a p.unta de calumnias y frases grandotas, que parecen venir del cielo. Claro, cuántos se beneficiarán de la pesca en este rí­o revuelto. Obviamente no Alvaro Uribe Vélez.

Anónimo dijo...

EL COLMO QUE TANTO OPOSITOR DESESPERADO INSISTA SOBRE LO QUE NO TIENE NI PIES NI CABEZA! NI SEMANA NI LA OPOSICION PUEDEN ARGUMENTAR NADA! SOLO SABEN CONFUNDIR Y USAR DISCURSOS SENSIBLEROS PARA VICTIMIZARSE Y FIGURAR COMO AGREDIDOS POR EL PRESIDENTE PERO NO CONTESTAN INTERROGANTES TAN OBVIOS. SOLO ALGUIEN LLENO DE ODIO HACIA EL PRESIDENTE Y SU OBRA PUEDE SOSTENER TODAVIA UN SUPUESTO FRAUDE QUE NO TIENE NI MANERA DE HABERSE COMETIDO. SON UNOS BURROTES! PERO LO PEOR, CREEN QUE SON INTELIGENTES, QUE TAL!

Anónimo dijo...

Cuando el rio sunea piedras lleva. Y llevaba mucho tiempo sonando.

Muchas de las denuncias ya habían sido hechas por AI y HRW. HAce unos meses una periodista de Semana también lo había expresado.

Lo que parece ilógico en un país como Colombia es que se crea que en zonas de influencia paramilitar o guerrillera exista la libertad de votar por quien uno quiera.

Que Uribe fue el candidato de los paramilitares es una verdad de a puño. No por Uribe sino por los paramilitares.

Negar el vínculo, así sea unidireccional, en este aspecto y negar la infiltración de los paramilitares no sirve a la democracia sino a la traqueticracia que se está imponinedo en el país.

Anónimo dijo...

Rigoberto Bobadilla.

Es vergonzoso que ese tipo de “argumentos” tengan cabida en una publicación que se hace llamar seria ¿Cómo que damos los colombianos ante las personas del exterior que puede leer ese tipo de informaciones tan descaradas? La revista Semana debe pedir disculpas no tanto al Presidente sino a todos los Colombianos por atreverse a hacer esas aseveraciones tan temerarias.

Icarus_ dijo...

Anonymous de las 3:45 AM: Yo creo que se equivoca en señalar de que Uribe es el candidato de las AUC, incluso unidireccionalmente:

EL mismo Castaño decía que Uribe no podía ser "su candidato" puesto que sabían muy bien que era el único presidente que los atacaría con tanta fuerza. De todos es sabido que durante esta administración se han dado de baja y capturado la mayor cantidad de paramilitares que en cualquier otra.

Lo única concordancia entre Uribe y los paramilitares, es que Uribe quiere que la guerrilla entregue las armas y los paramilitares quieren quitarse un estorbo de encima para sus fines de narcotráfico.

Ni la guerrilla ni la izquierda aliada de las FARC, quieren que se acaben los paramilitares. Si eso sucede, se les acaba la disculpa para justificar las masacres de las FARC y la esperanza de formar un gobierno a la cubana.

"Lo que parece ilógico en un país como Colombia es que se crea que en zonas de influencia paramilitar o guerrillera exista la libertad de votar por quien uno quiera."

¿Cómo se explica que en todas las zonas de influencia paramilitar, Serpa superara a Uribe en votos y en cambio en zonas de alta influencia guerrillera, sucediera lo contrario? Sencillamente el pueblo vota a favor de cualquiera que prometa quitarles esas lacras de encima.

Yo le puedo jurar a usted que le daré mi voto y finalmente hacerlo por otra persona. ¿Cómo comprueba si yo cumplí mi palabra?
Para los terroristas de ambos bandos es imposible averiguarlo.
Un fraude en esas zonas tendría que consistir en otro tipo, sea introduciendo papeletas "chimbas" en las urnas, o cambiando el conteo de votos de alguna otra manera, en cuyo caso, lo "lógico" según su premisa, es que Uribe ganara en zonas paramilitares y perdiera en zonas guerrilleras, cosa que no ocurrió.

Los argumentos de Semana con todos estas "declaraciones" de un convicto son simple y llanamente, intento de hacerle creer a la gente que el gobierno de Uribe es ilegítimo. Ya Leyva está diciendo que Uribe debe renunciar a su cargo y los demás candidatos no se canzan de repetir caluminas. La idea es que de tanto calumniar y calumniar, algo quede.

Jhon Jairo Patiño dijo...

Es increíble como la prensa colombiana se esta prestando a tan infame montaje y complot a tan solo un mes y medio de la elección para presidente.

La revista SEMANA y CAMBIO y en menor medida el Tiempo y el Espectador han querido deslegitimar el gobierno nacional. Lo que habría que analizar es de donde se empezó a gestar este complot o quien lo empezó a gestar.

El jefe de informática del DAS como principal testigo es un viejo testigo al cual el programa periodístico La Noche hizo un minucioso reportaje, lo que se pudo dar cuenta en este reportaje es que este señor valiéndose de mentiras y supuestos encuentros con jefes paramilitares y altos funcionarios del gobierno para asesinar gente quiere que se le de algún beneficio o alguna protección por dar tan descabellados testimonios, después de argumentar que había un complot para asesinar a Hugo Chávez meses después diga que hubo un gigantesco fraude electoral en la costa colombiana deja mucho que pensar. Los medios periodísticos han sacado gran ventaja a este testimonio y ojo por que es la única prueba fehaciente que poseen no tienen ninguna otra. No entiendo como ahora faltando pocos días para las elecciones se ponga en duda la legitimidad del gobierno por 300.000 votos, si hubiera habido un fraude de tamaña proporción hace rato que esa olla podrida se hubiera destapado incluso días después de la elección de Uribe en el 2002, es que 300.000 votos son muchos y mas si es en una sola zona del país, lo que es interesante es ver como en una reciente encuesta del noticiero RCN se muestra como el 65% de los colombianos creen que nunca hubo fraude un 18% no responde o tiene dudas y el restante cree que si lo hubo, pues estos últimos son los antiuribistas de siempre, con esto concluimos que nadie se creyó el súper montaje de la prensa y que en algunos meses la gente pasara este hecho como un ataque mas al presidente y nunca será peor que el proceso 8.000 que el doctor Carlos Gaviria dijo.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 7:42 PM

Acierta usted plenamente señalando que esa relación entre los votos y el supuesto fraude es un disparate. Pero el problema está en la resistencia de la gente a ver de qué pie cojean los grandes medios, qué intereses promueven, qué clase de gente son.

Tiene que haber una firme determinación del resto de la sociedad para detener esas campañas.

Gracias por participar.

Jaime Ruiz dijo...

Para el anónimo de las 7:51 PM

El problema es que sí tiene pies y cabeza porque la relación de Noguera con Jorge 40 parece demostrable. Otra cosa es la serie de crímenes que les atribuyen.

A punta de mentiras y medias verdades están creando una fractura en la sociedad, porque millones de personas amenazadas por el narcoterrorismo puede que se pongan más de parte de los paramilitares que de los intelectuales de la capital. Es decir, esas campañas terminan favoreciendo la imagen de las AUC ante mucha gente.

Y lo terrible es que es la campaña electoral de Carlos Gaviria, sobre cuya propuesta de acabar con la economía de mercado nadie dice nada, por no hablar de sus compañeros de partido como Gloria Cuartas.

Jaime Ruiz dijo...

El anónimo de las 3:45 AM:

Cuando el rio sunea piedras lleva. Y llevaba mucho tiempo sonando.

Como decir que los secuestradores pasan vacaciones en Europa, ¿cierto? Y que escriben en los blogs. "Cuando el río suena, piedras lleva." (En la realidad el río suena cuando tiene corriente y desnivel, puede no llevar ninguna piedra.) ¡Vaya argumento!

Muchas de las denuncias ya habían sido hechas por AI y HRW.

No, el tema es el del fraude electoral, si esas organizaciones se hubieran ocupado de ese tema, el escándalo sería serio.

HAce unos meses una periodista de Semana también lo había expresado.

¿Lo de los 300 votos?

Lo que parece ilógico en un país como Colombia es que se crea que en zonas de influencia paramilitar o guerrillera exista la libertad de votar por quien uno quiera.

Ciertamente, en las ciudades grandes, donde vive la mayoría de la gente, hay libertad de voto.

Que Uribe fue el candidato de los paramilitares es una verdad de a puño. No por Uribe sino por los paramilitares.

Más o menos como que Serpa era el candidato de los guerrilleros, lo raro es que en toda la Costa ganó Serpa.

Negar el vínculo, así sea unidireccional, en este aspecto y negar la infiltración de los paramilitares no sirve a la democracia sino a la traqueticracia que se está imponinedo en el país.

Si Uribe es (era) el candidato que conviene a los paramilitares porque va (iba) a negociar con ellos una salida en lugar de combatirlos para congraciarse con la guerrilla, habría que concluir que el sentido común y la inmensa mayoría de los ciudadanos compartirían la misma opinión y el mismo interés. Una guerra Ejército-AUC podría significar la caída del país en manos de las guerrillas, o más bien la división del ejército y una guerra civil con la que sí se acabaría todo vestigio de democracia, aunque quedara el alivio de la merma de mamertos.

Jaime Ruiz dijo...

Para Rigoberto Bobadilla: La revista Semana es una sentina, una porquería. Pero lo es hace mucho tiempo, desde la época del Caguán. Parece que el viejo López, y tal vez el abuerlo, López Pumarejo, y sus hijos, son unos intrigantes de lo más perverso que quieren hacer de titiriteros del terrorismo y líderes de la demagogia en Colombia. Sólo es que en otra época eso alentaba violencias entre la gente humilde, mientras que ahora sólo hay una masa universitaria (la que compra la revista) y una elite de asesinos a sueldo.

