22 sep. 2004

El discurso demócrata lo aportan los antiamericanos

por Wilfredo Moreno

Hasta hace poco, la diferencia entre demócratas y republicanos no era sustancial, ambos defendían los principios y valores que han forjado a EE UU, de lo cual es ejemplo el gobierno demócrata de Bill Clinton. Pero esos dos partidos hoy parecen tener grandes diferencias ideológicas, y mientras los republicanos miran hacia el futuro, los demócratas parecen pedirle perdón a la humanidad por haber ayudado a crear esa nación que hoy es una amenaza para los enemigos de la civilización.

El ataque contra Irak podría ser utilizado como discurso político lícito, de no ser porque con eso se avalan las pretensiones de todos aquellos que quieren ver a la civilización occidental arrodillada y pidiendo perdón por tratar de frenar a todo aquello que amenaza su existencia.

Jhon Kerry llega mas lejos cuando se une a los enemigos internos para pedir cuentas acerca de circunstancias que desconoce. El regaño al gobierno colombiano en relación con los derechos humanos parece formar parte de una cadena de comportamientos que siguen una misma tendencia. Los activistas que se manifestaban en Nueva York en los días de la convención republicana pidiendo el cambio de gobierno y no de política apoyan plenamente las tendencias demócratas, que se pueden resumir en el arrepentimiento de seguir defendiendo los únicos valores liberales que aún subsisten.

Por todo ello no sorprende que Kerry haya escogido como fórmula para la vicepresidencia a alguien que odia el libre mercado y la libre empresa y que ha llegado a acumular una fortuna oponiéndose a esos principios. La amenaza seria es que el vicepresidente llegue a ser la eminencia gris del gobierno y luego suplante al presidente para amenazar todo aquello que ha hecho grande a EE UU.

Tal vez sea menos demencial de lo que parece asegurar que un triunfo de Jhon Kerry sería un triunfo de los enemigos de la civilización, de todos aquellos que odian los principios liberales y que tendrían la oportunidad de dominar el único lugar para parecía seguro para esos principios.

El discurso actual de Kerry es inconveniente para la seguridad del mundo, y los típicos manifestantes antisistema son hoy partidiarios de Kerry. Personas que en el pasado se manifestaban en contra de la politica exterior estadounidense, hoy hacen politica por los demócratas, como asumiendo que el triunfo de éstos es la realización de sus aspiraciones.

La guerra contra Irak era necesaria por que EE UU no se puede dar el lujo de permitir que existan paises constituidos que apoyan a terroristas y ponen toda su logistica a su disposición. Afganistan es un ejemplo, y si se compara a ese país con Irak, no era nada.

Esa posibilidad tambien es preocupante para Colombia, no sólo por la posición dura que tendria un gobierno asi contra la politica de Uribe, sino tambien por la complacencia con que la oposición mas extremista está tomando un posible triunfo de Kerry. Ya Navarro se compara con él.

Ni hablar de la politica contra el mercado y la libertad economica del candidato a vicepresidente John Edwards, el cual quedaria con muchas posibilidades de ser presidente después de que Kerry abandonara el cargo. Sin hablar de que podría influir decisivamente en el rumbo de la política, ya muchos hablan de que es mucho mas carismatico que Bush y Kerry juntos.

No hay comentarios.: