25 abr. 2005

Definiendo el "conflicto"

Éstos son los puntos en que creo que el señor Eduardo Pizarro está rotundamente equivocado en su artículo en El Tiempo:

"Los primeros (Brigadas Rojas, RAF, etc.) eran bandas conformadas por unas pocas decenas de miembros que desde la clandestinidad profunda perpetraban actos de terror contra la población civil, con objeto de amedrentar a la sociedad y presionar al Estado para que tomara ciertas medidas."

(No, si se cuenta la juventud radicalizada de las universidades tendrían un apoyo parecido al 2-3 % que apoya a las guerrillas colombianas. La verdadera diferencia es el poder social que concentran los que están detrás de las últimas, muy diferente en Europa.)

"El último, el FMLN, tenía el apoyo de una porción importante del país que rechazaba los brutales gobiernos cívico-militares que azotaban a la pequeña nación centroamericana."

(Ese adjetivo, "importante" es muy significativo en todo el artículo. En las sociedades esclavistas hay ante todo una gran masa que carece de voluntad, de manera que la "importancia" del apoyo quería decir la alta posición social de los dirigentes del FMLN. Eso sí, como en Colombia, encontraban suficiente provisión de rústicos, niños sicarios y marginados urbanos que se mataran para abrirles el camino a los puestos de poder. Por no hablar del apoyo de los mismos que apoyaban en Europa a la RAF y demás, y de la omnipresente Compañía de Jesús. Un país tan pequeño y tan miserable está al alcance de las inversiones de gente así.)

"Colombia no vive una guerra civil. Las Farc y el Eln no representan a nadie."

(Por supuesto que sí representan al profesorado de las universidades públicas, a las mafias sindicales de las empresas públicas, a Fecode, a los intelectuales bogotanos. A los dueños de El Tiempo, Cambio y El Espectador. Dicho con sencillez: a los dueños tradicionales de los colombianos, "importantes" personajes que no vacilan en sacrificar a una parte del ganado para hacer un buen negocio.)

"¿Cuáles son los rasgos de una guerra civil? Primero, la existencia de dos o más proyectos de sociedad enfrentados; segundo, una profunda polarización en la sociedad, y tercero, una situación de 'doble poder', debido a un significativo control territorial de las fuerzas que desafían al Estado. Es decir, una 'soberanía dual' con dos poderes que se disputan la legitimidad social y estatal."

(Dos proyectos de sociedad diferenciados sí existen: el occidental o el castrista; la profunda polarización en la sociedad existe, pues la minoría de los dueños tradicionales de la gente exigen que se premien las masacres que encargan, que se conceda poder político a sus muchachos, que se renuncie a las urnas. ¿Qué era el Programa de PNUD, promovido por El Tiempo, ¿por qué tantos sectores importantes de la sociedad apoyaron hasta el final la infamia del Caguán, que sólo servía para destruir el Estado. Lo que tal vez no tengan todavía, pero con ayuda de Chávez y de la Corte Constitucional pronto tendrán, es el control territorial pleno de ninguna región. Queda claro que el discurso del profesor Pizarro sólo tiene un objetivo: desvincular a los que durante décadas han provisto de decenas de miles de combatientes a las bandas criminales, y las han aplaudido y promovido de mil maneras, de cualquier responsabilidad por sus crímenes, y de paso presionar para que se vuelva al delito político, tan grato para todos ellos.)

"Esta no es la situación de Colombia. Aun aceptando que las Farc, el Eln y las Auc alimentan proyectos de sociedad incompatibles con el sistema democrático-liberal que defendemos la inmensa mayoría de los colombianos, estos grupos no gozan de ningún apoyo social significativo ni constituyen un poder alternativo. Por ello, hablar de guerra civil en Colombia no tiene ningún sentido."

(Casi no hay en este párrafo una palabra que no sea mentira. Las AUC no tienen ningún proyecto de sociedad sino que quieren eludir la cárcel y salvar sus propiedades, la inmensa mayoría de los colombianos no defienden ningún sistema democrático liberal sino que se acomodan a cualquier cosa, el apoyo de las guerrillas es minoritario pero significativo porque corresponde a las clases altas, mientras que el de las AUC es muchísimo mayor y en algunos regiones prácticamente mayoritario. Y en la medida en que controlan una enorme porción del Estado, casi toda la prensa y la vida cultural, los empresarios del narcoterrorismo SÍ son un poder alternativo. Todo el problema es que los esclavistas hacen la guerra con los hijos ajenos, pero ni siquiera se escandalizan de eso, pues ¿a quién le importa lo que pase con el ganado?)

Esto es lo mejor:

"El Gobierno Nacional debe reconocer la imprecisión conceptual en que ha caído, la cual ha sido una fuente de constantes críticas por parte de la comunidad internacional".

(¿Cuál es esa comunidad internacional? ¿Los "países amigos" que presionaban para que se siguiera tolerando a las FARC en el Caguán? ¿Las ONG? ¿La ONU? En la medida en que el bando que espera volver a la esclavitud plena gracias a las masacres no se pronuncie como parte en el conflicto y siga con sus enmascaramientos, el gobierno hace bien en no reconocer a las tropas infantiles de don Santos más rango que el de bandas terroristas ligadas al narcotráfico.)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

menos mal que usted si piensa bien, que tal que no.Usted es uribista o resentido? no lo entiendo. Si usted tiene un blog para expresar sus puntos de vista pues tambien respete las ideas de los demás. Creo que lo que pizarro escribió esta bien.No hay terrorismo, hay guerra...chomchi pabó, ajó

S.I.Atrabilioso dijo...

Respetado Jaime:
Encontré un blog para que lo mire, porque creo que se ajusta a buena parte de sus requerimientos: se trata de
www.lahorriblenoche.blogspot.com
Visítelo y me cuenta.

Jaime Ruiz dijo...

Muchísimas gracias, amigo Atrabilioso. Ya he añadido esa página a la lista de vínculos, y espero sumar otras, aunque en la medida en que voy conociendo el mundo de los blogs y de los jóvenes colombianos del mundo universitario me voy encontrando con un gomelerío proterrorista que estremece. El colombiano pseudorrefinado que vive en Francia batiéndole la cola a los franceses y justificando de algún modo a Chávez y a sus socios colombianos me resulta mucho más repugnante que los mismos terroristas. El hombre metido en el charco del odio y las ambiciones es abominable y hace cosas abominables, el mediocre que sólo tiende a su vanidad y se hace cómplice sin correr riesgos ni comprometerse, es igualmente responsable, pero encima da asco por su cobardía y su frivolidad.

nightjuan dijo...

Saludos: Me he puesto a leer éste blog, y si bien es claro que hay ciertas diferencias de concepción que pueden enumerarse, sí comparto con el sr. Jaime Ruiz y sus colaboradores lo que es la intención de rechazo a la violencia, al terrorismo y la defensa (aunque defensa-crítica, no defensa-unilateral, si me explico) de los valores e ideas que son opuestos a esos dos flagelos. En breve añadiré un vínculo aquí, ya que a través de la discusión civilizada se consigue algo útil. PD: Hay un leve error en la dirección de mi blog, es sin el http:// extra.

S.I.Atrabilioso dijo...

Respetado Jaime:
Acabo de publicar un resumen de árduo debate de ayer en el blog. Como su participación fue importante, incluí citas textuales. Sin embargo, le solicito lo revise y si hay algo que se me pasó, por favor inclúyalo. Es que fueron 19 páginas de opiniones para resumirlas en solo dos.
Gracias.