2 nov. 2006

La manipulación de los familiares

No debe sorprender a ningún lector que aquí se relacionen ciertas campañas de la izquierda democrática y los grandes medios de comunicación con el interés de las FARC de aumentar los secuestros y forzar una guerra civil para lograr la rendición de la sociedad. En tan admirable tarea les colaboran la inmensa mayoría de los colombianos instruidos, no se sabe si porque el adoctrinamiento los ofusca a tal punto, o porque su condición social sólo puede sostenerse en una sociedad sometida al terror. Uno de los aspectos en que se puede comprobar hasta qué punto el cinismo de todos esos sectores es sencillamente monstruoso es la explotación que hacen del acuerdo humanitario (llamémoslo así) para conseguir reanimar la industria del secuestro, y aun peor, de los familiares de las víctimas para que hagan de portavoces de los terroristas y reproduzcan sus consignas. No vacilan en ponerlos a firmar su propaganda y aun concluyen con un tema clásico: ¡Ni un peso más para la guerra! Ojalá la indolencia no fuera tan poderosa que se permitiera a esos asesinos salirse con la suya.

Ver post y comentarios