9 feb. 2016

Plebiscito y luego golpe tributario

Por Jaime Castro Ramírez

La sinceridad debe ser punto de referencia en la relación entre gobierno y ciudadanos, pues una manera de engañar al pueblo por parte de los gobernantes es utilizando sofismas de distracción para tapar realidades provenientes de decisiones que de alguna manera perjudican el interés común.

Engaño del gobierno frente al plebiscito y la reforma tributaria
Era voz populi que la onerosa reforma tributaria que tiene planeada el gobierno para aplicársela a los colombianos, a la que le ha dado la pomposa denominación impositiva de “reforma tributaria integral”, era para presentarla al congreso de la república en la primera legislatura del 2016, es decir, en el primer semestre; pero dada la circunstancia del mal llamado ‘plebiscito para la paz’, que según cálculos políticos debe realizarse en Junio de 2016, entonces el presidente Santos decidió que tal reforma tributaria la presenta al Congreso en el segundo semestre de este año.

El engaño por parte del gobierno está muy claro, pues, como mucha cosa, al decir que aplaza la presentación de la reforma tributaria, es porque cree que esto le quita votos para el plebiscito, y no se trata entonces de un aparente periodo de alivio en la cascada de impuestos que vienen: incrementos de tarifas (IVA pasarlo del 16% al 19%), modificación de bases gravables, gravar con el IVA nuevos productos o servicios que hacen parte de la canasta familiar, etc, de lo que se trata es de desviar la atención de la opinión pública para conseguir que el pueblo le apruebe el plebiscito, y una vez consumado su propósito, de inmediato vendrá la ‘recompensa’ para los ciudadanos que hayan ido a las urnas a decirle SI al plebiscito de la supuesta paz con las FARC: la recompensa consiste en el golpe a los colombianos con la nueva cascada de impuestos. A lo anterior hay que agregarle la mentira de Juan Manuel Santos en promesa de campaña en el 2010 cuando en un debate en televisión le dijo a su contrincante por la presidencia sobre el tema de impuestos: “Profesor Mockus, yo le firmo en piedra, en mármol, en lo que usted quiera, que no voy a subir tarifas”. ¡Qué grave es engañar al pueblo! ¿Será que ahora la conciencia nacional será manipulada nuevamente a punta mermelada corrupta para salirse con las suyas electoralmente?

Lo que significa la reforma tributaria
Las recomendaciones que tiene el gobierno sobre la mesa, provenientes de la ‘comisión de expertos’ que nombró para que lo asesoren en materia de impuestos (una forma de escudarse citando la autoría de expertos), contienen gravámenes como los siguientes, mencionando lo más notorio:

1. Incrementar la tarifa general del IVA del 16% al 19%, lo cual constituye un exabrupto impositivo, por lo menos con las clases menos favorecidas económicamente.

2. Algo insólito que consiste e gravar con tarifa del 5% de IVA a productos de la canasta familiar que siempre han sido exentos: los libros, el arroz, la leche, los huevos, la carne y el pescado.

3. Pretenden ponerle tarifa de IVA del 10% a computadores, boletas para eventos, y al servicio de internet para los estratos 1, 2, y 3 de la población.

4. Otra idea es incrementar la tarifa del impuesto al consumo a la telefonía celular pasándola del 4% actual, al 7%, lo que implica un incremento de tarifa del 75%.

5. Modificar las bases gravables para la retención en la fuente por salarios, lo cual significa disminuirlas para gravar a más personas.

6. Gravar los dividendos, con lo cual se configura el hecho de la doble tributación. Y un etc de más gravámenes que traerá tal reforma.

La anécdota es que en una intervención pública el presidente Santos regañó a alguien que habló de lo que se pretende con este nuevo régimen impositivo tributario que viene en camino, y trató a esa persona de “irresponsable” por filtrar la información. Pues a propósito de esta rabieta presidencial habrá que decir que tal supuesta ‘írresponsabilidad’ se le devuelve porque irresponsable no es esa persona, irresponsable será el presidente Santos si no cumple la promesa de campaña firmada en mármol de no subir tarifas de impuestos.

Lo que se advierte también es que seguramente buena parte de los cuantiosos recursos adicionales que generará la mencionada reforma tributaria tendrán destinación específica: los compromisos que firmará Santos en el acuerdo de la Habana y que tendrá que cumplírselos a las Farc.

No hay comentarios.: