1 nov. 2012

Rufián de barrio y puñalada a la seguridad democrática



El asesinato de los seis policías en el Cauca es solo la punta del iceberg de lo que Santos está haciendo de fondo. Todos vemos cómo el primer mandatario le miente con descaro al país y no solo esta en oposición a las políticas que lo hicieron presidente, sino en oposición a sí mismo, basta ver lo que escribió en su libro Jaque al terror en su época de candidato y como heredero de la seguridad democrática, según mostró a los colombianos para de esta manera llegar a la presidencia. Con el agravante de que la información allí publicada está directamente relacionada con la seguridad nacional y es la misma información que Santos ha buscado ahora no tener en cuenta durante su mandato.

Escribió en la pág. 92 de su libro: “Comenzamos a enfrentarlo (se refiere al reto frente al terrorismo) con inteligencia conjunta y trabajo en equipo entre las fuerzas militares y de policía, que pronto comenzaron a dar resultados”. Y otro aparte dice que él ejecutó en su ministerio de Defensa: “un proceso de fortalecimiento de la inteligencia conjunta”.

Paradójicamente, si Santos sabe que la inteligencia es clave para enfrentar al narcoterrorismo y en general a la delincuencia, ¿por qué elimino el Departamento Administrativo de Seguridad, entidad dedicada a la inteligencia? ¿Por qué los policías y militares asesinados no han sido protegidos por operaciones conjuntas y por operaciones enmarcadas en labores de inteligencia sino que, inermes. caen ante el terrorismo de las Farc?

Según Santos, la solución de un problema es acabar con las entidades que generaron tantos beneficios en temas de protección y seguridad para el país como fue por ejemplo la captura de Simón Trinidad en Ecuador y la de Granda en Venezuela. Golpes que en manos de este gobierno no ocurrirán.

En otro aparte de la pág. 92 escribe: “... a través de una serie de atentados terroristas que nos obligaron a reforzar las medidas de seguridad, y a convocar la colaboración ciudadana…”. Surge también la pregunta: ¿por qué Santos ha desarticulado la Red de Cooperantes? ¿Qué pasó con ellos? ¿Dónde están? ¿Cómo se motiva la participación de la ciudadanía? ¿Cómo se les protege ahora?

Santos dice en su libro también, que el Chino, jefe de las milicias de las FARC en Cali, en su momento expreso: “Las milicias bolivarianas se mantienen en la ciudad de Cali gracias a los aportes que se hacen a raíz de la coca. Coca que sale hacia el exterior. Todo el que mueva la coca en Buenaventura tiene que hacerle un aporte a las FARC. Luego estos dineros llegan la ciudad y con eso mantenemos la estructura”. Sin embargo, el Gobierno Santos no solo no ha atacado la “dosis personal” sino que ahora habla de nuevas formas de pensar el problema, como es la legalización.

En otro aparte de su libro dice que las desmovilizaciones de milicianos de las FARC fueron un acto de esperanza y reconciliación (pag. 94). Sin embargo, durante su gobierno las desmovilizaciones han caído dramáticamente debido precisamente a su laxitud con el mal llamado “proceso de paz”. Según cifras oficiales del Ministerio de Defensa fueron de 2446 desmovilizados en 2010, a 1527 en 2011 y una caída vertiginosa en 2012.

Desde que Santos subió a la presidencia hemos observado innumerables problemas en las universidades públicas del país, donde desafortunadamente han muerto también nuestros policías por bombas en forma de papa y otros dispositivos que no deberían nunca entrar a los templos del conocimiento. Sin embargo, en la pagina 97 de su libro habla de la historia de Luis Fernando Vanegas, alias Cristian Pérez, quien, según Santos, “era secretario y segundo al mando del llamado Movimiento Bolivariano, y líder también del Partido Comunista Clandestino Colombiano (PC3), a través del cual las FARC buscan infiltrar universidades y organizaciones comunales”. 

¿Será que las FARC no están actuando ahora en las universidades, donde vienen generando una oleada de ataques a la infraestructura, muertos e impiden el normal desarrollo de las actividades académicas? Sabemos que sí. Por esas actividades explotó una casa en el barrio Suba de Bogotá donde estaban varios jóvenes fabricando bombas y han crecido según información de inteligencia en mas de 2000 miembros durante el actual gobierno.

Será bueno invitar a Santos a que se relea su propio libro o por lo menos se lea el libro que le escribieron a su nombre ya que como presidente ha hecho todo lo contrario a lo que aparece en Jaque al terror, dándole como “rufián de barrio” una puñalada a la seguridad democrática.

No hay comentarios.: