6 nov. 2013

El acuerdo de participación política

Por @Ruiz_senior

Voy a comentar las enormidades más gruesas del texto de ese acuerdo:
Las Delegaciones del Gobierno y las FARC-EP informan que:
En esas breves palabras está todo: los criminales tratados como una autoridad respetable. Los sacrílegos y blasfemos dando misa. Eso ya estaba antes y hace que la claudicación esté ya resuelta en la reacción inicial a la noticia del comienzo de los diálogos y aun antes, cuando la prensa anunciaba que Santos buscaría la paz.  
Hemos llegado a un acuerdo fundamental sobre el segundo punto de la Agenda contenida en el "Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", denominado Participación Política. En el próximo ciclo de conversaciones, presentaremos el segundo informe periódico conjunto de la Mesa. De acuerdo con dicha Agenda, hemos logrado consensos sobre los siguientes temas:
Ojo, declaran que han logrado consensos pero no explican en qué consisten esos consensos. Eso da mucho que pensar. Si se mira cada punto, las perspectivas son estremecedoras:
1. Derechos y garantías para el ejercicio de la Oposición política en general, y en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del Acuerdo Final. Acceso a medios de comunicación.
¿Qué oposición va a ser ésa si el gobierno es lo mismo que las FARC? ¿Serán los que discrepen del régimen oligárquico-mafioso-comunista los que tendrán garantías? 

El sentido de esto es casi un chiste: pretenden ofrecer legitimación a la existencia de las bandas terroristas en la mentira de que no se podía participar en política por el Frente Nacional. La misma leyenda del origen del M-19 en el fraude de 1970. Todo eso es falso: el comunismo participó en las elecciones durante los periodos del Frente Nacional aliado con el MRL de López Michelsen. El precursor de Tirofijo, Juan de la Cruz Varela, un personaje verdaderamente siniestro (como tantos jefes del comunismo en todo el mundo, como Ho Chi Minh o Kim Il Sung) fue el segundo de López en la elección de 1960.

Lo del acceso a medios de comunicación es un chiste: ¿alguien puede distinguir en algo medios como Semana, Caracol o El Espectador de la página de Anncol? Tal vez que ésta sea menos desvergonzada: quienes controlan los medios son los mismos empresarios del terrorismo. Pero hay más: ¿de qué modo van a tener "acceso" a empresas privadas? Lo que se anuncia es claramente algún tipo de sometimiento de la prensa, que podrían nacionalizar o controlar más de lo que ya la controlan.

Otra gracia de todo eso es que el gobierno Santos resulta representando a las instituciones cuando sólo son unos malhechores que engañaron a los votantes para obrar a favor de sus socios terroristas.
2. Mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa, en los diferentes niveles y diversos temas.
Siempre la propaganda: lo que no es democrático es que el gobierno haga lo contrario de lo que prometió y que se negocien las leyes con unos criminales. Los mecanismos de participación directa aluden a probables medidas plebiscitarias para imponer una tiranía como la venezolana usando los mismos métodos que se usaron en Venezuela.
3. Medidas efectivas para promover mayor participación en la política nacional, regional y local de todos los sectores, incluyendo la población más vulnerable, en igualdad de condiciones y con garantías de seguridad.
Eso parece aludir a mecanismos para abolir la democracia y reemplazarla por los órganos típicos del Trust Münzenberg. ¿Alguien cree que va a haber igualdad de condiciones con unos asesinos impunes y ricos dominando el Estado de mil maneras, como si no lo dominaran ya?

De paso, según la vieja pretensión de los terroristas, éstos resultan representantes de los débiles, como si no fuera el poder aliado de las mafias el que impone la negociación por encima de la voluntad expresada en las urnas de la mayoría de los colombianos.
Lo que hemos convenido, en su desarrollo, profundiza y robustece nuestra democracia, ampliando los derechos y garantías para el ejercicio de la oposición, al igual que espacios de participación política y ciudadana. Promueve el pluralismo y la inclusión política, la participación y la transparencia en los procesos electorales y el robustecimiento de una cultura política democrática.
De nuevo la mentira de que los terroristas acumularon decenas de miles de millones de dólares secuestrando niños y traficando cocaína porque no los dejaron participar. Aunque no faltará el que sienta alivio por las menciones de la democracia y lo democrático. Ya asquea.
Constituye una apertura democrática en el marco del fin conflicto. La construcción de la paz requiere de participación ciudadana en los asuntos de interés público, en especial en los territorios más afectados por la violencia y, también, en los mecanismos de implementación del presente Acuerdo.
Esto les interesa especialmente, y parece el anuncio de la Constituyente soviética que exigían las FARC: la ampliación de la democracia a los sectores afectados por el conflicto, etc. quiere decir que encontraron alguna forma de convocar una Constituyente con circunscripciones especiales en las que no regirá la ley. Todavía hay más párrafos con esas perlas. Tiene que ser eso.
El ejercicio de la oposición política es fundamental para la construcción de una democracia amplia. Ello cobra mayor relevancia luego de la firma de un Acuerdo Final, que abrirá espacios para que surjan nuevos movimientos políticos que requerirán garantías para el ejercicio de la política.
No puede ser oposición porque la manguala terroristas-comunistas-oligarcas es hegemónica. Entonces puede ser que pretendan una farsa de bipartidismo de "izquierda" de las FARC y "derecha" de la Unidad Nacional. Son lo mismo, son una misma red de usufructuarios de los secuestros y la cocaína.
Se establece que, se convocará en un evento nacional a los voceros de partidos y movimientos políticos para integrar una Comisión que defina los lineamientos del estatuto de garantías para los partidos que se declaren en oposición. La línea de tiempo se convendrá en el sexto punto de la Agenda.
Lo sabía: esa comisión podría convertirse en la puerta de la Constituyente soviética.
Se acordó que esta Comisión, mediante la realización de un foro, facilitará la participación de voceros de organizaciones y movimientos sociales, expertos y académicos para que hagan sus propuestas sobre el Estatuto de la Oposición. Y sobre estos lineamientos, se elaborará la normatividad correspondiente.
Es decir, el Estatuto de la Oposición no será desarrollado por representantes elegidos de los ciudadanos, sino por el citado Trust Münzenberg de militantes comunistas de las asociaciones de negros, de mujeres, de LGBTI, o bien de académicos, que son los comunistas de familias ricas. El "Estatuto de la Oposición" definirá los límites de la ley de tal modo que será equivalente a una Constituyente: no que vayan a cambiar la Constitución de 1991 porque en esencia es la Constitución de los comunistas a tal punto que el Polo Democrático (que era el Partido Comunista más el M-19) declaraba que era el partido de la Constitución de 1991.
Se impulsará igualmente una legislación de garantías y promoción de la participación ciudadana democrática y de otras actividades que puedan realizar las organizaciones sociales, con base en los lineamientos establecidos en este acuerdo y escuchando las propuestas de los voceros de los movimientos sociales en otro evento de carácter nacional. Al respecto, en el texto se dice que las organizaciones y movimientos sociales, incluyendo los que surjan de la firma del presente Acuerdo, están llamados a ejercer los derechos y cumplir con los deberes de participación ciudadana. Se busca empoderar a los ciudadanos a través de la participación.
Más de lo mismo: la participación ciudadana, los voceros de los movimientos sociales. Se trata de dar poder a los terroristas a través del citado Trust Münzenberg. El acuerdo es exactamente lo que pretendían las FARC.
En el escenario del fin del conflicto, el acuerdo recoge un conjunto de garantías para canalizar las demandas ciudadanas, incluyendo garantías para la movilización, la protesta y la convivencia pacífica dentro de un contexto de democracia ampliada.
Es decir, las milicias y demás medios de intimidación que se han probado en Venezuela, Bolivia y Ecuador, legalizadas y oficializadas.
Se abrirán espacios adicionales para que las fuerzas políticas, las organizaciones y movimientos sociales y las comunidades en general, en especial aquellas que trabajan en la construcción de la paz, puedan dar a conocer sus propuestas y proyectos en medios institucionales y regionales. Y además se acordó darle un fortalecimiento especial a los medios comunitarios para impulsar la participación ciudadana.
Es decir, la entrega de grandes recursos a las organizaciones controladas por los terroristas, que se convertirán en autoridad y tendrán medios de comunicación para promover sus fines.
Así mismo, se acordó establecer medidas para garantizar y promover una cultura de reconciliación, convivencia, tolerancia y no estigmatización lo que implica un lenguaje y comportamiento de respeto por las ideas, tanto de los opositores políticos como de las organizaciones sociales y de derechos humanos.
Es muy importante que se entienda que los opositores son los comunistas, porque si es los que piensan disputarle la presidencia a Santos, ya se ve cuál es el respeto. Esos asesinos resultan, gracias a su generosidad con Mora, Naranjo y los demás canallas, víctimas de irrespeto, estigmatización y persecución.

¿Cuáles son esas medidas? Eso es muy interesante porque se trata de acabar con la libertad de expresión. Las organizaciones sociales y de derechos humanos son, de nuevo, las redes de dominación de las FARC. Y lo que se anuncia en este párrafo es la persecución de cualquiera que se queje de los niños bomba y las castraciones pedagógicas que permitieron tan dulce prosperidad a Mora, Naranjo y tantos generales y personajes de todo tipo que imperan en la Colombia de hoy.
Para tal efecto, se prevé el establecimiento de Consejos para la Reconciliación y la Convivencia tanto en el nivel nacional como en los territoriales con el fin de asesorar y acompañar a las autoridades en la implementación de lo convenido.
Más burocracia y poder para los terroristas: ¿quiénes van a formar esos consejos? Los siguientes párrafos abundan en lo mismo.
Se convino que se establecerá un plan de apoyo a la promoción de veedurías ciudadanas y observatorios de transparencia, con especial énfasis en la implementación del presente Acuerdo. Un mayor control por parte de los ciudadanos de la administración y la gestión pública contribuye a la transparencia y la lucha contra la corrupción.
Seguro, ahora los secuestradores van a ser los fiscales contra la corrupción.
Se acordó una revisión integral del sistema de planeación participativa para asegurar la efectividad de la participación ciudadana en la construcción y el seguimiento a los planes de desarrollo, que será un instrumento fundamental en la etapa de la construcción de la paz. Por esa misma razón, se acordaron una serie de medidas para fortalecer los consejos territoriales de planeación y, nuevamente, garantizar la incidencia de la participación ciudadana.
"Participación" siempre quiere decir "poder para los sóviets": para los órganos típicos de los comunistas, o sea, de las FARC, que cuentan con cientos de miles de universitarios que sólo sirven para esa clase de activismo. De hecho, la afinidad espontánea entre el gobierno de Santos y los terroristas tiene que ver con la herencia común de la casta de los encomenderos: las multitudes de activistas son sencillamente la nueva generación del mismo grupo parasitario de siempre, ahora sediento de rentas gracias al aumento de la exportación de materias primas.
En el sub punto de promoción del pluralismo político, se acordó que en el marco del fin del conflicto y con el objetivo de consolidar la paz, se harán cambios institucionales para facilitar la constitución de partidos políticos y el tránsito de organizaciones y movimientos sociales con vocación política para su constitución como partidos o movimiento políticos.
Ojo a esto porque "el tránsito de organizaciones" quiere decir que habrá un periodo en el que las FARC seguirán usando las armas "legalmente". Eso es lo que quiere decir "movimientos sociales con vocación política". Por ejemplo, podrían ser milicias o pseudomilicias o nombres cambiados para los frentes terroristas. El "tránsito" se demoraría un poco, puesto que los cambios institucionales para facilitar esa constitución los acordarían los jefes, que no tendrían demasiada prisa en dejar de disfrutar de las rentas de los negocios ilegales.
En el caso de nuevos movimientos, se acordaron unas condiciones especiales, en una fase de transición, para dar apoyos especiales a los nuevos movimientos y partidos políticos y de esa manera asegurar el necesario pluralismo político en la construcción de la paz.
Es decir, más protección para la fachada legal de los terroristas.
Se acordaron, dentro del marco de fortalecimiento de la democracia y el pluralismo político, medidas para asegurar la transparencia en los procesos electorales en especial en las zonas de mayor riesgo de fraude y la promoción de la participación electoral de los ciudadanos, principalmente los que habitan en las regiones de más difícil acceso.
Claro, los que ahora mismo matan a candidatos que no les incomoden van a ser los garantes de la transparencia en los procesos electorales.
Adicionalmente, tras la firma del Acuerdo Final, se pondrá en marcha una Misión de Expertos para hacer una revisión integral de la organización y el régimen electoral y, sobre la base de las mejores prácticas nacionales e internacionales, presentar recomendaciones para hacer los ajustes normativos e institucionales correspondientes.
Parece que la Constituyente que pedían las FARC funcionará en forma de comisiones con todo tipo de atribuciones. Y sobre todo de rentas. Más puestos de poder para los universitarios que siempre han acompañado a las FARC.
Se acordó la creación de Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para promover la integración territorial y la inclusión política de zonas especialmente afectadas por el conflicto y el abandono, de manera que durante un periodo de transición estas poblaciones tengan una representación especial de sus intereses en la Cámara de Representantes, sin perjuicio de su participación en las elecciones ordinarias. Estas circunscripciones transitorias serian adicionales a las circunscripciones ordinarias existentes. Contarían con las garantías de acompañamiento para asegurar la transparencia del proceso electoral y la libertad del voto de los electores. Esta se pondrá en marcha en el marco del fin del conflicto, en democracia y luego de la firma del Acuerdo Final.
Es decir, las curules que no obtendrían en una votación libre. Lo del abandono es de nuevo la retórica de la propaganda terrorista: ¡las FARC son respuesta al abandono estatal! En todo caso, cuando hay ciudadanos que pueden votar dos veces se viola el principio de "un hombre un voto" y obviamente las regiones escogidas será aquellas en las que las FARC pueden asegurar la votación, y donde no habrá modo de evaluar las libertades de los ciudadanos.
Se acordó un sistema integral de seguridad para el ejercicio de la política. Dicho sistema se concibe en un marco de garantías de derechos, deberes y libertades, y busca asegurar la protección de quienes ejercen la política sobre la base el respeto por la vida y la libertad de pensamiento y de opinión, para así fortalecer y profundizar la democracia y contribuir a crear un clima de convivencia y tolerancia, y de manera especial del nuevo movimiento que surja de las FARC – EP a la actividad política legal.
De nuevo la UP y las condiciones de operación del partido armado que hubo en los ochenta y que ocasionó tanta violencia en esos años.
Las condiciones particulares para el nuevo movimiento que surja del tránsito de las FARC-EP a la activad política legal, serán discutidas en el marco del punto 3 de la Agenda. 
La firma e implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia, en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todos los colombianos, a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera abrirán nuevos espacios para la participación.
Lo dicen: "la dejación de la armas". Quiere decir que no matarán abiertamente ni exhibirán las armas, sino que las tendrán por si no ganan las elecciones. Que se olviden los que han creído otra cosa. Más retórica sobre garantías, es decir, más puestos para las clientelas terroristas.
Finalmente se acordó que todo lo referente al punto de participación política incluyendo su implementación se llevara a cabo tomando en cuenta un enfoque de género y asegurando la participación de la mujer.
Es decir, puestos para los comunistas con el pretexto de que las usufructuarias de los puestos son representantes de las mujeres.

[El resto carece de interés.]

No hay comentarios.: