20 jul. 2004

El desgaste de la propaganda


Artículo de Pedro Medellín en El Tiempo


El Tiempo y sus afines deberían irse dando cuenta del penoso desgaste que es la campaña continua de propaganda opositora manipuladora y falsa. ¿Habrá quien todavía sienta respeto por ellos? Claro que en Colombia el servilismo de la gente es tan marcado que los poderosos no se dan cuenta de la realidad porque de todos modos encuentran en los de abajo la misma sonrisa abyecta.
 
Ayer era María Jimena Duzán reprochándole al gobierno que pusiera el retrovisor porque se quejó de unas cifras que correspondían al periodo anterior a su gestión, hoy es este cómico convenciéndonos de que las exenciones fueron un invento del actual gobierno y de que no ceder a las presiones de quienes intentan abortar toda iniciativa gubernamental mediante chantajes casi delictivos sea "insistir en acabar con los partidos políticos". 

 ¿Es igual el ritmo de creación de puestos de trabajo al de los gobiernos anteriores? ¿Y el de cupos escolares? ¿Y la frecuencia del delito? ¿Y el mismo desplazamiento? Lo que pasa es que esos gobiernos generaron complejas redes de intereses que por todos los medios tratarán de impedir que el país se recupere, pues la destrucción del país, por ejemplo mediante el despilfarro abusivo de las pensiones estatales y las prebendas fabulosas de los congresistas, magistrados, maestros, etc., es para muchos un gran negocio.
 
¿Qué es lo que ha hecho mal el gobierno respecto a la economía? Para la persona propensa a ser víctima de la demagogia es fácil creer que esta o la otra medida resolvería los problemas, pero casualmente NINGÚN economista relacionado con experiencias exitosas hace ningún reproche a la gestión de Uribe.
 
Entonces sólo queda la presión continua de los empleados estatales que ven que el ritmo de su ascenso social (en un infierno cada vez más sanguinario) va menguando, que no alcanzan al estrato 6 tan rápido como esperaban, que a veces hasta les exigen que trabajen y que algunos incluso pueden perder la renta cómoda y segura de que disfrutan. Es el público de estos penosos demagogos, y desgraciadamente es un sector poderoso por cuanto el resto de la sociedad es indolente o no entiende la relación que hay entre ese continuo saqueo del erario y la pobreza de la comunidad. 

Pero el crecimiento económico subirá y también lo harán todos los indicadores de empleo, pues ése es el resultado probado en todas partes de las políticas basadas en la sensatez (muy bueno que haya execciones por reinvertir, lo que se pierde en impuestos inmediatos se gana en crecimiento de la producción). ¡Por favor, este señor era un promotor de la candidatura de Horacio Serpa, el genio que aseguraba que lo que había que hacer era gastar más para incentivar la demanda!
 
Lo que causa el desgaste de El Tiempo es la continua falta de respeto hacia los lectores. Puede que haya muchos mamertosaurios recitando la frase revolucionaria en sus foros, pero para la mayoría de la sociedad es claro que la gestión de Uribe es el retorno a la senda del progreso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Medellin por lo menos tiene los buenos modales de opinar desde las paginas de opinion, despues de dejar la judicatura. Mientras hay toda una Corte de magistrados (mas los integrantes de tribunales menores y hasta juzgados sueltos) que prefieren opinar desde el ejercicio, en los fallos. Cuando mis comentarios en los foros lleguen a tener fuerza de ley, aceptare que los fallos de la Corte Constitucional tengan fuerza de analisis sociopolitico.