29 mar. 2005

El estilo colombiano

El editorial de El Tiempo de hoy es ejemplar de un estilo retórico y moral que se podría llamar "colombianismo", esa mezcla de cinismo e ingenuidad que convierte a un asesino en un payaso.

¿Quiénes obstruyen los trámites que permitirían a la Corte Constitucional empezar a estudiar la reforma que permitiría la reelección? Obviamente, los enemigos del gobierno. Pero eso se aprovecha para hacer presión contra aquél, de la misma forma en que los asesinatos que perpetra la guerrilla sirven para justificarla (ver al respecto el artículo de Mariane Ponsford en El Espectador).

Pero es que se denuncia que el gobierno pretendía cambiar el censo electoral después del referendo, "olvidando" que ese censo estaba falseado por los mismos amigos del editorialista, que se contaban muertos y personas que no podían votar. Como un padre que denunciara a su yerno por incumplir el matrimonio al descubrir que su "hija" era en realidad un hijo.

Lo último que lee unos es que la gente no debe poder protestar contra un prevaricato descarado como el que quieren que cometa la Corte Constitucional impidiendo una reforma que corresponde al uso de todas las democracias de los países desarrollados y que cuenta con el apoyo de las mayorías. Si no es posible ese acto de protesta, ¿para qué van a hacer falta las elecciones? Se reúne la CC y aprueba al candidato que proponga el editorialista. Sería incluso más barato. ¡Pero, por el amor de Dios, si es la misma institución que en 1997 decretó que no se podrían castigar los asesinatos de las guerrillas en actos de combate porque tenían un valor político, respecto de lo cual nos informaba este lunes Armando Benedetti!

¿Cómo no va a proliferar el crimen en Colombia si los amos del país dan muestras de ser tan lamentables canallas pueriles?

2 comentarios:

Jaime Ruiz dijo...

Si alguien que desconociera la vida colombiana quisiera enterarse le bastarían estos foros: la mentira profunda en que andan los opositores, que al tiempo que defienden a una corte que debe ser imparcial se muestran radicalmente fanatizados en contra del gobierno.

Una corte que despierte simpatías entre tales personajes no puede ser imparcial. Pero es que esos tediosos y clónicos calumniadores no pueden dejar de invocar la división de poderes, forma parte de la recitación ordenada esta semana por el editorialista y su vasta cohorte de sicarios. ¿Qué habría de ser la división de poderes? Pues eso, hombre, que la Corte legisle, ejecute y juzgue.

Porque ¿qué reformas va a poder hacer el Congreso si quien puede legislar según estos juristas natos es la Corte Constitucional?

Pero nadie debe engañarse: no es al Congreso ni al Ejecutivo a quien le piden a la Corte que reemplace, eso ya lo hace desde hace años ordenando por ejemplo que ciertos crímenes de las guerrillas queden impunes por su carácter "político" (ver al respecto el último artículo de Armando Benedetti (http://eltiempo.terra.com.co/opinion/colopi_new/armandobenedettijimeno/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2019618.html).

Lo que pide el coro de enemigos de la seguridad es que la Corte reemplace al pueblo, al constituyente primario, pues ¿de dónde sacan que la decisión de la Corte implique la reelección de Uribe? Yo sé de dónde lo sacan, de la información cierta de que la inmensa mayoría de los colombianos apoyamos su gestión.

Y cuando se quiere que un grupo de personajes que por sí solos aterrorizan tanto como el mismo Secretariado decidan en lugar de los ciudadanos, lo que se está es vetando la democracia. Bueno, de eso se trata, de impedir que la gente elija porque...

Hombre, de eso se trata, de mantener la esclavitud que permite a los parásitos de las instituciones estatales, a los magistrados, a los congresistas, a los rectores y profesores de las universidades públicas no producir nada y quedarse con todo, pensionarse a los cuarenta años y vivir otros cuarenta cobrando mesadas que la mayoría de los colombianos no alcanzan a ver ni en un año de duro trabajo.

No hace falta que se proclamen partidarios de Tirofijo, es que ya con esa resistencia a las urnas, con esa disposición a mentir y a los recursos de fuerza dejan ver su profunda condición de tiranos y abusadores.

En realidad es obvio que en el país haya guerrillas, pues ¿de qué modo podrían defender su orden esclavista?

Bueno, por lo mismo es natural que la gente se resista a ser esclava, y que si el infame prevaricato anunciado se comete el gobierno, SOBRE TODO PARA EVITAR EL DERRAMAMIENTO DE SANGRE, debe suspender la Constitución y el Congreso y convocar con carácter de urgencia una Asamble Constituyente.

¿O qué esperan que pase si gracias al dinero del secuestro y a los petrodólares del matón venezolano, y sobre todo al veto impuesto a la candidatura preferida por la mayoría, se impone un presidente que premia las masacres y las alienta?

Es una cuestión extrema y el presidente sería muy irresponsable si permitiera que tan espantosa traición destruyera al país.

Anónimo dijo...

que verguenza... el mismo autor haciendo comentarios sobre su propio blog???????? Uff, lo que hay que ver