23 nov. 2013

Insólita celebración

El 01 de diciembre de 1963, Luis Alfonso Plazas Vega recibe del Presidente Guillermo León Valencia el despacho de Subteniente de Caballería. En la misma ceremonia fue condecorado con la Medalla al Mejor Alumno de la Escuela Militar, por haber obtenido las más altas calificaciones académicas de su promoción de 184 oficiales.

Acompaña al Presidente el Brigadier General Guillermo Pinzón Caicedo Director de la Escuela Militar. Detrás del graduando, se observa al periodista Hernán Castrillón Restrepo alistando su cámara fotográfica.
El día de hoy 22 de noviembre de 2013, con nueve días de anticipación, el curso bautizado como “Coronel Juan José Neira” en honor al prócer de la independencia, será homenajeado por el Comando General de las Fuerzas Militares y la Asociación de Oficiales de la Fuerzas Militares en Retiro ACORE, con sendas condecoraciones a cada uno de sus integrantes. Copa de honor y fiesta figuran en el programa de celebraciones.

Solo estarán ausentes de la ceremonia militar y los festejos, los oficiales fallecidos y el Coronel Luis Alfonso Plazas Vega, quien se encuentra privado de la libertad hace seis años y medio, por delitos que no cometió y sin una sola prueba en su contra.

El coronel Plazas Vega es Administrador de Empresas (U. América, 1965), Especializado en Administración Pública (ESAP, 1981), Diplomado en Relaciones Internacionales (SEI, Madrid, Es, 1989) y Diplomado en Alta Gerencia (U. de los Andes, 1993).
Diplomado en Estado Mayor en Colombia (1981), en Estados Unidos (1984, graduado de honor) y en España (1990).

Casó en el grado de Capitán con Thania Vega la hija del Coronel Miguel Vega Uribe en ese entonces Subdirector de la Escuela Militar de Cadetes.


Familias de los barrios aledaños a la Escuela de Caballería acompañan al coronel Plazas Vega a su llegada después de 28 horas de combate con el M-19 y de haber contribuido al rescate de por lo menos 260 personas secuestradas por los terroristas en el Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985.

Como comandante de la Escuela de Caballería le correspondió comandar los vehículos blindados en los hechos del Palacio de Justicia en 1985 bajo las órdenes del Brigadier General Armando Arias Cabrales, y enfrentar lo que el ex ministro Jaime Castro y otros analistas de la época consideran fue un intento de golpe de Estado del M-19 contra el Presidente Belisario Betancur.


Al coronel se le negó su ascenso a Brigadier General a pesar de ostentar las más altas calificaciones de su promoción, cuando se hallaba de Ministro de Salud el Doctor Antonio Navarro Wolff en octubre de 1990.


Luego de su retiro ocupó cargos importantes en la Administración Pública como Ministro Plenipotenciario en Sudáfrica, Asesor en la Dirección de Soberanía Territorial del Min RREE, Asesor en la Consejería Presidencial de Defensa y Seguridad Nacional, Asesor en el Comando General de las FFMM y Secretario de Gobierno de Boyacá, antes de ser nombrado Director Nacional de Estupefacientes. Para todos estos cargos presentó sus paz y salvos en materia penal, administrativa y disciplinaria. Ni un cargo en su contra por los hechos del Palacio de Justicia.

En noviembre de 2003 en rueda de prensa en el Palacio de Nariño, el Ministro del Interior Fernando Londoño Hoyos y el Director de la DNE le informan al país la extinción de dominio, por valor de trescientos mil millones de pesos en bienes, al narcotraficante José Gonzalo Rodríguez Gacha.

En el año 2007 y luego de haber entregado la DNE, cargo en el cual le quitó más de dos mil millones de dólares en bienes a las mafias del narcotráfico, la Fiscalía General de la Nación lo vinculó a un proceso penal por once supuestos desaparecidos del Palacio de Justicia, (22 años después de los hechos).
En julio de 2007 la Fiscal Ángela María Buitrago (fue retirada de su cargo por deficiencias en 2010, está bajo investigación disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura por irregulares contra el coronel Plazas Vega y en indagación preliminar de la Fiscalía por la misma razón) lo privó de la libertad por considerarlo un peligro para la sociedad. En febrero de 2008 lo acusó por once supuestos desaparecidos (luego de haberlo indagado solo por tres).

Recluido en su habitación desde julio de 2007, acompañado de la foto de sus tres hijos, todos en el exilio por amenazas contra su vida cuando el coronel era Director de Estupefacientes



En junio de 2010 Plazas fue condenado en primera instancia, sin haberle dado la palabra para defenderse y en contra de la petición de absolución del Ministerio Público, a 30 años de prisión, por la supuesta desaparición forzada de once personas, sin una sola prueba.
En enero de 2012 condenado en segunda instancia por dos desaparecidos, sin pruebas (le retiraron la responsabilidad sobre nueve) y en contra de la apelación del Ministerio Público que pidió su absolución, y de la ponencia absolutoria del magistrado sustanciador quien luego presentó salvamento de voto.
En esta forma, la nación colombiana a través del colectivo de Abogados José Alvear Restrepo organismo que funge como defensor de los derechos humanos, y de ciertos funcionarios de la Rama Judicial, le están celebrando cincuenta años de servicio al país al ciudadano Luis Alfonso Plazas Vega.

¡Colombia necesita un cambio!

No hay comentarios.: