12 ago. 2006

Pero es que ¿a quién se le ocurre?

Ponerse uno a pensar que Colombia es un muladar poblado por criaturas tan torpes y perversas que no se pueden considerar propiamente humanas... Uf, de verdad que es un atrevimiento excesivo respecto del cual hay que ir preparando algún replanteamiento. Es que no darse cuenta de que en Estados Unidos y en Colombia está controlado el pensamiento y el lenguaje por el gobierno mientras que en Cuba se disfruta de una gran libertad. Dios mío, hay comentarios que son el retrato perfecto de un tipo humano, y ojalá mis lectores se preguntaran si de verdad se puede pensar en el narcoterrorismo como algo grave, como si no fuera más que el síntoma de eso que ronda en las cabezas de las criaturas que sufren la formación universitaria. Como si alguien odiara las sombras de fieras que ve y no a las propias fieras... Bueno, me queda el consuelo de que el rebelde que aportó una interpretación de 1984 terminará amando a Bush.

Ver perla