24 oct. 2012

¿Dónde está la oposición?


Por @Ruiz_Senior

Cuando uno lee la prensa y las redes sociales colombianas siempre se encuentra con el problema de las verdaderas opiniones de la gente, es decir de la "visión del mundo" que las anima, y entonces sale claro que todos son "demócratas", pero cada uno entiende el término a su manera, y no vacila en considerarse "demócrata" el que justificaría el genocidio de los judíos porque la mayoría de los alemanes lo aprobaron (en realidad no tuvieron ocasión de aprobarlo, pero para el caso no importa).

Verdaderamente quien considera "democracia" a los regímenes que imperan en Europa y Norteamérica y a cualquiera otro que se les asimile, y falsa democracia, por decirlo de un modo amable, a cualquier otro régimen, está en absoluta minoría. Recientemente en Twitter discutí con un radical que no vacila en llamar a la rebelión contra Santos pero que, en defensa de la página de Juan Lozano (¡el portal para la paz!), promovida desde la cuenta de Twitter de Uribe, me señaló que la negociación de "paz" era legitimada por los tres poderes, como queriendo decir que no es lícito oponerse a ella.

Es sólo un ejemplo de algo que predomina: la confusión moral e ideológica del conjunto de la sociedad, que no se rebela contra el régimen golpista porque tiene lealtades personales con gente que se lucra de él y se inventa pretextos de lo más delirantes, como que los partidos no tienen que ver con las ideologías y el problema de que el presidente del Congreso, del Partido Social de Unidad Nacional, diga que es preferible tener a Timochenko en el Congreso que "repartiendo bala" no afecta a los valores de la gente que pertenece a su partido. Verdaderamente no son mucho mejores que las FARC.

Dentro de ese orden de indecencias llama la atención el pretexto idiota de que es mejor no dejarle la U a Santos, gracias al cual se colabora con el golpista y con su componenda con las FARC al tiempo que se buscan votos para Augusto Posada y Roy Barreras, que son los que pueden asegurarles el puesto a ellos mismos o a sus parientes o amigos. Esa forma de "encauzar" el descontento es tan perversa como todas las falacias de los socios de los terroristas.

En el mismo orden se puede incluir la advertencia del representante Miguel Gómez Martínez:
Muchos creen que Chávez nos ayudará con el proceso de paz, pero la verdad es que apoyará a la guerrilla en este.
¿No se incluye él entre los que participan en ese proceso de paz? ¿O a quiénes "nos" ayudará o dejará de ayudar Chávez? La negociación, digo yo, es una componenda entre criminales y no puede ser legitimada por ningún demócrata. ¿Cuál es la verdadera actitud del representante Gómez Martínez respecto del proceso de "paz"?

La confusión llega al extremo de que todavía hay que explicarle a todo el mundo que las FARC y el ELN sólo son el Servicio Doméstico Armado de las castas que se apropiaron de las universidades desde los años sesenta, organizadas como "izquierda". La columnista Paloma Valencia no vacila en afirmar que: 
Me quedé esperando algún ejemplo de representantes de esa izquierda democrática. Yo no recuerdo a ninguno. ¿Alguien me podría orientar, dado que esta columnista no me contestó?

En fin, el descontento puede tener muchas causas pero no se materializa en nada porque no hay consensos mínimos y la mayoría de la gente comparte en gran medida el ideario de las FARC: ya he explicado en otras partes el rechazo que despierta la idea de cerrar las universidades públicas para dejar de gastar el dinero de todos en adoctrinar terroristas (las quieren cambiar como quieren cambiar al PSUN o el Partido Conservador, como si éstos no fueran sólo las redes de poder de sus dirigentes). Más característico es el apego a la llamada "acción de tutela" que es tal vez el más atroz de todos los disparates totalitarios de la Constitución de 1991: ¡es tan conveniente para el gremio de abogados! ¿Qué importa convertir las leyes y los contratos en papel mojado?

Entonces el rechazo a Santos se aferra a cualquier pretexto. La reforma de la educación superior, que el golpista abandonó porque se le manifestaron los estudiantes, tenía aspectos positivos, pero no faltaron los supuestos opositores no comunistas que la rechazaron. Mucho más grave fue la adhesión a las protestas del vicepresidente Angelino Garzón porque se cambiaran los criterios de medición de la pobreza. Ahí se colabora con la causa de los terroristas, que siempre quieren mostrar más pobreza de la que hay, medida con los mismos criterios de los demás países, para justificar la violencia política (y ése era el único motivo de las iras del vicepresidente).

Otro tema de rebelión contra Santos en las redes sociales fue el cambio de la moneda. También me parece una disposición correcta. Dicen que serviría para lavar los millones que los terroristas tienen encaletados, pero ¿dónde está la explicación rigurosa de ese proceso? De por medio se va dando por sentado que el país debe tener una miniatura de moneda cuya unidad no se puede acuñar sino con un gran costo (cada peso valdría mucho menos de lo que cuesta acuñarlo).

No pretendo agotar la discusión sobre estos temas, sólo registrar esa tendencia a criticar cualquier actuación del gobierno porque respecto a las cuestiones importantes no se tienen nociones claras.

En ese mismo orden de cosas caben las protestas contra la reforma tributaria que promueve el ministro Cárdenas. Da lo mismo que se les explique que no se aumentará el recaudo sino que se librará a los empleadores y empleados de una carga que ciertamente a nadie se le ocurriría en un país civilizado. ¡Hay que criticarla! Si realmente dejaran de cobrar impuestos a los empleadores por contratar gente y se aplicaran a los salarios altos de los empleados estatales, lo más probable es que se encontraran con la resistencia de las FARC y sus representantes en el gobierno, pero a la banda le ayudan muchos críticos de Santos que, insisto, pronto sueñan con un golpe militar o con la resurrección de las AUC sin por eso dejar de suscribir toda clase de reconocimientos a la infame negociación de Santos.

4 comentarios:

Jorge Monroy. dijo...

Comentario #1 Hay un sector enorme de personas confundidas, a las cuales fecode les ha enseñado que la "unica manera" de "terminar el conflicto" es "dialogando" y no mediante "una salida militar". Eso esta tan en el disco duro de los Colombianos que incluso los "uribistas" suscriben la misma teoria, de tal forma que sus criticas a Santos frente al proceso de paz son mas bien de forma: Es decir suscriben la idea de que hay que hacer un proceso de paz, su problema con el gobierno es el Como.

Esto es importante saberlo porque romper con paradigmas ancestrales es muy dificil, hay que explicarle a la gente una y 10000 veces que la guerra es entre los ciudadanos buenos contra el crimen, y que esa guerra solo se gana enviando a los criminales a la carcel. Que problema! Como no entienden eso, usualmente muchos que creen en la idea de los bandos, se pasan al lado de la ilegalidad propoiendiendo golpes de estado, o paramilitares... son los mismos que no hablan de llevar a las farc ante la justicia sino de un "Exterminio masivo" y cosas por el estilo.

Que problema explicarle a la gente que la guerra se gana llevando al ladron a un juicio justo, ... no a su exterminio y desaparicion.
Es un problema, pero tal vez si uno se esfuerza puede lograr explicar esa leyenda de la justicia, que nadie entiende.


Comentario #2: mis criticas a la reforma tributaria van mas al espiritu que a la reforma: para que haya recaudo tiene que haber empresas muchas, millones si es posible. Pero con 3 o 4 leyes el gobierno ya comprometio cerca del 50% del presupuesto nacional de los proximos 4 años. Entonces a que va una reforma tributaria cuando ibamos fiscalmente bien? a tapar huecos. Cualquier cosa que signifique que haya mas trabajo es algo en lo que estoy a favor, pero la reforma tributaria no hara milagros, cuando se promnueven leyes que prohiben la inversion extranjera, por el contrario recaera en las personas de la clase media, de empresa mediana que son los que en serio sostienen este pais.\

Comentario #3. Como seria el mecanismo para cambiar los billetes viejos a nuevos? En este momento las caletas no se pueden sacar tan facil por que hay grandes controles a los cambios de divisas. Esto se basa en la idea de que hay una cierta cantidad de plata que necesita ser transada en el dia producto de la oferta y la demanda.

Cuando la gente este cambiando pesos a nuevos pesos, nadie tiene claro a ciencia cierta cuanta plata se va a cambiar, grandes empresas van a aumentar rapidamente sus cambios de divisas a nuevos pesos, aumentando de manera violenta la cantidad de dinero transado. Facil resultara mediante tres o cuatro empresas fantasma hacer operaciones de cambio de divisas entre viejas y nuevas con dolares y euros en medio de la euforia.

Santos siempre tiene una agenda paralela, en el tema de los tres ceros que esta intentando crear una forma legal de limpiar toda la plata del narcotrafico, ...

Peco por perspicaz, pero no es un temor infundado.



Glory dijo...

Sr. comentarista, como ciudadana del comun, me queda claro que justamente al pais le falta un lider, que encamine esfuerzos hacia un mismo objetivo, si como ud. manifiesta algunas proyecciones de santos son convenientes, y no se hacen, es justamente por esa carencia de liderazgo persuasivo, contrariamente los colombianos del comun,estamos desconfiados e incredulos de las proyecciones y gestiones de la dirigencia politica y de la conducta corrupta posicionada. Por eso, señalo a quienes dominan este tema de pais, como directos responsables de que el pais no tome un rumbo positivo con las consecuencias nefastas que trae para el pais la incredulidad y desconfianza de sus habitantes. es claro ue no solo con expresiones acertadas o criticas constructivas plasmadas en un papel se motiva a un pueblo, contrariamente traen onsecuencias negativas. uds. los entendidos en la materia, estan obligados a incidir en un cambio de rumbo pero mostrandonos resultados diferentes de la teoria o la retorica. no es una critica, es una reflexion señor comentarista

Ruiz_Senior dijo...

Jorge, hay algo más explicado en "más al espíritu que a la reforma", pues ¿de qué espíritu se trata? Si es al espíritu de la reforma, más a su espíritu que a sus disposiciones, el problema es más grave. Porque de lo que se trata es de quitar o reducir la parafiscalidad favoreciendo a empleadores y trabajadores para cargar a otros impuestos, lo cual me parece correcto. No tengo muy claro si finalmente serán los asalariados quienes pagarán o serán otros impuestos, pero en cualquier caso me parece correcto suprimir o reducir la parafiscalidad aplicada a la nómina. No veo ninguna relación con otras leyes, ni menos que se trate de tapar huecos porque NO SE AUMENTA EL RECAUDO, sino que se cobra por otros motivos. Las leyes que promueven la inversión extranjera tampoco tienen relación con la reforma tributaria, y no la invalidan ni la cuestionan.

Sinceramente, en ese párrafo no encuentro alusiones a la reforma, cosa que se comparte con la mayoría de los críticos.

Respecto a los cambios en los ceros del peso no creo que se pueda demostrar que es un plan perverso de Santos, es algo que se discute hace muchos años y que podría favorecer esa actualización del dinero ilegal, lo cual comporta que no se puede cambiar esa denominación nunca. Siempre ocurriría. Puede que ese favor a las mafias sea preferible al ridículo de una moneda insignificante.

Ruiz_Senior dijo...

Glory, no entiendo su reflexión.