30 nov. 2006

La censura en País Bizarro

Me escribe un amigo contándome que ha visto en algunos sitios quejas porque en este blog se ha puesto la moderación de comentarios, y aun que reproducen un texto censurado de un pensador que comentaba mi post sobre el congreso del PDA. Ojalá los lectores comparen mi post con esa brillante respuesta y encuentren la relación: es un típico recurso de los que buscan algún beneficio promoviendo las masacres y secuestros, desviar la discusión y repetir lo mismo cientos de veces hasta agotar hasta al más paciente.
______Ojalá algún lector se tome el trabajo de imaginarse la situación: una persona sin cultura abre un blog porque quiere entender lo que pasa y plantear sus inquietudes a quienes lean, pero los intelectuales (ya que cabe la posibilidad de que alguno no sea profesor universitario) le responden así:
APESTAS JAIME RUIZ, QUEREMOS QUE ABANDONES LA BLOGOSFERA Y TE PEGUES UN TIRO GRAN HIJO DE LA GRAN PUTA QUE TE DEBE HACER PARIDO, PESTE QUE NO NECESITA ESTE PAIS YA MÁS SODOMIZADO, Y TU CON TUS COMENTARIOS DE MIERDA QUE YA SABES POR DONDE METERTELOS. PUDRETE EN EL INFIERNO Y HARÁS UN BIEN A ESTE PAIS.
______Supongo que no es difícil establecer la afinidad psíquica de ese doctor con las amenazas que aparecieron en Indymedia o en algún blog muy visitado o con análisis elevados como éste. Es sólo un ejemplo de la clase de discusión que se suscita. Otro escribe idioteces y las firma como Jaime Ruiz.
______Es triste repetirse tanto, pero más triste es callar. Colombia es un triste muladar: en un lugar menos triste nadie pensaría que no publicar las injurias y amenazas que se dirigen contra uno es coartar la libertad de expresión. Pero no obstante, tratándose de una pléyade de pensadores censurados, tengo una idea que les puede resultar útil. ¡Un blog de refutaciones de País Bizarro! Así los lectores no tendrían que soportar los posts escritos aquí e irían directamente a esa página que yo con mucho gusto enlazaría.
______He pensado en abrirlo yo mismo, pero temo no complacer las opciones estéticas de esos sabios. Ahí les queda la idea.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Por eso abri la campaña No alimento y no permito TROLLS, el que quiera opinar de algo de lo que escribo debe identificarse y por lo menos dejar un comentario coherente.

DieGoth dijo...

Están muy confundidos. A quien deberían denunciar es a Blogger.com por haber diseñado la opción de moderar comentarios.

Y ese botoncito de la papelera para borrar comentarios indeseados fue toda una idea criminal.

Jaime Ruiz dijo...

Segan, la verdad es que sin los sabotajes típicos sería mejor dejar que todo el mundo opine libremente. Pero dese cuenta de que la mayor parte de los blogs muy visitados tienen moderación de comentarios.

Al final se pierde mucho tiempo discutiendo sobre esas cosas. Yo creo que los mamertos aparte de reptetirse que no les gusta este blog no pueden escribir ni entre todos una sombra de refutación.

Por eso no tienen otro recurso que intimidar.

Jaime Ruiz dijo...

Diegoth, también se puede decir que internet es un proyecto para coartar la libertad de expresión.

¿Se puede? Tengo un libro sobre internet, una antología de textos prologada por Ignacio Ramonet, en la que Eduardo Galeano afirma exactamente eso, que internet sólo es una forma de concentrar la opinión en manos de los mismos. Si tuviera escáner la copiaba.

Cada vez va mostrándose más clara la identidad entre el crimen y la mentira.

DieGoth dijo...

¿Te refieres a "Internet, el mundo que llega"? El autor es Ramonet y Galeano es un colaborador junto con muchos otros. Qué bazofia la que puede escribir un tipo que alega que el mercado está destruyendo al Estado.

Anónimo dijo...

Pues es esa la razón de ser de la campaña "Anti-Troll", la critica y la observación es muy constructiva. Pero estas persona ni idea de lo que quieren y solo se llenan de insultos o SPAM. Yo estoy de acuerdo de la moderación de los comentarios.

Pirata Subterraneo dijo...

Don Jaime Ruiz:

Desde hace un rato me interesaba saber su opinion sobre el destape de la podredumbre paramilitar-uribista.

Algo que se veía venir, un secreto a voces. Y eso que faltan cosas mucho peores que se comentan, como el fgraude que se cometió para garanbtizar la victoria paraco-uribista en la primera vuelta y la participación de un grupo de empresarios, banqueros y militares en actos terroristas y asesinatos, como lo ocurrido en la Universidad Militar.

Aunque me parece extrema su posición sobre el PDA, me parece necesaria para evitar los extrenmismos triunfalistas de la izquierda, pero no entiendo como no ve, desde su perspectiva, las otras actuaciones de ese otro grupo de terroristas, secuestradores y asesinos que son los uribistas, liberales y conservadores, amparados por el paramiliotarismo, que han tenido en sus manos este país desde siempre, y también , y sobre todo, su perspectiva sobre ese antro de delincuencia en el que se han convertido las fuerzas militares, de policía e inteligencia, que se han convertido en mercenarios al servicio de narcos, empresarios, banqueros y terratenientes.

No hay por donde en un país como Colombia. Ya veremos que pasa con el surgimiento de la izquierda, que se ve venir. Tal vez se desate una gran guerra civil, no lo veo lejano, considerando muchas cosas que se comentan el los altos círculos del poder económico.

Como lector de blog y colombiano esperaba, por lo menos, gallardia de los blogers al reconocer su erros, ya que en un momento se entusiasmaron y defendieron con ahinco el proyecto uribista. Muchos desconocieron la trayectoria delincuencial de Uribe y se dejaron llevar por la propaganda mediatica, detras de la cual le quedaron a los dueños de esos medios jugosos contratos, como el del etanol de la gasolina para Ardilla Lulle, con el que Uribe le ha pagado su apoyo y auto-censura.

Error al elegir a un delincuente de cuello blanco como presidente, que bien poco ha hecho por Colombia, a lo sumo, hundirnos mas en el subdesarrollo mientras el resto de America latina despega. Se tenía un antecedente, y son sus resultados como gobernador de Antioquia. La dejó hecha mierda, plagada de delincuentes, para la muestra el documental "La Sierra", cuya tenebrosa y triste historia imagino conoce.

Gallardo es reconocer los errores. Me parece útil su conciencia crítica, ahora que le tocará el turno a la izquierda, para evitar los excesos de la derecha que siempre nos ha gobernado y que no nos ha llevado a nada.

Espero publique mi comentario.

Jaime Ruiz dijo...

Segan, es que pudiendo cada uno abrir su blog, pues las respuestas que no son gratas a alguien se publican en el blog de uno.

Pero esa gente de la izquierda democrática sólo pretende intimidar.

Jaime Ruiz dijo...

Pirata Subterráneo: Lo del fraude de la primera vuelta se lo inventa usted o lo cree ingenuamente. ¿Para qué iba a haber fraude si en una segunda vuelta de todos modos habría arrasado Uribe, según las encuestas? De hecho, los 12 puntos que le sobraron a Uribe son más de un millón de votos que habría resultado absurdo conseguir cuando de todos modos se ganaba.

Lo de la bomba de la Universidad Militar forma parte de la misma secuencia: exactamente lo mismo dijeron de la bomba de El Nogal, del atentado a Vargas Lleras, etc. Bueno, para usted hasta las Torres Gemelas son obra de Bush. Todo el resto del mundo miente, al parecer.

Siempre habrá recursos para atribuir esos crímenes al gobierno, como para pensar en fuerzas extraterrestres que imponen su ley en el Triángulo de las Bermudas, pero esa suposición es sólo del orden de las autolesiones de que hablan los torturadores.

Nadie negaría que hay delicuencia en la Policía y el Ejército, pero de ahí a decir que siete millones de colombianos somos terroristas, me parece que se va lejos. Hay un amplio sector social en el norte de Colombia que apoyó a las AUC y también apoyó a Uribe, eso no demuestra nada contra el presidente. Tampoco el hecho de que buscara apoyo en esos políticos cuestionados.

La guerra civil la lleva buscando la izquierda democrática muchas décadas y el día que la consiga la va a perder pues la gente prefiere a los paramilitares y a los militares y policías bandidos que a las guerrillas. Por mucho que resulte afectada la imagen de Uribe por esos hechos, eso no le dará grandes apoyos al PDA, sobre todo después de que no pueden ocultar que Escobar les financió el asalto al Palacio de Justicia y de que recogen en sus filas a personajes como Arteta.

Yo no sé si Uribe ha incurrido en actos de corrupción con grandes empresarios, pero sin llegar a eso es cierto que tiende a los favoritismos con los gremios y demás. ¿Es eso comparable al secuestro? No lo creo. La gente en 2002 votó por Uribe porque lo del Caguán era precisamente la amenaza de una guerra civil. El gobierno consiguió evitarla, arrinconar a la guerrilla y desmovilizar a las AUC. Tal vez eso fue un error porque el motor de la guerra civil (la unanimidad de las clases altas, es decir, de los doctores y los empleados estatales, alrededor del sueño castrista) no se ha desactivado y puede que no sea posible evitarla. Lo cierto es que por primera vez bajaron de forma rotunda todos los indicadores de violencia y hubo crecimiento económico.

El resto de Latinoamérica que progresa son los países que tienen gobiernos liberales, sobre todo Chile y México, pero también algunos como El Salvador. Argentina recupera el nivel que tenía antes del cataclismo de 2001 gracias a la soya transgénica y a la estabilidad, pero su nivel es hoy en día inferior al de esos países. Brasil se mantiene debido a que la política de Lula es moderada.

El país que más crece es Colombia, sólo que buena parte de ese crecimiento se va en el conflicto armado, y que no se puede reducir el déficit público porque se siguen pagando sueldos del primer mundo a los profesores de la Nacional para que prediquen el evangelio polpotista, y así a miles de parásitos más.

Y no, no le tocará el turno a la izquierda. Puede que del Congreso del PDA salga un discurso de abierta guerra civil. En todo caso ninguna encuesta los da triunfadores, y si eso llegara a pasar ahí sí que se vería un cataclismo.

Es increíble la unanimidad mamerta de los blogueros colombianos: ya no es sólo el problema moral de adherir a los terroristas y secuestradores, sino el problema intelectual de no ver la destrucción de la economía que tendría lugar automáticamente, por la simple fuga de capitales.

El resto de la gente no es tan tonta. Si Uribe resultó incapaz de defender la democracia, pondrán a otro. Ni los herederos de Martha Catalina Daniels ni los de Jacobo Arenas van a gobernar.

natalie dijo...

Se viene la guerra civil?

Yo lo dudo mucho, sabe por que?

porque los colombianos pueden guerrear verbalmente, pero no tienen coraje para mas.

Eso si que para usar a los campesinos si estan prestos!

Julio Sosa dijo...

Aquí los sectarios de la derecha no pueden reconocer que una ciudad gobernada por líderes de izquierda tambien avanza. Copio de el País.

CALCUTA, LEVÁNTATE Y ANDA

Basta con poner un pie en Calcuta para darse cuenta del cambio experimentado por la ciudad en los últimos años. Símbolo de la miseria lacerante que llevó a la hermana Teresa a convertirse en madre de "los pobres de los pobres" y fundar las Misioneras de la Caridad, la capital del Estado indio de Bengala Occidental vive un espectacular crecimiento económico, que ha devuelto a sus siempre abigarradas calles el auge y la pasión del comercio, mientras en sus arrabales crecen parques tecnológicos y multitud de edificios que acomodan a la nueva clase media.


La globalización transforma la antigua 'capital de la pobreza'
La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
La pobreza domina Howrah, el barrio que Dominique Lapierre bautizó como 'La Ciudad de la Alegría'

Para atraer inversión exterior, el Gobierno de Calcuta prohíbe las huelgas en el sector tecnológico

"Somos comunistas, pero no locos. Hay que ser pragmáticos", asegura el líder de Bengala Occidental

Traductor al bengalí de García Lorca, el líder comunista cree que redistribuir la riqueza no es la clave

"Si India es ahora rica, aquí no se nota", afirma una enfermera de la Casa de los Moribundos

El verano pasado hubo 300 españoles trabajando para aliviar la situación de los más pobres
Orgullosa de su marcha hacia delante, Calcuta -primera capital de la joya de la Corona británica (1757-1911)- se rebautizó en 2000 con el nombre de la aldea que le dio origen y ahora se llama Kolkata. Aparte del apelativo, pretende recuperar la grandeza que tuvo bajo dominio británico y ser de nuevo el gran foco cultural y económico del subcontinente asiático.

Su sofisticación es tal, que no quiere que sus parques tecnológicos se confundan con otros que proliferan por India, cuyo principal negocio son los centros de llamadas de atención al cliente de grandes compañías estadounidenses, británicas y canadienses, fundamentalmente. La ambición de Kolkata es mucho más amplia. Aspira a ser el núcleo del llamado Modelo Global de Subcontratación de Servicios (Global Service Delivery Model), por el que un banco, una consultora, una agencia de seguros u otras empresas en cualquier parte del mundo ofrecen, con las garantías de la compañía, un servicio a sus clientes que será realizado en India.

"Es como un coche. Lo que vale es la garantía Mercedes, y a nadie le importa si las ruedas, los asientos o las luces han sido fabricados en otro país", explica Roopen Roy, director en Kolkata de PricewaterhouseCoopers, con 3.000 empleados en India, de los que un tercio trabaja en la sede bengalí. La auditora, que comenzó los servicios de tecnología de la información en India en 1996, mantiene un crecimiento anual medio del 55%.

Hay ya 235 empresas de tecnología de la información instaladas en Bengala Occidental, entre las que destacan IBM y los gigantes indios de la industria de software Wipro y Tata Consultancy Services. Infosys, el tercero del país, se encuentra en conversaciones para establecer una amplia sucursal en uno de los 13 parques tecnológicos diseñados, cuya construcción debe finalizarse en dos años.

India se despereza de los años dormida a la sombra de la desaparecida Unión Soviética y, cortejada por EE UU, que teme un crecimiento incontrolado de la influencia china sobre Asia, ha roto las compuertas con que se protegía de la competencia exterior para sumergirse en la globalización. Los primeros pasos por este camino los dio de la mano de la tecnología de la información, pero la urgente necesidad de crear puestos de trabajo para sus más de 1.100 millones de habitantes la ha llevado a diseñar un generoso plan de infraestructuras hasta 2010, en el que se invertirán 18.000 millones de euros. El plan, que pretende facilitar el fomento de la industria manufacturera, ha sido acogido con entusiasmo en Kolkata, que fue hasta la década de los setenta capital comercial de India.

Calcuta recibió su primer golpe con el traslado de la capital a Nueva Delhi, aunque conservó el control económico hasta después de la II Guerra Mundial. La debacle llegó con la independencia del Imperio Británico y la partición en India y Pakistán (1947), que dejó al otro lado de la frontera las tierras en las que se cultivaba el yute, y en Calcuta, toda una industria y un comercio sin material para abastecerse. Además, cientos de miles de refugiados de Bengala Oriental inundaron la ciudad. La guerra de Bangladesh (1971) produjo un nuevo río de desgraciados que, sin trabajo ni recursos, se instalaron en las calles, en un periodo en que la ciudad hervía en huelgas y protestas por las decenas de miles de obreros víctimas del cierre masivo de fábricas.

Los profesionales emigraron; las empresas, también. La huelga general era casi permanente. Calcuta se convirtió en un infierno; el símbolo del lado más oscuro de la humanidad, cuyas únicas luces procedían del ejército de voluntarios, con la madre Teresa al frente, que trataban de repartir comida, consuelo y cobijo, y que inspiraron a Dominique Lapierre su famoso libro La Ciudad de la Alegría.

Gobernada desde 1977 por el Partido Comunista de India (Marxista), Calcuta arribó exhausta a los inicios de la década pasada, cuando el Gobierno central decidió abrir las puertas de la protegida economía india. Nadie creyó entonces que esa bocanada de aire fresco podría acabar con los olores nauseabundos de la putrefacción que infectaban las calles de Calcuta. Sin embargo, en menos de una década, el nivel de vida de Bengala Occidental ha pasado de ser el vigésimo sexto de los 29 Estados de la Unión India, al tercero.

"Somos comunistas, pero no estamos locos. El comunismo ha cambiado en todo el mundo, y está claro que en las circunstancias actuales y en medio de un entorno capitalista, lo mejor es ser pragmáticos y realistas". Quien así habla no es otro que el jefe del Gobierno de Bengala Occidental. A sus 62 años, y pese a lo poco que disfruta con los flashes de los fotógrafos, Buddhadeb Bhattacharjee se ha convertido en una de las estrellas de la política india y en uno de los dirigentes más cotizados de Asia.

Tiene la fama bien merecida: elegido por primera vez en 2000 y reelegido el pasado mayo por una mayoría aplastante, Bhattacharjee se ha empeñado en revitalizar la economía del Estado, propulsar el desarrollo tanto de la industria manufacturera como de las altas tecnologías y recuperar los cerebros que emigraron en la época negra.

"En el pasado se cometieron serios errores. Fue el caos. Ahora queremos alcanzar la armonía y cambiar esa imagen estereotipada que tanto daño ha hecho a Kolkata", señala el líder comunista, en quien muchos ven el Deng Xiaoping de la transformación de Bengala Occidental.

Para atraer inversores y convencerles del nuevo clima empresarial, ha prohibido las huelgas a los empleados del sector tecnológico y liberado de impuestos a la inversión exterior. La oposición en la Lok Sabha (Parlamento central) le acusa de "hacer economía en Kolkata y política en Nueva Delhi", donde el Partido del Congreso lidera la coalición gubernamental que integra su formación.

Bengala Occidental es el único Estado de India donde los comunistas realizaron una reforma agraria que acabó con los terratenientes y repartió las tierras entre el campesinado, que supone el 72% de los 80 millones de bengalíes. Pero a Bhattacharjee no le tiembla el pulso cuando, en aras de la nueva industrialización, confisca tierras de cultivo para establecer parques tecnológicos y dar terrenos a las compañías que decidan instalarse en la zona.

De poco han servido los meses de protestas de más de 15.000 campesinos, aparceros no registrados, trabajadores de la industria artesanal y pequeños comerciantes que habitan en Singur, en la margen izquierda del río Hugli, obligados a aceptar una simple indemnización a cambio de ser privados de sus cultivos y sus viviendas para la construcción por Tata Motors de una fábrica de pequeños utilitarios, coches de coste muy bajo -unos 3.500 euros- con los que el primer conglomerado industrial del país pretende revolucionar el mercado indio.

Vestido con un salwar kamiz (pantalones sueltos y camisa hasta casi la rodilla) de algodón blanco, Bhattacharjee desgrana, en una austera y desconchada sala contigua a su despacho, sus deseos de acabar con la imagen de violencia sindical que se ganó Kolkata. Para este comunista pragmático, que se dice "hombre de consenso", lo importante es aprovechar el momento, y "en la actualidad, el capitalismo lleva las de ganar". Aunque sostiene que el capitalismo es el camino, y que la meta es la alternativa de izquierdas.

Profesor de filosofía y traductor desde el inglés al bengalí de poemas de Federico García Lorca y de novelas de Gabriel García Márquez, el primer ministro de Bengala Occidental no sólo es un político inusual -huye de recepciones y galas públicas-, sino sobre todo un comunista atípico, que loa la productividad -"sin ella no hay crecimiento"- y asegura que "la distribución de la riqueza no es lo prioritario".

La apabullante victoria en las elecciones de mayo, donde, después de 29 años de Gobierno, los comunistas se hicieron con 235 de los 293 escaños del Parlamento de Bengala Occidental, ha acerado el humor de sus gentes, que cuentan que la industria bengalí del futuro será la turística porque "dentro de unos años, cuando el comunismo haya desaparecido de Cuba, China y Corea del Norte, millones de curiosos de todo el mundo acudirán a Kolkata a ver cómo son los comunistas".

Un paseo por la calle Park, una de las más comerciales, revela hasta qué punto la distribución de la riqueza ha dejado de importar. El lujo y el diseño europeos se asoman a muchos de sus escaparates. Cafés como el Fiuris son los lugares de moda de los nuevos ricos y de la emergente clase media.

Nadie tiene dudas de que India se ha puesto las pilas, y menos S. B. Ganguly, presidente de Exide, el mayor fabricante de baterías del país, una empresa fundada en 1945 por los colonizadores británicos, que mantienen el 55% de ésta. Con nueve fábricas repartidas por India, dos de ellas en Bengala Occidental, Ganguly asegura que en la última década han tenido un crecimiento medio anual del 20%, y él mismo se sorprende de cómo después de la conflictividad laboral de los años setenta y ochenta, "los obreros tratan ahora de recuperar el tiempo perdido y se sientan a la mesa a negociar".

Sumit Mazumder, director general de TIL, empresa dedicada a la importación de maquinaria pesada para arrendarla a constructoras privadas y públicas, señala que el fuerte impulso a las infraestructuras ha hecho crecer su compañía un 30% anual desde 2002. Y lo que es más significativo, ha multiplicado por ocho el valor de las acciones en Bolsa. Atribuye buena parte del auge a la reducción de los impuestos de importación, desde un 150% en 1992 al actual 15%.

