26 nov. 2004

¿Por qué no les gusta la reelección?

Por Wilfredo Moreno

Nunca ningún mandatario de Colombia había pasado por el vendaval de ataques infundados que ha sufrido el presidente Uribe; ni siquiera Ernesto Samper, a pesar de las pruebas contundentes de sus relaciones con el narcotráfico, ni Pastrana, presidente que mantuvo vivo un proceso de Paz que Colombia entera rechazaba.

En el mundo político había poca oposición en esos tiempos: hasta el Congreso le hizo un juicio a Samper y el veredicto se compró con los sobrantes del dinero mal habido. En esos tiempos coincidencialmente florecieron negocios de gente de la prensa, la Casa Editorial El Tiempo se convirtió en el quinto grupo económico colombiano y sus empleados (Columnistas) tenían toda clase de contratos con el Estado; luego, la “paz negociada” compró el silencio de muchos, en espera de la tajada que podrían obtener de una nueva Constitución. Eran tiempos donde a todos les preocupaba la “Justicia Social” que encarnaba las FARC y esa justicia estaba por encima de cualquier acto macabro guerrillero; de todos modos, "lo social” tendría que pagar un precio y cualquier precio era algo mínimo comparado con lo que se alcanzaría.

Si entonces se hubiera dado una discusión sobre una ley de reelección, quienes hoy se oponen serían sus valedores, y los argumentos no serian otros que las mentiras que hundieron a esos gobiernos. Entonces los editoriales y columnas de la prensa, estarían a favor de seguir con una política “social” que se habría alcanzado con la firma de la paz negociada, es decir, con la entrega del país a quienes quieren devorar lo que queda de él, la reelección se vendería como la muestra de la madurez de una democracia en auge.

Los enemigos de Uribe son los enemigos del progreso de Colombia, y sólo aceptan que algo está bien cuando uno de ellos lo está manejando ¿Es que antes no había más corrupción descarada, más regalo de puestos, peor manejo económico, menos posibilidades de enderezar a esta sufrida nación? Cualquiera que tenga una visión diferente, sencillamente esta en el bando de los vampiros colombianos, de esos que alaban todo cuando uno de ellos está en el poder aunque al pobre pueblo ya sean pocas las gotas de sangre que le quedan a la espera de ser exprimidas.

La reelección no es mala ni para el manejo económico ni para el manejo social ni para el político, todo lo contrario: si le preguntaran a un inversor serio sobre las consecuencias de la reelección de un buen mandatario, respondería que seria lo mejor que le puede pasar a un país, porque la continuidad de las buenas políticas dará mayor confianza a la inversión y el crecimiento, pero como lo dije al principio, la reelección resulta un mal para Colombia porque el favorecido no es uno de los descendientes de la casta que siempre ha exprimido a los pobres de este pedazo de tierra.

No hay comentarios.: