13 dic. 2016

Santos dividió el país

Por Jaime Castro Ramírez
Elemento muy importante de convivencia de una sociedad lo constituye el hecho de que exista un criterio común identificado como cohesión social, lo cual representa la unidad de país. Según la Constitución y la ley, y según la filosofía política, a los gobernantes les corresponde generar la dinámica social apropiada para encontrar la confianza pública que respalde y acepte con convencimiento ese concepto de cohesión social, dinámica que consiste básicamente en la ejecución de políticas públicas que convoquen la voluntad popular de unión entre los diferentes sectores de opinión.

Así se construye ambiente público de buen patriotismo, así se construye país, lo cual solo se logra a partir de una condición sine qua non que es el respeto del gobernante hacia la institución democrática, y por supuesto cumpliendo con la obligación de respetar las decisiones y mandatos del pueblo. Sin el cumplimiento de estos preceptos no puede haber unión ciudadana.

Colombia en manos del presidente Santos

Un gobierno no puede ser monotemático en su gestión, pues eso implica quedar en deuda porque los frentes que debe atender son diversos. En el caso del presidente Santos, ocho años correspondientes a dos periodos de gobierno hablando solo del tema paz, y la economía mal, la salud un desastre, se mueren los niños por desnutrición, el agro descuidado, pero lo que sí ha generado es una cascada de impuestos cuyo beneficio social no se ve porque el dinero que pagan los contribuyentes se refunde entre el ilimitado derroche oficial y la mayor corrupción campante de que se tenga noticia con la llamada ‘mermelada’. Se da lo contradictorio: mal manejo de la economía, pero se impone una carga tributaria casi que confiscatoria. Es la principal razón por la que por lo menos ocho empresas multinacionales que funcionaban en Colombia han decidido abandonar el país y migrar a otras latitudes a montar sus negocios, con el efecto negativo que esto tiene en la disminución de empleo.

En términos de realidad política, lo desafortunado podría ser llegar a una conclusión en el sentido de que la paz pueda quedar por verse, pues existen diferentes grupos violentos en el país, y Santos le llama ‘Colombia en paz’ a un acuerdo de concesiones unilaterales que le hizo a uno solo de esos grupos. Entonces, el análisis que queda pendiente es determinar si con una tarea inconclusa de paz se podrá justificar un premio nobel de paz, o si también quedará en deuda.

Lo que sí es evidente es que el presidente Santos con el tema de la paz no unió a los colombianos sino que hizo lo contrario, con expresiones desafiantes e irracionales en boca de un jefe de Estado, falacias argumentativas tales como: “enemigos de la paz”, “extrema derecha”, “los del nunca”, lo que logró fue dividir el país en vez de convocar a la unión como requisito indispensable para hablar de paz, al punto de que las mayorías nacionales derrotaron en el plebiscito lo que presentó como acuerdo de paz, y lo derrotaron no por ser enemigos de la paz, ni de extrema derecha, ni cualquier otro adjetivo divisionista, sino por tratarse de un mal acuerdo para el país, ungido con el nombre de paz.

Las encuestas dan cuenta del resultado del desatino de Santos como gobernante y lo califican como el presidente con más baja popularidad de la historia, tanto que ya no se expone en escenarios públicos por temor a las rechiflas que le han propinado. Ahora se trata de un premio nobel a quien el pueblo no lo quiere, y sin apoyo popular es difícil gobernar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Existe una idea mayoritaria de que farc ya estaban vencidas en el terreno militar pero vemos como la guerrilla del ELN ha tomado fuerza últimamente y este es un grupo terrorista más parecido a los talibanes y al ISIS, la negociación con las farc y el fortalecimiento del ELN ha jugado en contra de la popularidad de Santos. Lo que veo es que el gasto militar como se viene dando es insostenible donde el problema pensional que respecta a los militares puede convertirse en un hueco gigante a futuro. Sin lugar a dudas el nuevo Gobierno 2018-2022 debe replantear la lucha anti-terrorista y no queda otro camino que no sea echar mano a la tecnología de punta donde los drones artillados y misileros deben jugar un papel fundamental, remplazando el uso de helicópteros aviones tradicionales y tropas.

Estoy de acuerdo a medias con Usted en el tema económico, si es verdad que el Gobierno Santos ha aumentado la burocracia entre otros gastos innecesarios para comprar lealtades, pero se debe reconocer que el País venia Petrolarisado desde el Gobierno Uribe que trajo a Venezolanos despedidos de PDVSA por el Gobierno Chavista quienes trajeron sus conocimientos experiencia y tecnología en la producción de campos petroleros maduros que son los que abundan en Colombia, esa dispora Venezolana aumento la producción petrolera en Colombia y con un precio alto del crudo Colombia experimento un auge que se sintió en el intercambio comercial en las finanzas del Estado y en el aumento del bienestar de su población. Nadie esperaba que el precio del Petróleo se desplomara como lo hizo y eso le quito a las finanzas de la nación más de 20 billones de pesos anuales otros hablan de casi 30 billones, esa verdad hay que tenerla clara, despretrolizar la economía o por lo menos sacar al petróleo del presupuesto nacional, radicando un proyecto de ley que dicte que todo lo que produzca el petróleo y la minería valla a un fondo de ahorro que sea destinado exclusivamente a inversión sea de Infraestructura y etcétera.
Estoy de acuerdo que se cobre impuestos pero más que para tapar huecos sea para aumentar la inversión, Colombia es un País de gorreros donde todos extienden las manos para que les den por lo tanto debe ser un País donde todos aporten, el IVA debe ser un impuesto generalizado igual que el impuesto de renta donde las personas paguen más y las empresas sean tenidas en cuenta como generadores de empleo y riqueza.

Anónimo dijo...

Promover la aprobacion de referendo revocatorio para Presidente es un error que solo le abrira las puertas al comunismo. Como se sabe los referendo solo lo aseptan los democratas, el difunto chavez solo lo asepto cuando sabia que lo podia ganar, antes lo demoro todo lo posible, maduro no lo asepto por que sabia que lo perderia a petro no se lograron aprobar por la union que tiene con los entes de control jueces y cortes que lo regresaron a la alcaldia. Quitar Presidentes democraticamente elegidos crearia una anarquia que terminaria por llevar al electorado a escojer a un comunista estilo petro robledo o claudia lopez al poder y una vez ahi se acaban los referendos. El Uribismo debe ser un partido moderno que ayude al desarrollo del pais no una derecha dañina como hasta ahora.