Sin embargo, cuando se atraviesa el puente sobre el río Hugli para adentrarse en Howrah, el barrio que Lapierre bautizó como La Ciudad de la Alegría, la pobreza sigue siendo el denominador común de sus millones de habitantes. Empleos precarios, sueldos mínimos y una economía de supervivencia para la inmensa mayoría, que sigue sin beneficiarse del crecimiento económico de India.

"He recurrido a una ONG india para que hiciera la selección de las 30 niñas con graves problemas familiares que atendemos en el proyecto Anand Bhavan. Yo habría seleccionado a miles", afirma Antonio Mesas, presidente de la ONG española Un Ladrillo en Calcuta, que ha abierto en Howrah una casa para que 30 indigentes vivan y estudien. Lleva cuatro años como voluntario en Calcuta.

"Si India es ahora rica, aquí no se nota. Aquí no cambia nada", afirma Teresa Volpato, una enfermera italiana de 70 años que hace 10 que trabaja como voluntaria en Kalighat, la Casa de los Moribundos, la primera institución fundada por Teresa de Calcuta, para que tuvieran una muerte digna los que habían vivido una vida indigna. Kalighat tiene una sala para hombres y otra para mujeres, cada una con 50 camastros, aunque siempre hay más de 60 personas. Se trata de indigentes a los que una enfermedad, un accidente o el hambre sitúan al borde de la muerte, y sus conocidos, o quienes les encuentran en esas circunstancias, informan a las misioneras de la Caridad para que vayan a recogerles. Volpato reconoce, sin embargo, que hay un cambio en la actitud de la gente: "Los ricos de antes no se molestaban en venir por aquí, y los de ahora vienen, se conmueven, y los hombres, sobre todo, lloran".

En la calle Sudder, donde se hospedan en diminutas y humildes pensiones la mayoría de los voluntarios de todo el mundo que acuden a Kolkata -el verano pasado hubo unos 300 españoles que trabajaron entre un día y un mes en labores de apoyo a los desharrapados-, el cambio se nota en una mayor limpieza y en la disminución del batallón de mendigos. Pero en los talleres de este céntrico barrio de mayoría musulmana, pese a que lo prohíbe la ley, la mayoría de trabajadores son niños de entre 8 y 12 años.

Embelesado en las mieles de la inversión exterior, el Gobierno cree que ése es el camino para arrancar de la miseria al 30% de la población que aún vive con menos de un euro al día.

En Bengala está el mayor proyecto de India por financiación exterior: 302 millones de euros. Se trata de una planta de Mitsubishi Chemicals para producir PTA (material con el que se fabrica el plástico), establecida en 1997. Lo más interesante es que la empresa japonesa ha decidido doblar la inversión para 2008.

"Es un ejemplo de lo mucho que se puede hacer", dice el jefe del Gobierno comunista, que no deja de invitar a las empresas españolas para que inviertan en biotecnología, hostelería o cueros.


La globalización transforma la antigua 'capital de la pobreza'
EL FRENESÍ DE CALCUTA, sus calles angostas repletas de gentes, sus increíbles contrastes, la belleza de su arquitectura colonial y el tamiz profundamente bengalí que impregna la ciudad corren peligro de extinción. Surgida a escasos kilómetros de la boca del Ganges -el río sagrado de los hindúes-, del espíritu comercial de la antigua Compañía de la Indias Orientales, el carácter indómito de Calcuta se desvanece bajo la influencia de la globalización. La musa hospitalaria de hindúes, musulmanes y cristianos, que ha inspirado a tantos escritores -uno de los libros más recientes es el de Ana M. Briongos ¡Esto es Calcuta!-, se esfuma en su apresurada inmersión en el siglo XXI.

El crecimiento económico de la última década -por encima de la media anual nacional: un 8% frente al 6%- se ha traducido en una furia de la construcción. La palma se la llevan los centros comerciales. Kolkata se ha infectado del gran invento estadounidense, que se ha extendido como una plaga por el mundo y ha cambiado la fisonomía de las ciudades. "Asistimos a la vulgarización de la cultura. La ciudad cambia para perder su alma y dejar que la pueblen los mismos edificios de cristal y metal que promocionan las películas de Hollywood y Bollywood (la industria del cine india)", afirma el poeta y novelista Nabarun Bhattacharya.

