3 may. 2005

El corazón esclavista

Así preguntan en El Tiempo: "¿Usted cree que el Gobierno podrá golpear a las Farc en su propio territorio, la selva?"

VEAMOS:

Las FARC no son más que una pústula que le sale al enfermo, que no es más que un síntoma del Kaposi que sufre el país: la hegemonía socialista con muchos aspirantes a Pol Pot que no se deciden a matarse entre ellos y siguen aliados, lo cual a su vez sólo es el resultado del sida que permite eso: la persistencia del corazón esclavista.

El que unos desalmados como la caterva que domina la "justicia" gracias a la masacre que encargaron hace 20 años ganen el doble del sueldo de los ministros, vivan 40 años cobrando pensiones que serían altísimas incluso en el Primer Mundo y en realidad nunca hagan otra cosa que decretar lo que corresponde a sus negocios particulares o bien demostrar hasta qué punto se atreven a mandar (ver por ejemplo el artículo de Alejandro Gaviria en El Espectador), sólo es otro síntoma.

¿No pensarán ellos que cuando se proclaman defensores de los derechos de todos están mintiendo y en realidad están despojando a la gente de la posibilidad de tener unos jueces que cumplan su función y de recursos que resolverían de verdad los problemas? Claro que lo saben, pero ir a reprochárselo es como exigirle al ganadero que no tenga encerradas a las vacas ni les robe la leche ni las mate para convertirlas en carne.

El esclavismo genera ese tipo de deformación moral, la misma que lleva a los miserables de ese "periódico" a escriturarles la selva a la tropa de niños a cuyos jefes adoctrinaron hace 30 años y cuyos crímenes exigen que se premien.

Mientras no se entienda esa realidad de fondo los síntomas se irán manifestando, y los remedios tópicos serán sólo un gran gasto de energía y de recursos.

2 comentarios:

S.I.Atrabilioso dijo...

¿Qué opinan de la entrevista que le hicieron ayer al Presidente en Hablando Claro? Cuatro contra uno y les fue imposible argumentar o debatir contra Uribe. El conocimiento de las realidades macroeconómicas del país, la visión integral de la problemática colombiana y los argumentos contundentes que tiene el Presidente salieron en todo su esplendor en esos 30 minutos. Claro, los de la oposición a Uribe han guardado un "respetuoso" e ignorante silencio.

Anónimo dijo...

Y quien le lleva la contraria al Mesìas Dictador? si asi este equivocado toca decirle que si