2 ene. 2005

El editorial de El Tiempo elogia al alcalde Garzón

No es ninguna sorpresa que El Tiempo elogie en su editorial al alcalde al que promovió de forma abierta en 2002, también cuando era candidato presidencial (salió unas ocho veces más que Uribe, candidato que tuvo en su momento hasta 20 veces más intención de voto que Garzón). Y si a esta casa editorial se suman las mafias políticas representadas en el Concejo, los malhechores de Fecode y los hediondos criminales que formaron hasta hace poco parte de las altas cortes y ahora en la cincuentena temprana disfrutan de su pensión de 50 ó 60 salarios mínimos, obtenida gracias a las tutelas que se viven concediendo entre sí, podremos hablar de lo que es en conjunto la alcaldía de Garzón: UNA RESTAURACIÓN, un retorno a lo que siempre ha sido la sociedad colombiana: esclavismo.

No es raro que entre las medidas del alcalde esté la suspensión del programa de colegios en concesión ni la entrega del espacio público a las mafias de contrabandistas. Es la esencia de la sociedad colombiana tradicional. Y respecto a los supuestos éxitos de la supuesta lucha contra la miseria, habrá que ver en qué consiste tal cosa: ¿habrá aumentado el PIB per cápita de los bogotanos? ¿Se habrán redistribuido de otra forma los ingresos?

En el primer caso, el modesto crecimiento se debe al gobierno de Uribe y su programa de seguridad democrática, en el segundo, la "redistribución" es a favor de los ricos (empleados y pensionados estatales como los de la ETB, beneficiados con una negociación onerosa para los recursos públicos o como las redes corruptas de Fecode, magistrados, poderes fácticos como Santodomingo y la misma Casa Editorial El Tiempo). ¿Habrá quien me diga que algún pobre tuvo su platico de fritanga? ¿QUIÉN LO PAGÓ? En el supuesto de que todo sea algo más que propaganda, habrá que pensar que la ciudad se ha endeudado para comprarle votos a Garzón (es decir, a Santos Calderón, verdadero jefe tanto de las FARC como de su expresión política, el Polo "Democrático").

No hay comentarios.: