5 oct. 2012

La caída del dictador


Por Jorge@max_power

Chávez es un factor de estabilidad para la regi
ón según el infame Juan Manuel Santos. Esta apreciación es clara y evidente, en la medida en que todo su proyecto político y toda su malvada conjura reposan en los hombros de Hugo Chávez, el más grande criminal que ha dado la región  Esto no es casualidad, pues los innumerables crímenes cometidos por Santos para poder lograr la dichosa paz, requieren apoyo de mentes criminales. Hugo Chávez es de vital importancia, porque es él quien legitimará financiera y políticamente con ayuda de sus aliados del Alba a las FARC en un escenario político internacional.

Esto es claro, además porque en Venezuela se han asentado grupos de los mayores criminales del mundo, organizaciones terroristas y delictivas de carácter global frente a las cuales muchos gobiernos del mundo prefieren hacerse los de la vista gorda pensando en una estabilidad petrolera de largo plazo. 

La dictadura chavista, una autocracia que ha aprendido las peores costumbres del gobierno ilegítimo de Cuba, ha intentado utilizar todas las estrategias posibles para eliminar la oposición y eternizarse en el poder, hasta ahora con relativo éxito. Pensando en esta idea, Santos construyó todo un andamiaje político, una apuesta enorme en la que todo el mundo pierde menos él, su clase política y las FARC. 

El único detalle con el cual Santos no contó es con la inminente caída del régimen chavista. La sociedad está clara, las manifestaciones públicas así lo demuestran. El régimen chavista ya no es lo que era años atrás, ya no convence, ya no le creen, y ya no tiene la misma fuerza ni la misma chequera para convencer a los indecisos. Con una PDVSA completamente desmantelada y entregada a la política personal del presidente, que a pesar de tener una de las reservas más grandes de petroleo del mundo, ahora presenta números rojos, el chavismo entiende que va de salida. Pero más aún, la oposición entiende que el cambio de poder es inminente. 

Qué pasa en Colombia en la ausencia definitiva de Chávez? Pasan muchas cosas: la primera de ellas es el inesperado dilatamiento del comienzo de las negociaciones de impunidad. En principio el inicio de éstas se había planeado para el día en el cual Chávez asumía como presidente nuevamente, para mostrarse ante el mundo como un renovado líder de paz y un dirigente regional. Como una victoria no es segura, al régimen colombiano no le quedó más opción que simplemente recular, esperando el desenlace en Venezuela.

Cuando Chávez ya no sea más el presidente de Venezuela, las Farc perderán inmediatamente una ventaja estratégica que tuvieron durante una década: la retaguardia venezolana: Este proceso sin duda traerá un recrudecimiento de las acciones criminales en Colombia, pues los guerrilleros que se escondían cómodamente tras la frontera van a escapar de vuelta a nuestro país aprovechando además la orden de Santos de no combatirlas.

Sin duda alguna, el circo de la paz de Santos se hará aun más difícil en el interior, pues ahora no contará con socios internacionales para violar las leyes que le permitan dialogar con las Farc. Ahora será él el aislado, pues sin duda cuando el grifo petrolero se cierre en América Latina, como ha prometido Henrique Capriles, los gobiernos dictatoriales de la región comenzarán a caer uno tras otro sin duda llevándose también a la camarilla de los Castro en Cuba que han hecho del parasitismo una doctrina estatal.

Sin duda, estar de parte de las Farc era un requerimiento del dictador venezolano, en términos generales más costoso para gobiernos fronterizos que beneficioso. La ayuda caerá y la retaguardia caerá,  lo cual sería letal para las Farc si se aplicara la política de Seguridad Democrática. 

Sin Chávez las Farc no tiene un panorama tan lucrativo de la impunidad negociada con Santos, lo cual sin duda generará que creen más exigencias al gobierno y a la sociedad, donde el primero está dispuesto a darlas todas y la segunda sigue dormida en medio de las balas. 

La caída de Chávez es sin duda la mejor noticia del siglo entero para América Latina, pues dejamos dos décadas de miseria, abandono, terrorismo, corrupción y narcotráfico atrás. Sin embargo, sin Chávez las FARC van a capitalizar todos los espacios que Santos generosamente les regala, es decir que la guerra en Colombia va a empezar un nuevo ciclo. 

Los venezolanos ya empezaron una ardua y sin duda dolorosa liberación. Nosotros apenas estamos viendo pasar nuestras cadenas. Cuánto tiempo esperaremos antes de ser libres? Espero no tengamos que esperar los 14 años que tuvo que esperar Venezuela.

1 comentario:

Gustavo Adolfo Salazar Muñoz dijo...

Muy buen artículo, síntesis de la verdadera intención del sátrapa Colombiano en alianzas macabras con narcoterroristas fart y el Dictador Venezolano. Pero, todo tiene un fin, y esperemos que llegue, tanto para Venezuela como para Colombia. Colombianos, despertemos !!