21 ene. 2007

Teoría de la narcoeconomía

Por Wilfredo Moreno

Todo parece indicar que en el 2006 el PIB colombiano sobrepaso con facilidad un crecimiento de más del seis por ciento. Una cifra que despeja muchas dudas y contradice la opinión de muchos analistas que durante todo el año habían pronosticado que el país había entrado en una nueva etapa de recesión.
______La mayoría de los malos presagios llegaban de la prensa escrita, sobre todo de periódicos económicos especializados como Portafolio y la revista Dinero que prestaban sus páginas para que desfilaran gran cantidad de “expertos” explicando por qué todo iba mal.
______Esas garrafales equivocaciones debieron bastar para que todos aquellos que tomaron una actitud derrotista negando la capacidad de recuperación del país recapacitaran. Pero en contra de toda racionalidad nos comprobamos que nunca se detienen y su reacción es propagar gran cantidad de teorías que explican el auge de la economía Colombiana.
______Entre todos esas explicaciones, la teoría económica narcótica es la más llamativa, porque explota infinidad de leyendas que tienen gran difusión entre el populacho. Esta teoría pone al negocio del narcotráfico como eje central del crecimiento económico, descartando las posibles contradicciones en que se incurre al intentar hacer eso creíble.
______Por ejemplo, la posibilidad de que los negocios creados para lavar dinero reemplacen a los lícitos, aunque sea de forma parcial. Este proceso traería como consecuencia el desmonte de la capacidad productiva, pues no se puede competir con quien tiene el lucro asegurado por fuera de la actividad. Es decir, ante la incapacidad de competir, los negocios normales tendrían que cerrar.
______Al no necesitar los negocios ilícitos el engranaje que posen los negocios legales es poco lo que le dejan al país en crecimiento productivo. De igual forma es pobre el papel que puedan ejercer para emplear personas o distribuir riqueza.
______Como se puede comprobar, el negocio del narcotráfico es más bien dañino para el crecimiento económico de un país y de ahí que todos traten de espantarlo con medidas severas. Colombia no es la excepción, por mucho que se afirme todo lo contrario.
______De todas formas, sería estupendo conocer de forma completa las bases de la teoría económica narcótica (una de cuyas cabezas más visibles es la senadora Cecilia López) que contradicen por completo la mala experiencia de la economía colombiana con el narcotráfico, porque hasta ahora es una teoría que ha contado con el beneficio de la duda que prestan de forma muy eficaz los medios de comunicación colombianos, evitando ver luces sobre su contenido.

13 comentarios:

DieGoth dijo...

Wilfredo, las empresas de lavado sólo afectarían directamente a sus competidoras legales. El resto de los renglones de la economía incluso podrían verse beneficiados legalmente del narcotráfico. Por ejemplo, la industria de la construcción está teniendo un auge. Parte de ese auge podría deberse a que los narcos y sus testaferros están comprando inmuebles en grandes cantidades. Lo mismo podría decirse del mercado automotriz.

Podría haber ahora un auge en el lavado porque a diferencia de hace 20 años, ya no hay pocos grandes cárteles con pocos cabecillas archimillonarios, sino pequeños traquetos en cantidad mucho mayor que prefieren mantener un perfil más bajo pero que no dejan de tener la necesidad de lavar dinero comprando bienes costosos aunque no tan suntuosos como las fincas de Escobar.

De todos modos siempre será muy difícil medir la participación real del narcotráfico en la economía, y ciertamente resulta muy malintencionada esa actitud de enmarcar todo lo que huela a recuperación o a crecimiento dentro de los prodigios de la narcoeconomía. Es más la actitud que las cifras lo que puede delatar a Cecilia López y a los aúlicos de la narcoeconomía.

Otro ejemplo es la revaluación del peso. Dicen que es debido a que ahora están entrando más dólares que nunca por el narcotráfico, pero no dicen que el dolar igualmente se está devaluando en muchos países del mundo donde el narcotráfico es mínimo o incluso inexistente. Tampoco dicen que el euro también ha perdido algo de valor últimamente no sólo en Colombia sino en todo el mundo. Para poder sustentar que la revaluación del peso, o devaluación del dolar, se deba a un incremento en los ingresos por narcotráfico, habría que considerar que por ejemplo los paraísos fiscales internacionales como Bahamas se hayan vuelto muy estrictos ante el lavado, desestimulando el lavado en el exterior e incentivándolo dentro de Colombia. También habría que ver si el consumo de cocaína en Estados Unidos ha aumentado mucho con respecto a hace varios años como para explicar un aumento en la cantidad de droga exportada y por lo tanto en los dólares que entren por ese concepto, o si el precio ha aumentado notablemente. Que yo sepa el consumo se ha mantenido y los precios también, o incluso han bajado.

Por ejemplo en Venezuela se ha incrementado considerablemente el lavado y sin embargo el bolívar se ha seguido devaluando considerablemente, así el cambio oficial siga siendo subsidiado por el gobierno. El bolívar ya es pagado en las casas de cambio a 62 centavos de peso, una cifra récord en la historia moderna. De hecho tengo entendido que en Colombia el narcotráfico de alguna manera había influido en la devaluación del peso. Si así es, entonces estamos lejos de ver un incremento en la participación del narcotráfico en la economía nacional, pero ya ese es un tema que no domino y no me atrevo a decir nada definitivo.

No veo por dónde se pueda justificar un incremento en la narcoeconomía. Lo que sí veo es una mala intención, una mala idea que se quiere vender en los medios.

Anónimo dijo...

Si me disculpan mi intromisión en el romance endogámico de economistas aficionados, voy a citar un extracto de un estudio realizado en el 2005, como fue reseñado en El Tiempo (ya no se consigue el enlace original, pero sí hay el de los que hicieron el estudio)

<< Según el estudio, titulado “Bienestar y Macroeconomía 2002-2006”, Uribe llegó al poder cuando en el mundo se presentaban condiciones económicas favorables, que de haber sido aprovechadas al máximo habrían representado un crecimiento mucho mayor al que se dio en la realidad.
(...)
“En términos relativos, el crecimiento colombiano ha sido mediocre. No hay razón entonces para que el Gobierno presente los resultados como un triunfo contundente de la política económica. Los hechos no dan pie para ser tan optimistas. Los logros obtenidos dependen más de las condiciones externas que de las medidas tomadas por la política económica interna”, se expresa en una de las partes del extenso estudio. >>

También cito una columna de Rudolf Hommes:
<< El auge impulsado por factores exógenos ha ocultado algunas fallas y omisiones en el manejo y en el desempeño económico propio que hay que destacar, a ver si en el período 2006-2010 no se repiten. Por ejemplo, en el frente de las obras públicas fue más lo que no se llevó a cabo que lo que se hizo. Al principio de la administración Uribe se concibió una estrategia de inversión pública para generar crecimiento económico, que consistía en impulsar la construcción de ‘Transmilenios’ en las principales ciudades e invertir aceleradamente en una red de carreteras principales y regionales para desembotellar áreas aisladas y acercar la producción a los mercados y a los puertos. Este programa, en su mayor parte, no se ha llevado a cabo. Si estuviera más adelantado, aunque fuera parcialmente, los resultados de crecimiento hubieran sido mucho mayores y el bienestar de la población también. >>

Anónimo dijo...

Ah, y otra más, sobre la independencia del Banco de la República, sobre la que concuerdo con Pais Bizarro en que es absolutamente imprescindible.

<< El Presidente no se frena cuando se trata de comentar públicamente sobre la política monetaria y cambiaria del país, para que la junta no suba las tasas de interés cuando le corresponde hacerlo, algo que a la fecha no ha hecho mella en sus decisiones. También intentó cambiar el régimen de cambios, en momentos en que la revaluación estaba afectando las exportaciones, pretendiendo mediante una emergencia económica que la función cambiaria pasara de nuevo a manos del Gobierno, algo que era claramente anticonstitucional en ese momento. ¿Lo será todavía? >>
eso lo dijo Salomon Kalmanowitz en un artículo en El Espectador, fechado el 28 de agosto del 2006. Alguien lo recogió y lo puso en la red en este enlace.

DieGoth dijo...

lanark: usted definitivamente da demasiada risa.

Creí que lo peor que había dicho era que Lenin fue militar, pero no. Ahora se le ocurre culpar a Uribe por no haber hecho crecer más al país... ¡cuando la otra opción en 2002 fue Serpa que se hubiera tragado todo el crecimiento, y en el 2006 Carlos Gaviria, que hubiera negociado la repartición nacional con las FARC, el PCC y el PDA!

Puede que yo no sepa mucho de economía, pero seguramente un estudio de la Nacional sería lo último que usaría para instruirme. Sin embargo reconocen algo cierto: el crecimiento con Uribe fue mediocre y pudo ser mejor... como por ejemplo con Serpa (continuación de la recesión de Pastrana) o con Gaviria (agudización de la crisis, fuga de capitales, desbandada de inversionistas y aumento de la emigración). ¡Eso sí que es crecer!

Lo que dice sobre el Banco de la República y la tasa cambiaria sólo confirma lo que aquí decimos de Uribe: que no es neoliberal y eso frena el empuje que ha recibido la economía.

Jaime Ruiz dijo...

Lo mejor de Lanark es que viene a calificarnos de economistas aficionados. ¿Acaso él es economista titulado? Yo creo que es historiador, más bien, aparte de filósofo, es como un Sergio Méndez de un periodo levemente anterior.

¿Cuál es el cuento? Es rotundamente cierto que el crecimiento bastante bueno tiene que ver con condiciones buenas en toda la economía mundial. Si no hubiera esas condiciones y sobre todo si fueran lesivas para Colombia, entonces dirían que por gastarse la plata en la guerra Uribe no consiguió que hubiera crecimiento.

También buena parte corresponde a la exportación de materias primas, el caso es que eso, que es modesto respecto a lo que se podría haber hecho (por ejemplo si las FARC aceptaran sentarse a negociar con alto el fuego y sin despeje o si no se hubiera hecho fraude en el referendo de 2003), es mucho respecto a la situación que había antes. Lo que es inadmisible es que los mismos que cometieron esa manipulación y después ese fraude con el referendo digan que se podría haber hecho mejor.

Es decir, yo corrompo a sus hijas y después me quejo de lo mal que hacen ustedes en dejarlas salir solas a la calle. Sólo entre esos psicópatas puede llegarse a tanto descaro.

El caso de la devaluación es también patético. Hasta 1991 el gobierno podía devaluar, hay países en los que eso se puede hacer. Para Uribe el riesgo que sufren las exportaciones por no devaluarse la moneda ni subirse las tasas de interés forzaba la tentación de reducir provisionalmente la autonomía del banco. Eso merece la repulsa de todos los economistas ortodoxos, pero es que ni siquiera hubo trámite de esa ley, fue sólo una intención de algún consejo de ministros.

Sí, Uribe ha hecho mucho menos de lo que se podría, y las críticas de Hommes parecen acertadas. Pero lo que es seguro es que lo que había que hacer no es lo que recomiendan los profesores de la Nacional. A diferencia del comunista que gobierna en Calcuta, ellos, que a menudo dicen no ser comunistas, quieren que se reparta la riqueza.

Uribe podría haber quitado los subsidios a la gasolina para pagar el gasto derivado de quitar la parafiscalidad, gravar las pensiones altas para pagar una compensación a las empresas que amplíen plantilla por el alza del salario mínimo, acabar con la exención del 25 % y poner una fija (por ejemplo de un salario mínimo por cada miembro del hogar) y con lo recaudado aumentar la cantidad de agentes de información y soldados profesionales...

Para ser efectivos, podría haber cerrado o privatizado la Nacional y con esos recursos que se habrían ahorrado haber desarrollado un verdadero programa de créditos para la educación superior.

Entonces sí, un gobierno mediocre y unos resultados mediocres, sólo que en comparación con sus rivales son como de ensueño. Sólo faltaría un gobierno de Serpa doblando la nómina de mamertos y el salario mínimo. Puede que nombrara ministra de economía a Cecilia López Montaño. (Uf, qué honor es que lo gradúen a uno de economista aficionado, en un "país" en el que los profesionales son como esta señora.)

Como bien dice Diego, Uribe no es suficientemente neoliberal para ser un buen gobernante. A lo mejor en 2010 surge uno que valga la pena. Lo que es seguro es que no tendrá a su favor a los Robledos y Petros.

Anónimo dijo...

Wilfredo Moreno.

Diego, muy interesante su intervención. Aunque no del todo otros sectores económicos se ven tan beneficiados como se piensa. Comenzare contándole una anécdota, hace algunos años presencie como una lavadora de dólares decidió entrar en el negocio de productos plásticos más precisamente en el campo de los pitillos, en unos meces la mayoría de sus competidores cerraron por que no podían con la competencia. Al principio la empresa citada trajo algunos beneficios para la economía como la compra de maquinaria y carros para el servicio de la Empresa por ejemplo, como también los empleados de alto rango adquirieron casas, apartamentos y autos de gama alta. Cuando los Señores que se dedican a lavar se cansaron del negocio de productos manufacturados con polímeros, muchos Empresarios del ramo ya estaban acabados y tecnológicamente sus maquinas literalmente solo servían para venderlas como chatarra, ahí existió un genocidio Empresarial como tantos otros en el País durante el apogeo del negocio de la cocaína y como siempre estos sucesos se callan, por que a la prensa solo le interesa el ideal de una Sociedad Socialista donde el Empresariado no cabe.


Cuando esa gente decide lavar su dinero en bienes y raíces crean una burbuja especulativa, donde encarecen todo hasta el valor de la Tierra, evitando que el sector de la construcción siga expandiéndose en el futuro de forma normal, es como el dicho pan para hoy y hambre para mañana, algo que se comprobaría luego.


Sobre Cecilia López tendría que agregar algo, realmente nunca pensé que saliera una competidora más rapaz y sucia A piedad Córdoba dentro del PL, pero vea, la vida te atrae sorpresas. Si yo estuviera metido en el negocio de las apuestas podría diseñar una nueva forma para que los jugadores hicieran sus apuestas con el lema: apueste para que ver quien de esas dos mujeres saldrá con más asquerosidades en las próximas Semanas. Llamaría al negocio la apuesta Politiquera.

Anónimo dijo...

Wilfredo Moreno.

Lanark, ese cuento de las condiciones internacionales favorables que recitan muchos economistas enemigos del Gobierno no me convencen, primero por que Colombia no es un País muy abierto al Mundo que digamos y ese es un gran impedimento para que se beneficia de las condiciones favorables de la economía global, otra es que a diferencia de Venezuela por ejemplo, Colombia no pose muchos recursos naturales y como lo puede comprobar el País en vez de aumentar las exportaciones de crudo han ido descendiendo, otra cosa es que economías mas abiertas que Colombia como México no han experimentado grandes crecimientos en su PIB y en Sur América Brasil siendo un País Socialista con Lula no a podido crecer a las tasas que lo hecho la Colombia de Uribe.



Sobre Rudulf Hommes tendría que decir que últimamente es un crítico sin descanso del Gobierno, pero a la hora de criticar a quienes les ponen el palo a la rueda para que esto no camine, guarda un silencio cómplice. A mi personalmente me causa una risa llena de rabia la forma en que actúa la prensa. Antes de que se aprobara la actual reforma tributaria critican hasta hartar por dizque favorecía a los ricos en detrimento de los mas pobres (Todo lo contrario) y luego cuando se retiro todo lo que ellos criticaban, salieron con el cuento de que la reforma era un fracaso por que de la original no quedo nada ¿Dónde estaban personas como Hommes para criticar esa actitud?

Jaime Ruiz dijo...

Muy bueno el punto de Wilfredo, y es que nos vuelve a la cuestión del trabajo. El que lava los dólares al final finge que trabaja y en esa tarea realmente va siempre al fracaso de la empresa de fachada, aunque no del negocio de lavado.

Es decir, ¿por qué un mafioso que quisiera lavar dólares no buscaría un socio industrial y no montaría una industria razonable que hiciera rentable la inversión? Porque psíquica y culturalmente no está preparado para trabajar, lo cual es duro. Sólo quiere tener la vida cómodo de los que siempre lo excluyeron y miraron feo.

De ese modo el narcotráfico, desde una perspectiva cultural y no económica, es funesto para la economía: reproduce la sociedad tradicional, sólo que hay familias advenedizas de rumberos y futuros intelectuales de la izquierda democrática (en la siguiente generación), que en lugar de pensar en producir en un país en orden piensan en aprovechar el caos para prosperar.

A fin de cuentas el narcotráfico (como el sindicalismo, la política mafiosa, las esmeraldas, la guerrilla, toda la delincuencia y hasta el oficio de vigilante o guardaespaldas) es sólo una salida de guerreros, de lo que era la humanidad antes de que predominaran los burgueses en Europa y Norteamérica y después, cada vez más, en Asia.

Anónimo dijo...

El mundo al revés de Jaime Ruiz. No hay nada más ajeno a la mentalidad de un traqueto, que una renta estable, y un medio en el que todo está congelado y no puede esperar una carrera meteórica hacia arriba, aplastando a todo el que se le cruce en el camino.

Es mucho más cercana la forma de vida de los corredores de bolsa, de los ejecutivos bancarios, o incluso de los vendedores puerta-a-puerta o de Omnilife. O la vida de los obreros de páginas web. A esos les aprovecha muy bien la mentalidad inmediatista del traqueto.

Un mundo donde los únicos derechos que valen son los económicos de la propiedad privada, son el cielo para un traqueto, ahí el se mueve como un pez en el agua. Un mundo que sólo premia la ambición, la ausencia de escrúpulos y el desenfreno en el consumo, pero en el que el conocimiento es sólo una desventaja. Pensar que el hijo de un traqueto se va a quemar las pestañas estudiando 15 años para tener asegurada una vida sin sobresaltos, sin ascensos y decensos, es tal vez el descache más ingenuo que yo haya leído de Jaime Ruiz.

DieGoth dijo...

Lanark: según su análisis de pacotilla, países como China, India o Chile, donde más ha surgido gente de clase media y alta por el crecimiento económico, serían los principales paraísos para lavar dinero, donde los traquetos podrían pasar más inadvertidos.

Usted no entiende nada. Cree que el narco y el ejecutivo buscan lo mismo cuando el método marca una diferencia abismal entre ambos. El ejecutivo, el "obrero" de internet y el corredor de bolsa procuran no violar la ley porque no les interesa desafiar el sistema, sino aprovecharlo al máximo posible. El narco en cambio disfruta de enriquecerse sin trabajar. O es que para usted trabajar sólo es pegar ladrillos o barrer pisos y sentarse en una silla no es trabajar.

A un traqueto le importaría poquísimo gastar parte de su dinero sucio en una empresa de lavado pagando obligaciones laborales a sus empleados, o incluso regalando urbanizaciones completas a gente pobre al estilo Pablo Escobar. Todas esas estupideces que usted dice son inventos rápidos que se le ocurrió sin meditarlas cuidadosamente.

Ni siquiera entendió cuando Jaime Ruiz dijo que los hijos de los traquetos perfectamente pueden convertirse en intelectuales de la izquierda democrática. ¡Ya creyó que eso significa matarse estudiando para convertirse en profesionales destacados por sus méritos!

En realidad la única respuesta que usted se merece a ese comentario se puede resumir como "Pobre bobo".

Anónimo dijo...

Diegoth: Mijo, no me sabotee a Jaimito, y escoja más bien ejemplos de gobiernos que no sean socialistas, así sea de nombre. La India no tiene gobierno socialista, pero algunos de los estados mas prósperos son de gobierno comunista, lo que sea que eso signifique. Vaya, mijo, y busque su Almanaque Mundial, que tiene una produndidad suficientemente escasa para ser considerado una fuente decente en Pais Bizarro.

Uno puede conseguir un cartón sin estudiar si tiene plata, matriculándose en la Universidad del Trabajo, la Universidad San Martín, o cualquiera de esas que se fundaron con las rentas de la bonanza del narcotráfico. Pero con ese cartón, le va a quedar un poquito difícil ingresar a la "intelectualidad", a menos que se arrime al Opus Dei o a alguna de esas organizaciones de derecha que vuelven socialmente respetables las fortunas de procedencia dudosa.

Gracias por mi merecida respuesta, pero ¿no era que había que tener un blog para insultar? jajaja

DieGoth dijo...

Paciencia con este tipo: 1. ¿qué tiene que ver el sistema económico usado en ciertas regiones de la India con el hecho de que a los narcos les pueda convenir o no lavar su dinero en Colombia? No dijo nada acerca de mi refutación sobre la comparación de un narco con un corredor de bolsa.

La "intelectualidad" "izquierdista" "democrática" colombiana con o sin Opus Dei de por medio no va a estudiar en una universidad de garaje. Deben ser compañeros de aula de Sergio Méndez. Pregúntele cuántos amigos de esa clase hizo.

Pobre bobo.

Anónimo dijo...

Me encontré un texto buenísimo del maestro Fernando González que quiero compartir con mis amigos de Pais Bizarro. (ya cogí confianza, porque me tratan con cariñosos insultos, como el que le dice a los amigos marix y hu'on) Por si acaso, Fernando González no es Pacheco, sino un paisa de principios de siglo que es considerado por algunos el único filósofo colombiano.

"Nosotros, el hombre de acción, grabamos en nuestras oficinas los mandamientos recibidos por este nuevo Moisés, el filósofo pragmatista.
¿Porqué no roba el hombre de acción? Porque pierde el crédito. Por eso no roban los bancos, por eso no roban los países. El crédito ha reemplazado al diablo en su papel moralizador. El joven pragmatista tiembla y palidece ante la perspectiva de perder el crédito, como temblaba y palidecía la monja hermosa después de abrazar a su amante por sobre los muros del convento, ante la perspectiva del rabo prensil del diablo. El CRÉDITO. Es una creación nuestra, más imponente que Júpiter. ¡Cuántos tratados se han escrito acerca de este dios!
El mejor ejemplar del hombre que hace fortuna que hemos encontrado en Colombia, un indio rubio, el Dr. Y., nos decía que un maestro en universidad belga les daba este imperativo categórico: «No dejéis constancia escrita sino en útlimo caso, para que no perdais el crédito» Si; el hombre cazador teme a la prueba preconstituida; teme a la prueba material. ¡Qué anntiestético es todo lo petrificado! El indicio es una prueba elegante; con él se puede probar lo que se quiera, o sea: nada se puede probar; es indeterminado como todo lo espirigual. No dejar rastro es el ideal en la acción. Por eso el robo es vulgar, y el hurto, que consiste en tomar lo ajeno sin dejar huella, progresa a medida que aumenta el auge del hombre-fiera. El hurto consiste en ejecutar un ACTO con la limpieza, suavidad e invisibilidad del viento. El adjetivo empleado para los negocios y hurtos es éste: LIMPIO. El hurto y el negocio son hermanos gemelos. Las cualidades de hurtador y negociante son las mismas; los procedimientos, idénticos. La diferencia está en que el hurtador se lleva todo el objeto, y el negociante devuelve parte de su valor en lo que se llama precio."

Este texto data de 1929. El autor jamás se hubiera imaginado cuán lejos iba a llegar el "auge del hombre-fiera" con ciertos delitos de gran escala, y cuánto se iba a "desfilosofizar" el pragmatismo, volviéndose teorías económicas seudocientíficas, y cháchara animista de "actitud positiva".