Alimentado culturalmente de las ubres de una megalópolis que oficialmente tiene nueve millones de habitantes y en la realidad, alrededor de doce, Bhattacharya, de 58 años, sostiene que los únicos beneficiados con el cambio de rumbo de la política del Gobierno comunista bengalí son los oportunistas y los nuevos ricos.

Sin embargo, Dibyajyoti, vicepresidente del Instituto de Cultura de la Fundación Ramakrishna, considera que la mejora del nivel de vida ha supuesto "un importante impulso a la Feria del Libro de Calcuta", la más importante de India, y a la literatura escrita en inglés, aunque reconoce un cierto abandono de las obras escritas en bengalí, al igual que sucede en las otras muchas lenguas vernáculas indias. A su vez, la pintura ha experimentado un considerable auge, tanto en estilos como en precios. Entre los artistas más cotizados se encuentra Sunil Das. Los galeristas, mientras tanto, afinan la vista y buscan nuevos talentos.

DieGoth dijo...

Julio Sosa, creo que usted tiene una terrible confusión de conceptos.

En primer lugar, la izquierda colombiana no se puede identificar con otras izquierdas en otros lugares del mundo donde no ha habido ningún Fidel ni ningún Ché promoviendo la repartición a la brava empezando por una cúpula. ¿Cuántos secuestros cometió Gandhi y cuántas papas bombas lanzó para independizar a la India? ¿Qué ejemplo tienen los hindúes que se pueda comparar con los ejemplos colombianos?

Además el artículo reconoce y confirma lo que es obvio: adherirse a la globalización reduce la pobreza. Rechazarlo la aumenta.

¿Sabía que Chile, el ÚNICO país en latinoamérica que ha seguido una agenda "neoliberal" en al menos un 80% de su teoría, tiene una presidenta que perteneció al comunismo y que no se le ha ocurrido hacer las idioteces que colombianos menos comunistas que ella proponen sin ruborizarse de la vergüenza?

¿Cuándo ha visto a Bachelet proponer la duplicación del sueldo mínimo o el control estatal de la economía como fórmulas para mejorar la calidad de vida en Chile?

Esas idioteces sólo se proponen en países más primitivos como Colombia y se practican en países aún más primitivos como Venezuela.

Anónimo dijo...

Interesante está polemica, un consejo a Jaime Ruiz, en las politicas de comentarios siempre lo mejor es que el participante u opinador se identifique apropiadamente, de esa forma se hace responsable de su opinión o falta de está, y seguramente se aplicará la autocensura o morigerará su lenguaje. Todo en aras de un DIALOGO civilizado entre vertientes opuestas!, GRACIAS

Jaime Ruiz dijo...

Natalie: No sé a quién se refiera con "usar a los campesinos". En este blog denunciamos las falacias de quienes cobran las masacres. No queremos que haya nadie más matando gente ni en el campo ni en la ciudad.

Diegoth: Lo de doblar el salario mínimo no es una idiotez sino una forma de asegurarse el poder un político perverso. Claro, hacen falta sociedades bárbaras para eso.

Freewill: Gracias por el consejo porque no creo que sirva. Cualquiera abre una cuenta de blogger y escribe lo que quiera.

Anónimo dijo...

He observado con preocupacion la exitencia de este espacio donde claramente se puede apreciar la admiracion por las fuerzas paramilitares que durante mucho tiempo han asesinado y torturado a miles de colombianos. No soy guerrillero y nunca lo sería pues pienso que el uso de las armas es propio de seres estupidos que no tienen la capacidad de convernser con las ideas; y aclaro esto, porque por lo visto el único medio de respuesta para las personas que no admiramos las masacres de los paramilitares es acusarnos de guerrilleros; bueno yo no soy guerrillero, y veo con preocupasion que este espacio hable tan bien de personas terroristas y asesinas como los paramilitares. De todas maneras existe la libertad, y ella me dio la oportunidad de conocer este sitio, y tambien me lo da de decidir si vuelvo a entrar o no. Bueno soy de izquierda, no soy guerrillero, y gracias a la libertad que tengo decido no entrar más a este sitio. Muchas gracias.

DieGoth dijo...

Anónimo de las 11:36: deje los alucinógenos, porque da pena ajena ver a alguien que lee cosas que no existen. ¿Aquí dónde se admiran a las AUC?

Usted no es guerrillero. Cualquier comandante lo expulsaría porque mínimo se le sale un tiro y mata a un compañero por apuntar al revés. No sería por otra razón que usted no termine en las filas.