Jaime Ruiz dijo...

Para John Jairo Patiño: bueno, la prensa hace años que está tratando de hacerle zancadilla a Uribe, y ahora parece que les puede resultar algo. Mejor dicho, parecía porque desde el sábado el tono de El Tiempo ha bajado mucho, tal vez como consecuencia de la encuesta que usted dice, o de otras que encargaron y no publicaron (no son caras, mil entrevistas a cinco mil pesos son cinco millones de pesos, si la empresa especializada cobra el doble, son diez millones).

En todo caso, el problema de la infiltración de las AUC en el DAS existió, y es grave. Puede que el reo García mienta o exagere, pero puede que alguna cosa sea cierta, lo cual sería gravísimo.

Lo que pasa es que en plena campaña electoral necesitarían acertar de lleno, porque de otro modo pierden y gana Uribe. Es decir, si se ve la intención y la manipulación, la gente se pone de parte de su líder calumniado.

DieGoth dijo...

Si no fuera porque El Tiempo y Semana han venido guardando un silencio delatador en estos días, después de que Rafael García en persona declaró ante RCN Radio que él jamás habló de fraude electoral durante las elecciones presidenciales sino solamente en las de Congreso, la mayoría de la gente se habría enterado, y el respaldo a Uribe sería aún mayor.

Pero desgraciadamente si restamos Semana y Cambio entre las revistas, las que quedan serían una minoría ínfima, y si restamos El Tiempo y El Espectador en la prensa, el resto de los periódicos no serían suficientes para dar a conocer esa entrevista en vivo en la que García desmiente a Semana.

la colombia que no claudica dijo...

Si algun lector de este blog cree que el presidente Alvaro Uribe:

1. Ganó las elecciones del 2002 gracias a los votos de Jorge 40.

2. Utilizó y utiliza al DAS para lavar las culpas de los paramilitares.

3. Utilizó y utiliza al DAS para derrocar a Hugo Chávez.

4. "Permitió la permeabilidad de todo el estado por las estructuras mafiosas".

5. Reparte tierra a los paramilitares desmovilizados que antes las obtuvieron gracias a sus masacres.

Es usted un orate, fruto y victima de la manipulación mediática, suficientemente adoctrinado y maduro para ir a poner bombas en buses atestados de escolares. Se deduce que es usted un prehomí­nido bestia simiesca, pues de cada una de sus afirmaciones arriba señaladas se dejan translucir los principales rasgos de su esencia, así­:

1. No saber sumar
2. No reconocer lo evidente, solo lo guí­a su dotación genética que en este caso es "la ideología" que le han metido.
3. Actuar de forma genuflezca ante el macho alfa de la tribu
4. La historia no le ha servido para evolucionar
5. Por lo menos es capaz de elaborar mentirillas.(aunque ni usted se las crea)

Anonimo dijo...

El problema no es si es 1 o 1 millón de votos, el problema aqui es que una vez más se pone en evidencia la imposibilidad de votar libremente en zonas de influencia de grupos armados. y además quien dijo que los paramilitares no querí­an al este presidente si con el consiguieron no ser extraditados, baja o mejor exoneración de las condenas por sus crí­menes, pero eso no importa porque este grandioso señor es logrando la "paz", o por lo menos eso dice

DieGoth dijo...

Claro, Anónimo, las elecciones se basan en un juego de casualidades. Qué importa votar por este o aquel candidato, si los números sumandos no harán la diferencia...

Eso es lo que pareciera que usted pensara acerca de las elecciones. Pues resulta que o se votaba por Uribe, que posiblemente tenía planeado favorecer a las AUC desmovilizándolas rápido para no tenerlas de por medio en su lucha contra la guerrilla, o se elegía a un candidato que hubiera favorecido a las FARC pero ya no desmovilizándolas a cambio de beneficios, sino pactando una suerte de "paz" que implicaría la reforma del país hacia el comunismo que la guerrilla exige como precio por desmovilizarse.

A mí me parece feo que las AUC se desmovilicen y a cambio obtengan impunidad, salvación de la extradición y que paguen pocos o ningún año de cárcel. Pero me parecería muchísimo peor que por esperar condenarlos a 40 años y luego extraditarlos y expropiarlos hasta de la ropa que llevan encima, se les convenza de permanecer en el monte cometiendo más crímenes por más años, y como entonces tocaría disponer de todo el ejército para cazarlos, entonces las FARC tendrían la vía libre para tomarse el poder o tomarse medio país y así aumentar el volumen de sus exigencias.

Usted sería un pésimo estratega militar. Usted como presidente o como general saldría destituido con la felicitación de cuatro ingenuos, y una oprobiosa lista de crímenes cometidos por todos los bandos que no fue capaz de controlar con esa mentalidad que tiene.